800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

18 may 2012

Influencia de un programa de estiramientos sobre la extensibilidad isquiosural en futbolistas.

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
El objetivo de este estudio fue determinar la influencia de un programa de estiramientos de la musculatura isquiosural en la extensibilidad de jugadores de fútbol. Métodos. Un total de 17 futbolistas de 3ª división (media de edad: 25,12 ± 4,16 años) y 23 sujetos sedentarios (media de edad: 23,55 ± 7,27 años) (grupo control) participaron voluntariamente en el estudio.
Autor(es): Raquel Vaquero-Cristóbal1, Jose María Muyor2, Fernando Alacid1, Pedro Ángel López-Miñarro3.
:1 Facultad de Ciencias del Deporte. Universidad de Murcia.; 2 Facultad de Educación. Universidad de Almería.; 3 Facultad de Educación. Universidad de Murcia.
Congreso: IV Congreso Internacional de Ciencias del Deporte y la Educación Física. (VIII Seminario Nacional de Nutrición, Medicina y Rendimiento Deportivo)
Pontevedra, España, 10-12 Mayo 2012
ISBN: 978-84-939424-2-7
Palabras Clave: :Programa de intervención, deporte, flexibilidad

Influencia de un programa de estiramientos sobre la extensibilidad isquiosural en futbolistas.

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER El objetivo de este estudio fue determinar la influencia de un programa de estiramientos de la musculatura isquiosural en la extensibilidad de jugadores de fútbol. Métodos. Un total de 17 futbolistas de 3ª división (media de edad: 25,12 ± 4,16 años) y 23 sujetos sedentarios (media de edad: 23,55 ± 7,27 años) (grupo control) participaron voluntariamente en el estudio. El grupo de futbolistas realizó, durante un periodo de 8 semanas, un plan específico de estiramientos de la musculatura isquiosural, que fue incluido dentro de su plan de entrenamiento, realizando dos series de cuatro estiramientos en las cuatro sesiones semanales de entrenamiento. El grupo control estuvo compuesto por adultos jóvenes varones que no realizaban actividad física alguna. A todos ellos se les valoró la extensibilidad isquiosural previamente al inicio del programa (pre-test) y al finalizar el mismo (16 semanas, post-test) mediante los test del ángulo poplíteo activo (AKE) y sit-and-reach (SR). Resultados. En todas las valoraciones realizadas, los futbolistas alcanzaron valores angulares significativamente superiores respecto a los sujetos sedentarios. Se encontró una mejora significativa en los valores obtenidos en el AKE por los futbolistas entre el pre-test y el post-test en la pierna derecha (62,65 ± 10,71º y 66,54 ± 9,43º, respectivamente) (p<0,05) y en la izquierda (59,41 ± 12,51º y 62,62 ± 12,46º, respectivamente) (p<0,05). También se encontraron diferencias en el SR entre los valores del pre- y post-test (5,00 ± 10,23 cm y 8,08 ± 9,59 cm, respectivamente) aunque estas no fueron significativas. Respecto al grupo de sedentarios, los valores del AKE se redujeron significativamente (p<0,05) en ambas piernas (57,59 ± 10,86º y 52,24 ± 11,42º en la pierna derecha y 54,55 ± 12,00º y 51,00 ± 12,99º en la izquierda, respectivamente). En el SR también se produjo un descenso de los valores alcanzados, aunque no hubo diferencias significativas (-2,22 ± 9,32 cm y -3,28 ± 9,69 cm, respectivamente). Conclusiones. La implementación de un programa específico de estiramientos de la musculatura isquiosural, al finalizar las sesiones de entrenamiento, en jugadores de fútbol, produce mejoras en la extensibilidad de esta musculatura, reduciéndose los casos de jugadores con una extensibilidad isquiosural reducida.

