800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

25 oct 2014

La psicología en los deportes colectivos con Fabián Sainz Modinos

psicología_ deportes_colectivosSobre Fabián Sainz Modinos

Es licenciado en psicología y máster en psicoterapia por la universidad de Salamanca, es máster en psicología deportiva por la UNED y trabaja como psicólogo deportivo para el Club de Fútbol Salamantino, el Club Deportivo Carbajosa y la delegación salamantina del Colegio de Árbitros de Fútbol de Castilla y León.

Twitter: @fabiansainzentrevista

Alto Rendimiento:- ¿Cuéntanos un poco cual es el rol que juega la psicología en el rendimiento deportivo?

Fabián Sainz: -Bueno, pues la psicología en general o el trabajo de aspectos mentales juega un papel muy importante que yo creo que ni siquiera es factible cuantificar. No te sabría decir si es más importante o menos y creo que además no es lo importante, pero sí que es cierto que cómo enfocamos muchos de los aspectos relacionados con la práctica deportiva. Tanto en la práctica más de cantera o de base como en el alto rendimiento, cómo afrontamos mentalmente muchas de las demandas que nos hace la práctica deportiva o que nos plantea la práctica deportiva, es clave para afrontar situaciones de muchos tipos, tanto de éxito como adversas, situaciones en las que los resultados no acompañan, etcétera. Hay un montón de palabras. Me parece que sería bueno igual que te comente temas como la atención y la concentración, la motivación es clave, la cohesión grupal, el afrontamiento de las situaciones adversas por ejemplo, la comunicación dentro del grupo, del equipo, el tipo de comportamientos que mantienen los entrenadores con respecto a los deportistas, el establecimiento de objetivos. Hay muchos aspectos que quien lo escuche se podrá hacer una idea, que cómo nos planteamos objetivos, cómo afrontamos la adversidad, cómo nos comunicamos dentro de un equipo técnico o el entrenador con los deportistas o los jugadores. Todos son aspectos clave y todo tiene muchísimo que ver con aspectos que la psicología estudia desde hace mucho tiempo.

Alto Rendimiento:-Todos estos aspectos psicológicos que has ido citando, ¿a través de qué técnicas y estrategias se pueden trabajar de cara a la preparación psicológica de un equipo deportivo?

Fabián Sainz: -Pues, dependiendo de la habilidad o del recurso psicológico que se quiera trabajar, hay técnicas distintas. Muchas veces, no sé si la principal, pero la primera aportación que puede hacer la psicología deportiva es detectar el aspecto, de los que he comentado anteriormente, que es susceptible de mejora. Entonces, una de las herramientas, por ejemplo, es la observación. No tanto que se utiliza luego en el equipo sino el que utiliza el psicólogo deportivo es observar y registrar qué ocurre en la práctica deportiva, tanto en el entrenamiento como en la competición. Ese es el primer paso, y si detectas que hay algo, algún aspecto que podría facilitar la mejora del rendimiento -aprovechando que sois Alto Rendimiento me voy a centrar un poquito más ahí- si se detectan esos factores luego hay distintas técnicas dependiendo del aspecto que queramos mejorar. A veces es tan sencillo como detectarlo, es decir, cuando un equipo detecta que tiene falta de comunicación, pongamos  el ejemplo de un equipo de fútbol que detecta que tiene falta de comunicación en el terreno de juego en la competición, pues a veces la estrategia es muy sencilla porque basta que tú lo veas, lo observes y le des datos al entrenador y al equipo de jugadores de que efectivamente existe esa falta de comunicación y a veces es suficiente para que el equipo diga: “Tenemos que hablar más en el campo”, y se pongan y lo hagan. Por otra parte también es bueno que conozcan en qué distintos aspectos… Te estoy poniendo un ejemplo que probablemente habría que hablar de cada uno pero bueno. Probablemente cuando el equipo quiere tener más comunicación en la cancha también sea importante explicarles qué funciones tiene la comunicación, por un lado es dar ánimo, por otro lado es reforzar el trabajo que hacen tus compañeros, por otro es corregir errores de colocación, por ejemplo, o comunicarse sobre movimientos que ya están inicialmente entrenados en el equipo, pero que no están saliendo bien. Entonces corregir algún pequeño error de coordinación. Entonces que los jugadores primero sepan que ese es un aspecto que se puede mejorar, normalmente si se detecta un déficit que se puede mejorar bastante, ya puede ser suficiente, y si no se trata de ir puliendo los aspectos que facilitan la comunicación de un equipo. Si estamos hablando por ejemplo de motivación, pues al final todos los aspectos están muy relacionados y no solamente entre los aspectos psicológicos, sino también con los técnicos o tácticos. Pero un equipo que tiene problemas de motivación, por ejemplo, lo primero como he comentado antes, habría que detectarlos y luego la forma en la que un entrenador programa los entrenamientos puede cambiar la forma en que programa los entrenamientos, puede ser suficiente para que la motivación aumente. Y otro aspecto -mira, ahora que me haces la pregunta, me viene a la cabeza- también que es importante que aporta un psicólogo deportivo es tener al entrenador, digamos así, más ubicado en un modelo que contempla tres patas para el alto rendimiento deportivo, que son: la motivación,  que todo el mundo yo creo que al día de hoy tiene claro que es un aspecto clave, por otro lado la confianza en las propias posibilidades tanto individuales como del equipo y por otro el nivel de estrés. Normalmente se intenta trabajar sobre todo en la motivación y en la confianza que es mucho más agradable. Pero a veces en un momento dado en  el  que el equipo se relaja, pues hay que añadir un factor de estrés, bien sea la competencia entre jugadores por el puesto o la necesidad de lograr resultados para seguir avanzando en la competición, etcétera. Entonces hay muchas técnicas distintas y depende un poquito del aspecto que queramos trabajar.

