800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

18 may 2015

ACCIONES TÁCTICAS OFENSIVAS DEL FÚTBOL Y SU ENTRENAMIENTO

/
Enviado por
/
Comentarios0


ISBN: 978-84-96081-54-3
Editorial: AUTOR-EDITOR
Sinopsis: Hoy en día los equipos de fútbol están cada vez mejor organizados y ordenados en eí aspecto defensivo. Presionan bien, basculan con orden y ofrecen muy poco espacio y tiempo al rival, por lo que se deben combatir estas acciones. Para ello es necesario conocer y aplicar en profundidad qué acciones de ataque son las mejores para buena disposición defensiva del equipo adversario. Cuanto mejor conozcamos la teoría y la práctica de la Táctica ofensiva del fútbol, mejor utilizaremos y aprovecharemos estas acciones para poder combatir las defensas del rival. En este libro pretendemos el estudio analítico de las diferentes acciones tácticas ofensivas y ejercicios técnico-tácticos para mejorar dichas acciones. Va dirigido a jugadores, entrenadores de fútbol base, periodistas deportivos (fútbol) y aficionados a este deporte en general.
Índice:
Presentación de D. Emilio Butragueño. Amplitud. Apoyos. Ataques. Ejercicios para mejorar los Ataques. Ayudas permanentes. Ejercicios para mejorar las Ayudas permanentes. Cambios de orientación del balón. Cambio de ritmo. Conservación del balón. Contraataque. Creación de espacio libre. Desdoblamientos. Desmarque de apoyo Desmarque de Ruptura. Ejercicios para mejorar la pared. Profundidad. Ritmo de Juego Progresión en el juego. Ejercicios para mejorar la Sobreposición. Ejercicios para mejorar la Temporización ofensiva. Velocidad en el juego. Ejercicios para mejorar la Vigilancia ofensiva.

Prólogo
Personalmente siempre he creído que no hay nada más estimulante que crear algo nuevo y distinto, algo que sobrepase lo habitual. En el fútbol, ése es un privilegio reservado para los jugadores de talento y con vocación ofensiva.
Y digo que es un privilegio porque como todos sabemos, los aficionados llenan los estadios con un objetivo fundamental: que alguien provoque en ellos felicidad, que les llene el alma de sentimientos perdurables, que les haga sentirse orgullosos de pertenecer a un club y, sobre todo, que logre emocionarles.
En mi infancia, entendía el fútbol sólo como una relación íntima con el balón, pero con el paso del tiempo he descubierto que además de la iniciativa personal, es indispensable el apoyo colectivo.
En la década de los ochenta, en España era muy habitual el marcaje hombre a hombre con un libre como jugador corrector, pero a raíz del gran Milán de Arrigo Sacchi, el fútbol giró definitivamente al marcaje en zona. Con el cambio, se transmitía más sensación de personalidad propia ya que se trataba de un trabajo colectivo de colocación y coordinación para mandar en el partido, incluso sin tener la posesión del balón.
En los comienzos de los noventa la táctica comienza a desempeñar un papel esencial entre los entrenadores. Como todo es susceptible de mejora, se estudia cualquier aspecto del juego, tanto cuando se es poseedor del balón como cuando es el rival el que domina en el juego.
En realidad, el entrenador tiene la obligación de aportar a sus jugadores del mayor número de herramientas posibles para resolver todas las situaciones que se les presenten en el partido. De ahí la importancia de adquirir ciertos hábitos para la circulación del balón ante una defensa difícil de superar, o decidir a dónde debe ir el primer pase cuando se inicia un contraataque. Todo ello dirigido a que el equipo consiga lo que más le interesa: que el jugador más hábil reciba lo antes posible en su lugar favorito.
Es irrefutable que el talento no tiene sustituto. Jugadores como Maradona – un “ rara avis “- destruyen cualquier teoría, sin embargo una estructura ofensiva bien elaborada les ayudará a expresarse con mayor frecuencia y en las mejores condiciones cerca del lugar donde se alcanza la gloria: el área. Lo que suceda después, pertenece al plano de la inspiración, la genialidad, la fantasía, la luz. Cuando la mayoría de los jugadores se asustan, se les acelera el pulso o se les nubla la vista, el talentoso demuestra su grandeza y el porqué de ser considerado decisivo. Ese es el momento en que aparece la emoción, la pasión y la absoluta participación de los aficionados. Un extraordinario futbolista me dijo en una ocasión: “ Lo académico no emociona “. Tenía razón: la inspiración no atiende a reglas: aparece.
Creo con firmeza que la capacidad de crear es lo que nos hace diferentes. Pero también estoy convencido de que una estructura organizada hace que el talento aflore con más facilidad y de una manera más eficiente.
Alfonso Fraile, extraordinario compañero en mis primeros años en el Real Madrid me ha pedido que le prologue su riguroso trabajo, algo que hago con sumo placer. Dirigido para especialistas, he encontrado en él un meticuloso estudio de todas las posibles variantes ofensivas que un equipo debe afrontar con sus ejercicios de entrenamiento para perfeccionarlas– ataque combinativo, contraataque, apoyos, ayudas permanentes, conservación del balón, cambios de orientación, etc –. Su atenta lectura me ha trasladado a mi etapa de jugador y, además de disfrutar mucho, he aprendido de sus ideas.
Se trata de una obra que por su contenido es de lectura obligada, no sólo para los estudiosos del fútbol, sino para todos los que se sienten atraídos por este enigmático deporte.
El fútbol, muy al contrario de lo que muchos piensan está en permanente cambio, por lo que esfuerzos como el que nos ocupa son siempre bienvenidos. Mi más sincera felicitación a los autores por una obra que, sin ninguna duda, ayudará a muchos profesionales en su tarea diaria.
Para terminar, acudo a Borges: “ Ojalá seas el lector que este libro aguardaba “.
Emilio Butragueño…

Nutrición deportiva básica

Otras colaboraciones