Introducción

La musculatura isquiosural, al ser biarticular, provoca efectos sobre la rodilla, la cadera y la dinámica lumbo-pélvica (Ledoux, 1992). Una extensibilidad isquiosural reducida se ha relacionado con una mayor cifosis torácica en los movimientos de máxima flexión del tronco (Gajdosik et al., 1994), alteraciones del ritmo lumbo-pélvico (Esola et al., 1996, López-Miñarro et al., 2011), repercusiones sobre el raquis dorso-lumbar (Ferrer, 1998) y lesiones musculares (Cabry y Shiple, 2000; Croisier et al., 2002; Witvrouw et al., 2003; Henderson et al., 2010). Numerosos estudios han valorado la extensibilidad isquiosural en futbolistas (Öberg et al., 1984; McIntyre y Hall, 2005; López-Miñarro et al., 2007 a,b; Caldwell y Peters, 2009;  Henderson et al., 2010). En la mayoría de estas investigaciones se ha encontrado que estos deportistas tienen una extensibilidad reducida. En deportistas de otras disciplinas en las que la extensibilidad isquiosural tiene un papel muy importante en la ejecución de los gestos técnicos, como en la gimnasia rítmica (Kums, Ereline, Gapeyeva, Pääsuke & Vain, 2007; Martínez, 2004; Martínez, Pastor & Rodríguez, 2001) y la danza (Nilsson, Wykman & Leanderson, 1993), se han encontrado valores de extensibilidad más elevados. Otros estudios han comparado la extensibilidad isquiosural entre personas activas y sedentarios (Dillon et al., 2004, López-Miñarro et al., 2010a, Martínez et al., 2001), encontrando una mayor extensibilidad en deportistas. Ya que la reducción de la extensibilidad isquiosural aumenta el riesgo de lesiones (Cabry y Shiple, 2000; Croisier et al., 2002; Witvrouw et al., 2003) y es un factor de riesgo de repercusiones raquídeas, es preciso valorar su extensibilidad y plantear programas de intervención en aquellos casos que sea preciso. Según Arregui y Martínez de Haro (2001), los entrenamientos específicos realizados habitualmente mejoran la extensibilidad, si bien los entrenamientos genéricos y la competición no logran mejorar esta capacidad. Una inadecuada extensibilidad es, en ocasiones, un problema actitudinal porque los técnicos deportivos y los propios deportistas no consideran la extensibilidad isquiosural como una capacidad importante en la consecución de un alto rendimiento deportivo (Nyland et al., 2004). Algunos estudios han evaluado los efectos de un programa de estiramientos de la musculatura isquiosural. Los estudios realizados en tenistas (Kibler y Chandler, 2003), jugadoras de fútbol sala (Ayala et al., 2010), estudiantes universitarios (Ayala y Sainz de Baranda, 2008), escolares (Sáinz de Baranda, 2002, 2009; Zakas et al., 2002; Santonja et al., 2007; Rodríguez-García et al., 2008) y estudiantes de ciclos formativos (Perelló, 2005) han mostrado mejoras significativas en la extensibilidad isquiosural al finalizar la intervención. En estos estudios los sujetos eran sometidos a programas de entre dos y tres sesiones semanales de estiramientos, con una organización de sesiones alternas. No obstante, no se ha estudiado el efecto de un programa de estiramientos con una mayor frecuencia semanal y en el que la intervención se realizase en días consecutivos. Puesto que la mayoría de los equipos de competición de deportes colectivos entrenan días consecutivos, el objetivo del presente estudio fue determinar la influencia de un programa específico de estiramientos en la extensibilidad isquiosural de futbolistas, así como comparar su evolución respecto a un grupo de sujetos sedentarios.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº21.

¡Consíguelo aquí!

