800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

15 may 2012

Influencia del método pilates sobre el equilibrio y la calidad de vida

/
Enviado por
/
Comentarios0
el método Pilates comprende una serie de ejercicios que mejoran la flexibilidad, fuerza y estabilidad en sus practicantes. Con los años vamos perdiendo capacidades físicas y aumenta el riesgo de caídas, por lo que es esencial mantener un buen equilibrio.

Autor(es): Lago Fuentes, Alberto; Soto Rodriguez, Anxela; Noal Sanlés, Daniel; García Soidán, Jose Luis
Entidades(es): Universidade de Vigo
Congreso: IVCongreso Internacional de Ciencias del Deporte y la Educación Física. (VIII Seminario Nacional de Nutrición, Medicina y Rendimiento Deportivo)
Pontevedra, España, 10-12 Mayo 2012
ISBN: 84-939424-2-7
Palabras claves: método pilates, equilibrio, calidad de vida

Influencia del método pilates sobre el equilibrio y la calidad de vida

Resumen

Introducción: el método Pilates comprende una serie de ejercicios que mejoran la flexibilidad, fuerza y estabilidad en sus practicantes. Con los años vamos perdiendo capacidades físicas y aumenta el riesgo de caídas, por lo que es esencial mantener un buen equilibrio.

Objetivo: conocer todos los estudios realizados en los que se midiese el efecto del método Pilates sobre el equilibrio tanto estático como dinámico, así como la percepción de los sujetos sobre la calidad de vida.

Metodología: revisar la bibliografía en las bases de datos PubMed, Scopus, SportDiscus y Web of Science con las palabras clave “Pilates AND Balance” y “Pilates AND Quality of life”en los últimos 10 años.

Resultados: de un total de 68 artículos, se emplearon en esta revisión 10.

Discusión: de los estudios analizados, un 70% mostró mejorías estadísticamente significativas (p<0,05) mientras que el 30% no las mostró, tanto en el equilibrio como en la calidad de vida.

Conclusiones: existe poca evidencia científica sobre el efecto del método Pilates en el equilibrio y la calidad de vida, por lo que es necesario seguir indagando, además de establecer una herramienta estándar de medición del equilibrio.

Introducción

Joseph Hubertus Pilates desarrolló “El arte de la Contrología”, actualmente conocido como el método Pilates, a finales del siglo XX. Él combinó todo lo que había aprendido y creía que era lo mejor para desarrollar las capacidades físicas de cada uno, demandando, conforme se iba aprendiendo el método, la integración del control tanto mental como físico1.

Poco a poco y con el paso de los años, Pilates se ha convertido en una modalidad de ejercicio físico popular, y que se está integrando cada vez más en las consultas fisioterápicas como herramienta complementaria de rehabilitación, ganando adeptos cada día, ya que combina el entrenamiento de la fuerza y estiramientos2. Este método es descrito por sus practicantes, sobre todo los herederos del conocimiento de Pilates, como “un método único del entrenamiento físico que usa la combinación de los estiramientos musculares, elongación y respiración para desarrollar los músculos del tronco y reestablecer el equilibrio muscular”3,4,5. Múltiples autores describen esta práctica como apta para todo tipo de edades y capacidades físicas, pero no para todas las patologías, ya que desde el punto de vista de la rehabilitación y la biomecánica, existen ejercicios potencialmente peligrosos para según que lesiones, ya que es posible modificar las pautas de movimiento y conseguir que se realicen los patrones en el orden de reclutamiento muscular correcto.6,7,8.

El objetivo principal de éste método es conseguir una coordinación completa e ideal del cuerpo, mente y espíritu9 Gallaguer 2000, pero también mejorar la fuerza, flexibilidad, prevenir lesiones, etc.2 y para ello es necesario incorporar y automatizar los principios básicos del método Pilates, que son centro, concentración, control, precisión fluidez y respiración 10, 11 Adamy 2004 y Adams 2007, aunque pueden variar en función de las distintas escuelas que existen a nivel internacional.

Respecto a la estabilidad postural y el mantenimiento de esta por parte del ser humano se considera desde hace unos años que se compone de un carácter multifactorial. El problema radica en que con el paso de la edad las capacidades tanto sensoriales como motoras de nuestros sistemas disminuyen, impactando negativamente en la estabilidad postural y haciendo que se pueda llegar a perder el equilibrio12.

