800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

8 feb 2012

Posibilidades del ultimate frisbee como deporte escolar

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
El Ultimate Frisbee es un deporte o juego encuadrado dentro de la familia de las prácticas físicas realizadas con frisbee o disco volador. De origen anglosajón, se ha extendido por todo el mundo.
Autor(es): Carlos Cobo Corrales
Entidades(es): Universidad de Cantabria
Congreso: IX Congreso Internacional sobre la Enseñanza de la Educación Física y el Deporte Escolar
Úbeda 8 - 11 de Septiembre de 2011
ISBN: 9788461536665
Palabras claves: Ultimate Frisbee, Disco Volador, Deporte Escolar, Deporte Alternativo.

Posibilidades del ultimate frisbee como deporte escolar

Resumen

El Ultimate Frisbee es un deporte o juego encuadrado dentro de la familia de las prácticas físicas realizadas con frisbee o disco volador. De origen anglosajón, se ha extendido por todo el mundo. Actualmente se esta haciendo un esfuerzo en este país por fomentar su práctica y disfrute. Por sus particulares normativas y características (ausencia de arbitro, equipos mixtos, potenciación efectiva del fair play, carácter recreativo, etc.), posee un espíritu innovador, constituyendo una alternativa de gran valor educativo frente a otras propuestas tradicionales, más centradas en el resultado meramente deportivo y no en otras variables procesuales y cualitativas (valorar los aspectos lúdicos, saludables, de relación, educativos, etc.). Por ese motivo defendemos su práctica como contenido de Educación Física y como deporte escolar (ya sea en contextos académicos o extracurriculares), así como su disfrute por cualquier persona, sin importar edad, condición física, género, procedencia, etc. Dar a conocer esta práctica a docentes de Educación Física y técnicos deportivos, como medio para su promoción y difusión, es el objetivo inmediato de esta comunicación. Para ello se comentarán brevemente sus orígenes, sus características, la situación actual, las características del juego, los aspectos con mayor potencial pedagógico y una serie de pautas orientativas. Todo ello sin perder de vista los valores que encumbran este deporte y que deben estar siempre presentes, para no caer en prácticas adulteradas y descafeinadas.

