800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

6 sep 2007

Hábitos de práctica de actividad física en Estudiantes de e.s.o. de una población rural de sevilla.

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
La creciente preocupación en nuestro país por los problemas que conllevan la obesidad y el sedentarismo plantea de forma imperiosa detectar las carencias en la actividad física de la población escolar.
 
Autor(es):Moisés de Hoyo Lora, Borja Sañudo Corrales
Entidades(es):Departamento de Educación Física y Deporte. Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Sevilla. Grupo de Investigación HUM- 507: Educación Física, Salud y Deporte.
Congreso: VII Congreso Internacional sobre la Enseñanza de la Educación Física y el Deporte Escolar
Badajoz-6-9 de Septiembre de 2007
ISBN: 978-84-611-8417-0
Palabras claves: Hábitos, Actividad Física, Deporte y Salud.

Resumen

La creciente preocupación en nuestro país por los problemas que conllevan la obesidad y el sedentarismo plantea de forma imperiosa detectar las carencias en la actividad física de la población escolar. En este sentido nuestro estudio ahonda un poco más en los hábitos de práctica de niños y niñas entre 12 y 16 años de una zona rural de Sevilla. Los resultados muestran como tan solo un 28% de las chicas practica actividad física (AF) con asiduidad. Estos porcentajes no son tan preocupantes en el caso de los chicos (58%). Por otro lado, en cuanto a los deportes o actividades físicas más practicadas, hemos observado como existe un incremento importante en cuanto a la práctica del fútbol y otros deportes de equipo entre la población femenina. Una vez definidos los hábitos de dicha población llegamos a la conclusión de la necesidad de intervenir desde diversos ámbitos para contrarrestar los efectos negativos de una mala alimentación y la inactividad.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº4.

¡Consíguelo aquí!

1.- Introducción.

La importancia de la actividad física en el desarrollo del niño está suficientemente documentada. La participación regular en actividades físicas contribuye a mejorar significativamente la calidad de vida, teniendo efectos positivos sobre la salud física y psicológica. Aunque estos efectos positivos puedan resultar menos llamativos durante la infancia y la adolescencia, lo cierto es que contribuyen de manera decisiva a definir los estilos y la calidad de vida adultos (Moreno, Muñoz, Pérez y Sánchez, 2004).

En nuestro país se han llevado a cabo numerosos estudios, que han analizado la práctica de actividad física en población escolar (García Ferrando, 1993; Cantera, 1997; Tercedor, 1998; Casimiro, 1999; Tercedor y Delgado, 2000; Chillón, Tercedor, Delgado y González-Gross, 2002; Guillén, Filmar y Navarro, 2005; Palou, Ponseti, Gili, Borrás y Vidal, 2005; Montil, Barriopedro y Oliván, 2005; Chillón, 2005), detectando importantes carencias de la misma. De entre todos estos estudios algunos han llegado a analizar la práctica realizada junto a otras conductas que generalmente van asociadas al estilo de vida de los escolares (Mendoza, Sagrera y Batista, 1994; Tercedor, 1998; Casimiro, 1999; Schmitz et al., 2002; Vilches y Palomares, 2006; Jiménez, García y Santos-Rosa, 2006).

En este sentido, el conocimiento que se pueda obtener sobre los hábitos de práctica físico-deportiva reflejará en parte el estado general de salud de la población, y un aspecto básico de su calidad de vida. Por tanto, en la presente investigación pretendemos conocer, analizar socialmente y explicar las tendencias en los comportamientos, demandas, motivaciones y práctica real de actividades físico-deportivas del alumnado de Enseñanza Secundaria Obligatoria (población escolar entre 12 y 16 años) de la población sevillana de Fuentes de Andalucía y sus posibles variaciones en función del sexo como característica individual, en función de la intensidad de la práctica y en función de diferentes periodos de tiempo.

2.- Material y Método.

