800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

13 jun 2012

El lenguaje de los árbitros en la señalización de las violaciones en las competiciones de baloncesto

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Etiquetas, ,
La representación gestual como medio de comunicación es uno de los procesos innatos que todos los seres humanos van modificando a lo largo de su vida y es el objeto de estudio por la expresión corporal
Autor(es): Fernando Alacid Cárceles, Pedro Ángel López-Miñarro, Manuel Isorna Folgar, David Victoria García
Entidades(es):Universidad de Murcia, Universidad de Vigo, Club Natación Marina-Cartagena Áncora.
Congreso: V congreso nacional de ciencias del deporte y educación física
Pontevedra 2009
ISBN:9788461316601
Palabras claves: Árbitros, Baloncesto, Expresión Corporal, Señalización, Violaciones

Resumen lenguaje de los árbitros en la señalización

La representación gestual como medio de comunicación es uno de los procesos innatos que todos los seres humanos van modificando a lo largo de su vida y es el objeto de estudio por la expresión corporal. En el deporte, la gesticulación es un factor que está presente en cualquier acto motor. El arbitraje no es una excepción. La forma de comunicación de los árbitros entre ellos, con los jugadores, entrenadores y público se realiza mediante gestos que representan la señalización de las infracciones. En este estudio se analiza esta señalización para un deporte concreto, el baloncesto y para una de las dos señalizaciones que realizan sus árbitros, las violaciones y determinando la relación entre la señalización arbitral del baloncesto y la expresión corporal.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº10.

¡Consíguelo aquí!

1. Introducción

Lo que entendemos por Expresión Corporal sigue sin poseer un origen concreto como nos indican diversos autores: Motos, Moreno, Colin y Lemaitre, Reich y Marcuse, Goldstein y Lewin,.. (Miranda, 1994:12- 16), lo que ha motivado que cada autor diera su propia opinión y con referencia a intereses y necesidades variados, así como a su práctica y experiencia personal. Otra cuestión que todos los antropólogos y estudiosos de esta materia coinciden en que “el hombre, a través de los siglos, ha utilizado la danza como liberación de sus tensiones emocionales” (Ibid: 13). Sin embargo, es “tan ambiguo en su aparición y desarrollo, como su encuadre actual, dado que en diferentes sectores del conocimiento se confunden sus objetivos; se relaciona con la danza, con la psicología, con la psicomotricidad, con las nuevas corrientes de expresión, etc.” (Ibid: 12). La discusión entre todos los autores y las corrientes existentes del siglo XX, se centran en como considerar al hombre; esta cuestión se refleja perfectamente en algunas de las definiciones existentes: “El conjunto de las técnicas que utilizan al cuerpo humano como elemento-lenguaje y permiten, así, al margen de toda preocupación estética o utilitaria voluntaria, la revelación de un contenido interno” (Bara, 1975: 18) “Conjunto de técnicas que utilizan el cuerpo humano como elemento de lenguaje y que permiten la revelación de un contenido de naturaleza psíquica” (Motos, 1983: 51) “Es el arte en movimiento” (Ibid: 51) “Define un quehacer que es patrimonio de todo ser humano” (Stokoe, 1987: 19) En la actualidad la expresión corporal se utiliza y hace referencia a un sinfín de actividades físicas e incluso deportivas, que están presentes en cualquier aspecto de nuestra vida cotidiana, ya que es considerado un “cajón de sastre”, pero de enorme auge y repercusión en la sociedad moderna, a cualquier nivel social y económico. A nivel deportivo, la gestualidad y la expresividad está presente en todos los ámbitos deportivos y, el arbitraje no es una excepción. En el ámbito que nos centramos nosotros, el arbitraje del baloncesto, la expresión y gestualidad de los árbitros es determinante para el desarrollo del juego y de la propia actividad arbitral. Esta importancia fue reflejada en 1948 en el III Congreso Mundial de la Federación Internacional de Baloncesto Amateur (F.I.B.A.), celebrado en Londres, donde se contemplan las primeras 18 señales visuales para facilitar las señalizaciones realizadas por los árbitros a los jugadores, a los entrenadores y al público asistente. Gráfico 1. Primeras señales arbitrales de 1948. (VVAA, 1991) Gráfico 1. El lenguaje de los árbitros en la señalización de las violaciones en las competiciones de baloncesto

