800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

31 may 2011

Los suplementos Deportivos ¿ Porque son tan tentadores?

/
Enviado por
/
Comentarios1
/

Empezamos una serie de informes y artículos que aclaren a deportistas y entrenadores todo lo que debemos saber sobre los alimentos deportivos, suplementos y otros ergogénicos. Artículo indispensable para todo deportista que compita a cualquier nivel, desde…

Autor: Australian Sports Comission y Adaptado por David Arjona Pérez

La misión principal de Alto Rendimiento es la de mantener informados y actualizados a los deportistas, técnicos, entrenadores y otro personal involucrado en el entrenamiento y el rendimiento deportivo. El tema que ahora nos abarca, El Consumo de Suplementos y Alimentos Deportivos, conlleva por su naturaleza aspectos delicados y tediosos que generan numerosas dudas e inquietudes a las cuales no se les encuentra una respuesta fácil. A lo largo de los dos años de existencia de la publicación Alto Rendimiento han llegado a nuestra redacción varias consultas sobre determinados suplementos o alimentos deportivos. En ocasiones la falta de pruebas científicas convincentes o simplemente la falta de normalización nos han llevado a no contestar con plenitud tales consultas o incluso a evitar nuestra opinión sobre estos productos.

Es cierto que numerosas instituciones y organismos están apostando con gran énfasis la cuestión de los medicamentos directamente relacionados con el dopaje y el control del mismo, pero en este caso nos referimos a los suplementos y alimentos deportivos, productos que están a la mano de cualquier individuo y de los cuales se desconocen con completo rigor (en la mayoría de los casos) los mecanismos y efectos que puedan tener sobre el consumidor.

Por tal razón el equipo de Alto Rendimiento nos hemos puesto en contacto con las autoridades gubernamentales responsables, para que nos informen sobre las actualizaciones y guías a seguir con respecto las ventajas y desventajas del consumo de estos productos de venta masiva. Nuestros colaboradores en Australia han sido los primeros en contestar. Aunque las dos series de artículos que ahora presentamos, citan y se relacionan directamente con la comercialización de estos productos en Australia, los fundamentos básicos de interés para el deportista aquí mencionados, se reflejan paralelamente con los de los países iberoamericanos y servirán del mismo modo a nuestros lectores hispanos. Ricardo Segura (Director General de Alto Rendimiento)

Inciso inicial.

En el mundo del deporte el término suplemento crea un cúmulo de incertidumbres sobre su significado real. Técnicamente, sólo existen alimentos (nutrientes), ayudas ergogénicas (término correcto); Algunas no producen ningún resultado beneficioso, son contraproducentes, o incluso pueden dar positivo en un control de dopaje. Cierto es que hay sustancias, como el universalmente conocido ejemplo de la cafeína, donde se solapan ayuda ergogénica-doping. Ya que en deportes de medio fondo y fondo, se permite una cantidad de cafeína máxima, y de ahí para arriba es considerado dopaje. Estos detalles se abordarán más profundamente en artículos que estamos preparando.

Suplementos deportivos – ¿Porqué son tan tentadores?

El mundo del deporte está repleto de píldoras, pociones, polvos, barritas y bebidas que prometen dar al deportista la diferencia ganadora que necesitan. Las afirmaciones publicitarias son de lo más emotivas: “mejor recuperación, mayor resistencia, más fuerza, perdida de grasa, sistema inmune reforzado”. ¿Si luchas por mantenerte en lo más alto de tu nivel competitivo, cómo te puedes permitir desaprovechar estos milagros?… Y ¿te puedes permitir que otros competidores aprovechen estas ventajas y tú no? Estas son algunas de las sensaciones que hacen de los deportistas una presa fácil para la industria de los suplementos. Incluso, esta última pregunta se la hacen y nos la han hecho a personas del equipo de AR, deportistas. Con el agravante, que no era hacia un suplemento, si no hacia el doping. Nos han llegado a decir, que claro, cómo no iban a tomar/inyectarse cierta sustancia, si cuando pasaron a semiprofesionales, muchos iban dopados. Por lo general, esos son lo que no llegan a ser profesionales.

