800 007 970 (Gratuito para españa)
+34 96 633 71 35
·WhatsApp·

hacer ejercicio no tiene porqué ser un obstáculo
7 sep 2018

HACER EJERCICIO SIN OBSTACULOS (II)

Hacer ejercicio no tiene porqué ser un obstáculo (2ª Parte)

Practicar un ejercicio regular no es fácil. Aquí te damos algunos consejos prácticos para superar esas barreras comunes.

Para muchos entusiastas, hacer ejercicio regular no es fácil. Después de todo, existen muchos obstáculos potenciales: tiempo, aburrimiento, lesiones, confianza en ti mismo. Sin embargo, estos temas no tienen porqué interponerse en tu camino. Presentamos algunas estrategias prácticas para superar estas barreras comunes. Estos consejos pueden servir de ayuda para tus clientes, deportistas amigos y familiares.

1ª Parte: http://altorendimiento.com/hacer-ejercicio-sin-obstaculos-i/

Puede que te interese: Máster online de Nutrición Deportiva

Barrera No. 6: No soy atlético.

La habilidad atlética natural no es un prerrequisito para realizar una actividad física.

  • No te compliques. Intenta con algo básico, como por ejemplo una caminata diaria.
  • Arma un equipo. Júntate con los amigos que están en el mismo barco. Y pasad un buen momento mientras os ayudáis los unos a los otros con la rutina.
  • Olvida la competición. No te preocupes por convertirte en un atleta súper estrella o unirte a los atletas con buena musculatura en el club fitness. Céntrate solamente en los cambios positivos que estás ofreciéndole a tu cuerpo y a tu mente.

Barrera No. 7: Ya he tratado de hacer ejercicio en el pasado y he fracasado.

No tires la toalla. No puedes verlo cuando bajas reducimos el nivel de colesterol el riesgo de diabetes, pero eso no significa que no te estás haciendo un gran favor. Reevalúa qué es lo que no funcionó y aprende de tus errores.

  • Controla tu tiempo. Comienza con poco y luego con el tiempo prosigue con rutinas más intensas, cuando tu cuerpo esté listo. Utiliza notas y pegatinas en sitios clave de tu puesto de trabajo, en casa o en el coche que te ayuden a recordar que quieres ayudarte.
  • Trázate metas realistas. No te comprometas a ti mismo a entrenar durante una hora por día cuando no lo harás, porque hará que luego te sientas mal. Cíñete a metas que puedas realizar más fácilmente, como por ejemplo hacer ejercicio durante 20 minutos por día, tres veces por semana durante el primer mes.
  • Recuerda porqué estás ejercitándote. Usa tus metas físicas personales como motivación (ser más rápido, estar más fuerte, aguantar un poco más, ser más flexible) y recompénsate a ti mismo conforme vayas alcanzando tus metas.

Barrera No. 8: No tengo dinero para inscribirme en un gimnasio.

No es obligatorio inscribirse en un gimnasio de élite para obtener una buena rutina. Considera alternativas con sentido común.

  • Haz ejercicios de fortalecimiento en casa. Usa bandas de resistencia baratas, cortes de tubo elástico que vienen en grosores diferentes en lugar de pesas. Levanta jarras plásticas de leche parcialmente llenas con agua o arena. Haz flexiones o sentadillas usando el peso de tu cuerpo.
  • Mira un video de ejercicios. Intenta con los videos de aérobicos, cardio-kickboxing, yoga o tai-chi. Para variar, intercambia videos de ejercicios con algún amigo o amiga.
  • Crea un grupo de caminata. Reúne a tus amigos, vecinos o colegas para crear caminatas regulares en grupo. Planea rutas en tu vecindario o cerca a tu trabajo, junto a parques o senderos locales, o cerca de un centro comercial.
  • Sube las escaleras. Evita el ascensor cuando puedas y aún mejor, haz del subir las escaleras una rutina en sí misma.
  • Prueba con tu centro comunitario. Las clases de ejercicios propuestas por el departamento local para la recreación o un grupo educativo comunitario podrían adaptarse mejor a tu presupuesto que una membresía anual en un gimnasio.

Barrera No. 9: Me da miedo lesionarme si hago ejercicio.

Si te sientes nervioso con la idea de lesionarte, empieza con el pie derecho.

  • Tómalo con calma. Comienza con un programa de caminata simple. Conforme vayas adquiriendo confianza en tus capacidades, añade nuevas actividades a tu rutina.
  • Prueba con una clase para principiantes. Aprenderás lo básico empezando desde cero.
  • Busca ayuda profesional. Busca una tutoría fitness de un experto diplomado, el cual podrá monitorear tus movimientos y guiarte por la dirección correcta. Si has tenido una lesión previa, quizás querrás consultar primero con un médico del deporte, el cual podrá evaluarte y recomendarte un tratamiento específico, como por ejemplo una terapia física

Barrera No. 10: Mi familia no me apoya en mis esfuerzos.

Recuerda a tu familia los beneficios que aporta un ejercicio regular, y luego llévalos a dar una vuelta.

  • Disfruta con tus niños. Prepara una clase de ejercicios “padres y niños”. Prepara un almuerzo picnic y lleva a tu familia al parque para jugar al corre que te pillo o al fútbol. Chapotea con los niños en la piscina en lugar de verlos desde tu silla. Además, si tus hijos y sobrinos te ven hacer ejercicio, estarás siendo un ejemplo para ellos. Esto influenciará para que quieran también llevar una vida más saludable.
  • Propón una nueva aventura. En lugar de sugerir una rutina en el gimnasio, invita a un amigo o amiga a ir a un rocódromo de escalada o alquilar una bicicleta tándem el fin de semana.
  • Realiza una doble función. Proponte como voluntario para llevar a tus hijos al centro comercial y da unas vueltas dentro mientras las esperas. Trata de hacer lo mismo en la escuela de tus niños durante las clases, prácticas o ensayos.
  • Aprende de Nutrición para el ejercicio en nuestro Máster. Los conocimientos en nutrición básica nos pueden ayudar a mantener el organismo mejor regulado y a sentirnos mejor, por lo que todo lo que sepamos es “plus”. A veces no somos nosotros los que hacemos la compra o los que cocinamos. Todo lo que aprendamos, nos ayudará a aconsejar a nuestros familiares (que a veces son los que cocinan) y haremos elecciones más sabias. De esta forma, estaremos más capacitados para comer y beber mejor, antes, durante y después del ejercicio.

Si es necesario, ten una charla seria con tus seres queridos. Si ellos no comparten tus ambiciones para mejorar tu salud, pídeles que por lo menos respeten tu deseo de estar en forma.

Agradecimientos a la Mayo Clinic


Puede que te interese: Máster online de Nutrición Deportiva


Responder

Otras colaboraciones