800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

16 may 2012

Necesidades formativas del profesional de la educacion fisica en el desarrollo de programas de actividad fisica orientados a la salud y a la creacion y fomento de estilos de vida activos: analisis desde una perspectiva sanitaria

/
Enviado por
/
Comentarios0

Hoy en día ya no caben dudas sobre el papel de la actividad física en relación con la salud. Sabemos que:

  1. El sedentarismo tiene claros efectos perjudiciales sobre la salud y la inactividad física es uno de los principales factores de riesgo para la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles.
  2. Mantenerse físicamente activo reduce las probabilidades de aparición y desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles.

Autor(es): Alfonso Castro Beiras
Entidades(es): Loughborough University
Congreso:  VII congreso de la asociación internacional de escuelas superiores de educación física (AIESEP)
26 al 29 de Octubre 2010
ISBN: 978-84-614-9946-5
Palabras claves: Actividad física, salud, estilo de vida activo

Necesidades formativas del profesional de la educación física en el desarrollo de programas de actividad física orientados a la salud y a la creación y fomento de estilos de vida activos: análisis desde una perspectiva sanitaria

Resumen

Hoy en día ya no caben dudas sobre el papel de la actividad física en relación con la salud. Sabemos que:

  1. El sedentarismo tiene claros efectos perjudiciales sobre la salud y la inactividad física es uno de los principales factores de riesgo para la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles.
  2. Mantenerse físicamente activo reduce las probabilidades de aparición y desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles.

 La actividad física es importante para la salud.

Hoy en día ya no caben dudas sobre el papel de la actividad física en relación con la salud. Sabemos que:

  1. El sedentarismo tiene claros efectos perjudiciales sobre la salud y la inactividad física es uno de los principales factores de riesgo para la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles.
  2. Mantenerse físicamente activo reduce las probabilidades de aparición y desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles.

Sobre este tópico no es necesario insistir mucho en este foro, porque la audiencia es buena  conocedora del tema y ya está muy sensibilizada con la cuestión. De hecho, el título genérico del Congreso ya es muy elocuente: “Los profesionales de la educación física en la promoción de un estilo de vida activo”.

Desde la Antigüedad Clásica ya se conocen los beneficios de una actividad física regular. No obstante, para dejar clara e inequívoca constancia de esa importancia, quiero destacar sólo dos hitos que, de alguna manera, vienen a resumir todo el cúmulo de evidencias científicas sobre la relación entre la actividad física y la salud o, lo que es peor, entre la inactividad física y el riesgo de enfermar,  perder años de vida con salud, perder la independencia o, en el caso más extremo, perder la vida.

Ambos hitos han tenido lugar en los tiempos recientes. El primero de ellos en  1996, apenas hace 14 años, ha sido la publicación por parte del Ministerio de Sanidad de los EEUU del informe sobre Actividad Física y Salud (Surgeon General’s Report on Pysical Activity and Health).

De las palabras de la Secretaria Nacional de Salud se puede deducir la importancia de este informe. Se trataba, en gran medida, de reunir toda la evidencia científica que sirviera de fundamento para la acción. Por comparación, este informe tiene una envergadura y tendrá unas repercusiones similares al que se emitió en 1964 sobre el tabaco.Quizá interese destacar que termina la presentación afirmando:
Families need to weave physical activity into the fabric of their daily lives. Health professionals, in addition to being role models for healthy behaviors, need to encourage their patients to get out of their chairs and start fitness programs tailored to their individual needs. Businesses need to learn from what has worked in the past and promote worksite fitness, an easy option for workers. Community leaders need to reexamine whether enough resources have been devoted to the maintenance of parks, playgrounds, community centers, and physical education. Schools and universities need to reintroduce daily, quality physical activity as a key component of a comprehensive education. And the media and entertainment industries need to use their vast creative abilities to show all Americans that physical activity is healthful and fun—in other words, that it is attractive, maybe even glamorous!
We Americans always find the will to change when change is needed. I believe we can team up to create a new physical activity movement in this country. In doing so, we will save precious resources, precious futures, and precious lives. The time for action—and activity—is now.

Años más tarde,  los efectos del informe de los EE.UU. y otras evidencias se dejaron sentir en la OMS, que, a partir del año 2000, comenzó a plantear estrategias globales para luchar contra las enfermedades crónicas no transmisibles. Entre ellas, en su 57ª Asamblea General, en marzo de 2004, aprobó la Estrategia Mundial Sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud.

En dicha estrategia se identifica el problema y se apuntan soluciones así como los principios de actuación y la responsabilidad de los diferentes actores.