Material y método

Participantes Un total de 40 sujetos (17 futbolistas que jugaban en la 3ª división del fútbol español y 23 sujetos sedentarios) con medias de edad de 25,12 ± 4,16 años y 23,55 ± 7,27 años, respectivamente, participaron voluntariamente en este estudio. Los criterios de exclusión fueron haber sido operado de la columna vertebral o musculatura isquiosural, tener alguna alteración raquídea estructurada diagnosticada o algún tipo de lesión en el momento de las valoraciones. Procedimiento El estudio fue aprobado por la Comisión de Bioética de la Universidad de Murcia. Previamente a las mediciones, todos los sujetos fueron informados sobre los procedimientos y firmaron, voluntariamente, un consentimiento informado. Además, los participantes cumplimentaron de forma autoadministrada un cuestionario para obtener información sobre su práctica deportiva, volumen de entrenamiento, estiramientos que solían realizar, presencia de dolor raquídeo, frecuencia del mismo y lesiones previas. El grupo de futbolistas realizó, durante un periodo de 8 semanas, un plan específico de estiramientos estático-activos de la musculatura isquiosural, que fue incluido dentro de su plan de entrenamiento, realizando dos series de cuatro estiramientos en las cuatro sesiones semanales consecutivas de entrenamiento que realizaban (PON LOS DÍAS). Los ejercicios de estiramiento se basaron en posturas de cierre del ángulo tronco-muslos en diferentes posiciones (sedentación, bipedestación y decúbito supino), manteniendo el raquis lo más alineado posible. La posición final de estiramiento fue aquella que generaba una sensación de tirantez moderada-intensa en la musculatura isquiosural, pero sin superar el umbral del dolor. La posición de estiramiento se mantuvo durante 20 segundos, con un descanso de 30 segundos entre cada ejercicio. El grupo control no realizó el programa de estiramientos, ni participó en programa alguno de actividad física. La extensibilidad de la musculatura isquiosural fue evaluada previamente al inicio del programa (pre-test) y al finalizar el mismo (8 semanas, post-test). Cada sujeto fue evaluado por el mismo examinador en las diferentes mediciones. La temperatura del laboratorio donde se realizaron las mediciones fue estandarizada a 24º C. Para determinar la extensibilidad isquiosural se utilizaron los test del ángulo poplíteo activo (AKE) y el test sit-and-reach (SR). Test del ángulo poplíteo activo (AKE) Para realizar el test, el sujeto se colocaba en decúbito supino sobre una esterilla, con un Lumbosant colocado bajo el raquis lumbar y la pelvis. La cadera de la pierna a medir se colocaba en flexión de 90º. Desde esta posición y el tobillo fijado en máxima flexión dorsal, el sujeto realizaba una extensión lenta y progresivamente de la rodilla hasta alcanzar el máximo rango de movimiento que podía alcanzar. Un investigador mantuvo la pierna contralateral extendida y en contacto con la esterilla, evitando la rotación externa, así como la rotación de la pelvis en su eje longitudinal. Para determinar el ángulo poplíteo se colocó un inclinómetro Unilevel (ISOMED, Inc., Portland, OR) en la tuberosidad tibial. La medición se realizó de un orden aleatorio en ambas piernas. Sit-and-reach (SR) Para realizar el test sit-and-reach se utilizó un cajón de medición de 32 cm de altura, con una regla milimetrada adosada que permitía establecer la distancia alcanzada por los deportistas. La distancia se midió en centímetros. El valor 0 cm correspondió a la tangente de las plantas de los pies, siendo positivos los valores cuando las falanges distales del carpo superaban la tangente, y negativos cuando no la alcanzaban. El sujeto se situó en sedentación, con las rodillas extendidas y los pies separados a la anchura de sus caderas. Las plantas de los pies se colocaron perpendiculares al suelo, en contacto con el cajón de medición y las puntas de los pies dirigidas hacia arriba. A todos los participantes se les dieron las siguientes instrucciones: “Con una mano sobre la otra, las palmas de las manos hacia abajo, con los dedos y los codos estirados, y manteniendo las rodillas estiradas en todo momento, flexiona lentamente el tronco tanto como puedas, empujando la regla con las puntas de los dedos de las manos hasta alcanzar la máxima distancia posible, y mantén la posición durante 2 segundos”. Análisis estadístico La distribución de los datos fue inicialmente valorada mediante el test de normalidad de Shapiro-Wilks. Puesto que las variables seguían una distribución normal, se realizó un análisis estadístico en base a pruebas paramétricas. Para la obtención de los resultados se realizó una estadística descriptiva con la obtención de los valores medios y desviación típica. Para conocer el efecto del programa de estiramientos en la extensibilidad isquiosural se realizó una prueba t de student para muestras dependientes. Para determinar si existían diferencias significativas entre la pierna derecha e izquierda en el AKE, se realizó una prueba t de Student para muestras dependientes. Todos los datos fueron analizados usando el paquete estadístico “Statistical Package for the Social Sciences” (SPSS), versión 15,0.