Claro, ¿Si un suplemento o alimento deportivo promete mejorar el rendimiento, debe ser verdadero?

Mucha gente cree que las leyes gubernamentales prevendrán a las empresas de suplementos hagan afirmaciones exageradas o poco creíbles sobre sus productos. Desafortunadamente, ese no es el caso. Muchos de esos productos, no contienen tras analizar, lo que dice que contienen. Contienen menos cantidad de la que anuncian (algunos, claro está), y otros compuestos que no refleja la etiqueta obligatoria. Aunque últimamente se están poniendo las cosas en su sitio poco a poco en España y USA., debemos tener cautela a la hora de consumir productos que provienen de países cuyas legislaciones son diferentes. Por ejemplo, en España, muchos de estos productos, no pasan por el control de la D.G.F. (Dirección General de Farmacia).

En Australia, los suplementos que pertenecen a las categorías de píldoras, pociones o alimentos en polvo, están bajo el control de la TGA (Therapeutic Goods Administration). La mayoría de estos productos se encuentran dentro de la categoría de productos “listables”, es decir, la lista menos controlada de la TGA y en la que los fabricantes sólo deben presentar pruebas de que sus productos no contienen ingredientes prohibidos pos sus leyes. La TGA no requiere que un producto demuestre los beneficios que anuncia.

Los alimentos deportivos, incluyendo barritas y bebidas están bajo el control de la FSANZ (Food Standards Australia New Zealand). La FSANZ provee normativas sobre los ingredientes y el etiquetado de los alimentos deportivos y permite un número limitado de afirmaciones publicitarias en el empaquetado del producto.

Mientras que la TGA y la FSANZ esperan que los fabricantes eviten hacer afirmaciones exageradas en el etiquetado y el empaquetado de sus productos, las normativas no están fuertemente controladas. Hiendo al grano, es imposible seguir la pista del prolífico flujo de artículos y anuncios de suplementos alimenticios que aparecen en revistas, posters, folletos, Internet y otros medios de comunicación. El fondo de la cuestión es que los suplementos pueden ser comercializados con muy poco control sobre los “maravillosos” mensajes y afirmaciones por lo que los fabricantes están aprovechando todas las ventajas posibles a tal respecto. Mensaje; no os dejéis engañar. Pensad que para el que vende todo es muy bonito, pero comparad los beneficios que os prometen con los que habéis obtenido entrenando: ¿no creéis, que si fueran ciertos, la gente cuanto menos, disminuiría el volumen de su entrenamiento? Esto sin embargo, no quiere decir, que un batido de carbohidratos después de un entrenamiento intenso no sea recomendable.

Pero muchos atletas con éxito toman suplementos ¿No demuestra esto que funcionan?

El uso de testimonios de atletas de reconocido prestigio es un método de publicidad clave empleado por los fabricantes de suplementos y alimentos deportivos. Los deportistas asocian su reciente éxito con el uso de un producto, como parte de su patrocinio o publicidad pagada por los distribuidores, tened en cuenta que hay mucho dinero de por medio. Obviamente esto supone un argumento persuasivo para otros deportistas.

Los científicos deportivos sin embargo, mantienen una postura escéptica, manteniendo que la relación entre los suplementos y la mejora del rendimiento de los atletas no es más que anecdótica o circunstancial, en la mayoría, puesto que sólo unas pocas ayudas ergogénicas están respaldadas por una evidencia científica de que funcionen. El rendimiento es el resultado de muchos factores, incluyendo talento, entrenamiento, equipamiento, dieta y actitud mental entre otros. En la vida real, un deportista será incapaz de detectar hasta que punto estos factores están contribuyendo.

En algunos casos, cuando a un deportista le están funcionando correctamente muchos de estos factores, los suplementos se llevan todo el crédito aunque no sean los causantes del buen rendimiento. En otros casos, cualquier aumento en el rendimiento que coincida con el consumo de un nuevo producto, es simplemente el resultado del “efecto placebo”. Si el deportista siente que ha recibido algo especial o que simplemente se le está ofreciendo más atención por parte de su entrenador u otra gente, estará motivado para rendir mejor. Por lo tanto una mejora del rendimiento puede venir por una creencia psicológica y no precisamente del efecto en el organismo de un consumo de un nuevo producto.