El papel de los sistemas nacionales de salud según la OMS y la UE

La dificultad de la tarea, que es compleja, y el carácter multidimensional de la cuestión hacen que la responsabilidad de llevarla adelante recaiga sobre múltiples actores y entre ellos, aunque no de forma exclusiva, están los sistemas de salud.

Aunque todos formamos parte de la solución, vamos a centrarnos en los sistemas de salud y su papel en la promoción de hábitos saludables de actividad física. En esta línea y como veremos, la Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud de la OMS identifica a los sistemas de salud como uno de los actores para su desarrollo.

Por un lado, INSTA a los Estados Miembros:

  • a que elaboren, apliquen y evalúen las acciones recomendadas en la Estrategia, conforme a las circunstancias nacionales y en el marco de sus políticas y programas generales, que promuevan la salud de las personas y las comunidades mediante una alimentación sana y la realización de actividades físicas y reduzcan los riesgos y la incidencia de las enfermedades no transmisibles;
  • a que promuevan modos de vida que incluyan una dieta sana y la realización de actividades físicas y que fomenten el equilibrio energético;
  • a que fortalezcan las estructuras existentes, o establezcan otras nuevas, para aplicar la Estrategia por conducto del sector de la salud y otros sectores pertinentes, para vigilar y evaluar su eficacia, y para orientar la inversión y la gestión de los recursos a fin de reducir la prevalencia de las enfermedades no transmisibles y los riesgos relacionados con los regímenes alimentarios poco sanos y la falta de actividad física;
  • a que definan con ese fin, teniendo en cuenta las circunstancias nacionales…
  • a que promuevan la movilización de todos los grupos sociales y económicos interesados, en particular las asociaciones científicas, profesionales, no gubernamentales, voluntarias, del sector privado, de la sociedad civil, e industriales, y los hagan participar de manera activa y apropiada en la aplicación de la Estrategia y la consecución de su meta y sus objetivos;
  • 6) a que alienten y promuevan los entornos que favorezcan el ejercicio de la responsabilidad individual en materia de salud mediante la adopción de modos de vida que incluyan una dieta sana y la realización de actividades físicas;
  • a que velen por que las políticas públicas adoptadas como parte de la aplicación de esta Estrategia estén en consonancia con los compromisos individuales que hayan asumido en acuerdos internacionales y multilaterales, en particular acuerdos comerciales y otros acuerdos conexos, a fin de evitar efectos que restrinjan o distorsionen el comercio;
  • a que, al aplicar la Estrategia, tengan en cuenta los riesgos de provocar efectos no intencionales en poblaciones vulnerables y productos específicos;…

Por otro lado, cuando establece la responsabilidad de los diferentes actores, vuelve a considerar a los Ministerios de salud y a los Servicios de salud:

  • Los ministerios de salud tienen una responsabilidad  esencial en la coordinación y facilitación de las contribuciones de otros ministerios y organismos gubernamentales. Entre los organismos cuyas contribuciones deben coordinarse figuran los ministerios y las instituciones gubernamentales encargadas de las políticas en materia de alimentación, agricultura, juventud, recreación, deportes, educación, comercio e industria, hacienda, transportes, medios de comunicación, asuntos sociales y planificación ambiental y urbana.
  • La prevención es un elemento esencial de los servicios de salud. El contacto sistemático con el personal de los servicios de salud debe abarcar el asesoramiento práctico a los pacientes y las familias sobre los beneficios de una dieta sana y una mayor actividad física, junto con la prestación de apoyo para ayudar a los pacientes a adoptar y mantener comportamientos saludables. Los gobiernos deben estudiar la posibilidad de proporcionar incentivos a fin de promover esos servicios de prevención e identificar posibilidades de prevención en el marco de los servicios clínicos existentes, incluido el mejoramiento de la estructura de financiación para alentar a los profesionales de la salud a que dediquen más tiempo a la prevención creando las condiciones adecuadas que les permitan abordar esta labor.
    • Servicios de salud y otros servicios. Los servicios de salud, especialmente los de atención primaria, pero también otros (como los servicios sociales), pueden desempeñar un papel importante en la prevención. Mediante la formulación sistemática de preguntas, que abarquen la totalidad del ciclo vital, sobre los principales hábitos alimentarios y la actividad física, combinada con el suministro de información sencilla y el desarrollo de competencias para cambiar los comportamientos, es posible llegar a gran parte de la población en el marco de unas intervenciones eficaces en función de los costos. Se debe prestar atención a los patrones de crecimiento de la OMS para lactantes y preescolares, que suponen una definición de la salud que no se limita a la ausencia de enfermedades manifiestas, sino que comprende prácticas y comportamientos saludables. Para promover los cambios necesarios es preciso combinar la cuantificación de los principales factores biológicos de riesgo (como la tensión arterial, la concentración de colesterol en plasma y el peso corporal) con la educación de la población y la prestación de apoyo a los pacientes. También es importante determinar los grupos de alto riesgo y las medidas específicas para responder a sus necesidades, con inclusión de posibles intervenciones farmacológicas. La capacitación del personal de salud, la difusión de directrices apropiadas y el establecimiento de incentivos son factores fundamentales para que puedan llevarse a cabo estas intervenciones.