Algunos autores, basándose en los principios del método Pilates y en la biomecánica del cuerpo humano, han indicado la gran importancia de los músculos posturales en el mantenimiento del equilibrio, como son el transverso del abdomen (a través de ecografía de observa su activación como músculo anticipatorio y estabilizador) o los oblicuos externos e internos13, de hecho, de acuerdo con estudios previos, el núcleo o “core” del que Pilates hablaba en sus libros14 estaba formado por una caja o cilindro cuya pared anterior coincidía con el transverso del abdomen, la parte posterior con los multifidos, el techo con el diafragma y la base con el suelo pélvico, y la activación conjunta de esta musculatura o simbólicamente el “powerhouse” permite mantener la estabilidad postural y consecuentemente poder disminuir el riesgo de caídas, principalmente en poblaciones de avanzada edad15,16.

Por otro lado, estudios han descrito la falta de equilibrio como un riesgo de padecer caídas17, que aumenta generalmente con la edad, siendo un factor importante  a la hora  de sufrir fracturas, lesiones o la muerte. Puede desglosarse en equilibrio estático, es decir la capacidad de mantenerse de pie cuando no nos movemos, y un equilibrio dinámico referido a la capacidad de mantenerse de pie cuando hay desplazamiento de nuestro cuerpo en el espacio sin perder la posición natural del cuerpo18.

Otro factor importante a tener en cuenta en los sujetos es su percepción de la calidad de vida. Al ser un concepto subjetivo se mide a través de cuestionarios, existiendo en la actualidad varios modelos validados.

Las técnicas y ejercicios del método Pilates se usan comúnmente en la práctica clínica, para mejorar la postura y facilitar los movimientos del cuerpo, mediante la reeducación de los patrones motores, aunque hasta la fecha no se ha publicado mucha literatura sobre ello8. Por ello el objetivo principal ha sido revisar toda la bibliografía y estudios recientes en los que se midiese el efecto de la práctica de un programa de ejercicios basado en el método Pilates sobre el equilibrio tanto estático como dinámico de las personas para saber si puede ser utilizado como herramienta en la prevención de caídas, así como estudios en los que se midiera la calidad de vida mediante algún tipo de cuestionario en pacientes que practicaron el método Pilates.

  1. Metodología

Se realizó una revisión bibliográfica sobre el objeto de estudio. Para ello, se desarrolló una estrategia de búsqueda en bases de datos con el fin de captar todos aquellos artículos datados a partir de 2002 hasta febrero de 2012 y relacionados, al menos potencialmente, con la medición del equilibrio al utilizar un programa basado en los principios del método Pilates.

Las bases de datos empleadas fueron PubMed, Scopus, SportDiscus y Web of Science (WOS) debido al impacto sobre la salud que puede tener el equilibrio y a que el objeto de estudio se considera un método de acondicionamiento físico y rehabilitación.

La búsqueda en PubMed fue llevada a través de su página web (tp://www.ncbi.nlm.nih.gov), empleando el término MeSH (medical subject headingpilates (utilizandose de encabezamiento) combinado con el término MeSH balance (subencabezamiento).

Para las bases de datos Scopus, SportDiscus y Web of Science se emplearon los términos de búsqueda pilates AND balance, introducidos en los campos “Title” y “Abstract” para las dos primeras y “Topic” para el WOS. (Tabla 1).

Por otro lado se creó otra estrategia de búsqueda sobre estudios que relacionaran el método Pilates con la medición de la calidad de vida. Se utilizaron los mismos buscadores empleando los términos de búsqueda pilates AND quality of life, introducidos como “Title” y “Abstract” en Scopus y SportDiscus, como “topic” en WOS y como “Title/Abstract” en PubMed. (Tabla 2)

Como apoyo para la comprensión de los principios del método Pilates se consultó el libro de J. H. Pilates, Volver a la vida con la Contrología de Pilates14

Los criterios de inclusión y exclusión empleados fueron los siguientes:
–  Las publicaciones debían estar presentes en revistas científicas.
–  La fecha de publicación debía oscilar entre 2002 y febrero de 2012.
–  La limitación idiomática se acotó a inglés y español. 
– Se aceptaron estudios de todo tipo, dándole preferencia a los de metodología cuasiexperimental.
– Los grupos de sujetos de los estudios podían abarcar desde alumnos universitarios a personas ancianas.
– Se aceptaron revisiones bibliográficas que nos ayudaron a crear un marco teórico previo a los estudios actuales.
– Fueron excluidos aquellos artículos a los que no se tuvo acceso
– Se excluyeron publicaciones de comunicaciones o congresos.
– Se excluyeron estudios en los que no se midiese la variable equilibrio.

