800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

6 may 2010

Análisis de la participación en el programa extraescolar “luditarde”: cobertura, asistencia percibida y media de ausencias

/
Enviado por
/
Comentarios0
En esta comunicación se realiza un análisis de la participación en el programa extraescolar “Luditarde” de la ciudad de A Coruña. Se presta especial atención a la cobertura del mismo (o porcentaje de asistentes al programa en cada centro respecto al total de matriculados)

 
Autor(es): Varela Garrote, Lara; Fraguela Vale, Raúl; Lera Navarro, Ángela; Arufe Giráldez, Víctor
Entidades(es):Facultad de Ciencias de la Educación (Universidad de A Coruña). España.
Congreso: III Congreso Internacional de Ciencias del Deporte y Educación Física
Pontevedra: 6-8 de Mayo de 2010
ISBN: 978-84-613-8448-8
Palabras claves: Actividades extraescolares, evaluación de programas extraescolares, participación actividades extraescolares

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER

En esta comunicación se realiza un análisis de la participación en el programa extraescolar “Luditarde” de la ciudad de A Coruña. Se presta especial atención a la cobertura del mismo (o porcentaje de asistentes al programa en cada centro respecto al total de matriculados), a las valoraciones que hacen los usuarios del programa y sus educadores sobre la percepción de la asistencia y finalmente se analiza la media de ausencias de los inscritos, relacionándola con ciertas valoraciones que parecen estar condicionando la participación. El programa extraescolar estudiado es una propuesta interdisciplinar de ocio desarrollada por el Servicio Municipal de Educación del Ayuntamiento de A Coruña y por la Federación Provincial de APAs de Centros Públicos. Su duración es de 2 horas al día durante 5 días a la semana (de lunes a viernes) y aproximadamente la mitad de este tiempo se dedica a actividades físico-deportivas. La muestra está formada por alumnos (participantes y no participantes en el programa) de colegios públicos de A Coruña en los que se imparte el programa “Luditarde”, con edades de entre los 8 y los 12 años, 15 educadores del mismo, así como los técnicos y directivos del programa. Para obtener información de los colectivos de alumnos y educadores se recurrió al cuestionario, con los técnicos y directivos se empleó la entrevista. Los resultados indican que existe una baja cobertura del programa, la asistencia percibida tanto por los participantes en “Luditarde” como por sus educadores es alta y la media de ausencias de los inscritos al programa es baja.

Este trabajo está integrado en un proyecto de investigación más amplio sobre actividades extraescolares y educación del ocio de la infancia.

INTRODUCCIÓN.

La cuestión de la participación es uno de los principales centros de interés en la evaluación de programas extraescolares, información que se resalta frecuentemente en los resultados de los estudios.

Tradicionalmente se ha considerado la participación por sí misma como un indicador del éxito de un programa, sin embargo, los estudios más recientes han intentado relacionarla con la obtención de resultados por parte de los participantes en los programas.

En esta comunicación se analizan las variables destinadas a valorar el nivel de participación de los inscritos en el programa. Los indicadores revisados son tres: la cobertura del programa, la asistencia percibida por los colectivos relacionados con en el mismo y la media de ausencias.

El programa extraescolar estudiado es “Luditarde”, una propuesta interdisciplinar de ocio desarrollada por el Servicio Municipal de Educación del Ayuntamiento de A Coruña y por la Federación Provincial de APAs de Centros Públicos. “Luditarde” posee carácter interdisciplinar y se caracteriza por el trabajo trasversal de sus contenidos. Tiene una duración de dos horas diarias, de lunes a viernes, durante el curso escolar. Aproximadamente la mitad de este tiempo se dedica a actividades físico-deportivas. El programa se define como “un paquete global de actividades relacionadas con un centro de interés urbano ligado a temas transversales (educación vial, para la paz, para la salud, medioambiental, cívica…) a partir de los cuales se desarrollan los distintos contenidos: dinamización teatral, animación a la lectura, ajedrez, producciones plásticas, música, actividades físico-deportivas e informática” (Servicio Municipal de Educación de A Coruña, 2003: 27). Se trata de una iniciativa que toma la ciudad como eje central, en torno al cual se desarrollan sus contenidos, y que tiene en la Educación del Ocio y de la ciudadanía sus referencias principales.

