800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

Consumo bebidas carbonatadas
12 ene 2016

Consumo de refrescos: ¿sabemos lo que tomamos y la implicación que tiene para la salud?

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Actualmente existe un elevado consumo de refrescos entre la población. Por ello, deberíamos preguntarnos si tenemos las herramientas suficientes para conocer las consecuencias de su alto consumo a largo plazo. ¿Qué sabemos a día de hoy y cuáles son las controversias? En este artículo hablaremos de la ciencia relacionada con consumo de refrescos en algunas enfermedades como la obesidad, la diabetes, la salud ósea o las enfermedades cardiovasculares. También de las implicaciones políticas y de las empresas, ¿existe conflicto de interés? ¡Saca tus propias conclusiones!

El tamaño de las porciones de bebidas azucaradas ha aumentado dramáticamente en los últimos 40 años, y los niños y adultos están bebiendo más refrescos que nunca.

¿El consumo de refrescos perjudica nuestra salud?

Refrescos y obesidad

Consumo de refrescos produce obesidad

El aumento del consumo de bebidas azucaradas ha sido un importante contribuyente a la epidemia de obesidad.

Varios estudios realizados en niños y adultos han encontrado que la reducción del consumo de bebidas azucaradas puede conducir a un mejor control de peso entre los que tienen inicialmente sobrepeso.

Refrescos y diabetes

Los refrescos producen diabetes

Nuevos estudios también sugieren que el consumo habitual de bebidas azucaradas se asocia con mayor riesgo de síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

Debido al alto contenido de hidratos de carbono rápidamente absorbibles tales como la sacarosa (50% de glucosa y 50% de fructosa) y el jarabe de maíz alto en fructosa (45% de glucosa y 55% de fructosa), en conjunción con los grandes volúmenes consumidos, las bebidas azucaradas puede aumentar el riesgo de síndrome metabólico y la diabetes tipo 2 no sólo a través de la obesidad, sino también por el aumento de la carga glucémica de la dieta, lo que lleva a la resistencia a la insulina, disfunción de las células β, y la inflamación.

Las personas que consumen bebidas azucaradas regularmente – 1 o 2 latas al día o más – tienen un 26% más de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 que las personas que rara vez ingieren estas bebidas.

Refrescos y salud ósea

Perjudican la salud osea

Algunos estudios indican que el consumo de refrescos podría afectar la densidad mineral ósea y el riesgo de fracturas óseas.

El consumo a largo plazo de refrescos con y sin cafeína parece tener efectos catabólicos óseos en niños y niñas. Este efecto es mediado principalmente por la asociación negativa con la ingesta total de proteínas.

También se discuten mecanismos como el desplazamiento de la leche en las dietas de los niños, los valores bajos de pH de estas bebidas, y el contenido de ácido fosfórico y cafeína de las bebidas de cola.

Refrescos y enfermedad cardiovascular

más riesgo de enfermedades cardiovasculares

Los hombres que beben de media una lata de bebida azucarada al día tienen un 20% más de riesgo de tener un ataque al corazón que los hombres que rara vez consumen bebidas azucaradas.

Refrescos y Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad

Produce hiperactividad

Algunos estudios preliminares apoyan el concepto de que una mayor ingesta de azúcares añadidos puede tener un papel en el TDAH. El consumo excesivo de azúcar puede dar lugar a alteraciones en la vía mesolímbica dopaminérgica en el cerebro, que podrían contribuir a los síntomas asociados con el TDAH.

Conflicto de intereses de empresas del sector

Las compañías de bebidas gastan de media 3,2 mil millones de dólares en marketing de bebidas carbonatadas. Sin embargo, rebaten agresivamente las sugerencias de que sus productos y tácticas de marketing juegan un papel en la epidemia de obesidad. Además, los estudios financiados por la industria de bebidas son de cuatro a ocho veces más propensos a mostrar una conclusión favorable a la industria que los estudios financiados de forma independiente.