La selección fue realizada por un único revisor, el cual leyó todos los estudios y aplicó los criterios de inclusión y exclusión, obteniendo los artículos usados en esta revisión.

  1. Resultados

El primer paso fue realizar una preselección de las publicaciones, considerando si se adecuaban o no a la temática que aborda esta revisión bibliográfica. El siguiente paso se estableció localizando los artículos completos, ya que los que no se localizaron fueron excluidos. Posteriormente se llevó a cabo la lectura de su resumen o abstract, para poder aplicar los criterios de inclusión y exclusión.

Las publicaciones que superaron esta criba, fueron sometidas a una lectura exhaustiva para poder realizar su análisis, compresión e inclusión en la revisión.

Para la temática del equilibrio, como muestra la figura 1, con la búsqueda inicial se obtuvieron un total de 39 artículos, de los cuales 18 fueron excluidos por estar repetidos, 1 por ser una revisión y 8 por no tener acceso a ellos o con acceso previo pago. Finalmente se han usado 12 artículos para realizar esta revisión bibliográfica de los cuales 6 completan el apartado de discusión y los otros 6 fueron empleados como accesorios para completar el marco teórico sobre la temática.

Con respecto a la calidad de vida, tras la búsqueda inicial se obtuvieron un total de 29 artículos. 14 fueron excluidos por estar repetidos entre las 4 bases de datos y 2 por no ser artículos científicos. De los 13 resultantes, no se tuvo acceso a cuatro y 3 o eran del interés de la temática. Finalmente se emplearon 4 estudios y 2 revisiones. (Figura 2)

  1. Discusión

    • Pilates y equilibrio

Después de hacer la búsqueda, observamos que hasta la fecha, solo cuatro estudios fueron publicados que proporcionen un apoyo preliminar sobre los beneficios en el equilibrio que ocasiona el método Pilates, aunque su medición es dispar.

En un estudio controlado de 34 adultos sanos más jóvenes (edad, 27,3; n=17 en cada grupo), Johnson et al (2007) realizaron un estudio cuya medida del equilibrio fue el Functional Reach Test (FRT), prueba en la que el sujeto se coloca de pie con la mirada paralela a una pared y los pies tras una raya marcada en el suelo. En la pared se coloca una regla cuyo 0 coincida con la línea del suelo. El sujeto coloca su brazo más cercano a la pared en flexión de 90 º. El objetivo del FRT es desplazar el brazo en paralelo lo más lejos posible, manteniendo el equilibrio. Imagen 1.Finalmente se toma como medida la distancia (en cm) avanzada con el brazo sin caerse ni traspasar la línea con los pies. Se encontró mejoría estadísticamente significativa (p<0,05) en los resultados del FRT después de 5 semanas de entrenamiento de Pilates, en comparación al grupo control.8

Kaesler et al (2007) utilizaron solamente una muestra de 8 individuos. Realizaron una distinción entre equilibrio estático y dinámico. Para el primero realizaron las pruebas con un “sway meter” que consiste en colocarle un cinturón en el tórax al sujeto atado a una cinta métrica y su objetivo es medir en milímetros el desplazamiento anterior o posterior del tronco en distintas posiciones (ojos abiertos o cerrados) y sobre distinto material (suelo o foam). Para el dinámico se uso el test de máximo rango de movimiento del tobillo (TMRMT) manteniendo el equilibrio. Los datos mostraron mejoras en el balanceo postural y el equilibrio dinámico en una población adulta mayor (rango de edad, 66-71) después de 8 semanas de clases de Pilates dos veces por semana. Uno de los principales problemas del estudio fue la no existencia de grupo control.18 

