800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

9 feb 2012

Iniciación a los deportes de lucha y educación física escolar. Los modelos de enseñanza para la mejora de la competencia

/
Enviado por
/
Comentarios0
En este trabajo desarrollamos una propuesta con el objetivo de mejorar el fomento del deporte escolar, fundamentado en la necesidad de cambiar la forma de enseñar.

Autor(es): José Miguel Álamo Mendoza
Entidades(es): Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
Congreso: IX Congreso Internacional sobre la Enseñanza de la Educación Física y el Deporte Escolar
Valencia26 – 28 de Octubre de 2011
ISBN: 978-84-939424-0-3
Palabras claves: deporte escolar, educación, modelos de enseñanza, aprendizaje

Iniciación a los deportes de lucha y educación física escolar. Los modelos de enseñanza para la mejora de la competencia

Resumen

En este trabajo desarrollamos una propuesta con el objetivo de mejorar el fomento del deporte escolar, fundamentado en la necesidad de cambiar la forma de enseñar.
En el deporte, como contenido de la educación física escolar se ha avanzado mucho, principalmente en lo que han sido las propuestas curriculares. Sin embargo, en la actualidad las tasas de abandono prematuro en el deporte y las cifras referidas a la obesidad infantil por estilos de vida sedentarios, es una problemática a resolver, principalmente, para que se reconozca a esta área del sistema de enseñanza, como elemento imprescindible en el proyecto educativo de los Centros.

Conseguir que se adquieran hábitos de práctica de actividad física y deportiva regular, es el objetivo final y uno de los factores que coadyuvan a este reto es la forma de enseñar.

Introducción

La educación física y el deporte escolar tienen en la actualidad un reto inexcusable con el objetivo de conseguir mejorar la calidad de vida de los niños y niñas en edad escolar, favoreciendo la adquisición del hábito de práctica regular de actividad física y deportiva.
Las tasas de obesidad infantil y juvenil como consecuencia del sedentarismo (Aranceta y otros, 2005; Schmitt, 2007; Hernández Álvarez, Moya y Velázquez Buendía, 2007; Moscoso y Moyano, 2009; Consejo Superior de Deportes, 2010), son preocupantes al estar por encima de los niveles recomendados y además suponen un “desafío muy importante para la salud pública mundial” (OMS, 2004).

Los jóvenes escolares no tienen el hábito de práctica de actividad física y deportiva. El abandono progresivo en la adolescencia (Cecchini, Méndez y Contreras, 2005; Hernández Álvarez y Martínez Gorroño, 2007) producen estilos de vida inadecuados con la consecuencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial y ciertos tipos de cáncer (Contreras, 2007).

Si analizamos la situación actual, podemos comprobar que, con una inversión pública en instalaciones deportivas que ha posibilitado un aumento de los espacios para la práctica del 16,07 % entre 1995 y 2005 (Ministerio de Educación y Ciencia, 2007); con un incremento de 12 a casi 30, de los Centros  Universitarios para la formación de profesionales en Ciencias de la Actividad Física y del deporte en los últimos 20 años, distribuidos por todo el territorio nacional y con una consolidación, como área, de la Educación Física en el sistema educativo nacional; uno de las conclusiones es que tenemos las tasas de obesidad infantil más altas de Europa y además somos de los países de la comunidad europea con los niveles más bajos de práctica deportiva, sólo entre 4 y 5 de cada 10 españoles, realiza alguna vez ejercicio físico (García Ferrando 2006; Centro de Investigaciones Sociológicas, 2010).

Por lo tanto, ante esta situación, desde la educación física es necesario pensar en qué aspectos es necesario cambiar para conseguir mejorar y lograr que las tasas de obesidad infantil disminuyan con la práctica regular de actividad física y deportiva y adecuados hábitos de alimentación. El objetivo general es el de incrementar el número de personas que incorpore a su vida el hábito del ejercicio físico regular, para mejorar su salud y como consecuencia su calidad de vida.
Con más y mejores medios, recursos y conocimientos, la autocrítica entre el colectivo debe favorecer un nuevo tipo de pensamiento que pueda propiciar nuevas acciones a favor de las soluciones pertinentes.

