+34 96 633 71 35
·WhatsApp·

2ago2021

COCAINA Y DEPORTE (III)

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Cocaína y Deporte (3ª parte)

1ª parte: http://altorendimiento.com/cocaina-deporte-1/
2ª parte: http://altorendimiento.com/cocaina-deporte-2/

El Dr. Debbag da a conocer la cocaína y los posibles efectos que tiene en el organismo y especialmente en el rendimiento deportivo.

Aspecto Psicopatológico.

En 1880 Freud inicio su consumo al parecer por curiosidad científica y, según sus biógrafos, como automedicación de su depresión y dolores originados por un tumor y describió los efectos sobre el mismo en 1894. Aconsejó su uso para numerosas patologías (depresión, alcoholismo, adicción a la morfina, etc.).

Utilizó cocaína para tratar la adicción a la morfina de su amigo Von Fleishl, con resultados catastróficos ya que, no solo terminó siendo adicto a la cocaína, sino que padeció el primer caso documentado de psicosis cocainita.

Años después Freud en otra publicación atenuará su opinión acerca de la inofensividad de la utilización de la cocaína.

Su utilización en medicina como anestésico local en oftalmología por Soller, data de 1844. En 1885 en EEUU y Alemania se utilizó en raquianestesia, pero no se usó por efectos adversos, en 1921 se usó en España en anestesia epidural. Finalmente su uso como anestésico decayó por sus efectos adversos que otros productos no tenían. La famosa bebida refrescante Coca Cola fue descocainizada en 1904 por orden de las Autoridades Federales de los EEUU. Se anunciaba como tónico cerebral de mucho valor y cura para todas las afecciones nerviosas, cefaleas, neuralgias, histeria, melancolía, etc. Desde mediados de los 80 la dependencia a la cocaína es uno de los problemas sanitarios mas graves en el campo de las toxicomanías.

Puede que te interese: Curso Online de Entrenamiento Personal.

Patrones de uso.

    1. El uso experimental es un patrón de consumo esporádico y también se da con otras sustancias.
    2. Uso recreativo cuyo patrón es similar al de los bebedores sociales, controlado y que rara vez deriva a la dependencia.
    3. Uso circunstancial que se da en circunstancias especiales por ejemplo: soldados en el combate.
    4. Uso intensificado que es un patrón de uso intranasal y de periodicidad diaria que generalmente no produce alteraciones del nivel de la conciencia o problemas socio laborales.
    5. Uso compulsivo en que el consumo se convierte en el organizador de la vida cotidiana con gran deterioro de las esferas personal, psicofísica, social, sin posibilidad de control de la situación, con episodios de consumos exagerados.

La cocaína produce un alto potencial de abuso, gradualmente lleva a una necesidad inmediata de la droga, aun utilizada de manera aparentemente inofensiva o recreativa; produce cambios bioquímicos en el cerebro y combinado con el llamado refuerzo positivo de la droga, puede llevar a que el uso esporádico se transforme en compulsivo.

Un fenómeno a destacar es el de la tolerancia que muy bien conocen los consumidores y consiste en la necesidad de aumentar las dosis o la frecuencia o cambiar la vía de administración para obtener los mismos efectos subjetivos que antes obtenían con una dosis menor.

Dos fenómenos a destacar son: la tolerancia aguda y la tolerancia inversa. La primera es una tolerancia rápida que lleva al consumo de dosis altas y frecuentes con intenso deseo de la droga. En la tolerancia inversa, con el suministro de pequeñas dosis repetidas se producen los mismos efectos. El denominado síndrome de abstinencia es producido por la suspensión del consumo de cocaína y pueden describirse sus signos y síntomas a tres niveles:

  1. Psíquico: con la aparición de depresión, dificultad para la concentración, labilidad emocional, irritabilidad, ansiedad, amnesia y locuacidad
  2. Físico: trastornos de la coordinación, taquicardia, vértigo y diarrea.
  3. Compensatorios: hipersomnia, astenia anhedonia, disforia, deseo de droga.

