800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

26 nov 2009

Nuevas tecnologías aplicadas al entrenamiento psicológico.

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Cuando nos referimos a nuevas tecnologías, en esta ponencia, estamos haciendo referencia a sistemas computerizados de adquisición de datos psicofisiológicos, que si bien llevan empleándose varias décadas...
 
Autor(es): Dr. Octavio Álvarez
Entidades(es):
Congreso: I Congreso de Ciencias de Apoyo al Rendimiento Deportivo
Pontevedra: 26-28 de Noviembre de 2009
ISBN: 978-84-613-6128-1
Palabras claves: tecnología, entrenamiento, psicología

Cuando nos referimos a nuevas tecnologías, en esta ponencia, estamos haciendo referencia a sistemas computerizados de adquisición de datos psicofisiológicos, que si bien llevan empleándose varias décadas (Bar-Eli y Blumenstein, 2004), son evolucionadas a medida que la tecnología y el conocimiento científico avanza (Conde y Menéndez, 2002). La incorporación de nuevas tecnologías al entrenamiento psicológico responde a las necesidades de obtener medidas objetivas u objetivables que permitan evaluar la progresión de los deportistas en sus habilidades psicológicas, como complemento de la metodología de trabajo tradicional (percepciones, auto-informes y cuestionarios de “lapiz y papel”). En esta línea, en el Servicio de Atención al Deportista (SAD) de Cheste (Consell Valencià de l’Esport) empleamos algunos sistemas computerizados como complemento a los programas de entrenamiento psicológico para la adquisición y refuerzo de habilidades psicológicas de los deportistas. Estos sistemas son aparatos de biofeedback (BFB) y el Vienna Test System (VTS). El VTS es un sistema computerizado de evaluación concebido para medir tanto variables psicológicas clásicas (personalidad e inteligencia) como para evaluar aptitudes específicas para ocupaciones concretas (tests espaciales, visuales, tiempo de reacción, atención mantenida, coordinación senso-motora, vigilancia, visión y atención periférica, por citar algunas). En el SAD estamos empleando este sistema como herramienta de entrenamiento psicológico con una doble finalidad: en primer lugar obtener una línea base con la evaluación del deportista en la aptitud concreta, a modo de prueba psicológica de esfuerzo; en segundo lugar, podemos trabajar de manera específica habilidades psicológicas como la atención-concentración, tolerancia a la fatiga psicológica, control de la activación, todo ello con feedback objetivo que recibe tanto el psicólogo como el deportista. Esta información puede ser transmitida a los demás miembros de staff (entrenador, preparador físico) para el diseño de ejercicios de campo que tengan en cuenta la información obtenida. El trabajo de transferencia de este entrenamiento a los deportes específicos es responsabilidad compartida entre entrenador, preparador físico y deportista, estableciendo paralelismos entre los ejercicios y la actividad deportiva concreta. Las pruebas que empleamos para distintos objetivos, que serán definidos más adelante, son: Determination Test (DT) (Neuwirth, & Benesch, 2007), Peripheral Perception (PP) (Prieler, 2007b), Reaction Test (RT) (Prieler, 2007a), Cognitrone (COG) (Wagner, & Karner, 2006), Sustained Atention (DAUF) (Puhr, 2008a), Signal Detection (SIGNAL) (Puhr, 2008b), Vigilance (VIGIL) (Puhr, 2008c), Perception and Atention Functions (Alertness) (WAFA) (Sturm, 2006), Time/Movement Anticipation (ZBA) (Neuwirth, 2008).