Años más tarde, en 2008 y durante su 61ª Asamblea, la OMS aprueba su Plan de Acción para desarrollar la Global Strategy for the Prevention and Control of Noncommunicable Diseases

Entre las lecciones aprendidas, destaca que:

  • La experiencia indica que el éxito de las intervenciones comunitarias requiere la participación de la comunidad, decisiones políticas que las apoyen, acciones intersectoriales, legislación apropiada, reformas en el sistema sanitario y la colaboración con organizaciones no gubernamentales, la industria y el sector privado.
  • Las decisiones que se toman fuera del sector sanitario generalmente tienen una mayor influencia sobre los factores de riesgo.
  • Las necesidades a largo plazo de las personas con enfermedades crónicas no transmisibles no se atienden de manera satisfactoria con los sistemas actuales de salud y para ello se necesitarían reformas globales.

Con todo ello, podemos concluir que la participación aislada de los sistemas de salud no es suficiente para garantizar el éxito en la modificación de los estilos de vida y que además se necesitarían reformas globales de aquéllos para lograr una atención adecuada de las personas con enfermedades crónicas no transmisibles.

En realidad, y de acuerdo con el Marco para el seguimiento y evaluación de la aplicación de la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud (OMS, 2006), constatamos que el resultado final de todos los procesos planteados pasa, necesariamente, por la capacidad para producir un cambio en la conducta de las personas.

Las “Directrices de actividad física de la UE: Actuaciones recomendadas para apoyar la actividad física que promueve la salud” (Cuarto borrador consolidado, Aprobado por el grupo de trabajo de la UE “Health & Sport”, en su reunión del 25 de septiembre de 2008) proponen de manera más detallada la participación y las acciones en el ámbito de la salud, distinguiendo entre salud pública, atención sanitaria y sector de seguros de salud:

  • Directriz 14 – Los datos de actividad física se deben incluir en los sistemas de monitorización a nivel nacional.
  • Directriz 15 – Las autoridades públicas deben identificar las profesiones que tienen las competencias necesarias para promover la actividad física y tener en cuenta cómo pueden facilitarse los roles profesionales pertinentes a través de sistemas de reconocimiento apropiados.
  • Directriz 16 – Los médicos y otros profesionales de la salud deberían facilitar los contactos entre los proveedores de seguros de salud, los miembros o clientes, y los proveedores de programas de actividad física.
  • Directriz 17 – Se debe animar a las compañías de seguros a conceder un reembolso a los médicos (de familia o especialistas) por una conversación anual en la que den consejos a cada paciente sobre cómo incluir la actividad física en sus vidas diarias.
  • Directriz 18 – Las autoridades públicas deben promover sistemas de seguros de salud que se conviertan en actores principales en la promoción de la actividad física.
  • Directriz 19 – Los sistemas de seguros de salud deben animar a los clientes a ser activos desde el punto de vista físico y deberían ofrecer incentivos económicos. En todos los estados miembros de la UE debe existir la posibilidad de prescribir la actividad física.
  • Directriz 20 – En los estados miembros en los que se proporciona gratuitamente el tratamiento, el sistema de salud público debe intentar promover la actividad física a través de esos canales en todos los grupos de edad, incluyendo estrategias como la introducción de un bonus por buena forma física, y animando a los profesionales de la salud a promocionar la actividad física como un sistema de prevención.

La promoción de actividad física y la prescripción de ejercicio.

De lo que hablamos, al fin y al cabo, es de promover la práctica general de actividad física, teniendo en cuenta que en algunos casos tendremos que referirnos a una prescripción más ajustada de ejercicio.

Vamos a presentar sucesivamente:

  • Conceptos de actividad física/ejercicio físico.
  • Concepto de condición física.
  • Relación entre actividad física, condición física y salud.
  • Relación entre enfermedad, actividad física y condición física: “círculo vicioso”

Responder

Otras colaboraciones