800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

3 nov 2009

Orientación para ciegos: una experiencia para la Sensibilización hacia los discapacitados visuales.

/
Enviado por
/
Comentarios0
“Con los ojos cerrados” es una propuesta educativa que trata la sensibilización hacia los discapacitados visuales, desde el área de EF, a partir de los contenidos de orientación (Parra, M. et al 2001; VVAA, 2002; Domínguez y col., 2009).

Autor(es): Guadalupe Domínguez Carrillo, Pablo Caballero Blanco, Raquel Pérez Ordaz, Manuel Parra Boyero
Entidades(es): Profesora del IES Benalúa, Becario de la Universidad Pablo de Olavide, Profesora de la Universidad Pablo de Olavide, Profesor del IES San José
Congreso:VII Congreso Internacional Sobre la Enseñanza de la Educación Física y el Deporte Escolar
Ceuta- 3-6 de Noviembre de 2009
ISBN: 978-84-613-3640-1
Palabras claves: Discapacitados visuales, Educación Física, Salud

Resumen una experiencia para la Sensibilización hacia los discapacitados visuales.

“Con los ojos cerrados” es una propuesta educativa que trata la sensibilización hacia los discapacitados visuales, desde el área de EF, a partir de los contenidos de orientación (Parra, M. et al 2001; VVAA, 2002; Domínguez y col., 2009). Surge desde el seno del grupo de trabajo e investigación de Actividades en el medio natural que se formó en torno a Manolo Parra y Carlos Rovira, a partir de un grupo de amigos que querían compartir experiencias, conocimientos e inquietudes, en relación a las actividades en el medio natural.

1. PUNTO DE PARTIDA

“Con los ojos cerrados” es una propuesta educativa que trata la sensibilización hacia los discapacitados visuales, desde el área de EF, a partir de los contenidos de orientación (Parra, M. et al 2001; VVAA, 2002; Domínguez y col., 2009)

Surge desde el seno del grupo de trabajo e investigación de Actividades en el medio natural que se formó en torno a Manolo Parra y Carlos Rovira, a partir de un grupo de amigos que querían compartir experiencias, conocimientos e inquietudes, en relación a las actividades en el medio natural.

Este grupo tiene más de 10 años y a ha producido cantidad de propuestas didácticas para aplicar tanto en la educación formal y como en la no formal. En concreto, la unidad didáctica “con los ojos cerrados” la hemos llevado a cabo con grupos de 3º de la ESO del IESO Quercus de Malpartida de Plasencia y el IESO Benalúa de Guadix y con un grupo de alumnos del ciclo formativo de Conductor de Actividades Físico-recreativas en el Medio Natural del IES Al-Qázeres de Cáceres. Han participado en cada caso entre 15 y 30 alumnos/as. Las sesiones se han desarrollado en los gimnasios y en los espacios exteriores de los centros.

2. FINALIDAD Y OBJETIVOS

2.1 Finalidad educativa

Compartimos la concepción educativa de Herzog (1992), que define el objetivo básico de la educación formal, como: “contribuir al proceso de humanización, entendida ésta como camino hacia la emancipación”.

Partiendo de este fin (HUMANIZACIÓN), pensamos que era necesario establecer una secuenciación de actitudes y valores a trabajar en los distintos cursos de la ESO. En concreto, la unidad didáctica “Con los ojos cerrados” forma parte de la programación anual de 3º ESO, en la que determinamos desarrollar los valores de diálogo, empatía, inclusión y respeto, a la vez que abordamos otros valores propios del área denominados instrumentales, como son la competencia motriz, creatividad motriz, salud, juego limpio y participación (VVAA, 2002).

Figura 1: Finalidad educativa de la intervención.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

2.2 Objetivos didácticos

Las capacidades que pretendemos desarrollar en nuestros alumnos, de un marcado carácter actitudinal, giran en torno a dos ejes principales: ser sensible hacia los discapacitados visuales y utilizar el diálogo como medio para la resolución de problemas (Domínguez y col., 2009).

