800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

6 may 2010

Danza oriental clásica: historia, fundamentos y beneficios.

/
Enviado por
/
Comentarios0
La danza Oriental es una de las danzas más antiguas del mundo. Durante su evolución ha pasado por diferentes épocas. En la actualidad se encuentra en un momento de esplendor y auge ya que no solo es considerada como una danza, sino como una nueva tendencia…

 
Autor(es): Cintia Martínez Costas
Entidades(es): Estudiante de la Universidad de Vigo. Gimnasio “El Castro”..
Congreso: III Congreso Internacional de Ciencias del Deporte y Educación Física
Pontevedra- 6-8 de Mayo de 2010
ISBN: 978-84-613-8448-8
Palabras claves: Danza Oriental, Origen, Beneficios, Movimientos, Vestuario.

Resumen

La danza Oriental es una de las danzas más antiguas del mundo. Durante su evolución ha pasado por diferentes épocas. En la actualidad se encuentra en un momento de esplendor y auge ya que no solo es considerada como una danza, sino como una nueva tendencia deportiva que aporta una serie de beneficios tanto a nivel físico como psíquico que la convierten en una forma perfecta de conectar el cuerpo y la mente. Existen diversos estilos de danza oriental; Cada uno presenta diferentes movimientos a la hora de bailar y diversidad en la vestimenta que utilizan. A través de este trabajo haremos una breve exposición de los movimientos más relevantes en la danza oriental clásica, así como su vestuario, su historia y evolución y los beneficios que se pueden obtener al practicarla.

1. INTRODUCCIÓN.

Los orígenes de la danza oriental son inciertos pero si tenemos constancia de que es una de las más antiguas del mundo y que combina tanto elementos de países de Oriente Próximo como del norte de África. Cuando los europeos comenzaron a viajar con más frecuencia por estos países quedaron fascinados con esta danza, conocida en el resto del mundo, como danza del vientre. El termino proviene del francés “danza du ventre” quienes posiblemente fueron los primeros en descubrir la danza oriental y le pusieron este nombre maravillados por los continuos movimientos ondulatorios y vibratorios que se realizaban con la cadera. En los pueblos de la antigüedad, como Turquía, Grecia, Roma… se realizaban danzas en las que se exaltaban los movimientos realizados con el vientre como parte de antiguos rituales de fertilidad y ceremonias en honor a las diosas. Todas ellas consistían en la rotación de las caderas y de la zona abdominal y solían ir acompañadas de cantos y percusión. Este tipo de danzas se realizaban para honrar a la madre tierra y era una forma de celebrar y adorar a las diosas invocando así la fertilidad sexual, sentando probablemente las bases de lo que hoy conocemos como la danza oriental.

2. FUNDAMENTACIÓN Y OBJETIVOS.

Durante los últimos años, en los países árabes, la danza oriental adquiere una mayor presencia en su cultura, poniéndose de manifiesto en todas las celebraciones a través de espectáculos. Tradicionalmente solía ser una danza improvisada por una sola bailarina pero actualmente existen compañías que realizan grandes espectáculos coreografiados. En la actualidad, se encuentra en su mayor época de auge ya que no solo es considerada como una danza sino una forma de mantener un buen estado físico. Cada día la sociedad se preocupa más por realizar actividad física y cuidar su salud y con este tipo de prácticas no solo conseguimos beneficios a nivel físico sino también psíquico.           Hoy en día está extendida por todo el mundo e integrada en todo tipo de culturas. Ya no se sitúa solamente en los países orientales sino que es conocida mundialmente. Tanto ha evolucionado que a día de hoy podemos encontrar varios estilos dentro de lo popularmente conocido como danza oriental. Algunos ejemplos son el estilo Clásico (el más similar a la danza antigua), el estilo Folclórico, el estilo Tribal (llamativo por los movimientos exagerados y marcados con las caderas y la particularidad de su vestuario) y el estilo Turco (caracterizado por realizar movimientos de anteversión y retroversión con la pelvis). Todos los movimientos de danza oriental se distinguen por su fluidez y continuidad a la hora de realizarlos y por una gran capacidad de disociación y coordinación entre las diferentes partes del cuerpo. A la hora de bailar o realizar los movimientos debemos tener en cuenta, en todo momento, una serie de principios:

  1. Principio de disociación: es el principio más importante en la danza oriental, mientras estamos trabajando con unos músculos los otros deben permanecer en reposo. Sin duda, es uno de los más difíciles de ejecutar pero nos va permitir trabajar intensamente una serie de músculos específicos y además es una forma de centrar la atención en la parte del cuerpo donde se encuentra el movimiento.
  2. Principio del control tónico muscular: el control tónico de nuestros músculos es fundamental a la hora de determinar el tipo de movimiento que vayamos a realizar en función de si son movimientos suaves o marcados.
  3. Principio de la alienación corporal: para que los movimientos sean fluidos deben de partir de una correcta posición corporal que nos ayudara a mantener el equilibrio. Mantener una correcta distribución del peso corporal nos ayudará a mejorar la coordinación y tener un mayor control sobre el ritmo de los movimientos.
  4. Principio de la expresión: la danza oriental al igual que todas las danzas tiene un componente expresivo que no debemos olvidar. Todos nuestros movimientos tienen un significado y es necesario saber transmitirlo. Debemos saber cuándo utilizar un tipo de movimiento u otro ya que cada uno expresara un sentimiento distinto. La expresión facial también es muy importante y debe de ir acorde con la expresividad corporal.