El diagnóstico.

En un mundo globalizado en el que el aumento del conocimiento en las distintas áreas sociales, técnicas y humanas, ha conseguido grandes avances  también tenemos fracasos importantes; es necesario e imprescindible el cambio en el tipo de juicio. En las ciencias de la actividad física y del deporte el conocimiento generado no ha tenido en cuenta, de forma general, los problemas sociales. Ahora, con más y mejores medios, profesionales mejor cualificados y con un conocimiento contrastado de los efectos de la actividad física para la mejora de la salud, los datos respecto a los niveles de práctica deportiva, obesidad infantil y abandono, son un motivo de preocupación en la sociedad.

Los tres ámbitos en lo que es necesario actuar para la práctica deportiva son: el personal, el cultural y el del contexto o medios disponibles (Cavill, Kahlmeier y Racioppi, 2009). Conseguir la implicación de las personas cambiando sus hábitos; generar consciencia de la importancia de prevenir manteniendo y mejorando la salud y finalmente, generar los contextos adecuados para la práctica con la creación de espacios deportivos y materiales.
El segundo y el tercer factor se han divulgado y desarrollado progresivamente en los últimos años. La difusión de los beneficios para la salud con la práctica regular de actividad física y deportiva, es un hecho. El aspecto de mejora de las infraestructuras y espacios para la práctica del deporte es una realidad en cualquier ciudad. Sin embargo, queda mucho por hacer también, fundamentalmente en el entorno urbano.

El conocimiento generado en las Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, es importante, principalmente en cuanto al volumen. Sin embargo, es un saber muy determinado, concreto y especializado. En estos momentos y según las circunstancias expuestas, es imprescindible disponer de la información, para después articularla y organizarla. La Educación Física y deportiva no puede estar al margen del contexto social. Frente al entendimiento parcelado y específico debe estar la generación de acciones que aglutinen un conocimiento complejo a modo de disponer de una visión global de los problemas.

La enseñanza del deporte escolar.

El ámbito que más depende de nosotros, de los profesionales de la Educación Física, en cuanto a la actuación para el desarrollo de la práctica de actividad física y deportiva, es el personal, conseguir crear la motivación para la praxis.
El estudio de los motivos de práctica y el conocimiento que se concluya de ello, puede servir para frenar el abandono de los programas y aumentar la adherencia a la práctica de actividad física y deportiva (Martínez Camacho, et. al., 2010). La falta de competencia, el conflicto de intereses, la relación grupal y la falta de diversión, son los factores que más se exponen como las razones del abandono de la práctica deportiva y para Cervelló (2000) existe una relación directa entre los motivos de práctica y los motivos de abandono.

Incidir en la mejora de la enseñanza utilizando modelos que se adapten a las expectativas del alumnado, de tal forma que aprendan de forma adecuada y eso propicie una toma de conciencia de la mejora por parte del alumnado repercute en las posibilidades de continuar en la práctica deportiva (Monteagudo, M. J., 2000).
En este trabajo exponemos los resultados de la investigación que hemos desarrollado durante tres años en la que hemos aplicado distintos modelos de enseñanza en los deportes de lucha con agarre.