Sujetos

La población objeto de estudio en esta investigación está constituida por el alumnado de Educación Secundaria Obligatoria (12-16 años) de la localidad sevillana de Fuentes de Andalucía durante el curso escolar 2005-2006. Se fijó una muestra representativa con un nivel de confianza del 95% y un margen de error muestral ± 3%, siendo ésta de 156 sujetos (n1= 75 chicos; n2= 81 chicas). Para la selección de la muestra se realizó un muestreo aleatorio estratificado representativo de la población objeto de estudio, considerando como estratos la edad y el género

Procedimiento

Para la obtención de los datos, una vez analizada la literatura existente al respecto (Colás y Buendía, 1996; Manzano, Rojas y Fernández, 1996) la técnica que vamos a emplear es la encuesta utilizando como instrumento el cuestionario. Concretamente se utilizaron varios ítems de la herramienta publicada por Tercedor (2001).

El mencionado cuestionario fue distribuido entre los sujetos de la muestra final, acompañado de las pertinentes instrucciones de uso para su correcta utilización y una vez establecido el calendario de recogida de datos. Todo ello tras haber obtenido el permiso correspondiente por parte del director y profesores del centro educativo analizado.

Análisis estadístico

Una vez terminado el trabajo de campo los datos obtenidos fueron tabulados e informatizados mediante el paquete de programas informático SPSS para Windows, versión 13.0., que posibilitó la puesta en práctica de las técnicas estadísticas de análisis descriptivo, basándonos en un estudio de frecuencias. Además se realizó un análisis documental de otros estudios similares, tanto en el ámbito nacional como internacional, que permitió profundizar y contrastar los resultados obtenidos.

3.- Resultados.

A continuación nos centraremos en los resultados de la investigación con el objeto de evaluar las opiniones e intereses hacia la actividad física de los preadolescentes analizados en función de la variable género.

En primer lugar, mostramos la frecuencia con la que la muestra estudiada realiza actividad físico-deportiva (Gráfico-1). En este sentido el 58% de los niños realiza actividad físico-deportiva frecuentemente, mientras que en el caso de las chicas tan sólo el 28% lo hace con dicha asiduidad. Un 13% de la muestra masculina realiza con poca frecuencia este tipo de actividades, mientras que en el caso de las niñas el porcentaje se eleva hasta el 33%.

Ante la pregunta ¿cuántos días a la semana realizas actividad física, de cierta intensidad, fuera del horario de clase?, el 69% de los niños la realizan más de tres días, mientras que en el caso de las chicas, tan solo el 25% lo hace con esta frecuencia (Gráfico-2).

Grafico 1.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº4.

¡Consíguelo aquí!

Grafico 2.

Los escolares analizados realizan una amplia gama de actividades físicas, como se puede apreciar en el gráfico 3. Los tres deportes en los que con más frecuencia participan los chicos son: “fútbol” (43%), “baloncesto” (18%) y “voleibol” (9%). En el caso de las chicas los deportes más practicados son: “fútbol” (18%), “natación” (16%) y “voleibol” (11%).

Grafico 3.

4.- Discusión.

Una vez presentados los principales resultados del estudio debemos analizar los indicadores más significativos que revertirán en los hábitos de vida saludables de nuestros escolares.

