800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

Composición corporal
20 sep 2016

¿Cómo afecta la composición corporal al rendimiento deportivo?

/
Enviado por
/
Comentarios1
/

Pablo A López Cáceres. Dietista-Nutricionista.
Profesor del Máster de Nutrición Deportiva.

En los últimos años ha crecido el interés por controlar la composición corporal de los deportistas. Esto puede ser debido a la inclusión de especialistas en nutrición y preparación física dentro del staff técnico, o a la convicción de que un peso adecuado puede mejorar el rendimiento del atleta durante la competición o en su recuperación, en el caso de estar lesionado.

Para conocer la composición corporal de un deportista no basta con medir solo su peso en un momento de concreto, sino que es necesario tener en cuenta más variables como la masa grasa o la masa muscular, entre otras. Éstas  han de ser medidas con periodicidad, ya que la composición corporal puede variar a lo largo de la temporada y de la carrera deportiva del atleta.

Desde el punto de vista de las leyes de la física, podemos comprobar cómo un peso superior al necesario influye negativamente en dos acciones, como son el salto y la velocidad de carrera. De esta manera, los kilos extra de grasa corporal hacen descender la altura a la cual el deportista puede levantar su centro de gravedad, y por tanto, la altura que alcance en el salto será menor. Por otro lado, la velocidad en carrera se incrementa cuando existe una disminución en el peso, siempre y cuando no se vea alterada la masa muscular.

Por consiguiente, el cuerpo se convierte en una máquina menos eficiente cuando tiene que cargar con un exceso de grasa corporal que no le sirve absolutamente para nada.

Hay que tener cuidado al aconsejar a un deportista que pierda peso para conseguir un porcentaje de grasa concreto. En primer lugar, se debe hacer una correcta interpretación de sus datos, ya que por ejemplo, no se puede comparar el porcentaje de masa grasa medido con dos técnicas de composición corporal diferentes. En segundo lugar, la propia naturaleza de la composición corporal del jugador hace que su tratamiento deba ser individualizado y por último, una pérdida de peso excesiva, sin la adecuada supervisión y con técnicas no adecuadas, puede provocar frustración, fatiga y una disminución del rendimiento deportivo.

Los atletas necesitan orientación acerca del peso y de su nivel de grasa corporal adecuados para su juego y características personales, y para ello es útil contar en el equipo con un dietista-nutricionista deportivo que les ayude a conseguir sus objetivos de manera saludable.

Por último, insisto en que para conseguir un estado de nutrición óptimo que permita sacar el máximo provecho de los entrenamientos, acelerar la recuperación y optimizar el peso y la composición corporal del futbolista es necesario que el deportista siga un modelo alimentario adecuado de forma habitual.

Bibliografía.

  • Thomas DT, Erdman KA, Burke LM. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics, Dietitians of Canada, and the American College of Sports Medicine: Nutrition and Athletic Performance. J Acad Nutr Diet. 2016;116(3):501-28.
  • Alvero JR, Cabañas MA, Herrero A, Martínez L, Moreno C, Porta J et al. Protocolo de valoración de la composición corporal para el reconocimiento médico-deportivo. Documento de consenso del grupo español de cineantropometría (GREC) de la federación española de medicina del deporte (FEMEDE). Versión 2010. Arch Med Deporte. 2010; 27:330-344.
  • Pellenc RB, Costa I. Comparación Antropométrica en Futbolistas de Diferente Nivel. G-SE. 2006.
  • González Gallego J, Sánchez Collado P, Mataix Verdú J. Valoración del estado nutricional. En: Nutrición en el deporte. Ayudas ergogénicas y dopaje. Madrid: Díaz de Santos; 2006. p. 279.
  • Declaración del consenso del COI. Nutrición en el deporte. Año 2003. Apunts medicina de l’sport. 2008; 43(158): 85-6.
  • Úbeda N, Palacios Gil-Antuñano N, Montalvo Zenarruzabeitia Z, García Juan B, García Á, Iglesias-Gutiérrez E. Hábitos alimenticios y composición corporal de deportistas españoles de élite pertenecientes a disciplinas de combate. Nutr. Hosp. 2010;  25(3): 414-421.

Responder

1 Respuesta

Otras colaboraciones