Por todo lo anterior, le animamos a que nos ayude a conocer más sobre el tema. Participa en un estudio de investigación que está llevando a cabo Centros de Investigación en Nutrición y Salud, rellenando una breve encuesta de 2 minutos. Además compártelo entre tus conocidos y familiares.

Master nutricion deportiva

Link encuesta en español: https://docs.google.com/forms/d/1wdUFVcFD6oi6OAy_xBmxzOBKFZK4BmoXgH_tXt8LKHI/viewform?c=0&w=1

Más información del estudio: http://grupocinusa.jimdo.com/

Referencias

  1. Department of Nutrition at Harvard School of Public Health. Sugary drinks and obesity fact sheet. Disponible en: http://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/sugary-drinks-fact-sheet/
  2. Ebbeling CB, Feldman HA, Osganian SK, Chomitz VR, Ellenbogen SJ, Ludwig DS. Effects of decreasing sugar-sweetened beverage consumption on body weight in adolescents: a randomized, controlled pilot study. Pediatrics. 2006; 117:673-80.
  3. Tate DF, Turner-McGrievy G, Lyons E, et al. Replacing caloric beverages with water or diet beverages for weight loss in adults: main results of the Choose Healthy Options Consciously Everyday (CHOICE) randomized clinical trial. Am J Clin Nutr. 2012; 95:555-63.
  4. Malik VS, Popkin BM, Bray GA, Després JP, Willett WC, Hu FB. Sugar-Sweetened Beverages and Risk of Metabolic Syndrome and Type 2 Diabetes. A meta-analysis. Diabetes Care. 2010; 33:2477-2483.
  5. Malik VS, Popkin BM, Bray GA, Després JP, Hu FB. Sugar-sweetened beverages, obesity, type 2 diabetes mellitus, and cardiovascular disease risk. Circulation. 2010; 121:1356-1364.
  6. Imamura F, O’Connor L, Ye Z, Mursu J, Hayashino Y, Bhupathiraju SN, Forouhi NG. Consumption of sugar sweetened beverages, artificially sweetened beverages, and fruit juice and incidence of type 2 diabetes: systematic review, meta-analysis, and estimation of population attributable fraction. BMJ. 2015; 351:h3576.
  7. Schulze MB, Liu S, Rimm EB, Manson JE, Willett WC, Hu FB. Glycemic index, glycemic load, and dietary fiber intake and incidence of type 2 diabetes in younger and middle-aged women. Am J Clin Nutr. 2004; 80:348-356.
  8. Malik VS, Popkin BM, Bray GA, Despres JP, Willett WC, Hu FB. Sugar-sweetened beverages and risk of metabolic syndrome and type 2 diabetes: a meta-analysis. Diabetes Care. 2010; 33:2477-83.
  9. Libuda L, Alexy U, Remer T, Stehle P, Schoenau E, Kersting M. Association between long-term consumption of soft drinks and variables of bone modeling and remodeling in a sample of healthy German children and adolescents. Am J Clin Nutr. 2008; 88:1670-7.
  10. Whiting SJ, Vatanparast H, Baxter-Jones A, Faulkner RA, Mirwald R, Bailey DA. Factors that affect bone mineral accrual in the adolescent growth spurt. J Nutr. 2004; 134:696S-700S.
  11. Tucker KL, Morita K, Qiao N, Hannan MT, Cupples LA, Kiel DP. Colas, but not other carbonated beverages, are associated with low bone mineral density in older women: The Framingham Osteoporosis Study. Am J Clin Nutr. 2006; 84:936-42.
  12. de Koning L, Malik VS, Kellogg MD, Rimm EB, Willett WC, Hu FB. Sweetened beverage consumption, incident coronary heart disease, and biomarkers of risk in men. Circulation. 2012; 125(1):1735-41.
  13. Johnson RJ, Gold MS, Johnson DR, Ishimoto T, Lanaspa MA, Zahniser NR, et al. Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder: Is it time to reappraise the role of sugar consumption? Postgrad Med. 2011; 123(5): 39-49.

 

Responder

Otras colaboraciones