800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

24 may 2011

¿Podemos culpar a nuestro ADN?

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

¿Cómo influyen los aspectos genéticos en tu rendimiento? ¿Sobre qué parámetros específicos? Ciertamente eres único pero ¿hasta qué punto eres diferente y cuanta culpa de esto tienen tus padres?

Autor: Steve Pyle

Steve lleva 17 temporadas a sus espaldas como entrenador de ciclismo de élite, seguidos de 11 años de competición en pruebas combinadas.

Fue miembro del equipo olímpico de ciclismo y ha ganado varios campeonatos nacionales en las modalidades de ciclismo, duatlon y triatlón. Desde 1985 ha ayudado a cientos de deportistas de fondo para   que   lograsen   sus   metas   deportivas.

Es la misma vieja y cansina excusa que ya hemos escuchado tantas veces, “Seria más rápido si no fuese por mis no-atléticos padres” o, “Entreno tan fuerte como cualquiera, pero nunca seré tan rápido como tal y cual…simplemente malos genes supongo”. Bien, veamos que han encontrado los científicos deportivos al investigar este tema tan complejo.

Las investigaciones de genética comparativa del rendimiento deportivo han puesto gemelos monicigóticos (idénticos) sedentarios, a los mismos regímenes de entrenamiento bajo condiciones controladas a lo largo de un periodo de tiempo determinado. Para acortar esta larga historia, los investigadores encontraron que los gemelos idénticos responden al entrenamiento aeróbico prácticamente con el mismo progreso. Pero quizás lo más importante, la mejora de forma física evaluada con valores del VO2max (ver ejemplares 1,2 y 3 de Alto Rendimiento), variaron significativamente. La investigación mostró que los niveles de fitness en gemelos idénticos pueden aumentar tanto como un 97% o tan poco como un 16%. Esta enorme desproporción ocurrió utilizando exactamente la misma carga de resistencia durante los entrenamientos realizados por cada par de gemelos (Dr. Bouchard, Universite Laval, 1980). Me imagino que esta amplia variación se debe a las diferencias del nivel relativo de fitness entre los participantes del estudio.

“Los gemelos homocigotos (idénticos) son el mejor grupo de individuos para estudiar la influencia genética en los deportistas”

Estudios fisiológicos similares han demostrado que el emparejamiento conyugal y parejas entre hermanos (no gemelos) tienen cercanamente las mismas respuestas al entrenamiento aeróbico. Interesantemente, las parejas estudiadas han tenido remarcablemente las mismas mejoras cuando han sido expuestas al los mismos regímenes de entrenamiento a pesar de su significantes diferencias de su maquillaje genético. A partir de este punto de vista, deberíamos concluir, en que algún tipo de nivel de vida en común les llevó a ese desarrollo aeróbico similar, pero no similar ADN. Estas correlaciones de estilo de vida pueden ser sólo atribuidas a factores como la nutrición, el entrenamiento, los hábitos, y quizá la actitud.

Otro interesante factor hereditario es que los atributos de nuestras mitocondrias vienen exclusivamente de la madre. Recordaremos, que la mitocondria es una zona dentro de nuestras células donde toda la síntesis del ATP (adenosina -trifosfato) tiene lugar.

La eficiencia del individuo para la producción de ATP es crítica, ya que el ATP determina cuanto tiempo (y con que rapidez) podemos mantener nuestros esfuerzos de fondo /resistencia. En esfuerzos generados en la fase de energía fosfo-creatina (aquellos que duran 20 segundos o menos),o en la fase de sustratos de fosforilización de sustratos (esfuerzos anaeróbicos que duran hasta 2.5 minutos sin oxígeno) , la eficiencia de nuestro metabolismo de fondo no tiene diferencia… aquí me refiero a los velocistas natos, espero que todos “escojáis” a vuestras mamas basándose en su fondo (aguante)!

adn

“La compleja cadena del ADN pronto desenmas- carará los secretos heredados que afectan nuestro rendimiento”

Las estimaciones nos dicen que más o menos el 30% de nuestro potencial de velocidad de fondo atlético viene de nuestros rasgos genéticos heredados, por lo que deja a nuestra acciones del día-a día un 70% de posibilidades. Por ejemplo: Si pasamos muchos años de nuestra vida consumiendo borbotones de grasa saturada a la hora de la comida, nuestros vasos sanguíneos probablemente se irán bloqueando hasta cierto grado (Bloqueando así el flujo sanguíneo). Los efectos de este estilo de vida serán desafortunadamente, si durante este mismo periodo estamos sedentarios sin el beneficio de un nivel de entrenamiento aeróbico elevado y los beneficios niveles de HDL (lipoproteínas de alta densidad) que supuestamente le seguía. Este tipo de nivel de vida puede dejarnos fisiológicamente viejos aunque cronológicamente no lo seamos.

En conclusión, Podemos culpar o alagar a nuestros padres con relación a nuestra capacidad atlética, pero el “centro” de nuestra velocidad y nuestro fondo está determinado por la diligencia de nuestro régimen de entrenamiento, nuestras elecciones de estilo de vida a largo plazo y por supuesto nuestra motivación. Así que las pruebas claramente sugieren que deberíamos buscar nuevas excusas – y tal vez encontrar una concubina que sea mucho más rápida que nosotros.

Articulo cedido por gentileza de Joe Friel’s (www.tri.ecoach.com)

Responder

Otras colaboraciones