800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

25 nov 2013

Análisis de la seguridad de las instalaciones deportivas de las sedes de los juegos deportivos provinciales de jaén

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Como objetivo general de este estudio, nos planteamos identificar y valorar los riesgos presentes en los espacios y equipamientos deportivos más habituales en las sedes comarcales en donde se desarrollan los programas de promoción deportiva de la Diputación de Jaén: Juegos Deportivos Provinciales.
Autor(es): Pedro Á. Latorre-Román; Felipe García-Pinillos; Alberto Ruiz-Ariza; Emilio J. Martínez-López
Entidades(es): Universidad de Jaén
Congreso: XIV Congreso Internacional sobre la Psicología del deporte
Pontevedra, 14 al 16 de Noviembre de 2013
ISBN: 978-84-939424-6-5
Palabras Clave: Riesgos, seguridad, instalaciones deportivas, escolares.

Análisis de la seguridad de las instalaciones deportivas de las sedes de los juegos deportivos provinciales de jaén

Resumen:

Como objetivo general de este estudio, nos planteamos identificar y valorar los riesgos presentes en los espacios y equipamientos deportivos más habituales en las sedes comarcales en donde se desarrollan los programas de promoción deportiva de la Diputación de Jaén: Juegos Deportivos Provinciales. Se han analizado las instalaciones y equipamientos deportivos de 21 localidades de la provincia de Jaén. Se ha empleado el instrumento de inspección visual de las instalaciones deportivas de Latorre y Muñoz (2011) formado por 116 ítems que plantean situaciones de riesgo y referencias normativas. Además, se empleó un carro de tracción (empresa “Ceres Control”). La valoración media en seguridad de las instalaciones deportivas fue 27.23± 14.3. Los campos pequeños son los que presentan mayor incumplimiento normativo; sin embargo, las instalaciones cubiertas muestran los niveles más elevados en gravedad y número de riesgos. En los equipamientos, es de destacar que de las 52 pruebas de carga realizadas a las canastas, en 31 de ellas, las canastas vuelcan. En 78 pruebas de carga realizadas a las porterías, 34 de ellas vuelcan. Las instalaciones deportivas de los municipios analizados presentan una valoración global de aceptable en materia de seguridad. Sin embargo, la presencia de riesgos puntuales, de naturaleza importante e intolerable, requiere la intervención de las medidas oportunas para eliminar o reducir estos riesgos, que en la mayor parte de los casos, es factible y con un reducido coste económico. La seguridad en el deporte escolar, está garantizada por su componente pasivo, relacionado con la normalización de las instalaciones y materiales deportivos, así como su adecuado estado de conservación y calidad (responsabilidad de las diferentes administraciones y constructores). Y el componente activo, referido a la adecuada competencia profesional en el control de los riesgos y a la prudencia de los deportistas, determinada esta última por factores psicológicos y de personalidad, experiencias previas, edad, sexo y la competencia percibida, que determinan la percepción y la asunción de riesgos (Latorre y Muñoz, 2011). El control de la seguridad de las  instalaciones deportivas, representa un elemento fundamental en la prevención de accidentes deportivos. Es de destacar que la normativa sobre instalaciones deportivas y de esparcimiento en España (N.I.D.E) está elaborada por el Consejo Superior de Deportes [CSD] (2011), y tiene como objetivo definir las condiciones reglamentarias y de diseño que deben considerarse en la construcción de instalaciones deportivas en general y escolares en particular. También, se han considerado las normas europeas (EN) y españolas (UNE) que son elaboradas en España por AENOR (1999) (referentes a equipamiento deportivo) y en donde se establecen los criterios mínimos que deben aplicarse para que un equipamiento deportivo sea seguro en relación a estabilidad, riesgo de atrapamiento, protección a los golpes y resistencia. Toda esta normativa no es de obligado cumplimiento en España, se aplica como recomendaciones generales. Como objetivo general de este estudio, nos planteamos identificar y valorar los riesgos presentes en los espacios y equipamientos deportivos más habituales en las sedes comarcales en donde se desarrollan los programas de promoción deportiva de la Diputación de Jaén: Juegos Deportivos Provinciales. De manera específica, pretendemos describir el nivel de cumplimiento de la normativa N.I.D.E y UNE-EN que determina la normalización y seguridad de estos espacios y equipamientos deportivos.