El conocimiento generado respecto a la enseñanza del deporte,  para comparar distintos modelos en la iniciación, de forma general, no ha sido una de las prioridades como tema de investigación en la Educación Física y Deportiva. Méndez (1999) en su análisis cita los trabajos realizados en deportes como el baloncesto y el voleibol, hockey sala, fútbol, bádminton y tenis.
Enseñar el deporte según el currículum escolar necesita, al menos, de una concepción sociológica, también de salud y fundamentalmente educativa. Asumiendo los datos expuestos en la introducción de este trabajo y estudiando un conjunto de propuestas en la bibliografía, se puede fundamentar la necesidad de que las actividades deportivas se desarrollen en contextos que fomenten más la participación, el disfrute o la diversión, el sentimiento de competencia o de aprendizaje de habilidades y que estén más orientadas a la mejora de la salud que a los resultados de la competición (Contreras, de la Torre y Velázquez, 2001; Cruz, J., 2001; Cecchini, Méndez y Contreras, 2005; Bompa, 2005; Serrano, 2009; Smoll, F. y Smith, R., 2009); con el objetivo de mantener la motivación en los jóvenes y que contribuya a evitar, el abandono prematuro de la práctica deportiva que puede incidir en un empeoramiento de algunos factores relacionados directamente con el mantenimiento y mejora de la salud.

Promover el ejercicio físico y evitar el sedentarismo, son dos acciones concretas para la prevención, porque entre los estilos de vida asociados con la prevalencia de obesidad infantil están las actividades como ver la televisión más de 3 horas diarias y no practicar actividad deportiva. El hábito de práctica sistemática de actividad física es reducido y hay una gran porcentaje de la población escolar que es sedentaria, tanto para las actividades espontáneas como para las planificadas y reguladas por un profesional (Hernández Álvarez y Martínez Gorroño, (2007).

Por todo ello, el deporte escolar debe cambiar su concepción y sus prácticas. El aprendizaje tiene que estar orientado al conocimiento y a la práctica y actitud según las recomendaciones de los organismos internacionales (OMS, 2010). Respecto a todo ello se ha teorizado bastante y es imprescindible comenzar a detallar formas de enseñar después de estudios longitudinales.

Investigación.

Objetivos

En este trabajo presentamos un estudio desarrollado desde el curso 2008 – 2009 y 2009 – 2010, sobre la aplicación de modelos de enseñanza en el judo para conocer los efectos de cada uno en el aprendizaje y que los alumnos se puedan sentir competentes. Hemos comparado propuestas de métodos de enseñanza en la iniciación deportiva, aplicando la teoría a la práctica, con el objetivo de valorar e identificar los aspectos necesarios que puedan aportar mejores condiciones de aprendizaje para los alumnos.

Metodología

Se ha utilizado una metodología descriptiva con la investigación observacional, para estudiar el comportamiento de los alumnos y hacer un análisis de forma cualitativa y cuantitativa.
La variable independiente son los tres métodos de investigación utilizados y las variables dependientes son las habilidades realizadas por los alumnos y que medimos en la planilla de observación En la tabla 1, relacionamos los tres modelos de enseñanza aplicados a cada grupo.

Tabla 1: Modelos y estilos de enseñanza aplicados a cada grupo.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 18

En la tabla 2, se concretan los modelos según las propuestas de distintos autores (Devís y Sánchez Gómez, 1996; Méndez, 1999; Jiménez, 2000; Contreras, De La Torre y Velázquez, 2001; García López, 2001; Contreras, 2007):

Tabla 2: definición de los elementos del proceso en cada uno de los modelos de enseñanza.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 18

Sujetos

Los participantes en este estudio son 106 alumnos y alumnas en el curso 2008-2009 y 114 en el 2009-2010 de segundo curso de la Licenciatura de Ciencias de la actividad física y del deporte de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. El nivel de conocimiento de este deporte por parte de los alumnos es mínimo, solamente un 8 % lo practicó en alguna ocasión.

Instrumentos

La recogida de datos se desarrolla con una planilla de observación en la que se registran las frecuencias con las que se producen las distintas variables dependientes. Estas son: la iniciativa en el ataque, crear incertidumbre, control del oponente, desequilibrar y aplicar una técnica. Para establecer la validez hemos utilizado el método de la fiabilidad entre observadores, dando como resultado un nivel del 80 %. Se trata de medir el comportamiento de los alumnos durante el estudio que ha durado 20 sesiones prácticas de una hora y media de duración. En la tabla 3 se explican cada unas de las variables dependientes (Thabot, 1999; Álamo, 2008).

