800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

1 jun 2011

¿Es el entrenamiento rotacional tú talón de Aquiles?

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Muchos atletas y entrenadores utilizan la flexibilidad rotacional en sus programas de entrenamiento, pero ¿están verdaderamente ayudando estos ejercicios el rendimiento o podrían ser la causa de más lesiones?


Autor: Michael Boyle

Muchos atletas y entrenadores utilizan la flexibilidad rotacional en sus programas de entrenamiento, pero ¿están verdaderamente ayudando estos ejercicios el rendimiento o podrían ser la causa de más lesiones?

En la última década, el entrenamiento se ha desplazado con claridad de trabajar simplemente en el plano sagital hacia un énfasis en entrenamiento unilateral y multiplanar (varios planos de movimiento). Parte de este proceso, particularmente para atletas, ha sido el empuje visto hacia el desarrollo de la flexibilidad rotacional. Cualquier atleta compitiendo en un deporte que requiere rotación, como el baloncesto, el hockey, el fútbol, la gimnasia o el golf, se vio urgentemente y de forma ciega incitado a desarrollar mayor flexibilidad en los movimientos de rotación. Como muchos entrenadores del acondicionamiento y el rendimiento deportivo, también yo caí víctima de este erróneo concepto. Y sí, quizá fui uno de los inconscientes que ciegamente seguía las recomendaciones de otros y utilice ejercicios que ahora considero cuestionables e incluso peligrosos. Y posiblemente no por coincidencia también he sido una víctima más entre muchos aquellos que sufrimos dolor de espalda. Durante mucho tiempo simplemente clasifique mis molestias de espalda al proceso de la edad, y hasta darme cuenta del error, continué realizando ejercicios de estiramiento rotatorios y calentamientos dinámicos exacerbados.

Revisando el trabajo de la terapista física Sahrmann me hizo reconsiderar mi filosofía de entrenamiento y eventualmente eliminar o minimizar los movimientos de muchos estiramientos y ejercicios de calentamiento dinámico que una vez consideré como esenciales en el programa entrenamiento personal o de mis deportistas. Sahrmann, en su libro diagnosis y tratamiento de los síndromes del movimiento, establece que “durante la mayor parte de las actividades diarias, el papel principal de los músculos abdominales es el de proveer sostén isomètrico y limitar el grado de rotación del tronco… Un gran porcentaje de los problemas de la espalda ocurren por que los músculos abdominales no mantienen un control estricto sobre el la rotación entre la pelvis y la espina dorsal, especialmente en su punto L5-S1.” (Sahrmann 2002 pág. 71). El rango de movimiento de la zona lumbar que muchos entrenadores personales y entrenadores han intentado crear, puede que no sea ni siquiera deseable y que resulte probablemente un peligro potencial.

golf

La habilidad de resistir o prevenir la rotación puede que sea más importante que la habilidad de crearla. Los clientes de entrenadores personales y los deportistas deben ser capaces de prevenir la rotación antes de que les permitamos que la produzcan. Por ello rosa en otro excelente libro, Mecánica de la Parte Baja de la Espalda, llega a la misma conclusión que Sahrmann. Rosa comentará “más que considerar los abdominales como flexiones y rotadores del tronco, para los cuales tienen capacidad, su función debería ser mejor vista como antirotatores y antiflexiones laterales del tronco”. (Rosa, WB Saunders 1998, p.99)

Anatomia de la espina lumbar y la espina toracica

Sahrmann continúa anotando un hecho clave que pienso que se ha pasado por alto en el campo del acondicionamiento deportivo. “El rango de movimiento de la zona lumbar (total)… Es aproximado a los 13 grados. La rotación de cada segmento entre las vértebras T10 a la L5 es de 2 grados. El mayor grado de rotación se encuentra entre las vértebras L5 y la S1 el cuál es de 5 grados… La espina torácica, y no la espina lumbar debería ser el sitio de mayor cantidad rotacional del tronco… Cuando un individuo practica ejercicios rotacionales, el o ella deberían ser instruidos para “pensar sobre el movimiento que ocurre en el área del pectoral” (Sahrmann, p61-62)

Sahrmann termina colocando la guinda sobre el pastel con los siguientes comentarios; “la rotación de la espina lumbar es más peligrosa que beneficiosa; y la rotación lateral de la pelvis y las extremidades del tren inferior mientras el tronco permanece estable o se gira hacia el lado opuesto es particularmente peligrosa”. (imagen 1 y 2) (Sahrmann pág. 72).

De forma interesante Sahrmann coincide con la conclusión de Barry Ross. Rosa recomienda principalmente ejercicios de entrenamiento abdominal isométricos para los expedientes. Sahrmann concurre; “durante la mayor parte de las actividades, el papel principal de los músculos abdominales es el de proveer apoyo (efecto corsé) isométrico y limitar el grado de rotación del tronco el cuál, está limitado en la zona lumbar”. (Sahrmann pág. 70).

De cara a la aplicación práctica ¿Que significa todo esto? Para mí significa que tengo que eliminar los siguientes estiramientos que intentan aumentar el rango de movimiento lumbar. Estos incluyen los estiramientos rotaciónales del tronco en posición sentada (imagen 1) y estiramientos rotacionales del tronco recostados en el suelo (imagen 2). En el caso de utilizar estos ejercicios, se instruye al deportista a que los realice con un rango de movimiento y limitado y poco forzado.

Estiramientos de movimiento lumbar

También he eliminado los ejercicios dinámicos diseñados para aumentar el rango de movimiento del tronco tales como los giros dinámicos con la pierna doblada (imagen 3), los giros dinámicos del tronco con la pierna estirada (imagen 4), y el ejercicio conocido por escorpión (imagen5). Al igual que los ejercicios mostrados, existen otros que deben ser reconsiderados a la hora de incorporarlos en el programa de entrenamiento. Se instruye al deportista a que los elimine o los ejecute con un grado de rotación limitado.

Estiramientos de movimiento lumbar

Conclusión

La mayor parte de los deportistas no necesitan un rango de movimiento del tronco adicional. Las pruebas expresadas anteriormente por los expertos parecen claras y expresan que en realidad se necesita la posibilidad de poder controlar el rango de movimiento que tenemos. Aunque esto puede parecer extremo para algunos entrenadores y/o deportistas, he podido observar un número de quejas significantemente menor en la parte baja de la espalda desde que este tipo de ejercicios han sido eliminados. De hecho, gran parte de nuestro énfasis se centra ahora más, en desarrollar el rango de movimiento de la cadera tanto en la rotación externa como interna. Pienso que en el futuro cercano se verá a los entrenadores trabajando la estabilidad central y la movilidad de la cadera en lugar de trabajar contra sí mismos, y intentado aplicar y desarrollar simultáneamente el rango de movimiento central y la estabilidad central.

Bibliografía

  • Porterfield and DeRosa- Mechanical Low Back Pain, WB Saunders 1998
  • Sahrmann, Diagnosis and Treatment of Movement Impairment Syndromes, Mosby 2002

Responder

Otras colaboraciones