En este sentido, nuestros resultados muestran como el 58% de los chicos practican actividad física frecuentemente (4 o más días a la semana), siendo este porcentaje de un 28% en las chicas. Respecto a la población que realiza actividad física de vez en cuando, en nuestro estudio es de un 21% en chicos y un 35% en chicas. Estos resultados contrastan con el estudio de la Encuesta Nacional de Salud de España que el Ministerio de Sanidad y Consumo llevó a cabo en el año 1997 en referencia a la población infantil (0 a 15 años de edad), quienes en cuanto a la actividad física de los más pequeños, muestran que lo más frecuente es que realicen alguna actividad física ocasional (37%) o regular varias veces al mes (26%). No obstante hay un 21% que realiza entrenamiento físico varias veces a la semana (Ministerio de Sanidad y Consumo, 1998). Por otro lado, Montil et al. (2005), en su estudio con niños/as de 10 a 13 años del oeste metropolitano de la Comunidad Autónoma de Madrid, obtuvieron que el 80% de los chicos encuestados realizaban al menos 60 minutos de actividad física más de 4 días a la semana, mientras que en el caso de las chicas las cifras se veían reducidas hasta el 58,33%, datos que superan a los obtenidos para la población objeto de estudio. De acuerdo con los datos de la Encuesta Andaluza de Salud del año 2003 (EAS-2003, extraído de Ruiz, 2006), respecto a una población entre 6 y 15 años, un 49,2% de los chicos y un 56% de las chicas no realiza ejercicio físico, siendo este porcentaje de un 18,7% si nos ceñimos a la franja de edad entre 10 y 15 años. Este porcentaje desciende al 4% en niños y del 1,5% en niñas cuando nos referimos a actividad física realizada varias veces a la semana, encontrándonos que este porcentaje asciende ligeramente al 7,1% entre los 10 y 15 años. Podemos observar como el nivel de práctica de actividad física de los chicos se presenta mayor que el de las chicas, lo que contrasta con estudios realizados con anterioridad (Cantera y Devís, 2000; Sallis, 2000; Tercedor et al., 2003; Chillón, et al. 2002; Chillón, 2005). La encuesta ALHS para niños finlandeses realizada en 1999 muestra que el 65% de los chicos y 55% de las chicas participaron en actividad física cuatro o más días a la semana a la edad de 12 años. La proporción de los muy activos cayó con la edad del 26% al 12% en chicos y del 13% al 5% en chicas de los 12 a los 18 años (Hämäläinen, Nupponen, Rimpelä y Rimpelä, 2000). De acuerdo con la encuesta de la OMS en 1998 (Aarnio, 2003) para una población entre 11 y 15 años, el 82% de los chicos participó en actividad física al menos 2 veces por semana y el 52% cuatro veces por semana.

Atendiendo al número de días a la semana que los alumnos realizan actividad física con cierta intensidad fuera del horario de clase, el porcentaje de niños que realizan dicha actividad más de tres días es del 69%, mientras que en las chicas éste baja hasta el 25%. Se observa como existe un importante porcentaje de la población escolar que, o bien no realiza actividad física alguna (14.5%), o bien practica menos de dos veces por semana (38%). Puesto que dichas frecuencias de práctica son señaladas por los especialistas como “actividad insuficiente” para el logro de beneficios orgánicos (Duncan, Al-nakeeb, Nevill y Jones, 2004), se puede afirmar que entre la población escolar se encuentra un 52.5% de población inactiva. Estudios con población británica de 11 a 14 años señalan la existencia de un 68,2% de población inactiva, y, por tanto, algo mayor a la de nuestro estudio, denunciando los riesgos de esta realidad social (Duncan et al., 2004). Por el contrario, Hérnández et al., (2006) encontraron en su estudio sobre población escolar (10-17 años) de seis provincias españolas (Asturias, Granada, La Rioja, Madrid, Valencia y Valladolid), una población inactiva del 52,3%, lo cual nos permite afirmar que la población objeto de estudio se encuentra dentro de los valores habituales de práctica de la población española. Por otro lado, los datos de la encuesta HBSAC, realizada en diversos países europeos (Grecia, Lituania, Irlanda, Austria…) muestran que a la edad de 12 años el 58% de los chicos y el 43% de las chicas participaron en actividad física intensa, incrementándose esta, sin embargo, desde los 12 a los 18 años, del 13 al 43% en chicos y el 5 al 17% en chicas (Hickman, Roberts, y de Matos, 2000).