Tabla 3: definición de cada una de las variables observadas en la evaluación.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 18

Diseño y análisis de los datos

Mediante el programa SPSS 14.0, se aplicó el estadístico ANOVA factorial, para conocer el efecto de cada uno de los modelos de enseñanza.

Resultados y discusión.

Se pueden deducir de los resultados obtenidos en la investigación dos conclusiones:

1.- Los datos evidencian que si bien los tres métodos no difieren en resultados, los sujetos que aprendieron con los modelos de enseñanza vertical con referencia a la técnica y vertical estructural, progresan desde las primeras 10 sesiones a las 10 siguientes más gradualmente, que los sujetos del método tradicional.

2.- Que los modelos de enseñanza en los que los alumnos participan en la búsqueda de soluciones a las situaciones prácticas planteadas por el profesor y éste desarrolla una propuesta sistemática e intencional basada en los fundamentos técnicos y tácticos e identifica los principios operativos del judo aumentando progresivamente la complejidad estructural y funcional; producen un mejor aprendizaje de los alumnos en el aspecto de la compresión de los principios tácticos del judo.

Por lo tanto, se pueden conseguir mejores resultados en el aprendizaje con los modelos de enseñanza para la iniciación al judo, en los que propiciamos que los alumnos tengan una participación activa mediante el método de descubrimiento guiado y resolución de problemas y se establece una progresión en la enseñanza basada en:

  1. Las habilidades básicas.
  2. Los principios operativos de judo y la realización de situaciones de lucha contextualizadas con el desarrollo de esquemas tácticos.

Con estos resultados, tenemos una base para la organización de un programa de enseñanza en los cursos de Técnicos Deportivos de Nivel I, II y III de la Federación de Judo y disciplinas asociadas, con el objetivo de desarrollar la mejora de las habilidades de los educadores en la iniciación al judo con los niños y niñas en edad escolar.

Es importante seguir en la aplicación de la investigación que evalúe los resultados del aprendizaje de los alumnos para conseguir favorecer la adherencia. En algunos estudios se demuestra que el deporte en sí mismo no es educativo, son las formas en las que se estructura el aprendizaje, la manera en la que los profesores o entrenadores organizan las sesiones y actividades, lo que hace posible que la experiencia de los alumnos y alumnas sea positiva en la práctica de actividades física y deportivas (Escartí, 2005).

En el informe del Parlamento Europeo se concluye que los niños y niñas no se sienten atraídos por la práctica física y deportiva debido a la forma en la que se imparten los contenidos. Las programaciones en la educación física y el deporte escolar, no proporcionan experiencias atractivas y son contrarias a los intereses de los alumnos y alumnas; (Schmitt, 2007).
La competencia, la relación, la poca diversión y el conflicto de intereses son los factores que inciden en un abandono de la práctica; en los deportes de lucha con agarre, como el judo o la lucha canaria, la adecuada presentación de las actividades implica diseñar unidades didácticas en las que el proceso de enseñanza contribuya fundamentalmente a que los alumnos se sientan competentes y no vean las actividades de lucha como una praxis alejada de sus intereses y solamente para aquellos físicamente mejor dotados.

En trabajos futuros para seguir desarrollando esta investigación, es necesario aplicar metodologías de investigación mixtas, que combinen lo cuantitativo con lo cualitativo. Los cuestionarios, la evaluación del aprendizaje táctico y las entrevistas y grupos de discusión; son instrumentos para la mejora de la metodología y técnica de investigación en la valoración de los modelos de enseñanza.

En cuanto a la fiabilidad y la validez de los instrumentos de medida, en esta investigación, se obtiene el mismo tipo de medida cuando valoramos el aprendizaje adquirido y también medimos lo que pretendemos, que es, cómo hacen judo los alumnos. Sin embargo, es importante el conocimiento previo de la actividad y la experiencia, porque ello facilita la compresión que permita esta evaluación del aprendizaje con la fiabilidad y validez adecuadas.