Alto Rendimiento:-Fabián, si me permites, ¿cómo se trabajarían estos tres aspectos clave que has citado, tanto el psicólogo directamente con los jugadores como el psicólogo a través del entrenador para terminar influyendo en los deportistas y en estos tres aspectos que has dicho cómo es la confianza, la motivación y el control de estrés o la óptima activación?

Fabián Sainz: -Pues muy buena pregunta, mira yo, la propuesta que hago de modelo, hay varios aspectos que hay que tener aquí en cuenta. Uno es la pura eficacia, qué es lo más eficaz. Y otro de ellos es también los recursos. La situación ideal que todos nos planteamos sería pues tener al psicólogo disponible durante todas tus horas de entrenamiento, un rato antes, un rato después, durante los partidos, antes de los partidos, etcétera. Esto normalmente, como te podrás imaginar, no es posible porque los equipos no tienen medios. Y menos un equipo de cantera no suele tener medios para esto. Por otra parte tampoco es imprescindible en la experiencia que yo tengo, también. Pero no es imprescindible que el psicólogo esté en todo momento viendo el entrenamiento, viendo la competición. Entonces, yo en los equipos en los que estoy trabajando partimos de una propuesta de que sea el entrenador el que exponga las necesidades, el que adquiera los recursos para influir de manera más positiva y más eficaz en sus jugadores y el psicólogo deportivo trabaja con él en colaboración como parte del equipo técnico para ayudarle a tener en cuenta los aspectos psicológicos que permiten por ejemplo que un entrenador tenga más capacidad de motivación. No se trata tanto de dar una charla y motivar a los jugadores. En un momento puntual puede estar bien pero suele ser más productivo que sea el entrenador el que gane los recursos y el conocimiento para ser más motivador por ejemplo o para tener más capacidad de crear confianza en sus jugadores o de gestionar el nivel de estrés. Entonces esto tiene una desventaja y es que a veces mientras el entrenador aprende a manejar esos recursos y esas herramientas se tarda un poco más y la parte buena es que luego una vez que aprende o vamos que aprende, también tengo que decir una cosa, muchas veces los entrenadores ya saben hacer muchas de estas cosas. Pero bueno siempre es cierto que siempre hay margen de mejora, pero una vez que lo hacen pueden hacerlo en todo momento, en todos los entrenamientos, en todos los partidos, en todas las previas de los partidos y esto hace que a medio plazo o a largo plazo el trabajo sea mucho más eficaz o bueno. Resumiendo un poquito, yo soy partidario en ese sentido por las razones que he comentado -no por preferencia personal, por supuesto- de trabajar con unos entrenadores que luego multiplican. Yo siempre le digo a los entrenadores que si yo trabajo con un entrenador y en algo le beneficio, estoy beneficiando a un equipo de 20 jugadores. Sin embargo si trabajo con un jugador estoy beneficiando a un jugador. Un poquito la filosofía es esa.

Alto Rendimiento:-¿Qué importancia tiene la gestión de las emociones para favorecer el rendimiento?