Tabla 1: Objetivos didácticos planteados.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

3. DESARROLLO DE LA U.D. “CON LOS OJOS CERRADOS”

3.1 Organización temporal y descripción de la UD

Los alumnos se encuentran en una etapa sensible en la configuración de un sistema de valores propio, que marcará la forma de actuar y de tomar partido en distintas situaciones vitales. Teniendo en cuenta este proceso, programamos 10 sesiones, en las que progresivamente el alumno por medio de la reflexión, toma conciencia de sus propios valores, analiza los aspectos positivos y negativos de su actuación y la de los demás y por último afianza las actitudes que considera oportunas.

Tabla 2: Distribución temporal de los contenidos.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

Los contenidos planteados son los siguientes (Domínguez y col., 2009)

Tabla 3: Relación de contenidos de la unidad didáctica.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

3.2 Materiales

Los recursos materiales cobran gran importancia para el éxito de la puesta en práctica de nuestra propuesta. Los materiales que necesitamos preparar son los siguientes:

A) Artefactos simuladores de las deficiencias visuales. Para simular las deficiencias visuales es indispensable construir distintos dispositivos explicados en la siguiente tabla (VVAA, 2002; Domínguez y col., 2009).

Figura 2: Ejemplo de dispositivo para simular el campo visual periférico limitado.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

B) Mapa táctil tridimensional. Los recorridos de orientación requieren un mapa táctil tridimensional del centro o la zona donde se realice la actividad. Para la construcción del mapa necesitamos materiales con diferentes texturas como estropajos, esponjas, chinchetas,… que se asocien a elementos de la realidad (zonas para caminar, edificios, farolas,…).

C) Balizas y hojas de control sensoriales. Otros recursos materiales imprescindibles para los recorridos de orientación son las balizas y las hojas de control. Son múltiples las opciones de materiales y diseños que se pueden emplear, pero lo esencial es que el “ciego” pueda relacionar la baliza que encuentra con la hoja de control (ya sea por el tacto, olfato o gusto). En las balizas podemos utilizar un elemento muy motivante como son los alimentos (frutas, chocolate, gominolas,…).

Figura 3: Ejemplo de mapa tridimensional, baliza y hoja de control sensorial.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

3.3 Metodología

La forma de abordar nuestra actuación en el momento de la práctica es decisiva para la consecución de los objetivos planteados. Elegimos la “PEDAGOGÍA DE LA AVENTURA” (Parra, 2001; Parra y Rovira, 2008)”, por las características que presenta:

A) El proceso de enseñanza-aprendizaje, se convierte en un reto para el profesorado del que participa el alumnado.

B) Impulsa la interacción, prestando especial atención a la creación de canales de comunicación efectivos que favorezcan las relaciones interpersonales, la empatía entre los que nos acompañan y la relación con todo lo que nos rodea. Las relaciones interpersonales que no quedan al azar, sino que se potencian, en busca de nexos de unión entre mundos particulares.

C) Se mima la creación de un clima adecuado que proporcione las condiciones de seguridad y confianza necesarias en el grupo a la hora de empezar cualquier proceso educativo.

La puesta en práctica de esta metodología se basa en la aplicación de los siguientes nueve pasos (Domínguez y col., 2009):

Tabla 4: Explicación de la puesta en práctica de los pasos metodológicos de la pedagogía de la aventura.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

La estructura de la sesión que más se ajusta a nuestras necesidades es la que propone Vaca (2008), entendiendo las clases de educación física como un proceso de comunicación entre el profesor y los alumnos/as. Los momentos que componen una sesión son:

  1. Momento de encuentro: iniciamos la sesión con una dinámica que permita saludarnos y sentirnos a gusto dentro del grupo.
  2. Construcción del aprendizaje: es le momento de se realizar el grueso de actividades que posibiliten a los alumnos/as experimentan distintas formas de interaccionar con el espacio y entre ellos.
  3. Reflexión grupal: es el momento clave del aprendizaje, donde van tomando posturas concretas hacia el colectivo de discapacitados visuales.

