800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

23 sep 2011

Estudio para desarrollar un sistema de protección de la mano en pelota valenciana basado en la opinión de los jugadores

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Este artículo se corresponde con la fase inicial de un proyecto que tiene como objetivo desarrollar un sistema de protección para la mano para jugar a pelota valenciana. Actualmente, los jugadores no tienen un equipamiento específico de garantía para protegerse las manos, existiendo un elevado índice de lesividad, así como una ausencia general de conocimiento científico para desarrollar materiales específicos.
Autor(es): Montaner Sesmero, Carlos; Montaner Sesmero, Ana María
ISBN: 978-84-614-9945-8
Congreso: VII Congreso Nacional De Ciencias Del Deporte y la Educación Física
Pontevedra: 5 - 7 de Mayo del 2011

 

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER

Este artículo se corresponde con la fase inicial de un proyecto que tiene como objetivo desarrollar un sistema de protección para la mano para jugar a pelota valenciana. Actualmente, los jugadores no tienen un equipamiento específico de garantía para protegerse las manos, existiendo un elevado índice de lesividad, así como una ausencia general de conocimiento científico para desarrollar materiales específicos. En este contexto, se presenta un estudio de encuesta sobre 100 jugadores de pelota valenciana, 51 de ellos profesionales, acerca de las protecciones tradicionales que utilizan. El objetivo de este trabajo es definir las especificaciones de diseño de un futuro guante de protección. Algunos de los resultados muestran como el 64% de los jugadores consideran que sus protecciones empeoran el rendimiento y como el 84% emplean una hora o más en confeccionarse la protección. Se ha comprobado la necesidad de resolver los inconvenientes que conllevan las actuales protecciones atendiendo a las especificaciones de diseño aportadas por los jugadores.

Palabras clave (3-5 palabras):

Protección, rendimiento, confort, lesiones y guante.

INTRODUCCIÓN

El presente artículo se corresponde con la fase inicial de un proyecto dirigido por la sección de Deporte del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), que tiene como objetivo final producir un guante de protección para jugar a pelota valenciana.

La pelota valenciana es un deporte tradicional arraigado en la Comunidad Valenciana desde tiempos de Jaime I (s. XIII), que ha conseguido perdurar a través del tiempo como parte cultural de los valencianos. Este deporte autóctono tiene diversas modalidades: escala i corda; raspall; galotxa; llargues y frontó valencià, las cuales se caracterizan por golpear la pelota con la mano. Las dos primeras variantes son las que cuentan con un mayor número de practicantes (FPV, 2009).

Tanto en la modalidad de escala i corda como en la de raspall los jugadores pueden ocupar diferentes posiciones de juego: rest, mitger o punter. El rest es el jugador que ocupa la posición más retrasada en la pista de juego; el punter es el que se encuentra más adelantado, mientras que el mitger se sitúa en una posición intermedia entre ambos jugadores en el juego de tres contra tres.

Durante el juego, se golpea una pelota que oscila entre 40 y 50 gramos de peso, de tres centímetros de diámetro. Como consecuencia de golpear una pelota tan dura y pesada, los jugadores sufren fuertes impactos en sus manos durante las diferentes acciones de golpeo que conlleva el juego. Para amortiguar estos impactos, los pilotaris se protegen ambas manos de forma artesanal con distintos tipos de materiales antes de cada partida o de cada entrenamiento (figura 1). Suelen utilizar chapas, cartas, dedales, esparadrapo, Tesamoll® (material similar a la EVA), etc.

Figura 1. Estudio para desarrollar un sistema de protección de la mano en pelota valenciana basado en la opinión de los jugadores

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº15


Figura 1. Protecciones tradicionales empleadas por los jugadores.

A pesar de la creciente profesionalización del juego de pelota, sigue existiendo controversia y problemas con la protección de las manos de los jugadores. Esta problemática se puede agrupar en tres apartados:

 

  • En primer lugar, las lesiones y dolencias que los jugadores sufren en sus manos debido a los continuos y agresivos impactos que reciben. Esto dificulta la práctica continua y saludable de la pelota valenciana. Cabe destacar que los criterios de elección de los materiales de la protección se basan en la tradición y en la experiencia personal de los jugadores.

