800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

15 may 2012

Hipertensión

La hipertensión es uno de los factores de riesgo cardiovascular más prevalente y la causa de morbimortalidad principal en el mundo. El 15% de la población mundial y el 40% de la española la padecen. Pero, mucha gente no sabe en que consiste, por eso voy haceros un pequeño resumen de qué es la hipertensión arterial, qué lo provoca, los alimentos que deberemos limitar si padecemos esta enfermedad.

Para empezar decir que,  la hipertensión o tensión arterial alta, es una elevación sostenida de los niveles de la presión sanguínea por encima de los valores considerados normales:

  • Presión sistólica más de 140 mmHg, coloquialmente “la presión alta”
  • Presión diastólica más 90 mmHg , coloquialmente “la presión baja”

La aparición de esta tensión elevada depende de varios factores  personales y ambientales, como la edad, los hábitos alimentarios inadecuados, por ejemplo llevar una dieta rica en sal y pobre en potasio o beber cantidades elevadas de alcohol; y estilo de vida.  Otros factores también importantes son los factores genéticos, como el paso de los años, que aumenta la tensión.

 

Pero, ¿qué alimentos son los más aconsejados para todas aquellas personas que tienen HTA? A continuación añadiré un cuadro con los alimentos aconsejados, alimentos permitidos y limitados para todos aquellos que quieren cuidar su salud.

ALIMENTOS ACONSEJADOS

ALIMENTOS PERMITIDOS (consumo moderado y ocasional)

ALIMENTOS LIMITADOS (por su elevado contenido en sodio)

- Leche y lácteos: Leche entera, semi o desnatada, cuajada, yogur, petit suisse, queso tipo Burgos y requesón sin sal.

- Carnes, pescado, huevos y sus derivados: Carne y aves poco grasas, pescado fresco, huevos.

- Cereales, patatas y legumbres: Todos salvo los indicados en el resto de apartados.

- Verduras y hortalizas: Todas salvo las indicadas en “alimentos limitados”.

- Frutas: Todas salvo las indicadas en alimentos “limitados”.

- Bebidas: Agua mineral sin gas, caldos desgrasados sin sal, infusiones, zumos, refrescos sin gas.

- Grasas: Aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja).

- Otros productos: Salsa de tomate, mayonesa y otras de elaboración casera y sin sal.

- Leche y lácteos: Quesos suaves y poco curados

- Carne y sus derivados: Carnes semigrasas, fiambres especiales bajos en sodio, jamón desalado (remojado en agua).

- Cereales, patatas y legumbres: Pan y biscotes con o sin sal (depende del grado de restricción de sodio).

- Bebidas: Café, té y bebidas alcohólicas de baja graduación (cerveza, sidra, vinos de mesa), según costumbre

- Grasas: Nata, mantequilla y margarina sin sal.

- Otros productos: Salsas y sopas comerciales con reducido contenido de sodio (ver etiquetado).

- Leche y lácteos: Quesos semicurados y curados, salados y grasos, quesos fundidos o para untar.

- Carnes, pescado, huevos y sus derivados: Carnes grasas, ahumadas, curadas, vísceras y charcutería, pescados ahumados, desecados, en conserva, congelados y mariscos.

- Cereales, patatas y legumbres: Bollería convencional, patatas fritas de bolsa y otros snacks, todas las legumbres en conserva y, los guisantes y las habas congeladas.

- Verduras y hortalizas: Conservas (acelga, alcachofa, apio, cardo, coles de Bruselas, champiñón, espárrago, espinaca, judía verde, remolacha, setas, zanahoria, salsa de tomate).

- Frutas: Frutas en almibar, escarchadas y confitadas.

- Bebidas: Agua mineral con gas y bebidas refrescantes con gas tipo cola.

- Grasas: Mantequilla y margarina saladas, manteca, tocino y sebos.

- Otros productos: Aperitivos como encurtidos (aceitunas, pepinillos…), frutos secos salados (cacahuetes, etc.), sopas y purés de sobre, cubitos, salsas comerciales (mostaza, ketchup, mayonesa).

- Alimentos que incluyan aditivos con sodio (Na): Sal o cloruro sódico (ClNa), bicarbonato sódico o soda.

*Tabla: www.consumer.es

Otras cosas, que tenemos que tener cuidado es con el etiquetado de los alimentos, ya que es importantísimo leer las etiquetas de los productos que vayamos a comprar, para así poderlos comparar y comprar el que menos cantidad por 100 gr de alimento tenga de sodio, entre 0,5 g o 500 mg. Si queremos hallar la cantidad de sal del producto que vamos a comprar, y no lo específica, solo tenemos que multiplicar la cantidad de sodio que nos dan por 2.5, porque un gramo de sodio equivale a 2.5 de sal.

A parte de la dieta, también tendremos que tener en cuenta la actividad física de todas aquellas personas que quieran disminuir su presión sanguínea, ya que existen estudios epidemiológicos donde muestran que todas aquellas personas que no hacen ninguna actividad física o tienen una baja condición cardiorrespiratoria, tienen un riesgo incrementado de tener hipertensión arterial en mujeres y en hombres.

Bibliografía.

-www.consumer.es

-www.fundaciondelcorazon.com

– Diana Ansorena, J. Alfredo Martínez. 2010. Alimentación, ejercicio físico y salud. Ed. Eunsa. ISBN: 978-84-313-2696-8

Responder

Otras colaboraciones