800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

18 may 2012

Incidencia del Síndrome Burnout sobre el profesorado de la ESO.

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
La Organización internacional del Trabajo (OIT), confirma y admite que el entorno laboral puede ser un agente capaz de perjudicar la salud de las personas durante el ejercicio de su trabajo (Gil-Monte, 2005).

Autor(es): Villar-Aura, J.1, Lucas-Cuevas, A.G.2, Gascó López de Lacalle, Jaime.3, Salvador-Coloma, P.3
:1Departamento de Ciencias del Deporte, Universidad Católica de Valencia, 2Departamento de Educación Física y Deportiva, Universidad de Valencia, 3Departamento de Fisioterapia. Universidad Cardenal Herrera CEU

Congreso: IV Congreso Internacional de Ciencias del Deporte y la Educación Física. (VIII Seminario Nacional de Nutrición, Medicina y Rendimiento Deportivo)
Pontevedra, España, 10-12 Mayo 2012
ISBN: 978-84-939424-2-7
Palabras Clave: :Educación Física, Profesores, Burnout.

Incidencia del Síndrome Burnout sobre el profesorado de la ESO.

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER

La docencia obligatoria está sufriendo una creciente tendencia de patologías psicológicas, destacando entre ellas el síndrome burnout (Carlotto M. S. y Palazzo L. S., 2006). Patología que viene reconocida desde la década de los 70, pero que ha comenzado a incurrir por los cambios socioculturales preocupantemente en las aulas de secundaria en este nuevo siglo (Gil-Monte, P.R. y Moreno-Jimenez, B., 2007). Distinguiendo en la asignatura de Educación Física en comparación con el resto de materias, se estima de acuerdo a los resultados del estudio que le afecta de diferente modo en las dimensiones que establece la patología. De la misma forma que los años dedicados en la profesión docente, muestran respecto a otras investigaciones distinciones (Brudnik, M., 2009). La prevención o recuperación de la salud mental con tratamientos psicológicos con algunas metodologías probadas para evitar el deterioro de los más propensos o afectados es el medio aconsejado (Gil-Monte 2005).

Introducción.

La Organización internacional del Trabajo (OIT), confirma y admite que el entorno laboral puede ser un agente capaz de perjudicar la salud de las personas durante el ejercicio de su trabajo (Gil-Monte, 2005). Muchos trabajos, sobre todo los que establecen la mayor parte del tiempo contacto con otras personas, sea cual sea su función o servicio que prestan, han dado lugar a un estado psíquico que ha progresado en diferentes desajustes mentales o enfermedades psicológicas (Iacovides y cols, 2003; Gil-Monte, P.R. y Peiró, J. M., 1997; Gil-Monte, P.R., 2003; Gil-Monte, P.R., 2005; Gil-Monte, P.R., y cols., 2005; Gil-Monte, P.R. y Moreno-Jimenez, B., 2007; Merecz, D., Drabek, M. y Moscicka, A., 2009;), propiciando un rastro de enfermedades con este patrón y consecuentemente de bajas laborales (Moreno, U. y Velasco, R., 2000; Garcia, 2002 y FETE-UGT, 2004).

Por lo que nos incumbe a nosotros en la doctrina de profesores, también encontramos evidencia de lo ocurrido (Carlotto M. S., 2002; Carlotto M. S. y Palazzo L. S., 2006; Figueiredo, H., Gil-Monte, P. R. y Grau, E., 2009; Gil-Monte, P.R. y Moreno-Jimenez, B., 2007 y Guglielmi, R. S. y Tatrow, K., 1998) y de lo que está ocasionando este a debacle social, hacia la armonía y privilegio que se imagina la sociedad (Sevilla, U. y Villanueva, R., 2000; Latorre, I. y Sáez, J., 2009) en la profesión docente como baza de tranquilidad, sosiego y relax.
Pero nada más lejos de la realidad, entre otras causas como la longevidad en la profesión y la disposición de la persona (tanto psíquica como física), supera esta vocación en un porcentaje significativo a los educadores (Carlotto M. S. y Palazzo L. S., 2006; Da silva, N. G. y Carlotto, M. S., 2003; Della Valle, E. et al., 2006; Figueiredo, H., Gil-Monte, P. R. y Grau, E., 2009; Graceffa, C. 2007; Lourel, M. y Gueguen, N., 2007; Sidorov, P. I., Solov’ev, A. G. y Novikova, I. A., 2008; Vercambre, M. N. et al., 2009), y se ven impotentes ante la inminente sensación de inutilidad en su enseñanza, predecesora de la dejadez y el conformismo.