El biofeedback consiste en un conjunto de procedimientos que “permite a los sujetos monitorizar sus propios procesos fisiológicos con el fin de aprender a controlarlos” (Strickland, 2002, p. 77). Siguiendo a Conde y Menéndez (2002) los tres objetivos fundamentales del biofeedback son “adquirir el control del sistema de respuesta fisiológico por medio del entrenamiento, mantener el autocontrol de sistema de respuesta fisiológico en ausencia de feedback, y conseguir la generalización y mantenimiento del autocontrol adquirido” (p. 166). En el ámbito del entrenamiento deportivo, las intervenciones se basan en el principio psicofisiológico (Green, Green, y Walters, 1970), según el cual todo cambio mental-emocional se acompaña de un cambio fisiológico y viceversa. Las variables psicofisiológicas más utilizada son la electromiografía, electroencefalografía, pulso, respiración, resistencia galvánica de la piel y temperatura. Aunque en el ámbito de la práctica clínica encontramos trabajos desde los años ’60, es en las décadas de los ’80 y ’90 donde encontramos gran número de investigaciones aplicadas al deporte. En general, se encuentran relaciones positivas entre las intervenciones con BFB y la ejecución deportiva (Blumenstein y Bar-Eli, 2005). Entre los deportes donde se ha investigado la eficacia del BFB, encontramos deportes de puntería (tiro con arco, rifle y pistola, Golf), deportes de equipo (baloncesto, fútbol americano, balonmano), de combate (kárate, judo y taekwondo), deportes artísticos (gimnasia artística y deportiva, natación sincronizada), resistencia (natación, campo a través, fondo, canoa y kayak), 100 metros lisos y deportes de invierno (Blumenstein y Bar-Eli, 2005). En el SAD hemos incorporado el BFB como herramienta que complementa otras técnicas con el fin de mejorar el rendimiento de los deportistas, en la línea de programas de intervención como el Wingate 5-step approach (Blumenstein, Bar-Eli, y Tenenbaum, 1997). Así, los sistemas de BFB que estamos empleando son el I 300 C2 + 6 de JJ Ingineering  y el GRS2 como aparato portátil. El I300 C2 + 6 es un sistema de adquisición de datos psicofisiológicos que se emplea para proporcionar feedback en modalidad acústica y gráfica al sujeto de las siguientes variables: Electromiografía, electroencefalografía, pulso, respiración, resistencia galvánica de la piel y temperatura. El GRS2 proporciona feedback acústico de la resistencia galvánica de la piel, siendo utilizado como aparato portátil que prestamos a los usuarios para que realicen sus programas de entrenamiento sin necesidad de acudir al SAD (trabajos en casa y en los entrenamientos). En nuestros programas de intervención, utilizamos las técnicas de biofeedback en el entrenamiento de habilidades como el control de activación y la monitorización de visualizaciones, contribuyendo de esta manera a la rehabilitación de lesiones y corrección del gesto técnico.

Los objetivos de mejora en el rendimiento de los deportistas se centran en los siguientes aspectos: el control de la activación, el foco atencional, el pensamiento, la visualización y la motivación.

Cómo se aplican estos sistemas a habilidades psicológicas concretas.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº12.

¡Consíguelo aquí!

Control de activación.

Trabajamos la activación fisiológica como uno más de los posibles indicadores de ansiedad (Raglin y Hanin, 2000), entrenando al deportista en técnicas de relajación/activación de forma que sean capaces de controlar los niveles de ansiedad peri-competitiva. Por medio del biofeedback GSR (resistencia galvánica de la piel) el deportista puede monitorizar su nivel de activación fisiológica, de forma que, con un correcto programa de entrenamiento, sea capaz de subir o bajar sus niveles de activación, que relacionados con su zona individual de óptimo funcionamiento (Hanin, 1995) puede ayudarle a rendir en la práctica de su deporte. Uno de los objetivos del entrenamiento de esta habilidad es que el deportista sea capaz de saber cómo está antes de una competición sin necesidad de aparato alguno, lo que redundará en su capacidad para desplegar el resto de habilidades entrenadas (técnicas, tácticas, físicas y psicológicas). Parte de este entrenamiento se puede optimizar con equipos portátiles que ofrecen feedback sonoro, estos aparatos son suministrados a los deportistas para que se entrenen bajando su activación recibiendo señal acústica al alcanzar umbrales de activación. Por ejemplo, podemos relacionar sus niveles de activación (por medio del BFB) y su calidad de ejecución en el test periférico del VTS (ver Imagen 1 y 2), encontrando los niveles de activación que correspondan a mejores ejecuciones (más rápidas, con menor número de errores) así como la sensación subjetiva del deportista en aspectos como nivel de activación, calidad de la ejecución, calidad del foco atencional y pensamientos intrusivos. En deportes donde la simulación puede realizarse con mayor acercamiento a su deporte (por ejemplo en ajedrez), realizamos el mismo procedimiento mientras el deportista resuelve situaciones específicas del juego (ver Imagen 3 y 4 y Gráfico 1).

Imágenes 1 y 2. Trabajo simultáneo de ejercicio de atención periférica con feedback de actividad electrodérmica (conductancia). Detalle donde se muestra conexión de la deportista al sistema de BF (Imagen 1) y pedal derecho (Imagen 2)

Imagen 3.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Imagen 4.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Gráfico 1. Ejemplo de valores obtenidos durante una sesión de entrenamiento con feedback de temperatura periférica (Cº) y actividad electrodérmica (µS)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Foco atencional

