800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

5 oct 2011

Analisis de movimiento e intensidad del ejercicio en rugby 15 elite masculino

/
Enviado por
/
Comentarios0
Los datos nos revelan que los jugadores cubren una distancia media por partido de 6217.4 m, 5863.2 m los delanteros y 6571.6 m tres cuartos (p‹0.01). La velocidad media durante el transcurso del partido ha sido de 4.30 y 4.77 km·h-1 respectivamente (p‹0.01).

Autor(es): Luis J. Suárez, L. Javier Portillo, Francisco J. Molano, F. Javier Núñez
Congreso: VII CONGRESO NACIONAL DE CIENCIAS DEL DEPORTE Y LA E. F.
Lugar: Pontevedra, 5 – 7 de Mayo de 2011
ISBN: 978-84-614-9946-8

Análisis de movimiento e intensidad del ejercicio en rugby 15 élite masculino

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER

Objetivo: Analizar el rendimiento de carrera e intensidad de ejercicio en la modalidad de rugby 15 en categoría masculina, monitorizando a un equipo nacional durante 3 partidos competitivos.
Métodos: Se emplearon para el análisis 14 muestras a lo largo  de 3 partidos usando un sistema de posicionamiento global (GPS) para determinar el rendimiento de carrera, intensidad del ejercicio, aceleraciones e impactos llevados a cabo durante el partido.
Resultados: Los datos nos revelan que los jugadores cubren una distancia media por partido de 6217.4 m, 5863.2 m los delanteros y 6571.6 m tres cuartos (p‹0.01). La velocidad media durante el transcurso del partido ha sido de 4.30 y 4.77 km·h-1 respectivamente (p‹0.01). El promedio de las máximas distancias medias de sprint, el número medio de sprint por partido,  y la distancia media de todos los sprint del partido han sido: 25.9 m, 11 sprint, y 14.68 m para los delanteros, y 46.4, 26.2 sprint y 19,5 m respectivamente. El 77.5% del partido para los jugadores delanteros y el 68.5% para los tres cuartos, se exponen a frecuencias cardiacas por encima del 80% de su frecuencia cardiaca máxima (FCmax), y el índice trabajo : pausa es de 1.3 : 1.
Conclusiones: Los resultados obtenidos muestran cómo el rugby 15 es un deporte de equipo intermitente de alta intensidad donde además, debemos considerar actividades no locomotoras que suceden en el transcurso del juego y que incrementan altamente la intensidad del ejercicio, siendo estas registradas como actividades a baja velocidad de carrera.

Palabras clave (3-5 palabras): rugby, frecuencia cardiaca, carrera, tecnología GPS, partido 

INTRODUCCIÓN

El rugby es un deporte de equipo y de contacto con diversas modalidades jugado por diferentes grupos de edades y a diferentes niveles: amateurs, semi-profesionales, y profesionales 1. Un partido  de rugby union o rugby 15 tiene una duración de 80 minutos y se alternan acciones de alta intensidad como sprint, placajes o cualquier otro tipo de contacto con periodos de recuperación.
Los patrones de movimiento de un deporte de equipo como el rugby son intermitentes por naturaleza, alternando periodos de máximo o cercanos al máximo trabajo con periodos de moderada o baja intensidad 2. Tradicionalmente, la mayoría de los trabajos que han estudiado las demandas del juego en rugby han sido mediante la utilización de grabaciones de vídeo 3-7, y que conozcamos, hasta la fecha tan sólo uno mediante la utilización de tecnologías más objetivas como el uso de un sistema de posicionamiento global (GPS) 8. Como señalan Cunniffe et al. 8, el uso de grabaciones de videos para calcular las demandas fisiológicas en un partido de rugby pude provocar ciertos errores atribuidos a la categorización de la actividad de los diferentes desplazamientos, además el empleo de tecnología GPS pueden proporcionar datos exactos en cuanto a análisis de movimiento reduciendo drásticamente el tiempo de análisis y posibles errores 2. La incorporación de la tecnología GPS en los deportes ha permitido que se investigue el perfil físico de muchas disciplinas deportivas permitiendo el monitoreo de los jugadores de manera simultánea y mejorando la efectividad de dicho análisis 9. Para mejorar el rendimiento de un deporte se requiere un entrenamiento específico, resultando más efectivo cuando se conocen las exigencias de dicho deporte. Este es el primer estudio que analiza el rendimiento de carrera e intensidad del ejercicio durante el transcurso partidos de rugby 15, analizando las diferencias entre posiciones. Datos referentes a los metros recorridos durante el partido, diferentes velocidades de desplazamiento, números de sprint y distancias de los mismos, deceleraciones por frenadas, cambios de dirección,  placajes más o menos intensos, tiempos de exposición a diferentes intervalos de frecuencia cardiaca, o velocidades máximas alcanzadas por jugadores durante el transcurso del partido, pueden ser datos muy útiles de cara a conocer las características del juego y planificar entrenamientos adaptados a demandas fisiológicas reales. Además, toda esta información también puede ser útil para evaluar el rendimiento de los jugadores 10.