3.4 Evaluación

Uno de los problemas más difíciles de solucionar ha sido la evaluación del trabajo realizado. Es difícil determinar cuánto ha vivenciado un alumno/a, cuánto o no se ha sensibilizado con respecto a la situación de los discapacitados visuales, etc. En este caso hemos apostado por la reflexión compartida, como herramienta de evaluación de la práctica diaria.

Al compartir nuestras experiencias con los demás, conocemos cómo somos cuando nos reflejamos en ellos, a través de nuestras actuaciones. Tomamos conciencia de cómo nos comportarnos, de nuestras actitudes personales y modos de resolver las tareas.

Para conocer el grado de adquisición del resto de los objetivos didácticos planteados hemos creado diferentes herramientas basadas en la observación, el registro anecdótico y en análisis de las experiencias de los alumnos/as, como hojas de observación, encuestas y cuestionarios. De igual forma, para analizar el grado de coherencia de la propuesta planteada hemos utilizado el registro anecdótico y cuestionarios dirigidos a los alumnos. Para determinar el grado de sensibilización hacia las personas con discapacidad visual, la evaluación la hemos estructurado de la siguiente forma:

  • Evaluación inicial: cuestionario de sensibilización.
  • Evaluación continua: reflexión compartida en cada una de las sesiones:
  1. En cada sesión en función del aspecto tratado hemos utilizado diferentes estrategias de reflexión.
  2. El profesor recoge en una hoja de observación específica, los aspectos más importantes de cada sesión, relacionados con el objetivo a conseguir.
  • Evaluación final:
  1. Sesión final de reflexión compartida: a modo de juego que cierra y da sentido a toda la unidad didáctica.
  2. Cuestionario de sensibilización.
  3. Cuestionario de sensaciones sobre la práctica.
  4. Cuestionario de evaluación de la unidad didáctica.

4. CONCLUSIONES

Las actividades físicas en el medio natural no educan por si mismas, sino que es necesario planificar la intervención, determinando como objetivo prioritario la consecución de un conjunto de valores (Ruíz, 2004); otros elementos como la metodología, las actividades o los recursos didácticos seleccionados influyen en la consecución de nuestro objetivo, siendo igualmente necesario su planificación.

Asumimos como un reto personal y profesional la necesidad de sensibilizar a nuestro alumnado hacia los discapacitados visuales, partiendo de las vivencias personales para reflexionar sobre las propias actitudes y contribuir a su “proceso de humanización“.

Bibliografía

  • Domínguez, G., Caballero, P., Pérez, R. y Parra, M. (2009). “Con los ojos cerrados”: una propuesta de sensibilización con los discapacitados visuales. Tándem, 30, 70-80.
  • Parra, M. (2001). Programa de actividades físicas en la naturaleza y deportes de aventura para la formación del profesorado de segundo ciclo de secundaria. Tesis doctoral. Universidad de Granada.
  • Parra, M.; Rovira, C. (2008). “La pedagogía de la aventura: finalidades, objetivos y procedimientos” en Miguel, A.; López, J.J.: La formación en la profesión de educación física escolar. Palencia. Patronato Municipal de Deportes. Ayuntamiento de Palencia, 2008, 337-356.
  • VACA, M. (2008). “Contribución de la educación física escolar a las competencias básicas señaladas en la LOE para la educación primaria”. Tándem, 26, 52-61.
  • VVAA. (2002). La escalada: una propuesta para la integración de deficientes visuales. Cáceres. Centro de profesores y recursos de la provincia de Cáceres.

[congreso_colectivos_especiales]

Responder

Otras colaboraciones