Los movimientos principales nacen de las caderas y del vientre y suelen estar acompañados por movimientos suaves de brazos. También se realizan movimientos de pecho y hombros de manera disociada. Existen dos tipos de movimientos: los lunares y los solares. Los lunares son de carácter ondulatorio y se caracterizan porque el movimiento nunca se para. Es muy importante realizarlos de manera fluida y suave. Dentro de esta clasificación encontramos diversos movimientos como son los círculos de caderas y de pecho, los ochos naturales, los ochos mayas, las ondas de brazos, el balanceo con la cadera, el camello y contracamello, la vuelta africana… Los solares son los movimientos golpeados o los movimientos vibratorios y destacan por ser mucho más marcados que los anteriores. Algunos ejemplos son: el corte vertical, hagala, los drops, golpes laterales, basculación de la pelvis (retroversión-anteversión), golpes de pecho, shimmy, shimmy ¾… La mayor parte de los movimientos vibratorios parten de uno golpeado al que se le ha añadido gran velocidad en su ejecución. Por ejemplo, el shimmy es un corte vertical realizado de manera muy rápida y continua. El vestuario de una bailarina de danza oriental tiene como propósito acentuar los movimientos que ésta realiza. La vestimenta consiste principalmente en un top o sujetador adornado con abalorios o monedas en función del estilo de danza, un cinturón llamado fajín ajustado a la cadera también decorado con abalorios o monedas y unos bombachos (pantalones) o faldas que pueden ser lisas, a capas, con bordados… además los brazos suelen ir decorados con guantes sin dedos y/o brazaletes hechos del mismo tejido que el vestuario. A lo largo de los años, se han ido incluyendo algunos elementos tradicionales para “adornar” este tipo de baile, como velos, crótalos, bastones… Muchos son los beneficios que se atribuyen a esta danza. A través de ella podemos conseguir una íntima conexión y un perfecto equilibrio entre el cuerpo y la mente. A nivel físico:

  1. Trabaja la coordinación y disociación del cuerpo lo que permite concentrar la atención en grupos musculares independientes evitando tensiones en el resto de grupos musculares.
  2. Tonifica toda la musculatura mejorando así la alienación postural gracias a la posición básica de esta danza que previene dolores en la zona sacra y lumbar.
  3. Proporciona una mayor conciencia de los músculos que participan en el parto.
  4. Mantiene y mejora la flexibilidad y el fortalecimiento óseo.
  5. Mejora la circulación y el retorno venoso.
  6. Mantiene el tono pélvico y evita muchos problemas post-parto o relacionados con disfunciones o la edad (problemas sexuales, incontinencia…)
  7. Debido a los movimientos centrados en la zona abdominal alivia los dolores de la menstruación y potencia el funcionamiento del tránsito intestinal.

A nivel psicológico:

  1. Combina la relajación y la meditación con la música contribuyendo a la mejora del equilibrio psicológico y al bienestar general.
  2. Mejora la autoestima y la confianza en uno mismo gracias al esfuerzo y a la superación en los ejercicios técnicos.
  3. Mejora las relaciones sociales y ayuda a la desinhibición.

Por tanto, este trabajo pretende divulgar la danza oriental y para tal fin nos planteamos los siguientes objetivos:

  1. Dar a conocer la danza oriental y su historia.
  2. Exponer los beneficios que se pueden obtener al practicar la danza oriental de manera sistematizada.
  3. Mostrar los diferentes tipos de movimientos existentes en la danza oriental clásica.
  4. Conocer la vestimenta y los accesorios de una bailarina profesional de danza oriental clásica.
  5. Ofrecer la danza oriental como una nueva tendencia deportiva.

3. CONCLUSIONES

La danza oriental, a pesar de ser una de las danzas más antiguas del mundo sigue teniendo una gran importancia hoy en día. Como es lógico los objetivos y los principios por los cuales en la antigüedad se bailaba este tipo de danza han cambiado mucho en relación a los actuales. Hemos pasado de danzas rituales de fertilidad a la danza oriental como una actividad física que puede ser muy saludable si se practica de manera correcta y regular. Los tipos de movimientos también han evolucionado buscando una expresividad y una creatividad mucho mayor. La vestimenta ha seguido el camino de los movimientos buscando en todo momento el espectáculo y la originalidad. Cada vez se investiga más en los beneficios de la danza oriental, tanto a nivel físico mejorando la salud de los practicantes o bailarines como en las relaciones sociales que se establecen al practicarla. Además la danza oriental permite trabajar con una gran variedad de población (discapacitados, embarazadas…) y observar las mejoras obtenidas gracias a la realización de esta danza.

Bibliografía

  • Dolphina (2005). “La danza del vientre”. Madrid: H. Blume.
  • Gonzalez Salvado, Violeta y Barcala Furelos, Roberto J. (2004). “Danza del vientre: el renacer de un mito”. Revista Digital efdeportes. Buenos Aires – Año 10 – Nº78 – Noviembre 2004.

DIRECTORIO WEB

  • Alarde Danza Oriental. Weil, A. “Breve historia de la danza oriental” [web en línea]. Disponible desde internet en: www.alarde.com [con acceso el 25/03/2010].
  • Nigma, “Danza oriental y la salud” [web en línea]. Disponible desde internet en: www.el-oasis.org/DanzaOriental.htm [con acceso el 25/03/2010].

Responder

Otras colaboraciones