Los objetivos del trabajo del foco atencional son: Saber hacer cambios de foco atencional (amplio-estrecho; interno-externo) (Nideffer, 1976), saber concentrarse, saber tener un ritmo de competición (y entrenamiento), saber atender a estímulos estáticos y dinámicos, así como mejorar la percepción de estímulos relevantes para la ejecución deportiva. Para entrenar estos aspectos, tradicionalmente se diseñan ejercicios de campo que se centran en los objetivos antes mencionados. En el SAD además utilizamos las distintas aplicaciones del VTS. Así es posible trabajar el tiempo de reacción, la atención continuada, la toma de decisiones, la visión periférica, los estados de alerta continua, utilizando tanto manos (hasta siete pulsadores distintos para reaccionar a cinco colores y dos sonidos) como pies (por medio de dos pedales de respuesta). En algunas versiones del VTS podemos diseñar test ad-hoc para deportes concretos (por ejemplo el semáforo de salida en deportes de motor).

Se obtienen informes (véase ejemplos en Tabla 1, y Gráficos 2, 3 y 4) de cada test de manera que obtenemos dos utilidades, un feedback objetivo de la ejecución del sujeto, a modo de prueba de esfuerzo psicofisiológica y un medio para entrenar al deportista en esta y otras variables psicológicas (véase habilidades de pensamiento) (véase ejemplos en Imagen 5 y 6 ).

Imagen 5. (DT)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Imagen 6. (PP)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Tabla 1. Ejemplo de informe obtenido del Test de Determinación (DT)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Gráfico 2. Ejemplo perfiles ofrecidos en el Test de Determinación (DT) referenciados a varemos de valores normales

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Gráfico 3. Ejemplo perfiles ofrecidos en el Test de Determinación (DT) que informan del transcurso del test

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Gráfico 4. Ejemplo gráficos ofrecidos en el Test Periférico (PP) informando de los estímulos reconocidos en función del ángulo de visión lateral a lo largo de la prueba

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Pensamiento

Las habilidades cognitivas o de pensamiento, como las hemos denominado nosotros, incluyen saber pensar eficazmente, saber pensar afirmativamente, saber dar autoinstrucciones ante situaciones difíciles, minimizar la ansiedad cognitiva, saber evitar pensamientos intrusivos durante la práctica deportiva (entrenamientos, y situaciones peri-competitivas), saber hacer un correcto análisis de la competición (estilos atribucionales). Como consecuencia de esta habilidad, se verá mejorada la autoconfianza y la autoeficacia del deportista. La manera de trabajar esta habilidad pasa por elaborar planes para antes, durante y después de la competición. Estos planes deben ser trabajados y ensayados en los entrenamientos de campo y puestos a prueba en competiciones preparatorias antes de las competiciones importantes. El VTS también nos es de ayuda en el entrenamiento de los deportistas, pues durante la ejecución de algunas de las pruebas, los deportistas se ven sometidos a presión, incluso, el psicólogo puede inocular esa presión, teniendo feedback inmediato de qué pensamientos intrusivos han aparecido ante el error, la demanda por encima de la capacidad del sujeto o las autoinstrucciones positivas. Asimismo, empleamos el biofeedback para que el deportista comprenda cómo sus pensamientos afectan a sus variables psicofisiológicas.

Visualización

Esta habilidad nos permite saber realizar visualizaciones técnicas y tácticas, saber reproducir situaciones de competición, saber repetir mentalmente tareas del gesto deportivo, poder aproximar progresivamente al deportista a estímulos estresantes, y así saber elaborar estrategias eficaces. Existe una amplia evidencia empírica de su utilidad en relación con la mejora en el desempeño de los deportistas (Mahoney y Chapman, 2004). Es una práctica especialmente relevante en situaciones de lesión donde el deportista no puede ejercitar su actividad física con naturalidad, así como en deportes donde el deportista no puede disponer a voluntad de los medios con los que va a competir (por ejemplo en deportes de motor). Se entrena de forma progresiva, al principio con niveles máximos de relajación, ojos cerrados, ambiente aislado de ruidos, hasta llegar a realizarse con ojos abiertos en breves momentos previos a la ejecución del gesto técnico. Por medio del biofeedback podemos calibrar la calidad de una visualización, proporcionando feedback al deportista de su destreza más allá de lo que después de la práctica imaginada pueda informar. Así podemos monitorizar los músculos implicados en el movimiento visualizado, mientras se monitoriza su nivel de activación por medio de la conductancia de la piel (véase Imagen 7 y Gráfico 5).