Está muy asentada la idea de que los niños presentan una clara orientación hacia actividades de mayor competitividad, como es el caso del fútbol y que las chicas orientan más su práctica hacia actividades con un carácter menos agresivo. Sin embargo, tras el análisis de nuestro datos hemos podido comprobar el importante incremento que está experimentando la práctica del fútbol y otros deportes de equipo entre la población femenina, siendo ésta actualmente la práctica más realizada entre ellas. No debemos desechar sin embargo la idea inicial, ya que actividades con un alto componente de coordinación y/o coreográfico (batuka, baile, aeróbic, patinaje…) siguen siendo practicadas, casi en exclusividad, y en un alto porcentaje (15%) por este colectivo.

5.- Conclusiones.

De forma general y, ya que más de la mitad de la muestra declara que “nunca” realiza actividad física o que lo hace “menos de 1-2 días” a la semana, podemos calificar a un gran porcentaje de la población objeto de estudio como “población sedentaria”, siendo éstos en niveles algo superiores a los encontrados en estudios realizados en otros países europeos y similares al resto de España.

El porcentaje de chicas que realiza práctica física respecto al de chicos, es significativamente inferior. Estas diferencias probablemente se deban a razones de índole sociocultural, de tal forma que aún pueden quedar ideas arraigadas del papel activo del niño ofertándole actividades deportivas, y la relativa pasividad de la niña con actividades más pausadas.

En contra de lo que se venía asumiendo, las prácticas realizadas por las alumnas se alejan de la arcaica visión de fragilidad, avanzando con las nuevas tendencias de nuestra sociedad e introduciéndose cada vez más en los deportes tradicionalmente atribuidos al sexo masculino, como es caso del fútbol.

Ya que los hábitos de ejercicio tienen su origen en la niñez y se establecen de manera más permanente en la adolescencia, nos debe preocupar el importante descenso de la práctica que tiene lugar en esas edades. Nuestra labor como educadores radicará en buscar estrategias que eviten que los niveles de práctica de los grupos de edad más baja se pierdan con el tiempo.

Desde de las clases de Educación Física debemos promover entre nuestros alumnos una estrategia global, no sólo debemos centrarnos en la promoción de la práctica de actividad física, sino también de una dieta sana como pilares básicos en la prevención de numerosas enfermedades.