MATERIAL Y MÉTODOS

Enfoque experimental

Para examinar el análisis de movimiento e intensidad de ejercicio del rugby 15 masculino de alto nivel, hemos llevado a cabo un estudio experimental, analizado los datos obtenidos en jugadores a lo largo de tres partidos competitivos de selección nacional, correspondientes a los “test match” disputados  previos al campeonato 6 naciones B.

Sujetos

Los datos han sido obtenidos de 14 muestras (7 muestras de delanteros y 7 de tres cuartos) tomadas durante el transcurso de 3 partidos de Rugby 15 a 9 jugadores (edad: 25.9 ± 4 años; peso: 90.8 ± 4.8 kg; altura: 181.5 ± 6.2 cm). Los jugadores son integrantes de la Selección Nacional de Rugby 15, y antes de su inclusión en dicho estudio han sido informados de todo el proceso, participando en el mismo bajo su consentimiento y el  de la federación, siendo conscientes de su capacidad para retirarse de la prueba en cualquier momento. Los procedimientos éticos para el estudio fueron obtenidos del comité ético de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).

Procedimientos

A los jugadores se les solicitó que portasen una unidad de GPS (peso: 80 g; dimensiones: 91 3 45 3 21 mm; SPI Elite; GPSports Systems, Canberra, Australian Capital Territory, Australia) el cual se situaba encerrado dentro de un arnés de protección entre los omóplatos de las jugadoras, en la parte alta de la columna vertebral. Los dispositivos fueron encendidos unos minutos antes del comienzo del partido, y apagados inmediatamente al finalizar el mismo. Los datos almacenados incluyen FC, tiempo, velocidades, distancias, posiciones y número e intensidad de impactos medidos a través de la fuerza “g”.  Los datos del GPS han sido grabados a la frecuencia de 1 Hz y los datos del acelerómetro a 100 Hz respectivamente.  Una vez recolectados los datos han sido descargados a un ordenador personal donde se analizaron con el software proporcionado por el fabricante (Team AMS; GPSports, V1.2).