Método

Muestra. La muestra empleada está formada por los núcleos poblacionales (sedes comarcales) en donde se desarrollan los programas de promoción deportiva de la Diputación Provincial de Jaén. En total se han analizado 21 localidades, encontrando en la tabla 1, el número de espacios y equipamientos examinados. Tabla 1 Número de instalaciones y equipamientos deportivos analizados.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº23

 Materiales e instrumentos. Se ha empleado el instrumento de inspección visual desarrollado por Latorre y Muñoz (2011), se trata de un cuestionario formado por 116 ítems que están distribuidos según los aspectos a observar: espacios descubiertos (campos pequeños y grandes), espacios cubiertos y equipamientos más habituales en el entorno escolar: canastas, porterías, postes de voleibol, postes de tenis y espalderas. En este instrumento diferenciamos una escala dicotómica de identificación del riesgo y una escala de estimación que pretende valorar éste. La baremación del cuestionario nos permite obtener una valoración global de la seguridad de la instalación deportiva desde 0 (seguridad óptima) a 116 (seguridad deficiente) teniendo en cuenta la suma de las puntuaciones positivas de presencia de riesgo (1) en cada ítem analizado.

Por otro lado, se realizaron las pruebas oportunas de carga en porterías y canastas. Para ello, se utilizaron los adecuados dispositivos mecánicos, empleando la fuerza de tracción que requiere cada equipamiento según la norma UNE-EN específica en cuanto a métodos de ensayo, tanto en prueba de resistencia como de estabilidad. Empleamos un carro de tracción diseñado por la empresa de ingeniería “Ceres Control”. En las porterías, como prueba de resistencia, se aplicó una fuerza vertical de 1.800 N durante aproximadamente 1 minuto en el centro del larguero, observándose si existía rotura o deformación (Figura 1). Como prueba de estabilidad, se aplicó una fuerza de 1.100 N durante aproximadamente 1 minuto en el centro del larguero y en la parte superior, por medio de una cuerda de 3.000 mm de longitud, observándose si la portería basculaba o se deslizaba. En las canastas, como prueba de estabilidad, se aplicó una fuerza de 3.200 N, observándose si existía deformación permanente o vuelco (Figura 2).

 

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº23

Figura 1. Prueba de resistencia en porterías.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº23

Figura 2. Prueba de estabilidad y resistencia de las canastas. Procedimiento. El estudio se llevó a cabo durante el periodo de marzo y abril del 2010. Inicialmente, se realizó la inspección visual de las instalaciones deportivas y que se centró en la evaluación de la divergencia entre el nivel de seguridad exigido en las normas específicas y el nivel de seguridad real constatada en el equipamiento in situ. Tras la inspección visual e identificación de los riesgos, se procedió a la valoración subjetiva de éstos en los diferentes espacios y equipamientos por parte de tres investigadores del estudio; teniendo en cuenta la relación de la probabilidad de que ocurra un accidente y las consecuencias de éste (tabla 2). Posteriormente a la inspección visual, se procedió a la realización de las pruebas de resistencia y estabilidad de los diferentes equipamientos deportivos. Los resultados se exponen mediante estadística descriptiva en porcentajes y frecuencias, empleando el programa estadístico SPSS., v.18.0  para Windows, (SPSS Inc., Chicago, USA). Tabla 2. Valoración del riesgo.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº23

Resultados

En relación con el nivel de seguridad de las instalaciones deportivas analizadas, obtuvimos en la puntuación total del cuestionario, un valor medio de 27.23± 14.35. En la tabla 3 podemos observar el incumplimiento normativo (N.I.D.E y UNE-EN), en términos porcentuales, de las diferentes instalaciones y equipamientos.