Imagen 7. Se muestra a un deportista mientras realiza una visualización técnica donde se monitoriza tensión muscular en semimembranoso izquierdo (EMG) y nivel de activación fisiológica por medio de la conductancia de la piel (SC)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Gráfico 5. Niveles EMG (mV) y SC (µS)durante la visualización, el pico en la EMG corresponde a una instrucción de cambio de ritmo mientras la SC continua en niveles bajos.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 12

Motivación

Las habilidades de motivación tienen como objetivo saber elaborar objetivos y controlar su consecución y desviaciones, saber planificar, saber orientarse a la tarea, saber evitar la comparación, saber desconectar, incorporar hábitos saludables (también conocidos como “entrenamiento invisible”), atenuando las probabilidades de aparición de burnout. Las actividades que trabajan este tipo de habilidad son principalmente de tipo cognitivo, fijando objetivos (de ejecución y de resultado) de cada ciclo (micro, meso y macro), remarcando el sentido de cada sesión de entrenamiento físico-técnico, impidiendo que el deportista “haga las cosas porque sí”. Insistiremos principalmente en dirigir la focalización del deportista en las metas de ejecución como vía principal para alcanzar el resto de objetivos. Además de la adherencia al entrenamiento, conseguimos que en épocas de pretemporada donde en la mayoría de los deportes todavía quedan lejos la competición y los “entrenamientos divertidos”, el deportista adquiera un compromiso con consecuencias clave para el resto de la temporada. La incorporación de elementos novedosos en el entrenamiento como son el VTS y el biofeedback, contribuyen a diseñar entrenamientos más variados, en la línea del principio de variedad del entrenamiento deportivo (Bompa, 1983).

Para concluir, quisiéramos indicar que en la presentación de esta ponencia se expondrán ejemplos de intervenciones llevadas a cabo en el Servicio de Atención al Deportista con los sistemas de trabajo que aquí han sido explicados. Algunos de estos casos forman parte de investigaciones en proceso de realización, las cuales serán publicadas en el futuro.

BIBLIOGRAFÍA

  • Bar-Eli, M., y Blumenstein, B. (2004). Performance enhancement in swimming: the effect of mental training with biofeedback. Journal of Science and Medicine in Sport, 7: 4, 454-464.
  • Blumenstein, B., Bar-Eli, M., y Tenenbaum, G. (1997). A five-step approach to mental training incorporating biofeedback. The Sport Psychologist, 11,440-453.
  • Blumenstein, B., y Bar-Eli, M. (2005). Biofeedback Applications in Sport. En D. Hackfort, J. L. Duda, y R. Lidor (Eds.): Handbook of Research in Applied Sport and Exercise Psychology: Internacional Perspectivas (pp. 185-197). Morgantown (WV): Fitness Information Technology.
  • Bompa, Tudor O. (1983). Theory and Methodology of Training: The Key to Athletic Performance. Dubuque, Iowa: Kendall/Hunt Publishing Company.
  • Conde, M., Menéndez, F. J. (2002). Revisión sobre las técnicas de biofeedback y sus aplicaciones. Acción Psicológica, 2, 165-181.
  • Green, E., Green, A., y Walters, E. (1970). Voluntary control of internal states: Psychological and physiological. Journal of transpersonal Psychology, 2, 1-26.
  • Hanin, Y. (1995). Individual zones of optimal functioning (IZOF) model: An idiographic approach to performance anxiety. In K. Henschen & W. Straub (Eds.): Sport psychology: An analysis of athlete behavior (p. 53-78). Longmeadow, MA; Mouvement.
  • Mahoney, M. J., & Chapman, B. P. (2004). Psychological Skills Training in Sport. In C. Spielberger (Ed.): Encyclopedia of Applied Psychology (vol. 3) (p.p. 155-170). New York (NY): Academic Press.
  • Neuwirth, W. (2008). Time/Movement Anticipation Version 29.01. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Neuwirth, W., & Benesch, M. (2007). Determination Test. Version 32.00. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Nideffer, R. N. (1976). The inner athlete. New York: Thomas Crowell.
  • Prieler, J. (2007a). Reaction Test version 29.01. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Prieler, J. (2007b). Peripheral Perception Version 22.01. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Puhr, U. (2008a). Sustained Attention Version 24.01. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Puhr, U. (2008b). Signal Detection Version 26.04. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Puhr, U. (2008c). Vigilance Version 26.00. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Ranglin, J. S., & Hanin, Y. (2000). Competitive Anxiety. In Y. Hanin (Ed.): Emotions in Sport. (p. 93-111). Champaign (IL): Human Kinetics.
  • Strickland, B. R. (2001). Gale encyclopedia of psychology (2ª ed.). Farmington Hills (MI): Gale Group.
  • Sturm, W. (2006). Peception and Attention Functions: Alertness Version 22.00. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.
  • Wagner, M, & Karner, T. (2006). Cognitrone Version 37.00. Mödling (Austria): Schuhfried GmbH.

Responder

Otras colaboraciones