Resultados

Los valores medios (± desviación típica) del test AKE en el pre-test y el post-test, de los futbolistas y grupo control, se presentan en la tabla I y II, respectivamente. Hubo un aumento significativo en los futbolistas en los valores del test AKE tanto en la pierna derecha como en la izquierda (p<0,05) (tabla I). En el grupo control, los valores del AKE fueron disminuyendo progresivamente, siendo esta disminución significativa en las piernas derecha e izquierda (p<0,01). Se encontró que los futbolistas tenían en todos los casos valores más elevados en el AKE que los sujetos del grupo control. Al comparar los valores alcanzados por la pierna derecha e izquierda se encontró que en los futbolistas los valores eran significativamente mayores (p<0,05) en la pierna derecha que en la izquierda. En el grupo control se encontraron diferencias significativas (p<0,05) al comparar los valores del pre-test, siendo mayores los ángulos alcanzados con la pierna derecha. Los valores medios (± desviación típica) del test SR en el pre-test y el post-test, de los futbolistas y grupo control, se presentan en la tabla III. Los valores alcanzados por los futbolistas respecto a los sujetos sedentarios fueron mayores en todos los casos. Los valores aumentaron en los futbolistas entre el pre- y el post-test, mientras que en el grupo de control disminuyeron. No obstante, no se encontraron diferencias significativas en ninguno de los grupos. Tabla I.  Valores medios (± desviación típica) en el test del ángulo poplíteo del grupo de intervención (futbolistas). Tabla 1. Influencia de un programa de estiramientos sobre la extensibilidad isquiosural en futbolistas.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

  AKE: test del ángulo poplíteo; *p<0,05 respecto al pre-test. Tabla II.  Valores medios (± desviación típica) del test del ángulo poplíteo activo en el grupo control (sedentarios). Tabla II. Influencia de un programa de estiramientos sobre la extensibilidad isquiosural en futbolistas.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

  AKE: test del ángulo poplíteo; *p<0,01 respecto al pre-test. Tabla III. Valores medios (± desviación típica) en el test sit-and-reach. Tabla III. Influencia de un programa de estiramientos sobre la extensibilidad isquiosural en futbolistas.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

  SR: test sit-and-reach.