El estudio presentado por Montaner (2010) referente a las lesiones y molestias habituales de los jugadores de pelota valenciana, muestra como existe un elevado índice de lesividad (97%). Por zonas corporales, resalta que el mayor porcentaje de lesiones se producen en la mano (66%), siendo estas lesiones las que provocan que un mayor porcentaje de jugadores (97%) esté en periodo de convalecencia (sin jugar como mínimo una semana). Según la posición de juego, los mitgers se lesionan más frecuentemente en la mano (73.53%) que los restos (65.11%).
Por su parte, Conca, García, Gimeno, Llopis, Naya y Pérez (2002) y Martínez y Alcántara (2004) citan como lesión más importante y frecuente de la pelota valenciana, la denominada “pilota assentada”. Esta lesión consiste en un callo doloroso en un punto concreto de la mano como consecuencia de un mal golpeo o del exceso de golpeos sobre un punto determinado.
Por otro lado, en deportes de similares características, como es el caso de la pelota vasca, con acciones y golpeos similares al juego practicado en la Comunidad Valenciana, Gámez (2008) también destaca una alta incidencia (90%) de dolencias o problemas físicos derivados del juego de pelota. Las más frecuentes son: (a) el síndrome de Raynaud, (b) los edemas, (c) los hematomas y (d) la desviación del dedo meñique hacia el eje central de la mano (Laporte, 1996; Baudet y Laporte, 1994; Letamendia, 1995; Letamendia, 1993).

  • En segundo lugar, el excesivo tiempo que parece que los jugadores destinan a colocarse las protecciones. Disminuir el tiempo destinado a configurarse la protección permitiría aprovechar mejor la duración de los entrenamientos y de las partidas.
  • En tercer lugar, la inexistencia en el mercado de productos específicos de protección para la mano que se adapten a las necesidades de los jugadores así como la inexistencia de criterios científicos que permitan su desarrollo. En otros deportes si que existe este conocimiento que permite la generación de nuevos productos, como ocurre con el calzado deportivo en atletismo (Divert, Baur, Mornieux, Mayer y Belli, 2005); fútbol americano (Heidt, Dormer, Crawley, Scranton, Losse y Howard, 1996), tenis (Nigg, Luthi y Balhsen, 1989; Schlaepfer, Unold y Nigg, 1983) o baloncesto (Zhang, Clowers, Kohstall y Yu, 2005) por ejemplo. En este sentido, es importante poder contar con la opinión de los usuarios acerca de las preferencias, inconvenientes y características que debe reunir un nuevo producto (Gámez et al., 2006; Alemany, Montaner, Gámez y Redín, 2006; Pérez, Llana y Alcántara, 2006; Llana, Brizuela, Dura y García, 2002), además de analizarse otro tipo de variables objetivas.

Con el fin de solventar la problemática anteriormente indicada y la poca investigación llevada a cabo al respecto, se plantea el presente estudio, cuyos objetivos son:
1. Conocer los problemas que actualmente identifican los jugadores de pelota valenciana en relación al uso de sus protecciones.
2. Conocer las preferencias de los jugadores entorno a las características que deben reunir los materiales de protección.
3. Conocer aspectos concretos relacionados con el confort y el rendimiento que ofrecen sus protecciones.

MATERIAL Y MÉTODOS

La muestra de estudio, estuvo compuesta por 100 jugadores repartidos por las comarcas de la Comunidad Valenciana. Los sujetos fueron seleccionados en función de un nivel competitivo elevado y de una experiencia mínima de 3 años de práctica en la pelota valenciana. Ésta, quedó formada por un amplio grupo de jugadores profesionales (51), lo que supone que se ha encuestado entorno al 85% del total de la población experta, ya que en la Comunidad Valenciana el censo no es superior a 60 jugadores (FPV, 2009). Los restantes 49 jugadores eran aficionados. La tabla 1 muestra los datos relacionados con las características personales de los pilotaris y la experiencia y práctica que tienen en el juego.

