800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

19 may 2015

EL DIÁLOGO DEL SILENCIO

/
Enviado por
/
Comentarios0


ISBN:
Editorial: CINTURÓN NEGRO
Sinopsis: Itsuo Tsuda nació en 1914. A la edad de dieciséis años se rebeló contra la voluntad paterna que le designaba como heredero de su fortuna (derecho de primogénito); dejó a su familia y empezó a vagabundear en busca de la libertad de pensamiento. En 1934, después de reconciliarse con su padre, fue a Francia y cursó estudios con Marcel Granet y Marcel Mauss hasta 1940, año de su vuelta a Japón. A partir de 1950 se interesó por los aspectos culturales del Japón, estudió la recitación del Nô con el Maestro Hosada, Seitai con el Maestro Noguchi y Aikido con el Maestro Ueshiba. Itsuo Tsuda volvió a Europa en 1970 para difundir el Katsugen-Undo (Movimiento Regenerador) y sus ideas sobre el Ki. En 1973 apareció su primera obra, El no hacer, con subtítulo Escuela de la Respiración. Con sus obras La vía del desprendimiento, La ciencia de lo particular y Uno continuó su búsqueda filosófica sobre la respiración. El diálogo del silencio se adentra con discreción en el campo de las sensaciones, en la riqueza que nos aporta una vida despierta, en las percepciones que acompañan al cuerpo en su marcha por la vida y en la insuficiente atención que ponemos en los fenómenos que en nosotros mismos se suceden. Escribe Tsuda: “Responder a nuestras pulsiones interiores es la única vía que tenemos reservada para poder vivir de una forma natural. Si ejecutamos un movimiento por pura obligación, sin sentir nada interiormente, el movimiento deja de ser natural, perturba la armonía energética y causa deformaciones en el cuerpo.” El sistema involuntario o extrapiramidal dispone de los mecanismos de reajuste, pero tendemos a encargar la tarea a nuestro plano consciente y a nuestra voluntad, impidiendo así que nuestro cuerpo actúe. En relación con el Aikido, describe con acertada precisión la diferencia existente entre Kon no budo y Haku no budo, budo espiritual y budo corporal, respectivamente. Según escribe Tsuda: “Lo que el Maestro Ueshiba deseaba era el desarrollo del alma Kon a través de nuestro cuerpo.” Respecto al Ki, dice: “es el motor de todas las manifestaciones instintivas e intuitivas de los seres vivos.”

Prevención de lesiones

Otras colaboraciones