800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

19 may 2015

QUÉDATE EN EL RING

/
Enviado por
/
Comentarios0


ISBN: 978-84-15433-35-4
Editorial: PAMIES
Sinopsis: Espectacular, real, cinematográfico, poético, directo, emotivo, duro y sensible al mismo tiempo, repleto de biografías de individuos únicos en su especie, el boxeo es uno de los deportes más sinceros que existen y, de un tiempo a esta parte, también de los peor tratados en España. Esta recopilación de artículos que tienes entre tus manos devuelve al noble arte el respeto perdido. Si te gusta, ¡quédate en el ring!

Prólogo
por Jaime Ugarte
Estaba yo extasiado en el majestuoso estadio Azteca de México, un imponente escenario abarrotado de récord, con 132.247 personas que gritaban furiosas, dirigiendo su ira hacia un altar, en forma de cuadrilatero, por el que caminaba con suficiencia un púgil envuelto en la bandera de las barras y estrellas. Su nombre, Greg Haugen, que ya sabía lo que era ser monarca universal en el deporte de los puños
y que había derrotado, entre otros, a un gladiador de la talla de Ray Boom-Boom” Mancini. Pues bien, Haugen se había pasado siete pueblos, que diría un castizo, menospreciando a su adversario, el mismísimo Julio César Chávez, al que acusaba de ganar “a muchos taxistas”, provocando no sólo a la legión de fanáticos del campeonísimo mexicano, sino incluso a algún que otro colega que no dudó en pedir en la portada de su periódico una “muerte lenta al gringo” que ponía los pelos de punta…
Soy un gran amante de numerosos deportes, que no
viene al caso enumerar, y en aquel momento me dio por pensar que debía estar situado en el campo, a la altura en la que Diego Armando Maradona se lanzaba como un poseso hacia la portería de Peter Shilton, detectando el miedo en los ojos de sus oponentes ingleses, dispuesto a firmar el gol más bello de la historia del fútbol. En esas estaba cuando, de repente, se hizo la oscuridad y el silencio, sólo roto por algunos pequeños destellos provocados por mecheros
encendiendo, vaya usted el saber el qué…Pensé que
la situación se parecía a una cita con los extraterrestres, al estilo de “Encuentros en la tercera fase”, pero no… no había ni rastro de marcianos… lo que apareció fue la figura imponente de un titán, de un héroe mitad dios, mitad hombre, como los que imaginara y cantara Homero. Sí, podía ser el mismísimo Aquiles Pélida, reencarnado en un humilde hijo de Ciudad Obregón, en Sonora, y criado en Culiacán,
Sinaloa… con una cinta roja en la frente, según le
aconsejaron algunos brujos para espantar la magia negra que en su día intentaron practicarle, allá por Borinquen…
El combate fue una ejecución, y el hijo de Moctezuma
despachó sin contemplaciones al bocón, mandándole a la habitación del sueño en el quinto asalto. El árbitro, el tercer hombre, Joe Cortez, se apiadó de Haugen y detuvo la desigual contienda… aún así, el yankee comentó con sorna que los taxistas a los que ganaba Chávez “eran muy duros”.
Estas son las historias que le gustan a mi amigo Juan
Manuel Rodríguez desde que le que conocí, hace ya mucho tiempo, cuando Juanma era un prospecto de periodista con cara de buen chico, que aún conserva, en el que creía ciegamente su mentor, Pedro Pablo Parrado, quien me aseguró que sería un killer de la profesión; algo así como el apodo de Marco Antonio Barrera, “el asesino con cara de niño”.
Luego Juanma tuvo la oportunidad de estrechar la mano del gran Julio César Chávez y, en otra ocasión, de otro gigante del ring, Roberto Durán “Mano de piedra”, sin duda alguna los dos mejores boxeadores hispanos de todos los tiempos, algo de lo que siempre ha presumido y con razón.
Siempre que ha podido, Juanma le ha hecho un hueco
al más duro de los deportes, fascinado por la múltiple variedad de historias que generan los reyes de las dieciséis cuerdas, como las que vamos a disfrutar en este libro, que recomiendo con sinceridad. No hay tiempo para mas…
Despejen el ring, choquen sus guantes y recuerden que quiero una pelea… perdón, quería decir que quiero una lectura limpia… ¡¡¡¡Segundos fuera!!!!…

Prevención de lesiones

Otras colaboraciones