Bibliografía

  • Aarnio, M. (2003). Leisure-time physical activity in late adolescence. Journal of sports science & medicine,2, 1-42.
  • Cantera, M.A. (1997). Niveles de actividad física en la adolescencia. Estudio realizado en la población escolar de la provincia de Teruel. Tesis doctoral. Zaragoza: Universidad de Zaragoza.
  • Cantera, M.A. y Devís, J. Physical activity levels of secondary school spanish adolescents. European Journal of Physical Education, 5 (1), 28-44.
  • Casimiro, A. (1999). Comparación, evolución y relación de hábitos saludables y nivel de condición física-salud en escolares, entre final de educación primaria (12 años) y final de educación secundaria obligatoria (16 años). Tesis Doctoral. Granada: Universidad de Granada.
  • Chillón, P. (2005). Efectos de un programa de intervención de Educación Física para la salud en adolescentes de 3º de ESO. Tesis doctoral. Granda: Universidad de Granada.
  • Chillón, P., Tercedor, P., Delgado, M. y González-Gross. Actividad físico-deportiva en escolares adolescentes. Retos. Nuevas Tendencias en Educación Física, Deporte y Recreación, 3, 5-12.
  • Colás, P.y Buendía, L. (1996). Investigación educativa. Sevilla: Alfar.
  • Duncan, M., Al-nakeeb, Y., Nevill, A. y Jones, M.V. (2004). Body image and physicalactivity in British secondary school children. European Physical Education Review, 10 (3), 243-260.
  • García Ferrando, M. (1993). Tiempo libre y actividades deportivas de la juventud en España. Madrid: Ministerio de Asuntos Sociales, Instituto de la Juventud.
  • Guillén, F., Weis, G. y Navarro, M. (2005). Motivos de participación deportiva en niños brasileños atendiendo a sus edades. Apunts, 80, 29-36.
  • Hämäläinen, P., Nupponen, H., Rimpelä, A. y Rimpelä, M. Adolescent health and lifestyle survey: trenes in physical activity of 12-18 years old in 1977-1999. Liikunta ja Tiede, 6, 4-11.
  • Hernández, J.L., Velásquez, R, Moya, J.M., Alonso, D., Castejón, F.J., Garoz, I., López, C., López, A., Maldonado, A. y Martínez, M.E. (2006). Hábitos de práctica físico-deportiva de los niños y niñas adolescentes, de su entorno familiar y de su círculo de amistades: Estudio de población española. Actas del VI Congreso Internacional de Educación Física e Interculturalidad. Murcia.
  • Hickman, M., Roberts, C. y de Matos, M.G. (2000). Exercise and leisure-time activities. Health and health behaviour in school-aged children. En: Currie et al. eds. Health and health behaviour among young people. A WHO Cross-National study (HBSC) International Report. Health policy for children and adolescents (HEPCA) (pp 73-83). Denmark: World Health Organization. Copenhagen.
  • Jiménez, R., García, T. y Santos-Rosa, F.J. (2006). Análisis de las diferencias en función del género y del centro escolar en los estilos de vida relacionados con la salud en adolescentes extremeños. Actas del IV Congreso Nacional de Deporte en Edad Escolar. Deporte y Salud. Dos Hermanas (Sevilla).
  • Manzano, V.G., Rojas, A.J. y Fernández, J.S. Manual de encuestadores. Barcelona: Ariel Practicum.
  • Mendoza, R., Sagrera, M.R. y Batista, J.M. (1994). Conductas de los escolares españoles relacionadas con la salud. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
  • Ministerio de Sanidad y Consumo. (1998). Encuesta Nacional de Salud de España 1997. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo.
  • Montil, M., Barriopedro, M.I. y Olivan, J. (2005). El sedentarismo en la infancia. Los niveles de actividad física en niños/as de la Comunidad Autónoma de Madrid. Apunts, 82, 5-11.
  • Moreno, M.C., Muñoz, M.V., Pérez, P.J. y Sánchez, I. (2004). Los adolescentes españoles y su salud. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo.
  • Palou, P., Ponseti, X., Gili, M., Borrás, P.A. y Vidal, J. (2005). Motivos para el inicio, mantenimiento y abandono de la práctica deportiva de los preadolescentes de la isla de Mallorca. Apunts, 81, 5-11.
  • Ruíz, J. (2006). Plan para la promoción de la Actividad Física y la Alimentación Equilibrada 2004-2008. Actas del IV Congreso Nacional de Deporte Escolar. Dos Hermanas (Sevilla).
  • Sallis, J.F. (2000). Age-related decline in physical activity: a synthesis of human and animal studies. Med Sci Sports Exerc, 32, 1598-1600.
  • Schmitz, K.H., Lytle, L.A., Phillips, G.A., Murray, D.M., Birnbaum, A.S. y Kubik, M.Y. (2002). Psychosocial Correlates of Physical Activity and Sedentary Leisure Habits in Young Adolescents: The Teens Eating for Energy and Nutrition at School Study. Preventive Medicine, 34, 266–278.
  • Tercedor, P. (2001). Actividad física, condición física y salud. Madrid: Gymnos.
  • Tercedor, P (1998). Estudio sobre la relación entre actividad física habitual y condición física-salud en una población escolar de 10 años de edad. Tesis Doctoral. Granada: Universidad de Granada.
  • Tercedor, P. y Delgado, M. (2000). Efecto de la actividad física habitual sobre la condición física relacionada con la salud en escolares de 10 años de edad. II Congreso de Educación Física. Jerez (Cádiz).
  • Vilches, G y Palomares J. (2006). Estudio de la influencia de la Educación Física en los hábitos de vida saludable de los niños/as en edad escolar. Actas del IV Congreso Nacional de Deporte en Edad Escolar. Deporte y Salud”. Dos Hermanas (Sevilla).

Responder

Otras colaboraciones