Medidas

Frecuencia cardiaca y actividad locomotora

La frecuencia cardiaca grabada durante el partido fue categorizada en 6 zonas: (Zona 1) 0 al 59.9% de la FCmax, (Zona 2) 60 al 69.9% de la FCmax, (Zona 3) del 70 al 79.9% de la FCmax, (Zona 4) 80 al 89.9% de la FCmax, (Zona 5) 90 al 94.9% de la FCmax, y (Zona 6) 95 al 100% de la FCmax.Esta categorización en seis zonas ha sido basándonos en un protocolo similar efectuado anteriormente en rugby 15 por Cunniffe et al. 8.
La frecuencia y duración de los esfuerzos locomotores fue evaluado respecto al porcentaje de tiempo y los metros que el jugador recorría en base a 6 zonas delimitadas por velocidades diferentes. Las asignaciones de las diferentes zonas de velocidad fueron basadas en función de las diferentes categorías que se utilizan para deportes de equipo de naturaleza intermitente 8:  (Zona 1) prácticamente parado o caminando (0-5.9 Km. h-1), (Zona 2) trotando (6-11.9 Km. h-1), (Zona 3) carrera baja intensidad (12-13.9 Km. h-1), (Zona 4) media intensidad (14-17.9 Km. h-1), (Zona 5) carrera de alta intensidad (18-19.9 Km. h-1), y (Zona 6) sprint (>20 Km. h-1). Esta categorización fue basada en un trabajo previo similar también con jugadores de rugby 15 usando tecnología GPS 8. Las aceleraciones grabadas han sido categorizadas en 4 zonas: (Zona 1)más de 1,5 m. s-2, (Zona 2) más de 2 m. s-2, (Zona 3) más de 2,5 m. s-2, y (Zona 4) más de 2,75 m. s-2. Esta categorización también fue basada en los datos obtenidos en un trabajo previo similar en jugadores de rugby 15 8.
La frecuencia cardiaca máxima fue estimada a través de la fórmula propuesta por Tanaka et al. 11. En aquellos jugadores que obtuvieron frecuencias cardiacas más altas en el transcurso del partido que las determinadas a través de la estimación, fue el valor máximo obtenido durante el partido el que se utilizó como referencia para el cálculo de los porcentajes.

Impactos

Los datos de los impactos de los jugadores (distribución, intensidad y número) se recogieron de los datos proporcionados por el acelerómetro en base a la fuerza “g”. La intensidad de los impactos se clasificaron en base a la escala proporcionada por los fabricantes del sistema: 5–6g: impacto suave, aceleración, desaceleración o cambio de dirección; 6–6.5g: suave a moderado impacto ( colisión, contacto con el suelo); 6.5–7g: moderado a duro impacto (placaje); 7–8g: duro impacto (placaje); 8–10g: muy duro impacto (melé, placaje); y ›10g : severo impacto, placaje o colisión. Este sistema de escala en seis zonas es similar al llevado a cabo por Cunniffe et al. 8.

Análisis estadístico

Todos los análisis estadísticos han sido realizados utilizando el programa estadístico SPSS 17.0 (SPSS for Windows, SPSS Inc., Chicago, IL). Las medidas de las variables han sido presentadas mediante medias ± desviación estándar. Se llevaron a cabo test de normalidad de variables (Kolmogorov – Smirnov y Shapiro – Wilk). Las diferencias entre la primera y segunda parte han sido evaluadas mediante una T-Student para muestras dependientes (p < 0.05). Para calcular las diferencias entre grupos se empleo una T-Student para muestras independientes (p < 0.05).

RESULTADOS

Análisis de movimiento

Los jugadores de rugby 15 recorren durante un partido una media de 6217.4 ± 313.4 m  que van desde 6001.2 hasta 7058.7 m. Si dividimos al grupo en delanteros y tres cuartos, los delanteros cubren una distancia total media por partido de 5863.18 ± 204.94, que van desde 5762.5 hasta 6001.2, mientras que los tres cuartos cubren una distancia media de 6571.62 ± 421.81, que van desde 6031.6 hasta 7058.7 m.  Existen diferencias significativas entre ambos grupos (p‹0.01).  En la figura 1 podemos observar los metros que recorren tanto los delanteros como los tres cuartos en las diferentes zonas o categorías en función de sus respectivas velocidades, no existiendo diferencias entre la primera y la segunda parte. La velocidad media durante el transcurso del partido ha sido de 4.30 ± 0.14 km·h-1 en el caso de los delanteros y de 4.77 ± 0.28 km·h-1 en el caso de los tres cuartos, existiendo diferencias significativas entre ambos (p‹0.01). En la tabla 1 se plasman los datos referentes a las distintas variables relacionadas con el sprint. Varios jugadores de los tres cuartos obtuvieron velocidades pico por encima de los 30 km·h-1, siendo 31.7 km·h-1 el mayor valor registrado.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 15

Figura 1. Distancia cubierta por los jugadores en cada zona a su correspondiente velocidad.
* Diferencias significativas (p‹0.05) referentes a los metros recorridos entre los delanteros y tres cuartos.
**Diferencias significativas (p‹0.01) referentes a los metros recorridos entre los delanteros y tres cuartos.

Tabla 1. Datos referentes a los sprint, velocidades y distancias.