Finalmente, destacar que una gran mayoría de los sujetos que participaron en las encuestas practicaban habitualmente las modalidades de escala i corda (64%) o de raspall(34%). Además, la muestra de jugadores estuvo compuesta por un 45% de jugadores en posición de rest y un 44% de jugadores en posición de mitger.

Tabla 1. Características personales y de experiencia en el juego de la muestra de jugadores de pelota valenciana.

Tabla 1. Estudio para desarrollar un sistema de protección de la mano en pelota valenciana basado en la opinión de los jugadores

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº15

Para obtener la información se diseñó un modelo de encuesta. En su confección colaboró la Sección de Diseño y Orientación al Usuario del IBV, dedicada al asesoramiento, diseño y validación de este tipo de instrumentos pertenecientes al área de las Ciencias Sociales. La información y el feedback extraídos en otros estudios de similares características en pelota vasca (Gámez, 2008) fue muy útil en la elaboración del cuestionario inicial, el cual además se perfeccionó con la realización de una serie de entrevistas personales con jugadores. Finalmente, el cuestionario se validó poniéndolo en práctica de forma presencial con un jugador profesional de pelota valenciana cuya experiencia profesional era de más de tres años. Se registró con un cronómetro el tiempo necesario para completar el cuestionario y se comprobó la idoneidad de las preguntas del mismo. Para ello, al finalizar la encuesta, se solicitó al encuestado su opinión acerca de cada una de las preguntas del cuestionario.

El cuestionario final contenía preguntas de carácter cerrado (dicotómicas), abiertas, preguntas con más de una alternativa de respuesta y de valoración en una escala. Para estas últimas se establecieron escalas de tipo Likert de 5 puntos. El cuestionario estuvo formado por 60 ítems estructurados en las siguientes categorías:

  • 5 ítems sobre aspectos personales.
  • 10 ítems sobre dedicación a la actividad.
  • 45 ítems sobre datos técnicos referentes a las protecciones.

Los cuestionarios no se pasaron en masa, sino que fueron administrados de forma individual y a modo de entrevista, donde el investigador leía las preguntas y aclaraba posibles dudas.

El cuestionario se dividía en tres apartados diferenciados: un apartado con preguntas relacionadas con el rendimiento, otras relacionadas con el confort y otras con la funcionalidad que ofrecía la protección artesanal (peso, ajuste, elasticidad, amortiguación y distribución de presiones, cantidad de sudor generada, tiempo empleado en confeccionar la protección y satisfacción alcanzada en la tarea). También se obtuvo información relacionada con la disposición de los jugadores a utilizar un futuro guante de protección. 

Una vez recogida toda la información, se procedió al tratamiento estadístico y análisis de los datos. Para ello, se codificaron las variables en el programa EXCEL XP y se utilizó el programa SPSS 14.0 para el posterior análisis estadístico. Antes de iniciar el tratamiento, se eliminaron los datos atípicos. Posteriormente, se procedió al análisis, que consistió en un tratamiento mediante estadísticos descriptivos: frecuencias, modas, medias, máximos, mínimos, desviaciones típicas, porcentajes y porcentajes acumulados.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº15.

¡Consíguelo aquí!

RESULTADOS

Respecto al efecto sobre el rendimiento que tienen las actuales protecciones, es destacable como el 67% de los jugadores considera que sus protecciones empeoran el rendimiento (figura 2), opinando un 88% de la muestra que las protecciones poseen una influencia negativa sobre el control de la pelota. Al respecto, los jugadores (73%) consideran que el grosor y rigidez de la protección es la principal causa de este empeoramiento. Además, un 77% de los jugadores suelen utilizar el mismo tipo de protección en competición que en entrenamiento, mientras que el 23% hace algún tipo de modificación en la misma.

Figura 2. Estudio para desarrollar un sistema de protección de la mano en pelota valenciana basado en la opinión de los jugadores

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº15

 

Figura 2. Efecto que tienen las actuales protecciones sobre el rendimiento.