Introducción

El Ultimate Frisbee (o Ultimate a secas), es un deporte de equipo, que se engloba, junto con otras disciplinas, en el ámbito de la Federación Mundial de Disco Volador (WFDF – www.wfdf.org -), siendo el disco volador (o frisbee), el elemento común en todas. Más adelante, se hablará de ella, haciendo especial hincapié en el Ultimate, disciplina con disco volador cuya práctica es la más extendida en el territorio español y que consideramos, por cuestiones motrices y axiológicas que más adelante comentaremos, idónea  para su práctica como deporte escolar. Pero siempre que lo hagamos de forma consciente y deliberada, teniendo claro en todo momento que fines deseamos alcanzar, no siguiendo modas fugaces y prácticas desvirtuadas. Hay que evitar lo que denuncia Fernández-Balboa, (2004): “Admitámoslo: en la mayoría de los casos actuamos por costumbre, sin plantearnos el por qué y el para qué, y los resultados dejan mucho que desear”. Orígen histórico del disco volador y del ultimate frisbee. El primer Frisbee apareció en Norteamérica, a principios del siglo XX, concretamente en Bridgeport, Connecticut. En esa localidad Willian Ruseel Frisbie  fundó en 1871 una fábrica de pasteles llamada “Frisbie Baking Company”. En 1903, grupos de jóvenes de esta ciudad comienzan a entretenerse tirándose unos a otros la base de los moldes que quedaban de los pasteles fabricados por la factoría de Frisbie. Aún no se tiene claro si se jugaba con la funda metálica de la tarta, o con una tapa hecha para las cajas de galletas; pero lo que esta claro es que el embrión del disco volador esta en dicha empresa, por ello resulta fácil entender porque al disco volador se le acabo llamando “Frisbee”, una modificación del apellido del citado industrial. Esta manifestación de ocio tomó popularidad y se expandió entre los consumidores de pasteles, siendo practicada por estudiantes de colegios y universidades, así como por los militares en sus cuarteles, quienes jugaban con las fundas de lata de su proveedor, la Frisbie Baking Co. Entonces Walter Frederick Morrison, un aficionado a esta actividad, aprovechó la llegada del plástico y creo una  mejorada forma de frisbee. En 1946en Los Ángeles, patentó el primer “frisbee volador”, al que llamó Disco de Pluto (“Pluto Plater”), que no adquirió mucho éxito al estar construido de baquelita, un plástico quebradizo que siempre se rompía fácilmente al caer. El juego inicial tomó el mismo nombre, Frisbee, que consistía en hacer lanzamientos y jugar libremente durante horas en un campo abierto. Después de 10 años, Morrison vendió la idea a la corporación jueguetera Wham-O, que comenzó a vender sus propios discos, registrados como “Frisbee”, a unos practicantes que exigían ya discos voladores con mejores prestaciones de aerodinámica, velocidad y ligereza. El gerente de Wham-O, Ed Headrick, vio las potencialidades deportivas y lúdicas del Frisbee y apuesta en serio por esta práctica, fundando la Asociación Internacional de Frisbee y organizando equipos deportivos. Desde su lugar de origen, California, el frisbee se extiende por todos los Estados Unidos. De igual modo, van surgiendo actividades motrices y/o deportivas derivadas de disco volador original. En 1967dos estudiantes de secundaria en Maplewood (New Jersey), Joel Silver y Buzzy Hellring, mezclan elementos del football americano, el fútbol y el baloncesto, jugando con un frisbee como elemento móvil. Se denominó Ultimate, como referencia a la máxima experiencia deportiva. A principios de los años setenta comienza a haber torneos en universidades de E.E.U.U. (Princeton y Rutgers y más tarde Yale). El juego se sigue popularizando en el país y en 1979 se crea la asociación de jugadores de Ultimate (UPA, Ultimate Players Association). Por esta época se comienza a practicar en Australia, Nueva Zelanda y otros países del Viejo Continente (Gran Bretaña, Yugoslavia, Suiza, Alemania, etc.). En 1981se forma la Federación Europea de Disco Volador (EFDF), antecedente de la actual Federación Mundial de Disco Volador (WFDF) creada en 1984; surgiendo  los primeros campeonatos europeos y mundiales. En España el Frisbee tarda un poco más en llegar  y los pioneros se encuentran en al País Vasco. En 1979 se crea la Asociación Española de “Frisbee”, con sede en Bilbao, siendo el primer campeonato de España en el verano de 1985 en Somo- Laredo (Cantabria). En relación al Ultimate Frisbee, el primer equipo español surge en 1995 en Gran Canaria y en 1998 se crea otro conjunto en Barcelona. Ambos conjuntos con objetivos lúdicos.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº18.

¡Consíguelo aquí!

Situación actual del ultimate frisbee

A partir del año 2000, aparecen nuevos equipos repartidos por toda la geografía española, como Madrid, Girona, Burgos, Sevilla, Santander…En la actualidad, el Ultimate se practica activamente en 7 comunidades autónomas, habiendo un total de diecisiete clubes. En el último campeonato de España, celebrado en Alcobendas (Madrid) en 2010, se dieron cita 21 equipos de toda España, con más de 250 jugadores. También es importante hablar de los torneos, algunos con más de diez años de antigüedad. Hay en España cerca de una veintena de torneos y son la mejor base para la consolidación de un equipo, por ser un buen escaparate y por todo lo que conlleva dichos eventos en la propia ciudad (se implica a jugadores, familias, ayuntamientos, patrocinadores, medios de comunicación, etc.). Con el progresivo crecimiento de este deporte se hace necesaria una mínima organización, que regulará los distintos aspectos, tanto deportivos como extra deportivos. Así fue como nació la Federación Española de Disco Volador (FEDV). No se trata de un organismo federativo oficial (no deja de ser una “simple” asociación) pero esta realizando una importante labor para promocionar y desarrollar el Ultimate y otras variantes del Frisbee. La FEDV regula todos los aspectos deportivos en cuanto a celebración y participación de campeonatos de España, promociona y promueve el Ultimate a nivel nacional, es el contacto con otras instituciones internacionales (como la WFDF, ya que España es un miembro regular de la misma), controla el censo de jugadores, así como las cuotas anuales a pagar por cada equipo. Además tiene un seguro contratado para lesiones producidas por la práctica del deporte. Y por último administra el sitio web: www.espadisc.org, sitio de referencia para consultar toda la información del Ultimate español. En la actualidad, apenas hay formación oficial sobre este deporte, de forma estricta y estandarizada. Poner un granito de arena para ayudar a disminuir este fenómeno es uno de los objetivos de esta comunicación. Estos contenidos entran dentro de materias que se imparten en las Facultades de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte bajo el nombre de “Deportes Alternativos”. También hay constancia de que se imparten estos contenidos en algunas Escuelas de Magisterio y en ciclos formativos de TAFAD, pero a menudo de forma puntual, esporádica y aislada; aunque hay experiencias que demuestran que esta situación esta cambiando. Sobre su práctica escolar en contextos formales podemos decir más de lo mismo, teniendo muy pocas noticias sobre propuestas curriculares en esta dirección. La FEDV está en contacto con otras federaciones nacionales, como la inglesa o la italiana, donde el desarrollo del Ultimate es mayor que en España, y en estos países ya cuentan con cursos específicos de instructor o entrenador. Lo que se desea es que la promoción del Ultimate en ámbitos deportivos redunde en su práctica escolar como deporte educativo y viceversa.