El último estudio de Siqueira et al (2010) en el que se realizó una investigación de 8 semanas con dos prácticas semanales del método Pilates (n=52; grupo control n=25, grupo experimental n=27). Se usó la escala Tinetti, una batería de 9 pruebas en las que se evalúa tanto el equilibrio dinámico como estático dando una puntuación final de entre 0 (mal equilibrio) y 27 puntos (mejor equilibrio posible), mostrando una mejora significativa entre grupo experimental y control (p<0,05), así como en la independencia y calidad de vida de mujeres ancianas (>60 años) medida mediante el World Health Organitation Quality of life-OLD (WHOQOL-OLD), adaptación para una población anciana, del cuestionario de calidad de vida de la OMS.17

Recientemente, en un mayor estudio controlado aleatorio (n=60) cuya muestra eran personas de edad avanzada (>65 años) residentes en asilos, usaron una plataforma de fuerza para medir el equilibrio, viendo las variaciones de la angulación del tobillo. Se mostraron mejoras significativas (p< 0.05), tras 36 sesiones (3 días a la semana durante 12 semanas), en las medidas de la plataforma dinámica de fuerzas sobre el equilibrio, además de la fuerza muscular, el tiempo de reacción, y las tasas de caídas, del grupo de Pilates en comparación con un grupo de control que no hacía ningún tipo de actividad física. Sin embargo, si estos hallazgos se traducen más allá de la población objetivo de su estudio, estamos ante una limitación de los investigadores.19

Por otro lado varios estudios no identificaron efectos beneficiosos asociados con los programas de Pilates. 

Caldwell et al (2009) realizaron un estudio con una población joven en edad universitaria en el que se midieron el equilibrio a través de una plataforma de fuerza y otras variables como la calidad de sueño y el ánimo. Se dividió una muestra de 98 alumnos en tres disciplinas distintas, Pilates, Tai-Chi y actividades recreativas de forma aleatoria. Tras 15 semanas se observaron unos resultados similares entre las 3 disciplinas lo que indica que no se produjeron diferencias estadísticamente significativas (p>0,05). Un posible problema de que no se produzcan mejoras es el hecho de no usar un grupo control sin actividad física, ya que las tres prácticas son similares o quizás la edad joven de la muestra implique un menor incremento del equilibrio.20

También aparecieron resultados similares en Bird et al (2011) donde se empleó una muestra (n=32) con media de edad de 67,3 años y las pruebas Four Square Step Test (FSST) y Timed up and Go (TUG) test para medir el equilibrio dinámico y una plataforma de fuerza para medir el equilibrio estático. El FSST es una prueba consistente en dibujar en el suelo un cuadrado del que salen cuatro líneas con una angulación de 90º entre ellas y otras 4 que partan estos cuadrados en dos a unos 45º. El sujeto coloca un pie en el cuadrado central e intenta con la otra pierna pisar sobre las líneas lo más lejos posible sin perder el equilibrio, midiendo así el desplazamiento en centímetros de la pierna (Imagen 2). El TUG es otra prueba en la que el sujeto parte de una sedestación en silla, cuando se le de la señal el sujeto debe levantarse caminar a paso normal durante 3 metros donde colocamos un cono que debe rodear y volver caminando hacia la silla donde se sienta. Se cronometra el tiempo que tarda y trasladamos ese dato a una tabla de puntuaciones. Tras 5 semanas se hizo un lavado de 6 meses y se intercambiaron los grupos experimental y control y se realizaron sesiones de Pilates otras 5 semanas. Los resultados comparando los pretest y postest antes y después del lavado y no se obtuvieron mejoras estadísticamente significativas entre grupo control y experimental salvo en la plataforma de fuerza con los ojos abiertos y cerrados sobre foam.2

  • Pilates y calidad de vida

Hasta la fecha se han encontrado 4 estudios en los que se midiese la calidad de vida antes y después de un programa de actividad física basado en los principios del método Pilates.
Altan et al (2009) realizaron un estudio sobre la eficacia del método Pilates en pacientes con fibromialgia. Compararon las mejoras en el dolor, el estado progreso y resultados de los pacientes con la patología, los puntos dolorosos, resistencia de extremidades inferiores y la calidad de vida, medida esta última mediante el Nottingham Health Profile (NHP). Este cuestionario se compone de un total de 38 preguntas divididas en apartados sobre el dolor, actividad física, sueño, cansancio, aislamiento social y reacciones emocionales. El programa del método Pilates se aplicó tres veces por semana durante 3 meses (12 semanas). Se administró el cuestionario en la semana 0, 12 y en la 24 (3 meses después de acabar el estudio). El grupo de Pilates se comparó con otro que realizaba un programa de estiramientos y relajación en casa. Los resultados mostraron mejoras estadísticamente significativas (p <0,001) en comparación con el grupo control tanto en la semana 12 como en la 24.21