Fabián Sainz: -Pues bueno yo creo que la gestión de las emociones en la vida, en el tiempo que llevo trabajando como psicólogo deportivo, la verdad es que casi todo lo que es clave en el deporte, casi podríamos decir que es clave en la vida. Así que es cierto que el nivel de activación emocional a veces es más alto. Cuando juegas un partido o haces alguna competición de algún tipo a 160 o 180 pulsaciones, el tema emocional se dispara y a veces el sobre esfuerzo que se pide  a los jugadores hace que lo emocional tenga más relevancia. Pero al final en la vida ya nos pasa muchas veces lo mismo, la gestión de las emociones es clave pues cuando estamos contentos, todo funciona mejor. Normalmente cuando el equipo tiene confianza  se siente bien consigo mismo y con las cosas que consigue todo funciona mejor. Pero cuando las cosas salen mal y nos enfadamos -y  estamos hablando ya más claramente de emociones- cuando tenemos que superar una situación de frustración o de desánimo, etcétera. O cuando tenemos, lo que te comentaba, las pulsaciones muy alteradas, es muy importante saber gestionar las emociones. Hay una, digamos que un modelo teórico, un cuerpo de investigación en psicología deportiva que estudia, que ha estudiado ya hace tiempo, la relación entre un nivel de activación óptimo y un nivel de rendimiento óptimo, que dice que si estamos demasiado relajados no estamos en la situación ideal para rendir bien -dar nuestro máximo rendimiento-, y si estamos demasiado activados, en un nivel de alteración de activación emocional demasiado alto, tampoco. Y que hay un punto, ahí entre el exceso de activación y el defecto, en el que está el máximo rendimiento. Por tanto un jugador que sepa detectar, o un deportista, cualquier deportista, que sepa detectar cuál es su nivel de activación óptimo para dar el máximo rendimiento, ya tiene un poquito ganado. Luego la manera de conseguir ese nivel de activación óptimo, pues hay muchas técnicas. A veces es, se trata de respiración, o de bueno, técnicas de relajación para reducir un poquito el nivel de activación. A veces se trata de instrucciones que el deportista se da a sí mismo para activarse, digamos que con más rapidez y eficacia cuando lo necesita. Por ejemplo en fútbol, hay que, cuando un jugador entra al campo tiene que estar a tope ya, pero tienes como tiempo, tienes tiempo mientras calientas, mientras haces una serie de ejercicios que se hacen justo antes del partido. Pero por ejemplo cualquier competidor en un deporte de lucha o de arte marcial tiene un gran manejo del nivel de activación, tiene que estar en el punto óptimo para un combate -depende del deporte-, pero puede ser de tres minutos o de seis, luego tiene que relajarse para recuperar para el próximo combate, etcétera. Entonces, gestionar ese nivel de activación es clave, es muy complejo, también es muy bonito y efectivamente como tú comentas, es un  aspecto clave.

Alto Rendimiento:-Fabián, los equipos de primerísimo nivel de hoy en día muchos clubes europeos llegan a competir prácticamente cada tres, cuatro días, ¿cómo se puede lograr que esta motivación para cada partido, antes de saltar al campo o de que empiece el partido, que esta motivación sea siempre máxima o como mínimo que estén en niveles altos y óptimos?

Fabián Sainz: -Muy buena, muy buenísima pregunta, parte del secreto de todo esto, ¿verdad? Pues mira hay varios aspectos que yo creo que ayudan a regular todo esto. Uno de ellos es… Vamos a dar por hecho que hay partidos que durante la temporada, es inevitable, unos son más importantes que otros, unos se ven más asequibles que otros, hay partidos que la motivación por ganarla es alta, pero se ve tan fácil la victoria que a veces eso traiciona al deportista y hace que no dé su máximo rendimiento. Hay varias estrategias o varias técnicas que pueden servir. Una de ellas es, que la utilizan muchas veces los entrenadores -muchas veces por sentido común y otras por conocimiento del tema- que es el establecimiento de objetivos de ejecución. Es decir, mas allá del resultado, pedimos al equipo que haga ciertas cosas, que jueguen de una manera determinada, que haga un número determinado, sin ser estrictos sobre todo en la competición, pero que haga un número determinado de pases, se les piden unos criterios de corrección técnica, de intensidad defensiva concretos a los que el deportista es mas fácil que pueda adherirse y que pueda buscar esos objetivos de intensidad y de concentración sí se concreta.  Hacer esos objetivos algo operatibizable, y observable también es importante. Es decir, si un entrenador dice: “Espero de vosotros la mejor actitud”, bueno más o menos todos nos podemos hacer una idea. Pero cada jugador tendrá un poquito una idea de cuál es esa actitud, ¿no? Sin embargo si un entrenador le dice, quiere intensidad defensiva y les concreta: “No quiero que estéis a más de un metro del jugador contrario cuando tire la pelota o siempre estar a una distancia en la que no le permitáis por ejemplo que se dé la vuelta con el balón” hablando del fútbol o del baloncesto por ejemplo. El darles esos objetivos concretos ayuda mucho a focalizarse al deportista. Y luego también está el factor estrés. Es decir, cuando la motivación que da el rival, por lo que hemos hablado, aunque a veces equivocadamente pero  porque pensamos que el partido es fácil, que el rival es más débil, o es más débil que nosotros, mas débil de lo que pensamos, nos dificulta estar motivados hay otros aspectos que también es conveniente manejar, lógicamente siempre con respeto al deportista, pero que es por ejemplo el nivel de estrés. ¿Qué quiero decir con esto? Que cuando la motivación no es ganar al rival porque sabes que lo vas a ganar, quizás la motivación sea hacerte merecedor del puesto y estar en el 11 titular o en el cinco inicial, etcétera, etcétera. Estos son los dos aspectos que hay que manejar. Y cuando un jugador tiene claro que en el partido el objetivo no  sólo es ganarlo si no por ejemplo jugar mucho por las bandas, o conseguir que no haya ningún pase entre líneas de la defensa, por poner un par de ejemplos, es fácil que estén a un nivel más alto de motivación, porque saben qué quieren. A mí me gusta mucho esa expresión, cuando una persona sabe qué quiere en concreto para ese partido, para ese momento, es mucho más fácil hacer ese sobre esfuerzo que el deporte pide.