Breve descripción del deporte

El Ultimate Frisbee es un deporte de equipo, cuyo principal elemento de juego es un disco volador o frisbee. Se juega en un campo de césped, y en sus extremos, se encuentran las zonas de gol (endzone). Cada equipo alinea a siete jugadores en el terreno de juego. El objetivo es desplazar el frisbee mediante pases (no está permitido correr con el disco en la mano), a la zona de gol contraria, sin que se caiga al suelo, evitando la intercepción del pase por el equipo contrario. Esta acción es llamada punto o tanto. El equipo que más puntos marque al cabo del partido, resulta ganador. El terreno de juego  se desarrolla en una superficie plana de césped (o césped artificial), de 100 metros de largo por 37 de ancho.  También puede practicarse sobre arena o pavimentos artificiales (Ultimate Indoor, por ejemplo, en canchas deportivas, pero es menos común). En dicha superficie existen líneas pintadas para delimitar el rectángulo de juego, además de ocho conos colocados en las esquinas de cada una de las dos zonas de anotación. Para jugar al Ultimate se requiere unos materiales sencillos y baratos. La ropa debe ser cómoda y apta para la práctica deportiva (con el mismo color de camiseta para los componentes de un mismo equipo) y el calzado variará según la superficie de juego (botas con tacos, deportivas, descalzos, etc.).  El disco volador o frisbee, es otro elemento barato y fácil de conseguir, existe un modelo para partidos oficiales, pero como propuesta lúdica y recreativa el Ultimate puede ser jugado con cualquier disco volador que tenga un mínimo de calidad.

Valor pedagógico y educativo del ultimate frisbee.

El Ultimate Frisbee es un deporte de equipo, cuyo principal elemento de juego es un disco volador o frisbee. Se juega en un campo de césped, y en sus extremos, se encuentran las zonas de gol (endzone). Cada equipo alinea a siete jugadores en el terreno de juego. El objetivo es desplazar el frisbee mediante pases (no está permitido correr con el disco en la mano), a la zona de gol contraria, sin que se caiga al suelo, evitando la intercepción del pase por el equipo contrario. Esta acción es llamada punto o tanto. El equipo que más puntos marque al cabo del partido, resulta ganador. El terreno de juego  se desarrolla en una superficie plana de césped (o césped artificial), de 100 metros de largo por 37 de ancho.  También puede practicarse sobre arena o pavimentos artificiales (Ultimate Indoor, por ejemplo, en canchas deportivas, pero es menos común). En dicha superficie existen líneas pintadas para delimitar el rectángulo de juego, además de ocho conos colocados en las esquinas de cada una de las dos zonas de anotación. Para jugar al Ultimate se requiere unos materiales sencillos y baratos. La ropa debe ser cómoda y apta para la práctica deportiva (con el mismo color de camiseta para los componentes de un mismo equipo) y el calzado variará según la superficie de juego (botas con tacos, deportivas, descalzos, etc.).  El disco volador o frisbee, es otro elemento barato y fácil de conseguir, existe un modelo para partidos oficiales, pero como propuesta lúdica y recreativa el Ultimate puede ser jugado con cualquier disco volador que tenga un mínimo de calidad.