Tabla 3. Porcentaje de incumplimiento normativo por instalación y equipamiento.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº23

En la tabla 4, se describen el número y tipología de riesgos en los diferentes espacios y equipamientos deportivos y que consideramos de naturaleza inasumible. Es importante destacar que de las 52 pruebas de carga que se realizaron a aquellas canastas que presentaban deficiencias de estabilidad (sobre todo del tipo móviles auto estables), en 31 de ellas, las canastas vuelcan. En 78 pruebas de carga realizadas a las porterías que presentaban problemas de estabilidad y anclaje, 34 de ellas vuelcan. Dentro de las situaciones de riesgo e incumplimientos normativos encontrados en este estudio destacamos: Bandas de seguridad de los campos pequeños que no se adecuan a norma, espacios ocupados además por material deportivo peligroso, otros equipamientos y mobiliario escolar (fuentes, bancos, etc.). Canastas sin protección de los anclajes y del soporte de la canasta. Porterías debajo de canastas. Porterías sin anclar o sin sistema antivuelco. Alambradas perimetrales deterioradas. Presencia de salientes oxidados con bordes y aristas expuestos sin redondear. Ausencia de etiquetado normativo de los equipamientos. Pavimentos deteriorados y sucios. Ganchos de las porterías de acero abierto que pueden provocar atrapamiento y desgarro. Ventanales sin protección cercanos a espacios de juego. Canastas con contrapesos de poca eficacia. Tabla 4. Número y tipología de riesgo por instalación y equipamiento.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº23

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº23.

¡Consíguelo aquí!

Discusión

Teniendo en cuenta el resultado global de las instalaciones en relación con la baremación total del cuestionario, podemos decir que el nivel de seguridad medio es aceptable. Debemos destacar que dentro de las instalaciones deportivas, los espacios descubiertos (campos pequeños) son los que presentan mayor incumplimiento normativo, un 28.8%, sin embargo, las instalaciones cubiertas presentan los niveles más elevados en gravedad y número de riesgos. En relación con los equipamientos, los postes de voleibol son los que presentan mayor nivel de incumplimiento normativo. A nivel de gravedad de riesgos presentes, se destacan con riesgos de carácter importante e intolerable, 68 en las porterías de fútbol- sala, 56 en las de fútbol y 49  en las canastas. Dentro de la tipología de canastas, las de tipo móvil auto estable, presentan el mayor porcentaje de incumplimiento normativo y mayor número y gravedad de los riesgos, no soportando la prueba de carga en más de la mitad de las analizadas. Igualmente dentro de los tipos de porterías, las porterías de sala, presentan el mayor porcentaje de incumplimiento normativo y número y gravedad de riesgos. Por último, es de considerar la presencia de un total de 519 riesgos de carácter moderado, importante e intolerable, riesgos que consideramos inasumibles, lo que representa una media de 24.7 riesgos por instalaciones y equipamientos municipales, y de los cuales 218 son importantes e intolerables, lo que supone una media de 10.3 riesgos de esta naturaleza. En relación con el mal estado de las instalaciones deportivas, es de significar también el estudio de Latorre (2006) sobre un análisis retrospectivo de lesiones y accidentes en Educación Física a alumnos de Universidad y en donde se destacaba que la segunda causa que esgrimían éstos para explicar su accidentalidad en la clase de Educación Física en su periplo escolar, se debía al mal estado de las instalaciones y materiales deportivos. Podemos encontrar consideraciones semejantes a este estudio en las aportaciones de Lucio Morillas (2003), en su investigación de los centros de Secundaria y Bachillerato de la provincia de Málaga, haciendo referencia además que tan sólo el 17.20% de estos centros cumple los requisitos mínimos legales establecidos. Y al de Latorre, Mejía y Gallego (2010) en su estudio sobre las instalaciones deportivas escolares de centros de Secundaria de la provincia de Jaén. Del mismo modo, Montalvo, Felipe, Gallardo, Burillo y García. (2010) señalan en un estudio sobre las instalaciones deportivas escolares de I.E.S de Ciudad Real, que ninguno de los equipamientos (porterías, canastas y postes de voleibol) cumple con lo establecido en la normativa UNE-EN correspondiente y que el estado de conservación de los equipamientos no es el más apropiado para centros que buscan impartir una enseñanza de calidad, por lo que para mejorar estos parámetros se debería establecer revisiones periódicas de espacios y equipamientos, para repararlos y/o reemplazarlos antes de seguir aumentando el deterioro actual. La problemática de las instalaciones deportivas escolares puede estar motivada por el desconocimiento de la materia, por la no obligatoriedad de cumplir la normativa N.I.D.E, o por el hecho de no considerar esencial el integrar todos los espacios, incluidos los deportivos, en la concepción del equipamiento escolar. (Roskam, 1990). Con el fin de unificar criterios y referentes normativos, el CSD (2008) ha desarrollado el proyecto MAID (mejora y armonización de las instalaciones deportivas) para así dar respuesta a los grandes interrogantes y confusión por la presencia de variadas normativas (europeas, nacionales, autonómicas) que regulan las instalaciones deportivas. Este proceso de armonización es necesario a su vez para establecer referentes normativos de obligado cumplimiento y no sólo recomendaciones como las de las Normas N.I.D.E. Conclusiones Las instalaciones deportivas de los municipios analizados presentan una valoración global de aceptable en materia de seguridad. Sin embargo, la presencia de riesgos puntuales, de naturaleza importante e intolerable, requiere la intervención de las medidas oportunas para eliminar o reducir estos riesgos, que en la mayor parte de los casos, es factible y con un reducido coste económico.