En cuanto a distintos aspectos que se han ido observando según desarrollábamos la investigación y para trabajos futuros, es importante precisar que este tipo de estudios contribuyen a conectar la teoría con la práctica respecto a los modelos de enseñanza deportiva. Esto a su vez, permite constatar la viabilidad de la teoría respecto al cómo se presentan los modelos de enseñanza y cómo, realmente, se desarrolla la enseñanza en el aula.

Finalmente, seguir incidiendo en los aspectos de la motivación mediante la forma de organizar la enseñanza en la iniciación deportiva es prioritario. Los aspectos de relación, autonomía y el sentimiento de competencia, se pueden establecer con el método de enseñanza constatado y con las habilidades del educador.

Bibliografía

ÁLAMO, J. M. (2008): La iniciación al judo en la educación física escolar. Sevilla: Wanceulen.
ARANCETA, J., PÉREZ RODRIGO,; C., RIBAS, L. Y SERRA, L. (2005): Epidemiología y factores determinantes de la obesidad infantil y juvenil en España. Revista de Pediatría de Atención Primaria, Vol. VII, Suplemento 1, 13-20.
BOMPA, T. (2005): Entrenamiento para jóvenes deportistas. Barcelona: Hispano Europea.
CAVILL, N., KAHLMEIER, S. Y RACIOPPI, F. (2009): Actividad física y salud en Europa: Conocer para actuar. Universidad de León: Instituto de Biomedicina.
CECCHINI-ESTRADA, J. A., MÉNDEZ, A. Y CONTRERAS, O. R. (2005): Motivos de abandono de la práctica del deporte juvenil. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla – La Mancha.
Centro de Investigaciones Sociológicas (2010): Encuesta sobre los hábitos deportivos en España 2010. Avance de resultados. Madrid: Consejo Superior de Deportes. Versión electrónica:; http://www.csd.gob.es/csd/estaticos/noticias/DOSSIER-ENCUESTA.pdf
CERVELLÓ, E. (2000): Una explicación de la motivación deportiva y el abandono desde la perspectiva de la Teoría de Metas: Propuestas para favorecer la adherencia a la práctica deportiva. En Actas del I Congreso Hispano – Portugués de Psicología. Santiago de Compostela.
Consejo Superior de Deportes (2010): Plan Integral para la Actividad Física y el Deporte (A + D). Madrid.
CONTRERAS, O. R. (2007): El problema de la obesidad infantil. Intervención didáctica en educación física. En Mendoza, N. Condición física, habilidades deportiva y calidad de vida (págs. 9 – 29). Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia.
CONTRERAS, O. R., De la Torre, E. y Velázquez, R. (2001): Iniciación deportiva. Madrid: Síntesis.
CONTRERAS, O. R. (2007): Los modelos de enseñanza para la iniciación deportiva: estado de la cuestión. Curso de Iniciación deportiva municipal. 1 y 2 de junio. Las Palmas de Gran Canaria. Cabildo de Gran Canaria. Apuntes inéditos.
CRUZ, J. (2001): Factores motivacionales en el deporte infantil y asesoramiento psicológico a entrenadores y padres. En Cruz, J. (editor): Psicología del deporte (pp.147 – 176). Madrid: Síntesis.
DEVÍS, J. Y SÁNCHEZ GÓMEZ, R. (1996): La enseñanza alternativa de los juegos deportivos: antecedentes, modelos actuales de iniciación y reflexiones finales. En Moreno, J. A. y Rodríguez, P. L.: Aprendizaje Deportivo (págs. 159-181). Universidad de Murcia.
ESCARTÍ, A. (coord.), PASCULA, C. Y GUTIÉRREZ, M. (2005): Responsabilidad personal y social de la educación física y el deporte. Barcelona: Graó.