MATERIAL Y MÉTODO.

Las poblaciones y muestras participantes en el estudio se describen a continuación:

  • Participantes: alumnos de entre 8 y 12 años inscritos en el programa “Luditarde”. Los sujetos participantes, de los que se solicitó información a través de un cuestionario, fueron 99 (73,88 % del total de alumnos inscritos en el programa en estas edades).
  • No participantes: Para realizar comparaciones con el grupo anterior, se seleccionó un grupo control no equivalente a través de un muestreo por cuotas en el que la edad, el género, el curso y el colegio fueran coincidentes con los de los participantes. El grupo se configuró con 122 alumnos (20,24% de la población), de los que se obtuvieron datos a través de un cuestionario.
  • El colectivo de educadores está formado por 15 personas, que constituyen el 35,7% del total de los docentes de “Luditarde” y el 100% de los que desarrollan la programación destinada a los alumnos de segundo y tercer ciclo de Educación Primaria (“grupos de mayores”), analizada en este trabajo. La media de edad de este colectivo es de 28,33 años (dt=2,968). En cuanto al género, hay un mayor porcentaje de hombres que de mujeres, si bien la diferencia no es muy elevada (60% frente a 40%). De estos 15 educadores 8 son “tutores” (tienen asignado un único grupo de participantes y se encargan de impartir la mayoría de horas semanales de “Luditarde”en aquellas actividades que no son específicas, entre las que se encuentra las vinculadas al área de actividad motriz) y 7 son “especialistas” (aquellos que desarrollan su labor en varios centros impartiendo una actividad específica, ya sea “música”, “informática” o “ajedrez”).
  • Los técnicos de “Luditarde” son tres (100% de la población), uno de ellos pertenece a la Federación Provincial de APAs de Centros Públicos de A Coruña y los dos restantes dependen del Servicio Municipal de Educación. La edad media de este colectivo es de 38,6 años, y está formado por dos hombres y una mujer.
  • Los responsables directivos de “Luditarde” son dos (100% de la población). Uno de ellos está al cargo de la Federación Provincial de APAs de Centros Públicos de A Coruña y el otro pertenece al Servicio Municipal de Educación. La edad media de las directivas es de 46 años y se trata de dos mujeres.

Para el análisis de datos se empleó estadística descriptiva (distribución de frecuencias y medidas de tendencia central), inferencial no paramétrica (Chi-cuadrado, U de Mann-Witney, prueba de rangos de Wilcoxon y coeficiente de correlación de Sperman) y la prueba paramétrica Anova de 1 factor.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Cobertura

Esta es la denominación empleada para designar el porcentaje de alumnos matriculados en el colegio que están inscritos en “Luditarde”. Una elevada cobertura supone que una parte importante de los alumnos de un colegio están participando en el programa en horario extraescolar, lo que es un indicativo altamente positivo para el mismo. Como se recoge en la tabla nº 1, la cobertura de “Luditarde” es del 22,22%. Este dato nos informa de una baja implicación del conjunto de alumnos de los colegios en los que se desarrolla el programa.

Tabla nº 1. Cobertura del programa “Luditarde

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 13

Existen importantes variaciones entre colegios. Desde aquellos que alcanzan una cobertura aceptable, cercanos al 40% (Sal Lence) o al 30% (Labaca) a otros que sólo consiguen implicar a un alumno de cada diez (Emilia Pardo Bazán). Estos datos no han de tomarse aisladamente, sino que es necesario considerar los aspectos que pueden influir sobre el número de alumnos matriculados en el programa, como el tamaño del centro, los años que lleva “Luditarde” implantado en el mismo, etc. Como se aprecia en la tabla nº 1, los dos colegios que tienen una mayor cobertura son precisamente los que llevan menos cursos impartiendo el programa, lo que puede ser debido al “efecto llamada” vinculado a la introducción de una nueva oferta extraescolar. Otra de las posibles explicaciones de este fenómeno sería la reducción de la participación en “Luditarde” en aquellos colegios que llevan impartiendo varios años el programa. Sin embargo, los datos aportados por el Ayuntamiento de A Coruña (Servicio Municipal de Educación de A Coruña, 2006) informan de que la participación no descendió de forma importante (incluso aumentó en dos de los colegios) entre los centros que llevaban 3 ó 4 cursos desarrollando el programa en el momento de la realización del estudio.