Referencias

AENOR. (1999). Equipamiento deportivo. Madrid: AENOR N.A. Consejo Superior de Deportes. (2008). Propuesta de una norma de gestión de riesgos en las instalaciones deportivas.Instalaciones deportivas. 14, 48-54. Consejo Superior de Deportes. (2011). Normas N.I.D.E. Extraído el 4 de abril, 2011 de http://www.csd.gob.es/csd/instalaciones/politicas-publicas-de-ordenacion/actuaciones-en-el-ambito-tecnico/1normasNIDE/. Latorre, P. A. (2006). Análisis Retrospectivo de lesiones y accidentes en Educación Física. Revista de Educación Física, 103, 25-30. Latorre, P.A., Mejía, J. y Gallego, M. (2010). Análisis de la seguridad de los espacios y equipamientos deportivos escolares de centros públicos de Educación Secundaria. Tándem, 33, 98-108. Latorre, P.A. y Muñoz, A. (2011). Manual de control de la seguridad de los espacios y equipamientos deportivos de uso escolar. Jaén: Diputación de Jaén. Lucio Morillas,  Mª. (2003). Calidad y seguridad de las instalaciones y el material deportivo, en los Centros de Educación Secundaria y Bachillerato de la provincia de Málaga. Málaga: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga. Montalvo, J., Felipe, J.L., Gallardo, L., Burillo, P., y García. M. (2010). Las instalaciones deportivas escolares a examen: Una evaluación de los institutos de Educación Secundaria de Ciudad Real. Retos, 17, 54-58. Roskam, F. (1990). Instalaciones deportivas y recreativas en los estudios de Arquitectura e Ingeniería. En: Boletín de Información UNISPORT (pp.22-26). Málaga: Junta de Andalucía.

Agradecimientos A la Diputación Provincial de Jaén por la financiación de este estudio.

Responder

Otras colaboraciones