Discusión

El objetivo principal de este estudio fue determinar la influencia de un programa de estiramientos de la musculatura isquiosural en su extensibilidad. El hallazgo principal fue una mejora significativa de la extensibilidad isquiosural en los valores del test del ángulo poplíteo con el trabajo específico de estiramientos, mientras que los sujetos del grupo control mostraron una reducción de la extensibilidad isquiosural. La misma tendencia se encontró al realizar el test sit-and-reach, aunque en este caso no hubieron diferencias significativas. Estos datos concuerdan con estudios previos en deportistas. En jugadoras de fútbol sala se han encontrado mejoras significativas tras un programa de estiramientos, que se reducían rápidamente en las semanas posteriores a la intervención (Ayala et al., 2010). Kibler y Chandler (2003) en jugadores de tenis, encontraron que tras un programa de intervención de un año de duración, basado en estiramientos pasivos y activos, se producía una mejora significativa en el test sit-and-reach y en el test de elevación de la pierna recta, mientras que el grupo control empeoraba sus valores. Otros estudios han valorado el efecto de un programa de estiramientos en ámbito escolar. Zakas et al. (2002) tras un programa de doce semanas, realizando estiramientos de la musculatura isquiosural tres veces por semana, mostraron un mayor rango de movimiento (p < 0,001) respecto a un grupo control, en todos los rangos de edad. Otros estudios de mayor duración (9 meses, dos sesiones semanales, 5 minutos de estiramientos de la musculatura isquiosural), en escolares de primaria y secundaria, que realizaban estiramientos en sus clases obligatorias de Educación Física, han mostrado mejoras significativas en los test de elevación de la pierna recta y test sit-and-reach, siendo mayores cuanto más volumen de estiramientos se realizaba (Santonja et al., 2007). Los valores obtenidos por los deportistas, en los test AKE y SR, fueron significativamente mayores que los alcanzados por los sujetos sedentarios en todas las mediciones realizadas. La mayor extensibilidad isquiosural de los futbolistas en el pre-test se explican por el hecho de que estos estiraban de forma aislada y con un volumen reducido antes de sus entrenamientos. Arregui y Martínez de Haro (2001), en un trabajo de revisión bibliográfica, establecieron que los entrenamientos específicos realizados habitualmente mejoran la extensibilidad, si bien los entrenamientos genéricos y la competición no logran mejorar esta capacidad. Por este motivo, se ha descrito con mucha frecuencia un alto porcentaje de deportistas con una extensibilidad isquiosural reducida (Öberg et al., 1984; Pastor, 2000; Sanz, 2002; McIntyre y Hall, 2005; Young et al., 2005; Stuchfield y Coleman, 2006; López-Miñarro et al., 2007 a,b, 2010b; Caldwell y Peters, 2009; Trehearn y Buresh, 2009; López Miñarro y Alacid, 2010). Diversos estudios en piragüistas han encontrado un gran predominio de sujetos con una baja extensibilidad y un alto porcentaje de casos de cortedad grado I, especialmente en canoistas (García-Ibarra et al., 2007; López-Miñarro et al., 2008a,b, 2010b, 2011), y se justifica por la ausencia de un trabajo específico de esta musculatura debido a la menor influencia que la extensibilidad isquiosural tiene en su rendimiento deportivo. En otro estudio, Lopez-Miñarro et al. (2009a) encontraron una mayor extensibilidad isquiosural en corredores que en piragüistas, debido a que los primeros suelen realizar estiramientos por la mayor implicación del tren inferior en su práctica. En este sentido, algunos estudios comparan la extensibilidad de deportistas con sujetos sedentarios, pero sin realizar intervención alguna. Dillon et al. (2004) encontraron que los deportistas de halterofilia obtenían mayores distancias en el test sit-and-reach que sujetos sedentarios de la misma edad. Por su parte, Wang et al. (1993) encontraron que atletas de larga distancia conseguían mayores valores angulares en el test elevación de la pierna recta que personas sedentarias. Una extensibilidad isquiosural reducida conlleva una mayor cifosis torácica en los movimientos de máxima flexión del tronco (Gajdosik et al., 1994), alteraciones del ritmo lumbo-pélvico (Esola et al., 1996, López-Miñarro et al., 2011), repercusiones sobre el raquis dorso-lumbar (Ferrer, 1998) y lesiones musculares (Cabry y Shiple, 2000; Croisier et al., 2002; Witvrouw et al., 2003; Henderson et al., 2010). En esta línea, un reciente estudio en futbolistas profesionales encontró que un rango de flexión activa de cadera inferior al normal aumentaba las posibilidades de sufrir una lesión en la musculatura isquiosural (Henderson et al., 2010). Por todo ello, es preciso incluir programas de estiramiento isquiosural en los entrenamientos de los futbolistas. En conclusión, la implementación de un programa específico de estiramientos de la musculatura isquiosural en jugadores de fútbol, basado en estiramientos estático-activos manteniendo el raquis alineado, realizados al finalizar las sesiones de entrenamiento, produce mejoras en la extensibilidad de esta musculatura, reduciéndose los casos de jugadores con cortedad de la musculatura isquiosural.