Alto Rendimiento:-Claro. Fabián también colaboras con el colegio de árbitros, ¿qué aspectos psicológicos y qué exigencias deben dominar los árbitros de fútbol?

Fabián Sainz: -Bueno pues los árbitros de fútbol como te podrás imaginar es un… para mí es un mundo apasionante. Me acuerdo en su momento, pues yo como futbolista aficionado tenia una buena relación con un árbitro y hablando del tema llegábamos los dos a la misma conclusión que luego más adelante investigando sobre el tema descubrí que estaba estudiadísimo. Y hay un cosa muy curiosa y es que si uno analiza una por una las demandas que tiene y las exigencias, como tú comentabas, que tiene que afrontar un árbitro, son muy parecidas – yo me atrevo a decir que las mismas- que las que tiene que afrontar por ejemplo el futbolista. Y casi me atrevería a decir que las que tiene que afrontar el entrenador, que por ejemplo mas allá de lo más fácilmente visible que es tener una forma física adecuada para estar en el sitio adecuado, etcétera. Se trata de que el árbitro tiene que tomar una serie de decisiones muy rápidas, muy bien tomadas, y correctas. Entonces  por ejemplo es distinto cuando una persona está sentada en su despacho trabajando, sí tienes que hacer las cosas bien, pero tienes digamos un margen de calma para ver si esta bien hecho, para cotejar, para contrastar datos. En el arbitraje todo es inmediato, y se pide un nivel de eficacia alto. Y luego aunque ellos no ganan ni pierden lo partidos, claro todos los árbitros están en un sistema de promociones en el que a todos les gustaría pues por lo menos en las etapas iniciales del arbitraje, cuando un árbitro es joven, le gustaría promocionar. Luego esa parte de competitividad también esta. ¿Qué aspectos claves? La concentración, un árbitro para ser buen árbitro tiene que mantener la concentración los 90 minutos. Control del nivel de activación, cuando un jugador te está diciendo cosas o la grada, o un entrenador tú tienes que saber mantener un nivel de activación óptimo que a ti te sirva para arbitrar bien, ni estar demasiado relajado, como comentaba antes, ni estar demasiado activado, para que tengas tranquilidad suficiente para dar las respuestas adecuadas y que no se te vea alterado tampoco la percepción. Básicamente es eso. Y al final es lo que te comentaba, las demandas son muy parecidas. Tienes que tener capacidad de autocontrol, ponerte objetivos cada partido. Por ejemplo hay árbitros que arbitran, imagínate un día están arbitrando a infantiles, que son partidos que manejan bastante mejor, y otro día están arbitrando en regional con adultos. En regional,  que la demanda, la exigencia o el estrés que produce la grada o los propios jugadores es más alto. Entonces tienen que saber dar el máximo en todos los partidos. A demás como te imaginas, los árbitros no tienen entrenamientos de arbitraje, quiero decir, tienen preparación física, tienen estudio del reglamento, tienen preparación psicológica, pero no tienen entrenamiento. Entonces tienen que saber utilizar cada partido para conseguir unos objetivos y eso les ayuda a estar motivados en todo momento, porque si no parece que sólo te acabas motivando en los partidos grandes. Y ese por ejemplo suele ser un gran reto para los árbitros.

Alto Rendimiento:-Muy bien, pues Fabián en nombre de todo el equipo de Alto Rendimiento te agradezco que hayas estado esta tarde conversando con nosotros, y ofreciéndonos esta charla tan interesante sobre la psicología deportiva, concretamente en los casos de fútbol y arbitraje.

Otras entrevistas

master_psicologia

Responder

Otras colaboraciones