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 10

En la actualidad y con el paso de los años se han aumentado estas señalizaciones existiendo un anexo propio en el reglamento del baloncesto (FIBA, 2008: 48) Cualquier estamento implicado en deporte señala la importancia de los árbitros y el buen hace de ellos. Así (Guillén, 2003: 152) indica “en el Manifiesto sobre el Fair Play establecido por la C.I.E.P.S. en colaboración con el C.O.I. y la U.N.E.S.C.O. se ocupa un apartado importante a la necesidad de que el árbitro sea partícipe en la consecución del juego limpio”. En resumen, desde la invención y el desarrollo del baloncesto, se ha creado la necesidad de una persona que controle y supervise el cumplimiento de la normativa existente, es decir, un árbitro, pero también es el sector más olvidado de todos los deportes, al cual no se le dedica ni la atención ni el tiempo necesario para su evolución y mejora acorde a las evoluciones con el propio deporte. Por este motivo los Colegios de Árbitros Nacionales y Autonómicos en nuestro país, se han encargado de la formación de los árbitros, aunque (Guillén, 2003: 22) “el arbitraje y el juicio deportivo ofrecen un gran paralelismo con la educación”, paralelismo observado en todos los currículos educativos actuales (VVAA: 1996 y 1998) Así, el respeto hacia las normas y reglas, está contemplado en el tratamiento de los contenidos relacionados con habilidades, juegos y deportes en el currículo de educación física para eso, en sus bloques de contenido y en sus niveles concreción, ya sean conceptuales, procedimentales o actitudinales (VVAA: 1998)

2. Justificación y objetivos

2.1. Justificación

No tenemos más que observar que cualquier juego ya sea entre niños o adultos posee unas normas para el desarrollo del mismo y que serán controladas por los propios jugadores o por otra persona ajena al juego. En nuestro caso concreto, desde la invención del baloncesto en el año 1891 por el Dr. James Naismith, también se definieron 5 principios básicos que determinaron 13 reglas de juego, siendo la premisa de todas la deportividad, el fair-play de los jugadores y la necesaria colaboración entre todos los jugadores de un equipo para conseguir el fin último, lograr más canastas que el adversario. El espíritu de la normativa original todavía sigue vigente en la actualidad, aunque las mismas se han ampliado y desarrollado para multitud de casos que se pueden dar a lo largo del transcurso del juego, reflejados todos en el reglamento deportivo, que tras su última revisión en el año 2008, quedó compuesto de 8 reglas, 50 artículos y 5 anexos, que serán supervisadas por 1, 2 ó 3 árbitros en función de la categoría de la competición. En la actualidad el baloncesto se caracteriza por la plasticidad y vistosidad de sus acciones, debido a la existencia de reglas que limitan la posesión temporal por ataque, limitación temporal para la permanencia del balón en determinadas zonas, la permanencia de jugadores en determinadas zonas, distinta puntuación según la zona de lanzamiento,... que han revolucionado el juego, ya que le han dotado de mayor velocidad a cualquier aspecto de juego. Con este aumento de velocidad, la comunicación entre los jugadores, árbitros,... es fundamental para el correcto desarrollo del juego, lo que necesita que “la comunicación motriz sea una transmisión de información y además ella misma es portadora de esa información” (Vázquez, 1997: 149), haciendo posible que mediante la comunicación existencia interacción (Ibid: 150): “en el momento que el comportamiento motor de un individuo influye de una forma u otra en un compañero o adversario”. Este comportamiento no es ajeno al arbitraje y, en nuestro caso concreto, en el baloncesto, la gesticulación arbitral tiene un fin concreto, comunicar mediante gestos acciones o situaciones que se producen. Por este motivo, hemos procedido a realizar un estudio que demuestra la unión de ambos aspectos de la actividad física.

Responder

Otras colaboraciones