800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

19 may 2015

DANZAR MI VIDA

/
Enviado por
/
Comentarios0


ISBN: 978-84-940517-6-0
Editorial: EDICIONES CUMBRES
Sinopsis: Marta García nos ofrece en DANZAR MI VIDA las memorias de su brillante carrera artística. Toda una vida dedicada a la Danza como Primera Bailarina del Ballet Nacional de Cuba, Directora Artística del Ballet Estable del Teatro Colón de Buenos Aires y Directora artística, pedagoga y adaptadora de repertorio del Gran Ballet de Cámara del Instituto Alicia Alonso de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Numerosas anécdotas y reflexiones sobre el ballet clásico sorprenderán al lector por su tono autobiográfico que se sitúa entre lo biográfico y lo reflexivo, entre lo íntimo y lo público. Marta García nos habla de su relación con grandes coreógrafos como Antonio Gades, su técnica y disciplina en la creación de grandes clásicos como Giselle”, “El lago de los Cisnes”, “Coppélia”, “Bodas de sangre”o “Tarde en la siesta”, el misterio y la magia que acompañan la representación. Un libro dedicado a los amantes del ballet, a estudiantes de danza y a todos aquellos que quieran adentrarse en el fascinante lenguaje de la danza desde la mirada profunda y cercana de una de sus grandes protagonistas.
Prólogo de Roger Salas.

Sobre Marta García se ha dicho:

Una magnífica actriz de ballet, una “mezzo soprano” en Marta García quien es expresiva de pies a cabeza.
Arnold Haskell. Bohemia.
La Habana, 1967.

Marta García fue glamurosa en el rol doble, sus pronunciadas expresiones faciales sugirieron la congelada angustia del cisne blanco, y la simplicidad de sus brazos y los gestos de la cabeza evocaron el estatismo de un sueño. Ella es una prodigiosa estatista en giros y técnicamente segura (…).
Como Odile, la tentadora, García dejó a todos en suspenso.
Jennifer Dunning.
The New York Times, Nueva York, 1979.

(…) En este mismo programa, el público reservó un triunfo al maravilloso Tarde en la Siesta, de Alberto Méndez y más particularmente a Marta García (…)
René Sirvin.
Le Figaro, París, 1984.

Marta García en Bodas de Sangre estaba llena de fuego como lo demostró en cada paso, en cada pose de sus brazos y en cada ritmo (…) Marta García al crear su propia poesía visual, me hizo gritar “¡Olé!”.
Fernau Hall.
Cuba en el Ballet, La Habana, 1986. ”

Entrenador personal I

Otras colaboraciones