800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

31 may 2011

Aspectos a considerar antes de comprar una cinta mecánica.

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Indagamos en el artículo anterior (Consideraciones a la hora de comprar equipamiento para casa) y detallamos el contenido, centrándonos en las cintas mecánicas o equipamiento de carrera. Incluimos, consideraciones, guía, consejos y preguntas que debes plantearte…


Autor: Ricardo Segura y Juan Manuel Cortell (Alto Rendimiento)

Existen un gran número de buenas cintas mecánicas para uso doméstico. Una buena cinta puede suponer gasto inicial de 500 € a 3.000 €. Si escoges con sabiduria, realizarás una inversión muy buena que durará muchos años. Para acertar en la elección te facilitamos una guia que presentamos a continuación.

El aspecto más importante sería probarla primero. No te recomendamos que compres un aparato sin que lo hayas visto y probado antes de la misma forma que lo vas a utilizar en casa. Aquí tienes algunas preguntas que deberías hacerte a la hora de decidir que aparato te vas a llevar a casa:

¿ La máquina es estable y su cinta tiene, al menos, entre 45 y 50 Cm de ancho y 120 cm de largo? Las cintas cortas y estrechas no son recomendables ya que puedes tropezar o caer.
¿Tiene un dispositivo de emergencia de parada? Algunas máquinas disponen de un pulsador de parada y otras disponen de una llave enganchada a un cinturón, que paran la máquina si caes o te sales de ella.
¿Tiene railes laterales o barras de seguridad que están a tu alcance, son fuertes y alejadas del cuerpo para que puedas balancear los brazos al correr?
¿El fabricante fiable es y de buena reputación?.
¿ El aparato viene con garantía?, ¿qué cubre la garantía y durante cuanto tiempo?
¿Qué mantenimiento necesita la máquina y qué servicio? , por ejemplo, algunas cintas se tienen que desmontar para añadirle un fluido especial (lubricante) en su interior para que funcionen con mayor precisión, en algunas ocasiones esto lo realiza el servicio técnico del aparato y en otras el mismo consumidor.
¿Tiene el motor al menos de 2,5 a 3 h.p.?
¿El aparato requiere alimentación de 110 ó 220 voltios?
¿El rango de velocidad es adecuado para el uso que le vas a dar? (de 0,1 a 8 mph es adecuado para caminar y/o correr).
¿Cuándo paras la máquina lo hace progresivamente o de golpe?
¿El motor puede mantener una velocidad constante a pesar de la elevación y/o peso del usuario?
¿Tiene un rango de inclinación del 0 % al, por lo menos, 8%?
¿ El panel de control es accesible y de fácil lectura?
¿Puede calcular las calorías consumidas según el ejercicio realizado?
¿Es demasiado ruidosa para tu gusto?
¿Encajará cómodamente en el espacio disponible en tu casa? (calcula la altura que deberá tener la máquina teniendo en cuenta que hay que añadir la tuya).

Una vez hayas resuelto estas cuestiones y satisfecho con tu selección el siguiente paso tras desempaquetarla es saber cómo utilizarla correctamente. Los siguientes consejos te ayudarán a sacar el máximo provecho a tu nueva compra.
Primero, lee las instrucciones del fabricante de principio a fin. Ubica el aparato alejado de las paredes u otros objetos para evitar accidentes. Aseguraté de que la distancia de la parte trasera es, al menos, de un metro y medio de separación con respecto a paredes, ventanas, muebles, etc. El cable de alimentación debería estar fuera del tráfico de gente para evitar tropiezos. Antes de subirte a la máquina comprueba todos los controles: sube y baja la velocidad, aumenta y disminuye la inclinación de la máquina y pon el dispositivo de parada a prueba. Hasta que estés de manera confortable sobre el aparato, utiliza los railes laterales. Comienza caminando hasta que te acostumbres a mantener el equilibrio. Vuelve a probar con tu cuerpo sobre la máquina el dispositivo de parada unas cuantas veces, para que te familiarices con él, en caso de que tengas que utilizarlo.

Pon atención a tu postura y evita apoyarte sobre las barras. Mira hacia delante con la cabeza alta en lugar de mirarte los pies. Relaja el cuerpo y mantén una zancada normal (ten en cuenta que la cinta se mueve hacia ti por lo que tendemos a realizar una zancada más corta). Evita realizar pasos cortos y rápidos e intenta estar en la parte central de la cinta giratoria. Evita desplazarte hacia los lados o situarte en la parte trasera de la cinta. En pocas sesiones sentirás que puedes caminar, sin ir a ningún sitio, de forma bastante confortable. Ten en cuenta que al igual que ocurre cuando aprendemos otras habilidades, necesitas desarrollar una rutina para que ésta se convierta en un hábito. Puedes acostumbrarte a entrenar a una hora específica del día, plantearte un número determinado de ejercicios para que este nuevo hábito empiece a formar parte de las tareas a relizar cada día. En poco tiempo entrenar sobre la cinta mecánica será sólo un hábito más.

Responder

Otras colaboraciones