800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

Nutrición gimnasia rítmica
17 mar 2016

Relevancia de la alimentación y la composición corporal en deportes estéticos: gimnasia rítmica

//
Comentarios0

Autor: Ismael San Mauro Martín
Departamento de Medicina. Universidad Complutense de Madrid.
Centros de Investigación en Nutrición y Salud S.L.
Profesor del Máster de Nutrición Deportiva, Centro Internacional de Formación Deportiva, Alto Rendimiento.

La gimnasia rítmica es una disciplina que combina elementos de ballet, gimnasia, danza y el uso de diversos aparatos como la cinta, el aro, la pelota o las mazas. En deportes como este, hay una preocupación constante por el tratamiento de la estética, ya que esta se valora y constituye una parte importante del triunfo deportivo.

No resulta sorprendente que existan alteraciones de la alimentación en estas atletas considerando la presión que se ejerce sobre ellas para mantener un cuerpo con unas medidas antropométricas concretas. Estas niñas suelen realizar dietas restrictivas que carecen de suficiente aporte nutricional generando un desequilibrio negativo en la ingesta energética, tanto de algunos macronutrientes como de micronutrientes.

Relevancia en nutrición/alimentación

Parece ser una realidad evidente, que la alimentación que reciben las gimnastas suele ser deficiente, especialmente en calcio, hierro, vitaminas, y otros minerales, detectando además la existencia de desordenes alimenticios en la gimnasia.

Investigó al respecto Silva MR observando en su muestra que el porcentaje de energía proveniente de carbohidratos fue de un 47% al día, por debajo del 60-65% recomendado para gimnastas. Así mismo lo mostraron Jonnalagadda SS et al., las gimnastas ingerían un total de 1678kcal/día, un 20% por debajo del requerimiento estimado. Además, la muestra de Silva MR3 seguía una baja ingesta de vitamina E, vitamina D, calcio, hierro, y magnesio; en contraste con la elevada ingesta de vitaminas A, B1, B2 y B6. Tan solo la vitamina A, el calcio y el magnesio variaban desde el periodo preparatorio al transitorio. Por el contrario, todas las ingestas de vitaminas estaban correctas, en el estudio de Jonnalagadda SS4, menos la vitamina E que estaba por encima de la dosis diaria recomendada. Además, la ingesta de calcio, zinc y magnesio era inferior a la cantidad diaria recomendada. Y la densidad total de nutrientes de las dietas de las gimnastas fue mayor a lo esperado. El 92% de las gimnastas informó tomar vitaminas y minerales en forma de suplementos. Además, el 48% de las gimnastas afirmó estar siguiendo una dieta auto-prescrita.

Soric M et al. no hallaron diferencia significativa en la ingesta total de energía como en las muestras anteriores, pero sí hubo diferencia en la distribución de la misma. Las gimnastas artísticas presentan un mayor consumo carbohidratos y menor de grasas en el consumo total de energía (57% ± 6% y 29% ± 5%, respectivamente) que las gimnastas rítmicas (48% ± 6% y 36% ± 5%) y las bailarinas de ballet (51% ± 4% y 34% ± 3%), o el grupo control (51% ± 5% y 34% ± 4%). En todos estos grupos la media de ingesta diaria de la mayoría de nutrientes se mostró por encima de la recomendación, siendo excepciones la fibra dietética y el calcio. La proporción de atletas con una inadecuada ingesta fue mayor para el fósforo (33%), la vitamina A y niacina (18%), y zinc (13%).

El déficit de energía diario lo asociaron Deutz RC et al, con un mayor porcentaje de grasa corporal tanto en deportistas de élite anaeróbicos y aeróbicos, posiblemente debido a una reducción adaptativa en el gasto de energía en reposo. Estos datos deben desalentar a los atletas de seguir los patrones de alimentación restringidas o diferidos para lograr una composición corporal deseada.

Las necesidades nutricionales para el crecimiento y el desarrollo deben ser colocados por encima de consideraciones atléticas.

Relevancia en composición corporal

La contextura física de las mujeres gimnastas hoy en día es aún más liviana y pequeña, con niveles muy bajos de grasa corporal (10-12%), cierto grado de desarrollo de la masa muscular en la región superior del cuerpo, hombros relativamente anchos y caderas angostas.

Así lo reflejan diversos estudios: el de Soric M et al.5, donde las gimnastas artísticas presentaban una menor estatura comparadas con el grupo control, y tanto gimnastas artísticas como artísticas como bailarinas de ballet presentaban cifras inferiores para peso, IMC y porcentaje de masa grasa. Silva MR3 observó que el IMC descendía durante los periodos de competición y aumentaba en el periodo de transición; y Avila-Carvalho L et al confirmaron que las gimnastas con mayor éxito presentaban porcentajes de masa grasa inferiores y menarquia tardía. Sobre la menarquía, concluyeron Tournis S et al que la gimnasia rítmica en niñas pre-menárquicas puede inducir adaptaciones positivas en el esqueleto, especialmente en la zona cortical. Añadieron al respecto, que el grosor cortical, el área cortical y trabecular y los pliegues cutáneos eran mayores en un 38% en gimnastas rítmicas. Al igual que ocurría con la circunferencia perióstica, y el área muscular.

Los profesionales que atienden a las jóvenes atletas deben tener conocimiento de los métodos de aumento de peso y pérdida de peso saludable. Para así tener en cuenta el peso mínimo recomendado, curvas de crecimiento normal, y mediciones de la composición corporal y estar dispuestos a educar a los atletas, familias, entrenadores, preparadores físicos, organizaciones estatales y nacionales cuando sea apropiado. Deben entender que todos los atletas son únicos y cada atleta debe ser evaluado individualmente.
REFERENCIAS

1. Singh VN. A current perspective on nutrition and exercise. J Nutri. 1992; 122(3):760-5.
2. Tan J, Bloodworth A, McNamee M, Hewitt J. Investigating eating disorders in elite gymnasts: conceptual, ethical and methodological issues. Eur J Sport Sci. 2014; 14(1):60-8.
3. Silva MR. Unbalanced energy intake of subelite female gymnasts – a longitudinal study. Revista da Faculdade de Ciencias da Saúde. 2010; 7:80-86.
4. Jonnalagadda SS, Bernador D, Nelson M. Energy and nutrient intakes of the United States National Women’s Artistic Gymnastics Team. Int J Sport Nutr. 1998; 8(4):331-344.
5. Soric M, Misigoj-Durakovic M, Pedisic Z. Dietary intake and body composition of prepubescent female aesthetic athletes. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2008; 18(3):343-354.
6. Deutz RC, Bernadot D, Martin DE, Cody MM. Relationship between energy deficits and body composition in elite female gymnasts and runners. Med Sci Sports Exerc. 2000; 32(3):659-668.
7. Benardot D. Gymnastics. In Maughan R. (Ed.), Nutrition in Sport, Blackwell Science, Oxford. 2000. pp. 588-608.
8. Avila-Carvalho L, Klentrou P, Luz Palomero MD, Lebre E. Body composition profile of elite group rhythmic gymnasts. Science of Gymnastics Journal. 2012; 4(1):21.
9. Tournis S, Michopoulou E, Fatouros IG, Paspati I, Michalopoulou M, Raptou P, et al. Effect of rhythmic gymnastics on volumetric bone mineral density and bone geometry in premenarcheal female athletes and controls. J Clin Endocrinol Metab. 2010; 95(6):2755-2762.

Responder

Otras colaboraciones