Tabla 1. Analisis de movimiento e intensidad del ejercicio en rugby 15 elite masculino

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 15

*Diferencias significativas (p‹0.05) respecto a los delanteros
**Diferencias altamente significativas (p‹0.01) respecto a los delanteros

La figura 2 muestra los metros recorridos y a sus correspondientes velocidades comparando los jugadores primera (n=3) y tercera línea (n=4), integrantes ambos del grupo de los delanteros. Igualmente, la figura 3 muestra los metros recorridos y a sus correspondientes velocidades comparando los jugadores medios melé (n=3) y centros (n=3), integrantes del grupo de de los tres cuartos.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 15

Figura 2. Distancia cubierta por los jugadores en cada zona y a su correspondiente velocidad.
**Diferencias altamente significativas (p‹0.01) referentes a los metros recorridos entre los primera línea y los tercera línea.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 15

Figura 3. Distancia cubierta por los jugadores en cada zona y a su correspondiente velocidad.
* Diferencias altamente significativas (p‹0.01) referentes a los metros recorridos entre los medios melé y los centros.

Considerando como aceleración relevante aquella acción por encima de 1.5 m.s-2 8, podemos observar en la tabla 2, las aceleraciones efectuadas por los jugadores delanteros y por los tres cuartos a lo largo del transcurso del partido.

Tabla 2. Número medio de aceleraciones correspondientes a cada intervalo.

Tabla 2. Analisis de movimiento e intensidad del ejercicio en rugby 15 elite masculino

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 15

*Diferen

*Diferencias significativas (p‹0.05) respecto a los delanteros

Frecuencia cardiaca

La figura 4 muestra el porcentaje de tiempo que se exponen los jugadores en cada intervalo de frecuencia cardiaca, en función de la frecuencia cardiaca máxima.
La frecuencia cardiaca máxima obtenida por los delanteros ha tenido un valor medio de 186.8 ± 10 pulsaciones por minuto, con una frecuencia cardiaca media a lo largo del partido de 158.1 ± 8.1. Por su parte, los tres cuartos han obtenido un valor medio de frecuencia cardiaca máxima de 190.6 ± 2.2 con una frecuencia cardiaca media a lo largo del partido de 163.4 ± 4.6.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 15

Figura 4. Porcentaje de tiempo de exposición en cada intervalo de frecuencia cardiaca en función de la FCmax.

Impactos

Los jugadores recibieron un largo número de impactos/deceleraciones durante el partido (1225 para los delanteros y 833 para los tres cuartos). Si agrupamos los impactos en base a las tres últimas categorías (duro, muy duro y severo), los datos  revelan que la media de los impactos recibidos en estas categorías para los delanteros fueron 220 por partido, y de 71 para los tres cuartos. En la tabla 3 podemos observar el análisis de los impactos/deceleraciones, comparando los delanteros con los tres cuartos.

Tabla 3. Valores medios de impactos correspondientes a cada intervalo.

Tabla 3. Analisis de movimiento e intensidad del ejercicio en rugby 15 elite masculino