Relativo al confort que siente el pilotari con sus protecciones, el 36% opina que sus protecciones son incómodas mientras que un 44% de los jugadores encuestados considera que sus protecciones son cómodas o muy cómodas.

Por su parte, al 17% le parece que su protección es pesada o muy pesada y un  47%  preferiría que esta fuese más ligera. Por lo que respecta al ajuste que consiguen con sus protecciones este es considerado correcto (92%) y gusta a la mayoría de los jugadores (90%).

La elasticidad de la protección, entendida como poder mover la mano con la protección puesta, es considerada alta o muy alta para el 60% de los jugadores. Sin embargo, el 67% de la muestra contesta que le gustaría que la elasticidad de su protección fuese mayor.

En relación a la capacidad que tienen los materiales para amortiguar los impactos, un tercio de la muestra (33%) desearía que los materiales fuesen más amortiguadores. De forma similar, un 49% considera que los materiales que utilizan distribuyen mal o muy mal las presiones, mientras que el 56% piensa que la distribución debería ser mayor.

En cuanto a la cantidad de sudor que la protección origina en la mano, aproximadamente un tercio de la muestra considera que le suda mucho. Además, a un 84% le gustaría que la mano le sudase menos, especialmente en la palma (52%) o en el dorso (30%) ya que son las zonas de mayor sudoración. Así, el 73% de los jugadores utiliza algún tipo de crema antes de colocarse las protecciones para cerrarse los poros de la mano y disminuir la tasa de sudoración.

Los datos acerca de la confección de la protección revelan que es una tarea laboriosa que al 84% de los jugadores les cuesta una hora o más (figura 3). Además, al 60% de los  jugadores les resulta “engorroso” tener que prepararse las protecciones.

Figura 3. Estudio para desarrollar un sistema de protección de la mano en pelota valenciana basado en la opinión de los jugadores

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº15

Figura 3. Tiempo dedicado a confeccionarse la protección.

 

Por último, destacar que el 99% de los encuestados compraría un guante de protección para jugar a pilota valenciana si les garantizara un rendimiento similar o superior al que obtienen con las protecciones actuales. Según los encuestados (88%), sería importante que este guante protegiera del frío, ya que un 85% de los jugadores pasa frío con sus protecciones actuales.

DISCUSIÓN

La primera fase del proyecto del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) destinado a generar una protección tipo guante ha consistido en conocer las opiniones de los jugadores para establecer los requerimientos básicos o especificaciones de diseño que debe reunir el equipamiento de protección. Entre otras cosas, los jugadores (33%) reclaman una mayor amortiguación de impactos por parte de los materiales. Esta mayor amortiguación, probablemente disminuiría el elevado índice de lesiones y molestias que se producen en la mano (66%) (Montaner, 2010), como ocurre en otros deportes (Llana, 1998; Milburn y Barry, 1998; Barnes y Smith, 1994; Frederick, Clarke y  Hamill, 1984; Clarke, Frederick y Cooper, 1983; James, Bates y Ostering, 1978). Por otro lado, un exceso de amortiguación podría comprometer el adecuado rendimiento de los jugadores. De igual modo, la distribución de presiones es un aspecto importante a mejorar, pues la percepción de la mitad de los pilotaris (49%) es que los materiales que utilizan en la actualidad distribuyen mal o muy mal las presiones y, algo más de la mitad de los jugadores (56%) desearía que la distribución fuese mayor. Al igual que en otros deportes (Girard, Eicher, Fourchet, Micallef, y Millet, 2007; Wong, Chamari, Mao, Wisloff  y Hong (2007); Henning y Milani, 2000; Sanderson, Henning y Black, 2000), un mejor reparto de las presiones en el momento del golpeo podría prevenir algunas de las lesiones que se producen los jugadores durante el juego o mejorar su rendimiento. En este sentido, estudios futuros deberían comenzar midiendo el nivel de amortiguación y de distribución de presiones del material de protección, buscando aquel material más idóneo para resolver esta problemática.