Valor pedagógico y educativo del ultimate frisbee.

Siempre se habla del deporte escolar, pero no todos los deportes que se practican en la escuela, o en edad escolar, ya sea en contextos extraescolares como dentro de la propia institución educativa, pueden ser calificados de formativos o educativos. Que prime más lo formativo, recreativo, social, etc. que lo competitivo. A pesar de lo que muchos opinan, el deporte no es un bien natural inofensivo y beneficioso por si mismo, hay que ser crítico con él, no deja de ser una construcción social y por tanto esta sometido a numerosas influencias y presiones, no siempre positivas. Hay que romper la hegemonía del modelo deportivo de alto rendimiento que predomina en muchos de nuestros ámbitos, que a menudo sólo se centra en el resultado, lo cual deja fuera de la práctica deportiva a muchas personas. Debemos buscar formas deportivas que hagan realidad el concepto de Deporte para Todos, entendido  como un deporte participativo donde pueda incluirse cualquiera, en un proceso continuo donde se desean alcanzar objetivos recreativos, de desarrollo personal, de salud, formativos, de bienestar social, etc. El Ultimate fomenta unos valores que se consideran positivos y dignos de su fomento, tanto para niños y jóvenes, como para cualquier persona adulta. Lo que más puede llamar la atención a los nuevos descubridores de este deporte, y que justifican su potencial educativo es que se trata de un deporte mixto, donde no existe la figura mediadora del árbitro o juez y que predomina la idea de juego limpio y deportividad por encima de todo. Con ello es fácil ver los Temas Transversales y valores que se pueden trabajar con este deporte. Como concluyen en su trabajo Dalmau, Peire y Gargallo (2007): “El cumplimiento de las características referentes al auto-arbitraje, trabajo cooperativo, coeducativo, relaciones interpersonales y de integración social, van directamente ligados a la alta riqueza en educación en valores que proporcionan este tipo de juegos y deportes”. A continuación, se comentan los pilares humanistas y sociales más importantes de esta modalidad: .- La igualdad de sexos, ya que el Ultimate Frisbee es una de las pocas disciplinas deportivas, que incluye una división mixta, es decir, hombres y mujeres forman un mismo equipo. Cabe destacar, que el 100% de los equipos existentes actualmente en España, son mixtos. También hay categorías de hombres y mujeres por separado, pero el Ultimate invierte la norma imperante a nivel deportivo y se juega comúnmente con equipos mixtos, es decir, que los dos conjuntos alinean un número idéntico de chicas y de chicos: cuatro de género femenino y tres de género masculino, o viceversa (el equipo en ataque elige la configuración). Con ello se intenta fomentar la coeducación y una sociedad más igualitaria. .- El respeto por el contrario y el fair play, ya que en ninguna competición tanto a nivel nacional como internacional, existe la figura del árbitro. Una característica única del Ultimate es que el arbitraje lo hacen los jugadores. Tienen la responsabilidad de pitar las faltas que cometen. Si no se está conforme con la falta, se repite la jugada. Además, no está permitido el contacto físico, lo que minimiza el riesgo de lesiones. Los "picks" y los bloqueos también están prohibidos. Si hay contacto debe pitarse la falta. Si la falta provoca un cambio de posesión, el juego sigue como si no hubiera habido dicho cambio. Si el jugador que comete la falta no está de acuerdo se repite la jugada. El Ultimate es un deporte de no contacto y auto arbitrado, por lo que todos los jugadores son responsables de conocer y cumplir las reglas. Una consecuencia, y a la vez causa, es que el Ultimate hace especial hincapié en la deportividad y en el juego limpio. Se estimula la competición y la mejora pero no a costa del respeto entre los jugadores, el seguimiento de las reglas o el disfrutar del juego.  