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 15

*Diferen

*Diferencias significativas (p‹0.05) respecto a los tres cuartos

DISCUSIÓN

Este estudio tuvo por objetivo examinar las demandas de carrera e intensidad del ejercicio  en jugadores de rugby 15, selección nacional, a lo largo de tres partidos competitivos correspondientes a los “test match” disputados  previos al campeonato 6 naciones B. Que los autores tengan conocimiento, este es el primer estudio que evalúa las demandas físicas y fisiológicas durante varios partidos de un equipo de rugby 15 masculino, usando un sistema de posicionamiento global.
Los resultados obtenidos en el presente estudio muestran  que durante un partido de rugby 15, un jugador recorre 6217.39 ± 313.4 m a diferentes velocidades, resultando una velocidad media de carrera de 4.5 km·h-1. Con la misma tecnología utilizada en el presente estudio (GPS), encontramos que un jugador de rugby 15 en un partido fuera de temporada entre clubs de alto nivel, recorre una distancia total cercana a los 6953 m empleando para ello una velocidad media de 4.2 km·h-1 8. La comparación entre estudios en este caso se hace difícil, ya que en el estudio de Cunniffe et al. 8 se basa  en la toma de datos de tan solo dos jugadores, un apertura  y un tercera línea. En nuestro caso, el grupo de los delanteros lo integran tanto terceras línea como pilares. El de los tres cuartos, medios melé, centros y ala. Como podemos observar a través de los datos obtenidos en nuestro trabajo, cada posición en el campo puede demandar requerimientos diferentes. Utilizando tecnologías distintas (análisis de vídeo), estudios previos han mostrado que el jugador élite de rugby 15 cubre una distancia media por partido que va desde 5408 hasta 6265 m 5 7.
Las acciones de carrera a alta intensidad o sprint adquieren gran importancia en el rugby, ya que este tipo de acciones es muy probable que tengan gran influencia en el resultado final del partido, siendo por lo tanto muy determinantes 7. Durante un partido de rugby 15 equipo nacional, el 12.6% de este tiempo es empleado en actividades de alta intensidad (18 – 20 km·h-1) o sprint (›20 km·h-1) en los tres cuartos, y del 5.16% en los delanteros. Los valores referentes a los tres cuartos son ligeramente mayores al 11.29% previamente mostrado en el jugador apertura de rugby 15 8, mientras que las medias mostradas en nuestro trabajo respecto a los terceras línea son algo inferiores al jugador reflejado en el estudio de rugby 15 8 (7.5% Vs. 9.8%). El número medio de sprint (›20 km·h-1) por partido reflejado en nuestro estudio, ha sido de aproximadamente 26 para los tres cuartos y de 11 para los delanteros (tabla 1). Respecto a esa media de sprint corresponde una distancia media de 19.5 y 14.7 m para ambos grupos, encontrándose estos valores dentro del intervalo de distancia típica de sprint entre 10 y 20 m que ha sido reflejado en estudios anteriores con jugadores de rugby 15 3 8 12. Los datos que reflejan las máximas distancias de sprint, revelan que los jugadores de rugby 15 tres cuartos pueden ser requeridos en el partido a realizar sprint sobre distancias alrededor y superiores a los 40 m. Esto implica que el entrenamiento específico de sprint debería reflejar estas demandas y tanto los sprint más cortos (‹ 20 m) y sprint más largos ( 30 – 45 m) imitan las demandas del juego.

Los valores de la relación trabajo : pausa (1.3 : 1) en el presente estudio indican que por cada 1.3 minutos de carrera, hubo 1 minuto de actividad de baja intensidad. Realizar comparaciones entre previos estudios sobre análisis de movimiento en rugby es complicado, porque los sistema de análisis y criterios de clasificación acerca de los desplazamientos han diferido entre los diferentes estudios 3 6-8 13. No obstante, los datos sobre la relación trabajo : pausa reflejados en este estudio son similares a los reflejados previamente en rugby 15 con la misma tecnología y muy diferentes respecto a otros tipos de metodología de toma de medición de datos (rangos que van desde 1 : 1.4 hasta 1 : 10) 5 8 14.
Diferentes paradas se producen en el transcurso del juego provocadas por lesiones, juego de patadas, o acciones estáticas como melés o las touche, siendo responsables de periodos de descanso más o menos prolongados en la modalidad de rugby 15 5. Además, debemos tener en cuenta el número o frecuencia con las que se dan otro tipo de actividades no locomotoras como  tracciones, empujes o agarres en los diferentes rucks, mauls o melés durante el transcurso del partido, incrementando altamente la intensidad del ejercicio. Estas actividades no locomotoras son registradas como actividades a baja velocidad de carrera utilizando la presente tecnología GPS a pesar de la alta intensidad de este tipo de acciones estáticas 8. Por lo tanto el ratio trabajo descanso no refleja del todo la intensidad del ejercicio asociada al partido. En este sentido, el porcentaje medio del tiempo total de juego que los jugadores permanecen por encima del 90%  de su FCmax fue el 23.6% para los tres cuartos y el 29.2% para los delanteros. Estos valores han sido considerablemente más bajos que valores previos reflejados en jugadores de rugby 15 donde los tres cuartos y delanteros permanecieron un 41.4% y 51.1 % del tiempo total a intensidades de frecuencia cardiaca por encima del 90% de la FCmax, respectivamente. En nuestro caso, aquellos jugadores que mostraron frecuencias cardiacas superiores durante el partido a las reflejadas en la estimación de la FCmax11, fueron  las del partido las utilizadas como referencia.
La habilidad para acelerar de manera rápida cobra mucha importancia en el rugby élite, y la mayoría de estas aceleraciones no ocurren desde una posición de parado, sino que implican rápidos cambios en la carrera del jugador siendo esto un factor determinante para el rendimiento durante la acción de juego 8. Los datos provenientes de los impactos o deceleraciones nos aportan información muy útil de cara a conocer las frenadas, cambios de dirección, o choques/placajes más o menos severos que se suceden a lo largo del partido. Gracias a esta información podemos planificar entrenamientos y preparar al jugador para este tipo de requerimientos a los cuales se verá sometido durante el transcurso del partido.
Se requieren más estudios que combinen datos objetivos utilizando tecnología GPS con un análisis cualitativo del tiempo que los jugadores permanecen en actividades no locomotoras para así establecer más especificidad a las demandas del partido de rugby 15. Creemos necesario el llevar a cabo estudios con tecnología objetiva mediante el empleo de GPS, con una muestra más amplia que garantice una visión más específica de las demandas reales que tienen los jugadores de rugby 15 en función de su puesto en el campo. En general, todos estos hallazgos proporcionan importante información para la prescripción de entrenamiento con objetivos específicos adaptados a las demandas de la propia competición de rugby 15 de alto nivel en categoría masculina.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos a la federación y a los jugadores implicados en el estudio, la predisposición y colaboración que han tenido en todo momento.