Otro dato interesante ha sido comprobar como muchos de los jugadores (67%) consideran que con sus actuales protecciones empeoran de algún modo su rendimiento. Es destacable, el amplio porcentaje de jugadores (88%) que consideran que con sus actuales protecciones, no consiguen el control de la pelota que desearían. Esto indica la necesaria evolución de las protecciones para mejorar la calidad del juego. Según la mayoría de los jugadores (73%), el mayor problema para un adecuado control en el golpeo, se debe al grosor y/o rigidez de la protección, con lo que la futura protección debería ser más elástica y menos gruesa. También puede resultar positivo disminuir el peso de las protecciones, tal y como desea cerca de la mitad de encuestados, ya que favorecería una mayor movilidad de la mano y a su vez mejoraría la técnica de golpeo y en el confort que siente el jugador. A pesar de que no existen estudios sobre la disminución del rendimiento causado por el tipo de protección utilizado, se puede hacer un símil con el calzado deportivo, donde diferentes estudios (Wakeling, Pascual y Nigg, 2002; Stefanyshyn y Nigg, 2000; Llana, 1998) indican que, de un modelo de calzado a otro, pueden producirse diferencias de rendimiento de hasta un 9% y de ahí la importancia de crear una protección que satisfaga a la mayoría de los jugadores.

            Respecto al confort general que siente el jugador con sus protecciones, cabe destacar como el porcentaje de incomodidad atribuible a las protecciones por parte de los jugadores es muy elevado (36%) en comparación con otros deportes. Así, en el caso de las zapatillas de tenis, tan solo el 9% de los jugadores habituales considera que su calzado no es cómodo (Llana et al., 2002). Quizá esta incomodidad manifiesta se deba a la necesidad de una protección que no genere tanto sudor, como prefiere el 84% de los jugadores, o a la necesidad de que la protección permita una mayor movilidad de la mano y sea más elástica, como prefiere el 67% de los jugadores. Además, el porcentaje de disconfort asociado a la protección resulta más relevante si cabe, al tratarse de la valoración de un producto realizado personalmente, en cuyo caso las percepciones subjetivas tienden a sobreestimar de forma positiva la evaluación. En la misma línea y por lo que respecta al confort térmico, la mayoría de jugadores (85%) indica que padecen frío en las manos, especialmente en invierno. Esto les origina problemas de circulación que les puede afectar tanto al rendimiento como a la probabilidad de sufrir molestias y lesiones (Castellani, Young, Ducharme, Giesbrecht, Glickman y Sallis,  2006). Así, en pelota vasca, un porcentaje similar de jugadores (88,2%) asegura percibir una mayor sensación de dolor cuando hace frío (Gámez, 2008). Por ello, el futuro guante de protección que se proponga, deberá proteger del frío, tal y como desea el 88% de los jugadores de pelota valenciana. Es posible que no pueda realizarse una protección universal que proteja del frío sin que aumente la sudoración durante las estaciones más calurosas, de modo que pueden proponerse dos tipos de guante, un guante de invierno y otro para épocas estivales.  Además, el guante que se proponga, en un principio estaría destinado indiferentemente para competición como para entrenamiento, ya que tres de cada cuatro jugadores no lo modifica en función de este factor.

            Por otro lado, los jugadores que juegan en la posición de mitger tienen un mayor porcentaje de lesiones en la mano respecto a los jugadores en posición de rest (73.53% - 65.11%) (Montaner, 2010). Esto puede ser debido a que en la posición de mitger suelen ser más habituales los golpeos de volea (por encima de la cabeza y sin previo bote de la pelota) que en la posición de rest. En este tipo de golpeos la pelota viaja a una mayor velocidad y ocasiona impactos más fuertes y potencialmente lesivos en la palma de la mano. De ahí, que pueda ser conveniente distinguir una protección más reforzada para los jugadores que juegan en la posición de mitger.