Un estudio posterior de McGrath et al (2010) empleó una muestra de 135 sujetos divididos en tres grupos de n=35 cada uno, de pilates, estiramientos y aerobic con step. Se midió la calidad de vida de forma cuantitativa y cualitativa. La primera a través del cuestionario SF-36 (RAND 36-Item Health Survey)) y la segunda mediante el Health-related quality of life, una entrevista personalizada a cada uno de los sujetos. Los resultados mostraron mejoras significativas en el grupo de Pilates, indicando que su práctica tiene mayores mejoras en la calidad de vida que las otras dos.22

Por otro lado dos estudios no mostraron mejoras estadísticamente significativas. En Siquiera et al (2011), cincuenta y dos sujetos fueron divididos en dos grupos. El primero realizó ejercicio con el método Pilates (n=27) dos veces a la semana durante 8 semanas y el grupo control no realizó ninguna actividad física durante ese periodo (n=25). Para medir la calidad de vida se empleó el Cuestionario de calidad de vida de la Organización Mundial de la Salud, adaptado a personas ancianas (WHOQOL-OLD). Se les administró a todos los sujetos antes y después del estudio. Los resultados mostraron mejoras estadísticamente significativas en el grupo experimental en función de la percepción de los sujetos sobre su calidad de vida medida a través del cuestionario, sin embargo en el grupo control no se apreciaron mejoras.17

Por último Altan et al (2011) no mostraron diferencias estadísticamente significativas en la calidad de vida  en sujetos con espondilitis anquilosante. Para ello se empleó el cuestionario específico para la patología (ASQoL) consistente en 18 preguntas en las que los pacientes tienen que contestar si o no, obteniendo una puntuación final de entre 0 (buena calidad de vida) y 18 (mala calidad de vida). Los 55 sujetos fueron divididos en dos grupos, uno con práctica del método Pilates y el segundo control. El grupo de Pilates (GP) practicó durante 12 semanas 3 veces al día, mientras que el control  no realizó practica alguna.23

  1. Conclusiones

Hasta la fecha existe poca evidencia científica sobre los posibles efectos del método Pilates en el equilibrio tanto estático como dinámico. Los resultados muestran dos posturas, la de mejora y la de no mejoras.
Este problema puede deberse a las diferentes formas de medida del equilibrio en cada uno de los estudios (FRT, plataforma, TUG, FSST…) en vez de usarse una estándar para todos, pero esto se debe a que en la actualidad no se ha validado ningún instrumento que mida esta capacidad física tan subjetiva.

Otro problema entre las diferencias de los resultados puede deberse al diferente número de sujetos de las muestras que varía entre 8 y 98, siendo un sesgo importante a la hora de obtener unos resultados concretos.

La edad de la muestra es otra limitación en estos estudios ya que unos se centran en poblaciones jóvenes y otros en ancianas, lo que implica una gran diferencia debido a las características físicas de las distintas edades.

Finalmente, podemos concluir que no hay mucho soporte científico sobre la temática que aborda esta revisión, lo que nos hace pensar la necesidad de crear en primer lugar una herramienta validada y fiable para medir un parámetro tan subjetivo como el equilibrio y posteriormente aplicarla en un estudio con una muestra importante y una duración concreta cuya práctica experimental sea el método Pilates, solo a partir de ese momento podremos concluir si la práctica de este método mejora o no el equilibrio en los sujetos.