Entonces, ¿Son todos los suplementos lo mismo? ¿Son una pérdida de dinero?

La respuesta a esto es definitivamente ¡NO! Algunos suplementos y alimentos deportivos suponen un complemento para que el deportista consiga sus objetivos nutricionales y el rendimiento óptimo. Sin embargo, existen literalmente miles de suplementos y alimentos especialmente dirigidos a deportistas, además de nuevos productos apareciendo en el mercado cada mes. Para esclarecer esta confusión existe la necesidad de dividirlos en dos categorías principales:

  1. Alimentos deportivos y suplementos dietarios
  2. Complementos nutricionales ergogénicos de apoyo

¿Qué son los alimentos deportivos y los suplementos dietarios?

Los alimentos deportivos y suplementos dietarios deberían cumplir el papel de proveer una alternativa práctica a los alimentos. Algunos ejemplos incluyen:

  1. Bebidas deportivas (Ej. Gatorade, Powerade, Isostar, acuarius)
  2. Gel deportivo (Ej. Powergel, GU, CarboShotz)
  3. Barritas deportivas (Ej. PowerBar Performance bars)
  4. Suplementos de alimentos en formato líquido (Ej. PowerBar Protein Plus powder)
  5. Carbohidratos concentrados (Ej. Gatorlode, Maxim)
  6. Suplementos de hierro, suplementos de calcio, multivitaminas/minerales utilizados bajo el asesoramiento de un médico para prevenir o tratar una deficiencia alimenticia.

¿Cómo funcionan los alimentos deportivos y los suplementos dietarios?

Puede que los atletas encuentren valor en estos productos para que les asistan a la hora de alcanzar sus necesidades nutricionales en un día atareado o durante una sesión de entrenamiento o competición. Las guías y manuales de nutrición deportiva proveen objetivos específicos de la ingesta para antes del evento, durante una sesión prolongada o para la recuperación posterior. Productos como las bebidas deportivas ofrecen una forma “a medida” para cuidar estas necesidades nutricionales. Son una alternativa a los alimentos naturales diarios que puede que necesiten ser mezclados y manipulados en la cocina, para producir la misma composición nutricional. En otros casos los alimentos normales que consumimos a diario puede que resulten poco prácticos para consumirlos justo antes o durante una sesión intensa. En ocasiones, el factor “conveniencia” es el punto clave de venta – es más fácil coger una barrita o gel para un largo evento en bicicleta, que desmenuzar un sándwich. Y estos productos caben en una bolsita o compartimiento para consumirlo tras el ejercicio sin necesitar ninguna preparación especial.

A veces, cuando los deportistas no pueden cubrir todas sus necesidades nutricionales con la alimentación normal, una vitamina y/o mineral en forma de suplemento puede ser recetado por un médico o dietista deportivo para intentar prevenir o tratar una deficiencia de nutrientes. Esta decisión se debe dejar al amparo de los especialistas quienes pueden diseñar un plan alimenticio adecuado en lugar de depender tan solo del consumo de una píldora.

La clave de los suplementos dietéticos es el saber cuándo y cómo utilizarlos para que puedan asistirnos a la hora de alcanzar los objetivos nutricionales. Cuando se utilizan de forma adecuada -en la cantidad, a la hora y en la ocasión adecuadas- pueden ayudar a que el deportista entrene y rinda con su mayor potencial. En muchos casos pueden mostrar que promueven directamente el rendimiento del deportista – por ejemplo, existen muchos estudios que demuestran que las bebidas deportivas mejoran el rendimiento en sesiones de larga duración y más recientemente, en eventos de alta intensidad de aproximadamente una hora.

¿Son los alimentos deportivos más caros que los alimentos que consumimos normalmente? ¿Son estos alimentos deportivos sólo para deportistas de elite?

Los alimentos deportivos suelen ser más costosos que los alimentos que consumimos a diario. Esto refleja el marketing especializado que requiere, la investigación y los programas educacionales que puedan apoyar cada producto. Pero cuando se utilizan de forma adecuada para alcanzar los objetivos nutricionales, los alimentos deportivos suelen valer la pena. No obstante, hay que contemplar, que hay alimentos o suplementos, que siendo de diferente marca (diferente precio), son igual de eficaces. Tan simple como mirar la tabla de composición del alimento.