            Por último, destacar como el diseño de una protección a modo de guante evitaría los inconvenientes asociados a la construcción de la protección (el 60% lo considera una tarea engorrosa) y favorecería poder aprovechar mejor el tiempo destinado a los entrenamientos o partidas, influyendo favorablemente en la calidad deportiva de los jugadores. En la tabla 2 quedan recogidas las especificaciones que deberá reunir la futura protección atendiendo a las necesidades y preferencias de los jugadores.

Tabla 2. Especificaciones de diseño de una futura protección para pilota valenciana en función de la opinión de los jugadores.

Tabla 1. Estudio para desarrollar un sistema de protección de la mano en pelota valenciana basado en la opinión de los jugadores

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº15

CONCLUSIONES

Se ha comprobado cómo las actuales protecciones no satisfacen a la mayoría de los jugadores en términos de rendimiento, salud y confort. Algunos de estos inconvenientes podrían solucionarse mediante la construcción de un guante de protección que atienda a las necesidades descritas por los jugadores en este estudio. Cabe destacar la aceptación prácticamente unánime de los jugadores (99%) para utilizar un futuro guante de protección. Se espera que el diseño, construcción y difusión de un guante de protección, pueda ayudar a mejorar la expansión de la pelota valenciana en sus diferentes ámbitos: educativo, profesional y/o recreativo.

AGRADECIMIENTOS

Este estudio ha sido posible gracias al apoyo de la Secretaría Autonómica del Deporte de Valencia y la colaboración del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), así como de los jugadores de pelota valenciana.

BIBLIOGRAFÍA

Alemany, S.; Montaner, C.; Gámez, J.; Redín, J. (2006). Ulhsport desarrolla una nueva línea de calzado para fútbol sala. Revista de Biomecánica, nº47.
Barnes, R.A.; Smith, P.D. (1994). The role of footwear in minimizing lower limb injury. Journal of Sports Sciences 12, 341-353.

Baudet, J.; Laporte, G. (1994). El Clavo (Itzia) en su aspecto quirúrgico. En I Congreso Internacional de Medicina Deportiva orientada hacia la Pelota Vasca. San Juan de Luz.

Castellani, J.; Young, A.; Ducharme, M.; Giesbrecht, G.; Glickman, E.; Sallis, R. (2006). Prevention of Cold Injuries during Exercise. Medicine & Science in Sports & Exercise 38 (11), 2012-2029.

Clarke, T.E.; Frederick, E.C.; Cooper, L.B. (1983). Effects of shoe cushioning upon ground reaction forces in running. International Journal of  Sports Medicine 4 (4), 247-251.

Conca, M.; García, G.; Gimeno, T.; Llopis, F.; Naya, J.; Pérez, V. (2002). La pilota valenciana: Unitat didàctica. Generalitat Valenciana. Valencia.

Divert, C.; Baur, H.; Mornieux, G.; Mayer, F.; Belli, A. (2005). Stiffness adaptations in shod running. Journal of Applied Biomechanics 21 (4), 311-321.

FPV Federación de Pilota Valenciana (2009) [Dato obtenido en consulta directa].

 

Frederick, E.C.; Clarke, T.E.; Hamill, C.L. (1984). The effect of running shoe design on shock attenuation. InE. C. Frederick (ed.), Sport shoes and playing surfaces (pp. 190-198). Champaign, IL: Human Kinetics.

Gámez, J.; Montaner, A.M.; Astorgano, A.; Alcántara, E. (2004). Estudio epidemiológico de la pelota vasca. En III Congreso de la Asociación Española de Ciencias del Deporte. Hacia la Convergencia Europea. Valencia: Universitat de Valencia.

Gámez, J.; Rosa, D.; Alcantara, E.; Montaner, A.; Gutierrez, J.; Comín, M.; Vera, P.; Prat, J. (2006). Analysis of the relationship between mechanical properties and players´perception of the balls in a spanish traditional sport: “La pilota valenciana”. In 6 th Conference of the International Sports Engineering Association (pp. 23-28). Munich, Alemania.

Gámez, J. (2008). Diseño de un guante de protección para pelota vasca, atendiendo a criterios biomecánicos, mecánicos y de rendimiento deportivo. Tesis Doctoral. Universidad de Valencia, Valencia.