Eso se refleja en el concepto de Espíritu de Juego (Spirit of the Game). Al finalizar cada partido, se le entrega a cada capitán una hoja, en la cual se puntúan distintos aspectos del equipo contrario. Al término del torneo, se contabilizan todos los votos que ha recibido cada equipo, y el que mayor puntuación obtiene, se hace con el premio del Espíritu del Juego. Con esta filosofía se busca que la responsabilidad del juego limpio y justo, recaiga sobre cada jugador, partiendo del principio de que ningún jugador va a violar las reglas intencionadamente. Todo ello puede favorecer, como afirma Monjas (2004) “intentar educar en el deporte (y no para el deporte) conseguir que los alumnos aprendan y se eduque a través del deporte: que respeten las normas, que trabajen en equipo, ¡qué tengan una actitud crítica antes conductas y actuaciones negativas (discriminación, violencia, …)!, que sean conscientes de las dimensiones sociales que envuelven al deporte, que mejoren motrizmente…”, resaltando la importancia de usar el deporte como elemento formativo que posibilite el cambio de los usos no adecuados que del mismo se puedan cometer. - El Ultimate y sus practicantes abogan por el deporte como forma de relación, recreación, ocio y socialización. Como prueba de ello están los dos primeros equipos que se crearon en España o un tipo de torneos llamados “hat tournaments”. Anteriormente se ha comentado el escaso, accesible y barato material e instalaciones que requiere el Ultimate, lo cual favorece que sea fácil y asequible la propia gestión lúdica de estas actividades. El Ultimate recreativo estaría dentro de la categoría de deportes alternativos, aquellos que se “practican sin reglas particulares, ni estandarizadas, fáciles de comprender y acordadas por los propios participantes; lo realmente importante es su carácter lúdico y ésta es la principal razón de su popularidad” (Virosta, 1994). Tampoco olvidemos que todo esto empezó con un simple juego informal realizado con moldes de tarta y que el impulso asociativo y desinteresado de mucha gente ha hecho que lleguemos al contexto actual. Siguiendo palabras de Seirulo (1995), un modelo de deporte formativo y educativo es viable y factible si tenemos en cuenta que el 90% del mismo depende del promotor de la actividad, si son los propios participantes lo que promueven esta práctica (y no intereses ajenos) será más fácil que los productos desarrollados repercutan beneficiosamente en los propios practicantes. “La práctica deportiva debería definirse como lúdica, recreativa y ociosa; sin embargo, el miedo a que desemboque en situaciones perniciosas aleja a muchos de sus practicantes de dicha práctica. El alejamiento supone un espaldarazo hacia las personas que utilizan el deporte en beneficio de unos pocos” (Castejón, 2004). .- El Ultimate presenta gran variedad de acciones motrices y numerosas prácticas asociadas. Virosta (1993) habla de alrededor de una treintena de acciones técnicas posibles con el disco volador (diferentes lanzamientos, agarres, pases, recepciones, etc.), a lo que habría que añadir los desplazamientos, saltos, giros, etc. propios de un deporte colectivo de carácter sociomotriz y dotado de situaciones cambiantes que provocan incertidumbre. Este mismo autor confiesa que el frisbee “es un elemento con una riqueza de posibilidades pareja a las que tiene la pelota […] La propiedad principal de una pelota es el bote, y la propiedad que define al disco es el giro”, al igual que narra otras modalidades de disco volador que pueden servir como pasatiempo o entrenamiento para los jugadores de Ultimate (y éste también puede ser complementario para los practicantes de estas disciplinas), por ejemplo el Discathon, entrenamiento integrado ideal para desarrollar la resistencia, o el Disco Golf para desarrollar la precisión de los lanzamientos. Las acciones físicas y juegos que se pueden llevar a cabo con un disco volador de por medio son numerosas, dinámicas, enriquecedoras, atractivas e interesantes.