Contrariamente a la opinión popular, NO son exclusivamente para los deportistas de elite. Un deportista que disputa un intenso y caluroso partido de baloncesto puede esperar un mejor juego si consume adecuadamente una bebida deportiva para reponer la pérdida de fluidos y repostar una cantidad adicional de combustible. Esto es tan cierto para un deportista compitiendo en categoría cadete como para un deportista profesional. Al completar las necesidades nutricionales, el deportista se verá capacitado para rendir a su potencial óptimo, independientemente del nivel al que compita. Hay que tener en cuenta que para un deportista de alto rendimiento, entrenar dos horas, puede suponer un esfuerzo orgánico igual que para un sedentario media hora de carrera.
Algunos atletas (y no atletas) consumen estos suplementos fuera de las condiciones en las que pueden alcanzar directamente su objetivo nutricional. Por ejemplo, hay gente que consume barritas energéticas como un aperitivo (snack) o toman una bebida deportiva durante la comida del medio día. En estas situaciones, los alimentos deportivos actuarán simplemente como una versión más cara de un alimento normal. El exceso de consumo de alimentos deportivos (por ejemplo, tomar con asiduidad una barrita energética para sustituir una comida) puede llevar a desequilibrios alimenticios, así como una carga innecesaria para nuestro bolsillo, incluso, a una carga excesiva de calorías, ya que la mayoría de alimentos suplementarios, son ricos en hidratos de carbono. Los educadores y responsables de la nutrición deportiva deberían hacernos conscientes de los mejores hábitos a seguir antes de consumir estos alimentos deportivos especiales, su propio nombre lo indica; especiales para el deporte.

¿Qué son los complementos nutricionales ergogénicos?

“Ergos” en griego, quiere decir fuerza, es decir, complementos que supuestamente mejorarían la fuerza, aunque esto se ha extendido a la mejora del rendimiento deportivo general. Estos productos a menudo contienen cantidades inusuales de nutrientes u otros componentes de alimentos. Muchos de estos químicos están involucrados en el metabolismo que tiene lugar durante el ejercicio o las vías químicas de la recuperación; y los productos afirman poder “supercargar” estos procesos, al ampliar el consumo de estos químicos. Muchos de estos productos ergogénicos, como la Creatina, la Carnitina, la Coenzima Q10 y la Inosina incluyen teorías sofisticadas de las vías metabólicas y bioquímicas. Otros productos como los “herbáceos” (por ejemplo el ginseng) comercian con el argumento de ser antiguos compuestos cuyas ventajas místicas se han mantenido secretas hasta la actualidad.

¿Hasta que punto son creíbles las explicaciones científicas sobre el funcionamiento de un ergogénico? ¡Suenan convincentes!

Lo primero que hay que preguntarse es que si están respaldadas por investigaciones científicas adecuadas, para que sean totalmente creíbles, por eso en casos como la creatina, se ha demostrado (en unas dosis conocidas), que es ergogénica en esfuerzos de corta duración. Sin embargo, no se sabe con total certeza si tiene efectos dañinos a largo plazo.

Las teorías científicas son importantes para explicar los mecanismos por los cuales un suplemento puede promover el metabolismo y el rendimiento. Estos pueden también ser ensalzados con tácticas de marketing persuasivas anunciando un asombroso “descubrimiento científico”, pero si esto es así, NO ES CIENCIA. Pero una teoría es sólo una idea escrita en un papel, hasta que ha sido escaneada a través del proceso de la investigación científico y su posterior publicación. Los científicos deportivos sólo se impresionan por los resultados de estudios científicos realizados bajo ciertos códigos normativos y han sido publicados una vez hayan sido revisados por otro panel científico. Este proceso cuesta tiempo y dinero. Desgraciadamente, la mayoría de empresas dedicadas a los suplementos no invierten en estas investigaciones – después de todo, pueden con éxito venden sus productos a un público que no exige pruebas reales sobre las afirmaciones publicitadas, justo por esto, decimos que no es ciencia el “superdescubrimiento”. Además, la mayor parte de las investigaciones realizadas han fallado a la hora de coincidir con las afirmaciones publicitadas por la mayoría de productos ergogénicos nutricionales.