Pues son síntomas que se recrean en un gran número de trabajadores en el campo educativo como se atestigua en las investigaciones de Carlotto (2006) y Figueiredo (2009), y con diferentes connotaciones, en el periodo de la ESO respecto a otros (Poraj, G., 2009). Periodo comprendido entre los alumnos de 12 a 16 años, con lo que ello conlleva, soportar la mayor fase de cambio en las dos vertientes de la persona física y psicológica.
De este modo, tal propuesta de investigación lo que pretende investigar es la incidencia de la profesión docente, en concreto en la materia de Educación Física, en el personal o profesorado que la imparte respecto a sus compañeros docentes en otras asignaturas, sobre el Burnout Syndrome. Atendiendo a los indicios que los reflejan y sobre los que éstos repercutan, para valorar la gravedad de dicha patología psicológica, concretando en los síntomas que se tienen en cuenta a la hora de realizar el diagnóstico del profesional docente con el cuestionario seleccionado.

Material y método.

La muestra asciende a 32 profesores de ESO, de los cuales 14 son de Educación Física y 18 de otras asignaturas. El 25% de los encuestados pertenece a un centro público y el 75% restante aun concertado. Según el género participaron 18 hombres (56,25%) repartidos en 8 (57,1%) del grupo de Educación Física (EF) y 10 (55,5%) en el resto, y 14 mujeres (43,75%) distinguidas en 6 (42,9%) de EF y 8 (44,5%) del resto. La media de edad fue 36,8 años en el grupo de EF y de 44,4 en el otro. En cuanto al estado civil en el grupo de EF 9 (64,3%) casados, 4 (28,6%) solteros y 1 (7,1%) divorciado, en cambio el otro son 14 (77,8%) casados y 4 (22,2%) solteros. La antigüedad media de la profesión en un rango que va de 0 a 40 años es 12 años en el grupo de EF y 19,4 en el resto.
Para unificar al máximo la recogida de datos y realizar el tratamiento estadístico se utilizó la aplicación informática de la Hoja de Cálculo de Microsoft office Excel, pudiendo confeccionar los gráficos y efectuar los análisis necesarios.

Se aplico el Cuestionario para la Evaluación del Síndrome de Quemarse por el Trabajo (CESQT, Spanish Burnout Inventory), avalado por la Unidad de Investigación Psicosocial de la Conducta Organizacional (UNIPSICO) de la Universidad de Valencia y por todas sus investigaciones (Carlotto, M. S. y Palazzo L. S. 2006; Figueiredo, H., Gil-Monte, P. R. y Grau, E., 2009; Gil-Monte, P. R y cols., 2006; Gil-Monte, P. R. y Moreno-Jimenez, B., 2007; Gil-Monte, P. R.,  Unda, S. y Sandoval, J., 2009; Mercado, A. y Gil-Monte, P. R., 2012; Unda, S., Sandoval, J. y Gil-Monte, P. R., 2008).
Puesto que el estudio se basa en la recogida de información mediante unos test y posteriormente análisis de las respuestas, es una investigación descriptiva.

Resultados.

Empezando por el grupo de EF, 2 profesores (14,3%) presentaron baja ilusión en el trabajo, 3 (21,4%) alto desgaste psíquico, 0 (0%) alta indolencia y 2 (14,3%) alta culpabilidad. En lo que respecta al grupo que aúna el resto de asignaturas, 0 (0%) profesores muestran baja ilusión en el trabajo, 7 (39%) alto desgaste psíquico, 2 (11,1%) alta indolencia y 2 (11,1%) alta culpabilidad. Habiendo en el cómputo total una persona que padezca del Síndrome de Desgaste Profesional (SDP) de perfil 1, lo cual se traduce en un caso grave. En cambio, en el perfil 2 del SDP no se considera a ningún participante, o lo que es lo mismo, no se contempla ningún caso muy grave.

Tabla 1. Número y porcentaje de sujetos con altos niveles de SQT.