Las diferencias entre grupos control y experimental y entre los distintos estudios que midieron la calidad de vida pueden deberse a que el concepto de calidad de vida es muy subjetivo y no está asociado exclusivamente a las capacidades físicas, si no también a las condiciones emocionales y sociales

 

Bibliografía

  • Ahearn EL. The Pilates Method and Ballet Technique: Applications in the Dance Studio. Journal of Dance Education 2006 08;6(3):92-99.
  • Bird ML, Hill KD, Fell JW. A Randomized Controlled Study Investigating Static and Dynamic Balance in Older Adults After Training With Pilates. Arch Phys Med Rehabil 2011 Oct 4.
  • Smith K, Smith E. Integrating pilates-based core strengthening into older adult fitness programs implications for practice. Topics in Geriatric Rehabilitation 2005 JAN-MAR;21(1):57-67.
  • Bernardo LM. The effectiveness of Pilates training in healthy adults: An appraisal of the research literature. Journal of Bodywork & Movement Therapies 2007 04;11(2):106-110.
  • Kloubec JA. Pilates for improvement ofmuscle endurance, flexibility, balance, and posture. Journal of Strength and Conditioning Research 2010;24(3):661-667.
  • Segal NA, Hein J, Basford JR. The effects of Pilates training on flexibility and body composition: an observational study. Arch Phys Med Rehabil 2004 Dec;85(12):1977-1981.
  • Sekendiz B, Altun O, Korkusuz F, Akin S. Effects of Pilates exercise on trunk strength, endurance and flexibility in sedentary adult females. Journal of Bodywork & Movement Therapies 2007 10;11(4):318-326.
  • Kaesler DS, Mellifont RB, Kelly PS, Taaffe DR. A novel balance exercise program for postural stability in older adults: A pilot study. J Bodywork Movement Ther 2007;11(1):37-43.
  • Gallagher S, Kryzanowska R, editors. The complete writings of Joseph H. Pilates: Your health and Return to life through contrology. Philadelphia: Bainbridge Books; 2000.
  • Adamany K, Loigerot D. The Pilates Edge: an athletes’s guide to Strength and Performance. New York: Avery/Penguin Books; 2004.
  • Adams M, Quin R. The Pilates Teacher training manual. Boone: Appalachian State University; 2007.
  • Sherrington C, Lord SR, Finch CF. Physical activity interventions to prevent falls among older people: update of the evidence. Journal of Science and Medicine in Sports 2004;7 (1):43-51.
  • Mulhearn S, George K. Abdominal Muscle Endurance and its association with posture and Low Back Pain: An inicial investigation in male and female elite gymnast. Physiotherapy  1999;85 (4):210-216.
  • Pilates JH, Millar WJ. Volver a la vida con la contrología de Pilates. 2ª ed. Oregón: Presentation Dynamics Inc; 1998.
  • Akuthota V, Nadler SF. Core strengthening. Arch Phys Med Rehábil 2004 3;85:86-92.
  • Anderson BD, Spector A. introduction to Pilates-based rehabilitation. Orthopaedic Physical Therapy Clinics of North America 2000;9:395-410.
  • Siqueira Rodrigues B,Guedes de, Ali Cader S, Bento Torres N,Valim Oliver, Oliveira EMd, Martin Dantas EH. Pilates method in personal autonomy, static balance and quality of life of elderly females. Journal of Bodywork & Movement Therapies 2010 04;14(2):195-202.
  • Johnson EG, Larsen A, Ozawa H, Wilson CA, Kennedy KL. The effects of Pilates-based exercise on dynamic balance in healthy adults. Journal of Bodywork & Movement Therapies 2007 07;11(3):238-242.
  • Irez GB, Ozdemir RA, Evin R, Irez SG, Korkusuz F. Integrating Pilates exercise into an exercise program for 65+year-old women to reduce falls. Journal of Sports Science and Medicine 2011 MAR;10(1):105-111.
  • Caldwell K, Harrison M, Adams M, Travis Triplett N. Effect of Pilates and taiji quan training on self-efficacy, sleep quality, mood, and physical performance of college students. Journal of Bodywork & Movement Therapies 2009 04;13(2):155-163.
  • Altan L, Korkmaz N, Bingol Ü, Gunay B. Effect of Pilates Training on People With Fibromyalgia Syndrome: A Pilot Study. Archives of Physical Medicine & Rehabilitation 2009 12;90(12):1983-1988.
  • McGrath JA, O’Malley M, Hendrix TJ. Group exercise mode and health-related quality of life among healthy adults. J Adv Nurs 2011 MAR;67(3):491-500.
  • Altan L, Korkmaz N, Dizdar M, Yurtkuran M. Effect of Pilates training on people with ankylosing spondylitis. Rheumatol Int 2011 Apr 17.

[banner_formacion]

Responder

Otras colaboraciones