Este apartado, resume la lista complementos ergogénicos nutricionales de acuerdo al nivel de soporte
científico que, hasta la fecha, cada uno se merece:

NIVEL 1:

Con apoyo científico de que promueve el rendimiento.

•Creatina
•Cafeína
•Bicarbonato
•Glicerol (algunos beneficios en la hidratación)
•Vitaminas antioxidantes (los beneficios puede que sean demasiado pequeños para medirlos en términos de rendimiento)

NIVEL 2:

Todavía bajo el escrutinio científico para comprobar sus beneficios y uso práctico.

•Colostrum
•HMB, es un compuesto bioquímico presente en el organismo.
•Glutamina (apoyo sin concluir)
•Aminoácidos (A menudo los alimentos normales pueden proveer la cantidad necesaria de aminoácidos), especialmente los ramificados y la glutamina.

NIVEL 3:

Sin apoyo científico!

•¡El Resto! (incluye herbáceos, ginseng, carnitina, inosina, coenzima Q10, la red de productos de marketing, etc),es importante destacar, que en el nivel 3, que es donde es más importante, pero ocurre en TODOS ESTOS NIVELES, se sabe del beneficio a corto plazo, pero de la mayoría no hay estudios científicos que avalen su idoneidad a largo plazo.

Notas de precaución:

Se debe tener en cuenta que incluso los suplementos del Nivel 1, reciben el apoyo científico SÓLO para tipos de atletas específicos y de modalidades deportivas específicas. Se debe tener en cuenta también que, algunos atletas de estas características o deportes específicos, no responden a los resultados esperados tras consumir estos suplementos, aunque se hayan seguido las indicaciones y recomendaciones del vendedor. En otras palabras y respondiendo a la pregunta que encabeza este apartado, los suplementos, NO son para todos los deportistas y deben ser consumidos en situaciones concretas y bien definidas. Por ejemplo, la creatina beneficia mucho más a un atleta cuyos depósitos sean mas bajos que a otro que por entrenamiento, los tenga de por sí, más altos.

A las notas de precaución hay añadir que, se debe considerar las condiciones en que estos productos han sido científicamente apoyados. En algunos casos y dependiendo del suplemento, hay que tener en cuenta que…

  1. Si un producto ha sido estudiado con varones, puede que no sea igualmente eficaz en mujeres. Si ha sido estudiado con grupos de una determinada edad tampoco puede que actúen de la misma forma con otras edades.
  2. Si se ha estudiado con velocistas de un deporte, puede que no funcione de la misma forma con fondistas que practican ese mismo deporte y viceversa, esto es prácticamente seguro, puesto que la solicitación metabòlica de cada una de las pruebas es totalmente diferente, así por ejemplo los velocistas pueden beneficiarse de la creatina, y no los fondistas, pero éstos sí de la cafeína, y viceversa.
  3. Siguiendo el último punto, si el suplemento se ha estudiado por ejemplo, con velocistas de ciclismo bien entrenados, puede que no ofrezca las mismas garantías si es consumido por principiantes o ciclistas de velocidad poco entrenados y viceversa.

Entonces, ¿Dónde encajan los suplementos dentro de la nutrición completa del deportista o la persona que hace ejercicio con regularidad?

Aunque los alimentos deportivos y los suplementos reciben la mayor parte del glamour y la atención en la nutrición deportiva, deberían ser tratados como la punta del iceberg.