REFERENCIAS
1. Gabbett TJ. Science of rugby league football: a review. J Sports Sci 2005;23(9):961-76.
2. Spencer M, Bishop D, Dawson B, Goodman C. Physiological and metabolic responses of repeated-sprint activities:specific to field-based team sports. Sports Med 2005;35(12):1025-44.
3. Deutsch MU, Kearney GA, Rehrer NJ. Time – motion analysis of professional rugby union players during match-play. J Sports Sci 2007;25(4):461-72.
4. Eaton CG, K. Position specific rehabilitation for rugby unión players. Part I: Empirical movement analysis data. Phys Ther Sport 2006;7:22-29.
5. King T, Jenkins D, Gabbett T. A time-motion analysis of professional rugby league match-play. J Sports Sci 2009;27(3):213-9.
6. McLean DA. Analysis of the physical demands of international rugby union. J Sports Sci 1992;10(3):285-96.
7. Roberts SP, Trewartha G, Higgitt RJ, El-Abd J, Stokes KA. The physical demands of elite English rugby union. J Sports Sci 2008;26(8):825-33.
8. Cunniffe B, Proctor W, Baker JS, Davies B. An evaluation of the physiological demands of elite rugby union using Global Positioning System tracking software. J Strength Cond Res 2009;23(4):1195-203.
9. Aughey R, Fallon C. Real-time versus post-game GPS data in team sports. J Sci Med Sport 2010;13(3):348-49.
10. Larsson P. Global positioning system and sport-specific testing. Sports Med 2003;33(15):1093-101.
11. Tanaka H, Monahan KD, Seals DR. Age-predicted maximal heart rate revisited. J Am Coll Cardiol 2001;37:153-56.
12. Deutsch MU, Maw GJ, Jenkins D, Reaburn P. Heart rate, blood lactate and kinematic data of elite colts (under-19) rugby union players during competition. J Sports Sci 1998;16(6):561-70.
13. Rienzi E, Reilly T, Malkin C. Investigation of anthropometric and work-rate profiles of Rugby Sevens players. J Sports Med Phys Fitness 1999;39(2):160-4.
14. Meir R, Newton R, Curtis E, Fardell M, Butler B. Physical fitness qualities of professional rugby league football players: determination of positional differences. J Strength Cond Res 2001;15(4):450-8.

[banner_formacion]

Responder

Otras colaboraciones