Bibliografía

Arregui, J. A. & Martínez de Haro, V. Estado actual de las investigaciones sobre la flexibilidad en la adolescencia. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 2:127-135, 2001. Ayala, F. & Sainz de Baranda, P. Efecto del estiramiento activo sobre el rango de movimiento de la flexión de cadera: 15 versus 30. Motricidad: revista de ciencias de la actividad física y del deporte, 20:1-14, 2008. Ayala, F., Sainz de Baranda, P., Cejudo, A. & De Ste Croix, M. Efecto de un programa de estiramientos activos en jugadoras de fútbol sala de alto rendimiento. Cultura, ciencia y deporte, 15:159-167, 2010. Cabry, J. & Shiple, B. J. Increasing hamstring flexibility decreases hamstring injuries in high school athletes. Clinical Journal of Sport Medicine, 10:311-312, 2000. Caldwell, B. & Peters, D. Seasonal variation in physiological fitness of a semiprofessional soccer team. Journal of Strength and Conditioning Research, 23(5):1370-1377, 2009. Croisier, J. L., Forthomme, B., Namurois, M. H., Vanderthommen, M. & Crielaard, J. M. Hamstring muscle strain recurrence and strength performance disorders. The American Journal of Sports Medicine, 30:199-203, 2002. Dillon, C., Paulose-Ram, R., Hirsch, R. & Gu, Q. Skeletal muscle relaxant use in the United States: data from the Third National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES III). Spine, 29:892-896, 2004. Esola, M. A., McClure, P. W., Fitzgerald, G. K. & Siegler, S.  Analysis of lumbar spine and hip motion during forward bending in subjects with and without a history of low back pain. Spine, 21:71-78, 1996. Ferrer, V. Repercusiones de la cortedad isquiosural sobre la pelvis y el raquis lumbar. Tesis Doctoral. Murcia: Universidad de Murcia, 1998. Gajdosik, R. L., Albert, C. R. & Mitman, J. J. Influence of hamstring length on the standing position and flexion range of motion of the pelvic angle, lumbar angle, and thoracic angle. Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy, 20(4):213-219, 1994. García-Ibarra, A., López-Miñarro, P. A., Alacid, F., Ferragut, C. & Yuste, J. L. Comparación de la extensibilidad isquiosural y la flexión del raquis lumbar entre canoistas y kayakistas de categoría infantil. En III Congreso Internacional de Ciencias del Deporte, 29-31 Marzo. Pontevedra. España, 2007. Henderson, G., Barnes, C. & Portas, M. Factors associated with increased propensity for hamstring injury in English Premier League soccer players. Journal of Science and Medicine in Sport, 13(4):397-402, 2010. Kibler, W. & Chandler, T. Range of motion in junior tennis players participating in an injury risk modification program. Journal of Science and Medicine in Sport, 6(1):51-62, 2003. Ledoux, P.  L´extensibilité des ischio-jambiers. Kinésithérapie Scientifique, 313:6-8, 1992. López-Miñarro, P. A. & Alacid, F. Influence of hamstring muscle extensibility on spinal curvatures in young athletes. Science & Sports, 25:188-193, 2010. López-Miñarro, P. A., Alacid, F., Ferragut, C. & García, A. Valoración y comparación de la disposición sagital del raquis entre canositas y kayakistas de categoría infantil. Cultura, Ciencia y Deporte, 9:171-176, 2008a. López-Miñarro, P. A., Alacid, F., Ferragut, C. & García, A. Valoración y comparación de la extensibilidad isquiosural entre kayakistas y canoistas de categoría infantil. Motricidad. European Journal of Human Movement, 20:97-111, 2008b. López-Miñarro, P. A.; Alacid, F. & Muyor, J. M. Comparación del morfotipo raquídeo y extensibilidad isquiosural entre piragüistas y corredores. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 9(36):379-392, 2009a. López-Miñarro, P. A., Alacid, F. & Rodriguez, P. L. Comparison of sagittal spinal curvatures and hamstring muscle extensibility among young elite paddlers and non-athletes. International SportsMed Journal, 11(2):301-312, 2010a. López-Miñarro, P. A., Muyor, J. M. & Alacid, F. Sagittal spinal curvatures and pelvic tilt in elite young kayakers. Medicina dello Sport, 63(4):509-19, 2010b. López-Miñarro, P. A., Muyor, J. M. & Alacid, F. Influence of hamstring extensibility on sagittal spinal curvatures and pelvic tilt in highly trained young kayakers. European Journal of Sport Science, DOI 10.1080/17461391.2011.575476, 2011. López-Miñarro, P. A., Rodríguez, P. L., Santonja, F., Yuste, J. L. & García, A. Sagittal spinal curvatures in recreational weight lifters. Archivos de Medicina del Deporte, 122:435-441, 2007a. López-Miñarro, P. A., Sainz de Baranda, P., Yuste, J. L. & Rodríguez, P. L. Validez del test sit-and-reach unilateral como criterio de extensibilidad isquiosural. Comparación con otros protocolos. Cultura, ciencia y deporte, 3(8):87-92, 2008c. López-Miñarro, P. A., Yuste, J. L., Rodríguez, P. L., Santonja, F., Sáinz de Baranda, P. & García, A. Sagittal spinal curvatures of thoracic and lumbar spine during the standing bilateral curl bar exercise. Cultura, Ciencia y Deporte, 7(3):19-24, 2007b. Luque, A., Fuente, M. T., Barón, F. J. & Labajos, M. T. (2010). Relación entre el test de elevación de pierna recta y el test ángulo poplíteo en la medición de la extensibilidad isquiosural. Fisioterapia, 33(6), 256-263. Martínez, F. M. Disposición del raquis en el plano sagital y extensibilidad isquiosural en gimnasia rítmica deportiva. Tesis Doctoral. Murcia: Universidad de Murcia, 2004. Martínez, F., Pastor, A. & Rodríguez, P. L. Estudio del morfotipo sagital de la columna y de la extensibilidad de la musculatura isquiosural en gimnasia rítmica deportiva. En A. Díaz y E. Segarra, Actas del 2º Congreso Internacional de Educación Física y Diversidad (pp. 330-348). Madrid: Gymnos, 2001. McIntyre, M. & Hall, M. Physiological profile in relation to playing position of elite college Gaelic footballers. British Journal of Sports Medicine, 39:264-266, 2005. Nyland, J., Kocabey, Y. & Caborn, D. Sex differences in perceived importance of hamstring stretching among high school athletes. Perceptual and Motor Skills, 99:3-11, 2004. Öberg, B., Ekstrand, J., Möller, M., & Gillquist, J. Muscle strength and flexibility in different positions of soccer players. International Journal of Sports Medicine, 5:213-216, 1984. Pastor, A. Estudio del morfotipo sagital de la columna y de la extensibilidad de la musculatura isquiosural de jóvenes nadadores de élite Españoles. Tesis doctoral. Murcia: Universidad de Murcia, 2000. Perelló, V. Estudio de la musculatura de la región posterior del muslo tras programa de estiramientos. Tesis Doctoral. Valencia: Universidad de Valencia, 2005. Rodríguez-García, P. L., López-Miñarro, P. A., Yuste, J. L. & Sáinz de Baranda, P. Comparison of hamstring criterion-related validity, sagittal spinal curvatures, pelvic tilt, and score between sit-and-reach and toe-touch tests in athletes. Medicina dello Sport, 61(1):11-20, 2008. Santonja, F., Sáinz de Baranda, P., Rodríguez, P. L., López-Miñarro, P. A. & Canteras, M. Effects of frequency of static stretching on straight-leg raise in elementary school children. Journal of Sports Medicine and Physical Fitness, 47(3):304-308, 2007. Stuchfield, B. M. & Coleman, S. The relationships between hamstring flexibility, lumbar flexion, and low back pain in rowers. European Journal of Sports Science, 6:255-260, 2006. Trehearn, T. & Buresh, R. Sit-and-reach flexibility and running economy of men and women collegiate distance runners. Journal of Strength and Conditioning Research, 23(1):158-162, 2009. Wang, S. S., Whitney, S. L., Burdett, R. G. & Janosky, J. E. Lower extremity muscular flexibility in long distance runners. Journal of Orthopaedic and Sports Physical, 17:102-107, 1993. Witvrouw, E., Danneels, L., Asselman, P., D´Have, T. & Cambier, D. Muscle flexibility as a risk factor for developing muscle injuries in male professional soccer players. A prospective study. American Journal Sports Medicine, 31:41-46, 2003. Young, W. B., Newton, R. U. & Doyle, T. L. A. Physiological and anthropometric characteristics of starters and non-starters and playing positions in elite Australian Rules football: a case study. Journal of Science and Medicine in Sport, 8:333-345, 2005. Zakas, A., Galazoulas, C., Grammatikopoulou, M. G. & Vergou, A.. Effects of stretching exercise during strength training in prepuberal, p

Responder

Otras colaboraciones