¿El secreto? Entrenar, entrenar y entrenar, con una buena planificación que respete las fases de descanso/recuperación neuromuscular, y el principio de la supercompensación. Por supuesto, una buena alimentación.
Talento, trabajo duro y tiempo son tres ingredientes adicionales para construir unos cimientos sólidos. Los alimentos deportivos especiales, cuando se utilizan para que cumplan objetivos específicos del entrenamiento y la competición tienen un impacto importante – por ejemplo, re-dosificarse “llenar el depósito energético” e hidratarse con una bebida deportiva adecuada, puede beneficiar en un 5­10% el rendimiento de un evento prolongado. En lo más alto de la pirámide se encuentran pequeños beneficios promovidos por los compuestos ergogénicos de Nivel 1, quizá en una mejora del 1-3% del rendimiento. Hasta que todo lo demás relacionado con el entrenamiento y la el estilo de vida del deportista esté en su sitio, estos beneficios carecen de importancia o pasan por desapercibidos. La mayoría de deportistas jóvenes y en etapas de desarrollo no deberían considerar estos productos hasta que hayan alcanzado una madurez considerable en las etapas básicas. Conforme empiezan a alcanzar su máximo potencial, estos apoyos especiales pueden proveer un efecto que se pueda percibir.

Entonces, ¿Cuál es el problema de los deportistas que prueban muchos suplementos, Algo tendrá que dar resultado?

Nuestra experiencia en el AIS (Australian Institute of Sport) han mostrado los siguientes inconvenientes con la filosofía de “probar cualquier cosa” o adquirir la postura de conejillos de Indias hacia el consumo de suplementos:

  • Dinero, tiempo e interés son todas Fuentes limitadas. Muchos deportistas emplean estos recursos limitados en productos que no funcionan o producen resultados muy pequeños para la atención que se les da. 
  • Los suplementos vienen y van como las modas. La mayoría de suplementos que parecen “güay” son precisamente los que suelen carecer de apoyo científico sobre sus beneficios. Pensad que uno de los suplementos ergogénicos de nivel 1, que más beneficios ha dado es algo tan común y “de toda la vida”, como el bicarbonato. Los deportistas se ciegan persiguiendo estos suplementos en lugar de centrarse en la búsqueda de productos y alimentos deportivos que pueden proveer beneficios en el rendimiento sustanciales (muchas veces sin haberse molestado en informarse o formarse con antelación).

En la base de la buena alimentación sobre el entrenamiento y desarrollo del deportista, un pequeño aumento procedente de varios ergogénicos.

Conclusiones del “DÍA A DÍA”

estiramiento

  1. Los deportistas utilizan los suplementos para intentar coger atajos. Los utilizan como sustitutos del duro pero realmente valorado entrenamiento efectivo, alimentación sensata y buenas técnicas de recuperación. ¡No existe sustituto!
  2. El hecho de que atletas con éxito están utilizando determinados suplementos ofrece una credibilidad inmerecida del producto, e inspira a otros deportistas a probarlos. Y el efecto dominó continua…hay que ser un poco mas críticos!
  3. Los atletas muy a menudo utilizan “información de oídas” de cómo utilizar los suplementos, y los consumen en dosis mayores de las necesarias o en protocolos que fallan a alcanzar los beneficios verdaderos.
  4. Algunos suplementos pueden llevar a dar positivo en un control de doping (ver próximo ejemplar de Alto Rendimiento donde abordaremos este tema). Por ejemplo, la cafeína.
  En el siguiente ejemplar publicaremos un informe sobre los suplementos y los alimentos
deportivos y el potencial de dopaje que puedan tener contestando a las siguientes preguntas:  
  Suplementos – ¿pueden causar que un deportista de positivo en un control?  
  ¿Qué tipo de sustancias deportivas pueden estar incluidas en un suplemento o alimento  
  deportivo?  
  ¿Qué es la DHEA, androstenediona y la 19-norandrostenediona?  
  ¿Por qué están prohibidas y cómo pueden hacer que el deportista de positivo?  
  La mayoría de deportistas no desean tomar sustancias prohibidas ¿Qué ocurre para que  
  den positivo como resultado del consumo de suplementos dietarios?  
  ¿No puede alguien simplemente decir a los deportistas qué suplementos son seguros /  
  sanos?  
  La ASDA publica una lista de medicamentos “prohibidos” y “permitidos” ¿No pueden hacer  
  lo mismo con los suplementos?  
  ¿Qué sistema de información sobre los suplementos se utiliza en Australia?  
  ¿Por qué se dice que los suplementos australianos son más seguros que los productos  
  vendidos en el extranjero o por Internet?  
  ¿Qué puedo hacer ahora?  
  ¿Cuales son las sustancias prohibidas?  

Responder

1 Respuesta

Otras colaboraciones