Tabla 1. Incidencia del Síndrome Burnout sobre el profesorado de la ESO.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Adentrándonos en el objetivo de evaluar y comparar el tiempo ejercido en la profesión como indicador de vulnerabilidad a sufrir el Syndrome Burnout entre los profesores de Educación Física de la E.S.O. y el resto, hallamos que dividiendo en cuatro parámetros la dedicación temporal a la profesión en los primeros 10 años en el grupo de EF hay indicios de DP y C en un 28,6% y en el otro grupo de un 33% también en el DP y además I, dándose el único caso de SDP perfil 1. Luego en el segundo de 11 a 20 años, en EF hay un 20% en IT y DP, por el otro lado un 50% en DP, un 16,6% en I y un 33,2% en C. El tercero de 21 a 30 años no se situaban profesores del grupo de EF, y en el resto un 33,2% de DP. Por último, de 31 a 40 años un solo profesor (100%) en EF se establece en IT, y uno solo (33%) en el resto de la muestra (ver tabla 2).

Tabla 2. Relación entre el tiempo en la profesión docente y los altos niveles de SQT.

Tabla 2. Incidencia del Síndrome Burnout sobre el profesorado de la ESO.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Discusión.

De los resultados anteriores podemos apreciar que en general los índices del SDP son bajos en el perfil 1 o caso grave, puesto que solo un individuo en el grupo “Resto” sufre la patología (ver tabla 1) y nulo en el perfil 2 o caso muy grave, ya que no se registra nadie (ver tabla 1). No por ello resulta que en el sumatorio de las distintas dimensiones que ocupa el SQT, observemos similitudes, sino más bien todo lo contrario. Sí valoramos por separado estas partes, como puede comprobarse en el apartado previo, obtenemos unos valores elevados y destacables, llegando en el grupo de EF en los ejes de ilusión por el trabajo y culpa a un 14,3% y a un 21,4% en el desgaste psíquico (ver tabla1). Agravándose aun más en el otro grupo, con un 11,1% en indolencia y culpa y un 39% en el desgaste psíquico. Así pues, queda en concordancia con el estudio de Poraj (2009), en señalar el agotamiento emocional como un claro precursor del burnout, en la etapa de secundaria.
Discrepando con Brudnik (2009) sobre matizar en que los años en la profesión son un indicador que declina la balanza a sufrir burnout a medida que el ejercicio en la profesión es mayor. En los profesores recientes o que se ubican en el primer baremo, dan un mayor porcentaje en los ejes o dimensiones del cuestionario CESQT-PE.

Conclusiones.

En primer lugar hay que tener en cuenta que el número de la muestra no permite evaluar o determinar conclusiones precisas, pero sí descubrir, orientar, dar una idea sobre el problema analizado. Es incuestionable que para adquirir un carácter constructivo a la investigación y a los problemas que se plasman en la misma, se debe partir con una perspectiva de cambio ante tal situación. Sobre todo desde la prevención de la patología, con cursos de relajación, de atención y revisión al colectivo expuesto o con mayor probabilidad de padecerla, etc., con varias metodologías como grupos de apoyo, descansos puntuales, asistencia personalizada, etc. (Gil-Monte 2005).
Nos encontramos ante un problema que requiere de tratamiento para aquellos que lo padecen, pero aun más de tratamiento preventivo para evitar el deterioro que repercute padecer una patología psicológica, siendo en este caso el síndrome del profesor quemado. Y es que estamos frente un cambio sociocultural que incrementa y resalta una enfermedad que hace 20-30 años apenas existía, y a día de hoy, recae en un gran colectivo de docentes. Metafóricamente hablando; es un hongo que actúa desde el interior de la tierra directamente a la raíz del árbol y no logran verse sus efectos hasta que las hojas se secan, pudiendo ser ya demasiado tarde para intervenir la tierra o trasplantar el árbol.

Agradecimientos.
Los investigadores agradecen la participación de los centros educativos que han colaborado, al igual que a sus profesores. Por supuesto agradecer el apoyo y la ayuda prestada a la Unidad de Investigación Psicosocial de la Conducta Organizacional (UNIPSICO) de la Universidad de Valencia.
No existen conflictos de intereses con las organizaciones y compañías que toman parte en el estudio.

Bibliografía.

Both, J. y Nascimiento, J.V. (2009). Intervenção profissional na Educação Física escolar: considerações sobre o trabalho docente. Movimiento, 15(2):169-186.

Both, J. y Nascimiento, J.V.(2010).  Condições de vida do trabalhador docente em Educação Física do Magistério Público Municipal de Florianópolis. Caderno de Educação Física 9(16):11-28.

Brudnik, M., (2009). Perception of self-efficacy and professional burnout in general education teachers. Human Movement, 10(2):170–175.

Carlotto, M. S. (2002). The burnout syndrome and teacher. Psicologia em Estudo, Maringá,  7 (1), 21-29.

Carlotto, M. S. y Palazzo L. S. (2006). Síndrome de Burnout e fatores associados: um estudo epidemiológico com professores. Cad. Saúde Pública, 22(5):1017-26.