GARCÍA FERRANDO, M. (2006): Posmodernidad y Deporte: entre la individualización y la masificación. Madrid: Consejo Superior de Deportes. Versión electrónica: http://www.csd.gob.es/csd/sociedad/encuesta-de-habitos-deportivos/encuesta-de-habitos-deportivos-2005/encuesta-de-habitos-deportivos/
GARCÍA LÓPEZ, L. M. (2001): Hacia una clasificación actualizada y unificada de los modelos alternativos de enseñanza en la iniciación deportiva. Docencia e investigación: revista de la Escuela de Magisterio de Toledo. Año, 26, nº 11, 31 – 42.
HERNÁNDEZ ÁLVAREZ, J. L. Y MARTÍNEZ GORROÑO, M. E. (2007): Estilo de vida y frecuencia de práctica de actividad física de la población escolar. En Hernández Álvarez, J. L. y Velázquez, R. (coords.): La educación física, los estilos de vida y los adolescentes: cómo son, cómo se ven, qué saben y qué opinan. (Págs. 89-114). Barcelona: Graó.
HERNÁNDEZ ÁLVAREZ, J. L., MOYA, J. M. Y VELÁZQUEZ, R. (2007): Características antropométricas de la población escolar. Pautas de crecimiento. Sobrepeso, obesidad y riesgo para la salud. En Hernández Álvarez, J. L. y Velázquez, R. (coords.): La educación física, los estilos de vida y los adolescentes: cómo son, cómo se ven, qué saben y qué opinan. (Págs. 31-56). Barcelona: Graó.
JIMÉNEZ, F. (2000): Estudio praxeológico de la estructura de las situaciones de enseñanza en los deportes de cooperación / oposición de espacio común y participación simultánea: balonmano y fútbol sala. Tesis Doctoral. Departamento de Educación Física. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
MARTÍNEZ CAMACHO, A., HELLÍN, P., PAVÓN, A. Y MORENO MURCIA, J. A. (2010): Motivos de practica físico – deportiva. En: Moreno Murcia, J. A. y Cervelló, E.: Motivación en la actividad física y el deporte. Sevilla: Wanceulen.
Ministerio de Educación y Ciencia (2007): Censo nacional de Instalaciones deportivas 2005. España. Madrid: Consejo Superior de Deportes.
MÉNDEZ, A. (1999): “Modelos de enseñanza deportiva. Análisis de dos décadas de investigación”. Lecturas: Educación Física y Deportes. http://www.efdeportes.comRevista Digital. Año 4. Nº 13. Buenos Aires, Marzo.
MONTEAGUDO, M. J. (2000): El deporte escolar durante la infancia: claves para la gestación de preferencias y adquisición de hábitos deportivos. En Maiztegui, C. y Pereda, V. (coordinadoras): Ocio y deporte escolar. Bilbao: Universidad de Deusto.
MOSCOSO, D. Y MOYANO, E. (coord.) (2009): Deporte, salud y calidad de vida. Colección de estudios sociales, nº 26. Barcelona: Obra Social. Fundación “La Caixa”.
Organización Mundial para la Salud (OMS) (2004): Estrategia Mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud. Ginebra.
Organización Mundial para la Salud (OMS) (2010): Recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud. Recuperado en julio de 2011 en http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789243599977_spa.pdf
SCHMITT, P. (2007): Informe sobre la función del deporte en la educación. Parlamento Europeo. Comisión de Cultura y Educación. Recuperado en diciembre de 2007 en http://www.oei.es/deporteyvalores/ES.pdf
SERRANO, J. A. (2009): Contribuciones del currículum escolar de educación física en el logro de las recomendaciones públicas de actividad física. En Arufe, V., Lera, A., Fraguela, R. y Varela, L. (editores): La educación física en la sociedad actual (pp. 69 – 89).Sevilla: Wanceulen.
SMOLL, F. L. Y SMITH, R. (2009): Claves para ser un entrenador excelente. Barcelona: Inde.
THABOT, D. (1999): Judo óptimo. Análisis y metodología. Barcelona: Inde.

[banner_formacion]

Responder

Otras colaboraciones