Girard, O.; Eicher, F.; Fourchet, F.; Micallef, J.P.; Millet, G.P. (2007). Effects of the playing surface on plantar pressures and potential injuries in tennis. British Journal of Sports Medicine (41), 93-100.

Heidt, RS.; Dormer, SG.;  Crawley, PW.; Scranton, PE.; Losse, G.; Howard, M. (1996). Differences in friction and torsional resistance in athletic shoe-turf surface interfaces. The American Journal of Sports Medicine 24 (6), 834-842.

Hennig, E.M.; Milani, T.L. (2000). Pressure distribution measurements for evaluation of running shoe properties. Sportverletz Sportschaden (14), 90-97.

James, S.; Bates, B.; Osternig, L. (1978). Injuries to runners. American Journal of Sports Medicine (6), 40-50.

Laporte, G. (1996). La patología de la mano del pelotari. Fundación Kutxa. San Sebastián.

Letamendia, A. (1993). El dedo blanco del pelotari. Fundación Kutxa. San Sebastián.

Letamendía, A. (1995). El pelotari y sus manos. Ikastolen Elkartea. San Sebastián.

Llana S.;  Brizuela, G.;  Dura J. V.; Garcia A. C. (2002). A study of the discomfort associated with tennis shoes. Journal of Sports Sciences 20 (9), 671 – 679.

Llana, S. (1998). Análisis del calzado técnico de tenis atendiendo a criterios epidemiológicos, de confort y biomecánicos. Tesis Doctoral. Universidad de Valencia, Valencia.

Martínez, A.; Alcantara, E. (2004). Contribución de la biomecánica al desarrollo de la pelota valenciana. Revista de biomecánica (35), 19-21.

Milburn, P.D.; Barry, E.B. (1998). Shoe-surface interaction and the reduction of injury in rugby union. Sports Medicine 25(5), 319-327.

Montaner, A.M. (2010). Estudio de los trinquetes de pilota valenciana, según criterios epidemiológicos, de opinión y biomecánicos. Tesis Doctoral. Universidad de Valencia, Valencia.

Nigg, B.M.; Luthi, S.M. y Bahlsen, H.A. (1989). The tennis shoe. Biomechanical design criteria. In Segesser y W. Pforringer (eds), The shoe in sport (pp.39-45). London.

Pérez, P.; Llana, S.; Alcántara, E. (2006). Aplicación parcial de la metodología Q.F.D para la identificación de las características y propiedades más importantes en el diseño de colchonetas para la gimnasia deportiva. Selección: revista española e iberoamericana de medicina de la educación física y el deporte 15 (1), 3 -10.

Sanderson, D.J.; Hennig, E.M.; Black, A.H., (2000). The influence of cadence and power output on force application and in-shoe pressure distribution during cycling by competitive and recreational cyclists. Journal of Sport Sciences (18), 173-181.

Schlaepfer, F.; Unold, E.; Nigg, B. (1983). The frictional characteristics of tennis shoes. Biomechanical aspects of sport and playing surfaces: proceedings of the international symposium on biomechanical aspects of sports shoes and phaying surfaces (153-160). University of Calgary, Canada.

Stefanyshyn, D.J.; Nigg, B. (2000). Energy aspects associeated with sport shoes. Sportverletz Sportschaden 14, 82-89.

Wakeling, J.M.; Pascual, S.; Nigg, B. (2002). Altering muscle activity in the lower extremities by running with different shoes. Medicine & Science in Sports & Exercise 34 (9), 1529-1532.

Wong P.; Chamari K.; Mao D.W.; Wisloff U.; Hong Y. (2007). Higher plantar pressure on the medial side in four soccer-related movements. British Journal of Sports Medicine 41, 93-100.

Zhang, S.; Clowers, K.; Kohstall, C.; Yu, Y. (2005). Effects of various midsole densities of basketball shoes on impact attenuation during landing activities. Journal of Applied Biomechanics 21(1), 3-17.

Responder

Otras colaboraciones