Da silva, N. G. y Carlotto, M. S. (2003). Síndrome de Burnout: Um estudo com professores da rede pública. Psicologia Escolar e Educacional, 7(2):145-153.

Della Valle, E., De Pascale, G., Cuccaro, A., Di Mare, M., Padovano, L., Carbone, U. y Farinaro, E. (2006, Mar-Apr). Burnout: rising interest phenomenon in stressful workplace. Ann Ig., 18(2):171-7.

Fejgin, N., Talmor, R. y Erlich, I., (2005). Inclusion and burnout in Physical Education. European Physical Education Review, 11(1):29-50.

FETE-UGT (2004). Riesgos laborales: Un grave problema en los trabajadores de la enseñanza. Recuperado el 20 de abril de 2010. Disponible en: http://fete.ugt.org/

Figueiredo, H., Gil-Monte, P. R. y Grau, E. (2009). Prevalencia del Síndrome de Quemarse por el Trabajo (Burnout) en una muestra de maestros portugueses. Aletheia 29, 6-15.

Freudenberger, H. J. (1974). Staff burn out. J Soc Issues, 30:159–165.

García, M. (2002). Bajas laborales y riesgos psicosociales en la enseñanza. Palencia, cursos 98-02. Recuperado el 20 de abril de 2010. http://www.intersindical.org/salutlaboral/stepv/vall_bajlab.pdf.

Gil-Monte, P. y Peiró, J. M. (1997). Desgaste psíquico en el trabajo: el síndrome de quemarse. Madrid: Síntesis.

Gil-Monte, P. R. (2003). El síndrome de quemarse por el trabajo (síndrome de burnout) en profesionales de enfermería. Revista electrónica interAçao Psy, 1(1)19-33. Disponible en: http://www.dpi.uem.br/interacao/index.htm.

Gil-Monte,P. R. (2005). El síndrome de quemarse por el trabajo (burnout). Una enfermedad laboral en la sociedad del bienestar. Madrid: Pirámide.

Gil-Monte, P.R., Carretero, N., Roldán, M. D., y Núñez-Román, E. (2005). Prevalencia del síndrome de quemarse por el trabajo (burnout) en monitores de taller para personas con discapacidad. Revista de Psicología del Trabajo  y de las Organizaciones, 21(1-2), 107-123.

Monte, P. (2005). Factorial validity of the Maslach Burnout Inventory (MBI-HSS) among Spanish professionals. Rev. Saúde Pública 39(1):1-8.

Gil-Monte, P. R., García-Juesas, J. A., Núñez, E., Carretero, N., Roldán, M.D. y Caro, M. (2006). Validez factorial del “Cuestionario para la Evaluación del Síndrome de Quemarse por el Trabajo” (CESQT). INTERPSIQUIS. Recuperado el 10 de mayo de 2011. http://www.psiquiatria.com/articulos/ansiedad/estres/24872/

Gil-Monte, P. R. y Moreno-Jimenez, B. (2007). El síndrome de quemarse por el trabajo (burnout). Madrid: Pirámide.

Gil-Monte, P. R.,  Unda, S. y Sandoval, J. (2009). Validez factorial del «Cuestionario para la Evaluación del Síndrome de Quemarse por el Trabajo» (CESQT) en una muestra de maestros mexicanos. Salud Mental, 31:205-214.

Guglielmi, R. S. y Tatrow, K. (1998). Occupational stress, burnout, and health in teachers: a methodological and theoretical analysis. Review of Educational Research, 68 (1), 61-69.

Poraj, G. (2009). Personality as a teacher’s burnout predictor. Med Pr., 60(4):273-82.

Poraj, G. (2010). Psychological models of female teachers functioning in their professional role. International Journal of Occupational Medicine and Environmental Health, 23(1):33-46.

Sandoval, J. (2000). El estudio de la alteración mental y el trabajo: el síndrome del trabajador quemado o burnout. Salud Problema, 5;51–64.

Unda, S., Sandoval, J., y Gil-Monte, P.R. (2007). Prevalencia del Síndrome de Quemarse por el Trabajo (SQT) (burnout) en maestros mexicanos. Información Psicología, 91, 53-63.

Unda, S., Sandoval, J. y Gil-Monte, P. R. (2008). Prevalencia del síndrome de quemarse por el trabajo (SQT) (burnout) en maestros mexicanos. Informacio Psicológica,  91-92(7)53-63.

Responder

Otras colaboraciones