Conclusiones y orientaciones para el futuro

El Ultimate puede ser un medio apropiado para conseguir fines educativos y metas socialmente deseables, como puedan ser la cooperación, la igualdad,  la resolución pacífica de conflictos, etc. Pero nunca debe ser un fin en si mismo, sino caeríamos en actividades engañosas, las “prácticas aspirina” que denominaba Paulo Freire y que tienen una acción anestesiante que finalmente conlleva la conservación de las cosas tal como se encuentran en la actualidad. La simple práctica deportiva no favorece el desarrollo de valores, es necesario hacerlo firmemente, con convicción e intención clara y bien definidas, teniendo bien claro el por qué y para qué de nuestras acciones, discriminado entre metas y medios.  “Aclarémoslo: un propósito es una meta a la que se quiere llegar de forma intencional; mientras que un método es una forma de llegar a esa meta” (Fernández- Balboa, 2004). Y como “advertencia” basta con ver que prácticas se han llegado a dar en deportes alternativos (algunos tienen ya poco de alternativos), de carácter popular (un simple vistazo al presupuesto en premios de algunas pruebas pedestres da fe de ello) o con claros orígenes formativos (como el mini basket o el mini voley, convertidos, en ocasiones, como simple cantera para la elite). Por fortuna, también es posible encontrar, en deportes tradicionales y competitivos, experiencias positivas, donde no se trata de ganar a cualquier precio, dejando de lado elementos agonísticos en detrimento de aspectos sociales y formativos. Al final lo que importa es como se lleva la teoría a la práctica, ya que, como se suele decir “lo importante es el cantante, no la canción”. Para ello se pueden dar una serie de pautas (Virosta, 1994): .- ser juegos o deportes de marcado carácter recreativo y “de tiempo libre” (se pueda jugar en todo tiempo y lugar). .- adaptarse a los más diversos espacios y contextos, en función de las posibilidades. .- fácil de practicar y de aprender sus habilidades básicas, destacando las destrezas frente a los factores físicos. .- reglas fáciles y simples, así como adaptadas a los practicantes. .- bajo riesgo de lesión, tanto por la normativa (evitar contacto corporal brusco), como por los materiales. .- hincapié en la practica en contextos naturales y al aire libre, énfasis en el cuidado del medio ambiente. .- que sean “de por vida” (se pueda practicar en la mayoría de rangos de edad). .- que sean “de familia” (permita jugar a personas de generaciones diferentes). .- que se promueva la participación, reduciendo tiempos muertos, del mayor número posible de personas, estableciendo equipos mixtos y sin especializar en funciones (ataque, defensa, etc.). Los deportes alternativos tuvieron una gran eclosión durante la década de los noventa. A veces se lograron sus objetivos y otras veces no. Hay que intentar que el deporte sea una herramienta de progreso humano, bienestar social y  desarrollo personal. Debemos desarrollar al máximo el punto 3 del Artículo 43 de la Constitución Española, aquel que dice lo siguiente: “Los poderes públicos fomentarán la educción sanitaria, la educación física y el deporte. Asimismo facilitarán la adecuada utilización del ocio”. Esto no sólo depende de los dirigentes políticos, esta en manos de todos  y eso nos incluye a nosotros, los docentes de Educación Física y los técnicos deportivos.

Bibliografía

Castejón, F.J. (2004) Una aproximación a la utilización del deporte en la educación [en línea] Revista Digital Educación Física y Deportes. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd73/deporte.htm [Consulta: 2005, 14 de abril]. Dalmau, J., Peire, T., y Gargallo, E. (2007)  Los juegos y deportes alternativos: formación permanente y aportaciones educativas. En VII Congreso Internacional sobre la Enseñanza de la Educación Física y el Deporte Escolar” (Comp.) (pp. 610-616). Badajoz. AMEFEX-UEX. De los Ríos, J.A. (2010) Propuesta de reconocimiento del Ultimate Frisbee. Manuscrito no publicado. (Documento privado entregado por el autor al CSD para el  reconocimiento del Ultimate Frisbee como modalidad deportiva). Fernández-Balboa, Juan Miguel (2004). ”La Educación Física desde una perspectiva crítica: de la pedagogía venenosa y el currículum oculto hacia la DIGNIDAD. En López, V., Monjas R., Fraile, A. (coords.) Los últimos diez años de la Educación Física escolar. (pp. 215-225). Valladolid. Universidad Valladolid-Centro Buendía. Monjas, R. (2004). El deporte en la escuela. Reflexiones previas. La importancia de la justificación coherente de su uso. En López, V., Monjas R., Fraile, A. (coords.) Los últimos diez años de la Educación Física escolar. (pp. 87-99).  Valladolid. Universidad Valladolid-Centro Buendía. Seirulo, F. (1995) Valores educativos del deporte. En Blázquez, D. La iniciación deportiva y el deporte escolar, (pp. 61-76). Barcelona. INDE. Terol, R. (2009) Deporte en edad escolar y deporte universitario, en Espartero, J. (coord.) Introducción al derecho del deporte. (pp. 479-506) Madrid. Dykinson. Virosta, A. (1993) Disco Volador. Madrid. Gymnos. Virosta, A. (1994) Deportes Alternativos. En el ámbito de la Educación Física.Madrid. Gymnos.

Responder

Otras colaboraciones