Los manuales de referencia utilizados a nivel internacional para diagnosticar los distintos patrones de consumo de cocaína y otras sustancias son dos: el de la Organización Mundial de la Salud denominado CIE 10 y el de la Asociación Psiquiátrica Americana denominado DSM IV. Estos manuales destacan: el abuso, la dependencia, la intoxicaron y la abstinencia. En nuestro medio, distintos investigadores que destacan que para que se produzcan es necesaria la periodicidad y la cronicidad del consumo y que la base neurológica donde residen las lesiones es el lóbulo frontal que es el que rige los comportamientos sociales.

Al conjunto de trastornos relacionados con el abuso y la dependencia se los denomina trastornos por consumo de cocaína; existe otro grupo denominado trastornos inducidos por cocaína y son, entre otros, intoxicación, delirium, abstinencia, trastorno psicótico, trastorno del estado de animo, trastorno sexual, trastorno del sueño, trastorno de ansiedad. Como puede apreciarse, hay una multiplicidad de trastornos psiquiátricos producidos por la cocaína,

En relación al consumo de cocaína en el deporte, podemos hacer las siguientes consideraciones: El organismo humano genera sus propias sustancias psicoactivas denominadas endorfinas que producen idénticos efectos que algunas drogas: sensación de lucidez, disminución del cansancio, sensación de bienestar, etc., en el caso de los deportes de alto rendimiento la producción de estas endorfinas es mayor, por lo que fuera de los circuitos de competencia no hay la misma cantidad de endorfinas en la sangre del deportista, lo cual puede llevar al consumo de cocaína. El consumo dañino de cocaína puede darse junto al del alcohol; el consumo de ambos puede producir por un mecanismo químico en el organismo el cocaetileno cuya toxicidad es mayor que cada uno de sus componentes.

El tratamiento de los trastornos por consumo de cocaína requiere la participación de un equipo interdisciplinario entrenado en toxicomanías que incluya al toxicólogo, psiquiatra, asistente social, y un conjunto de profesionales de las denominadas actividades dirigidas como terapista ocupacional, musicoterapia, deportes, etc tanto en las modalidades ambulatorias como de internación. El funcionamiento interdisciplinario ambulatorio puede adoptar la modalidad denominada Hospital de Día, considerada como una seminternación. En este sentido, podemos hablar de un menú de alternativas; grupos de autoayuda de pares como Narcóticos Anónimos, grupos de prevención de recaídas, grupos de reinserción social, terapia familiar, etc. Estas apreciaciones caben para cualquier persona dependiente o abusadora de cocaína.

cocaína y deporte

Un aspecto que nos parece sustancial en este tema es el de la prevención donde se aplican los conceptos que hemos mencionado en nuestro artículo sobre alcohol. Recordemos la importancia del aprendizaje social como modelo de interpretación de las conductas de abuso y dependencia; pero estos conceptos también se aplican tanto en el tratamiento como en la prevención. Para finalizar, digamos que el abuso o dependencia de la cocaína por parte de los deportistas, puede reforzar su consumo en jóvenes que los consideran modelos de identificación. Los entrenadores, profesores de Educación Física, etc., deberían cumplir un rol en la prevención primaria, detectando en forma precoz los potenciales casos.

Autor: Dr. Norberto Debbag. Cardiólogo Deportivo (Argentina), Dr. Percy Venegas Picollet Medico. Especialista en Psiquiatría. Medicina Legal y Adicciones (Argentina) y Dra. Alicia Goytino Psiquiatra – Pediatra Adoslescencia.


Puede que te interese: Curso Online de Entrenamiento Personal.

Nuevos Másteres 2021 - Cocaína y Deporte


Otras colaboraciones

Call Now Button
Abrir chat
Saludos de Alto Rendimiento:

Para información sobre los cursos y másteres ONLINE, puede contactarnos por aquí.

Asegúrate de haber completado el formulario (azul) de información del curso/máster.

Gracias!