Los técnicos del programa afirman en la entrevista que el nivel de cobertura del programa “Luditarde” se encuentra en torno al 50% (aproximadamente la mitad de los alumnos matriculados en los centros están inscritos en el programa). Sobre si la implicación en el programa es suficiente, uno de ellos responde que “sí, aunque falla la participación a partir de tercer ciclo” (T3). Los otros dos valoran como insuficiente la participación actual: “en «Luditarde» hay una participación de los chavales de en torno al 50% de los chavales que van al centro […] el porcentaje deseable es el 90%” (T1).

Las directivas hacen una valoración positiva de la participación en el programa, aunque una de ellas destaca la problemática de los grupos de mayores: “no en tercer ciclo de Primaria. En el resto de ciclos sí hay un buen nivel de participación” (T1).

Como puede observarse, los técnicos y en menor medida las directivas de “Luditarde”, tienen una percepción poco realista de la cobertura del programa, que sitúan cerca del 50% cuando en realidad es del 22%. Si tenemos en cuenta que consideran que ese hipotético 50% no es suficiente y que debería superarse, la cobertura real supone un dato especialmente negativo para todos los grupos de edad del programa, a pesar de que ambos colectivos muestren especial preocupación por el 3º ciclo de Educación Primaria.

La baja cobertura de “Luditarde” puede integrarse dentro de la tendencia general descrita para el ámbito extraescolar: “desafortunadamente, la baja asistencia es la norma en muchos programas extraescolares para jóvenes de Primaria y Secundaria debido a agendas y ritmos familiares sobrecargados” (Lauver, Little y Weiss, 2004: 1). Frente a los que reclaman un incremento del número de programas extraescolares como solución a numerosos problemas sociales, se sitúan aquellos que afirman que la oferta existente está infrautilizada y que muchos programas desarrollan su labor con un número de participantes sensiblemente inferior a su capacidad real. Es el caso de “Luditarde” y muy especialmente en los colectivos de niños de mayor edad (“grupos de mayores”).

Los datos aportados por el Instituto Nacional de Evaluación y Calidad del Sistema Educativo (2004) parecen contradecir esta tendencia en el ámbito español, ya que informan de que sólo el 6% de los alumnos de Educación Primaria no realizan ninguna actividad extraescolar. Sin embargo, no se trata de una contradicción, sino de dos aspectos fácilmente compatibles: si en un colegio hay muchas actividades extraescolares, casi todos los alumnos estarán apuntados a alguna, pero muchas de ellas funcionarán con grupos reducidos, en el límite (o por debajo) del mínimo de inscritos permitido para que la actividad se realice.

En el caso de “Luditarde” la cobertura del programa coincide forzosamente con el porcentaje de alumnos del colegio que participan en las actividades extraescolares del centro, ya que los participantes se apuntan al programa en su conjunto y no hay actividades extraescolares alternativas dentro del colegio.

Asistencia percibida

Para comparar la percepción sobre la asistencia de los participantes y los no participantes que acuden a actividades extraescolares distintas de “Luditarde”, fue necesario agrupar las 3 categorías de respuesta (alto, medio y bajo) en 2 categorías (alto y medio o bajo) para poder aplicar Chi-cuadrado (con el objeto de reducir el número de casillas de la tabla de contingencia con valores menores que 5). Los resultados informan de que no existe asociación entre el tipo de alumno (participante-no participante) y la asistencia percibida (c2(1, 186)= 0,027, p>0,05). No se detectan diferencias significativas entre la asistencia percibida de los participantes en “Luditarde” y los no participantes que acuden a otras actividades extraescolares de tarde. Para ambos grupos, la mediana es igual a uno, que se corresponde con la categoría “asistencia alta”.

También se solicitó a los educadores su opinión respecto a la asistencia de los participantes. Tal y como se aprecia en la tabla nº 2, las respuestas de los tutores y los especialistas pueden analizarse conjuntamente al no existir diferencias entre ellos.

Tabla nº 2. Comparación entre las opiniones de los educadores tutores y especialistas sobre la asistencia al programa (prueba de Mann-Whitney)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 13

Los docentes valoran positivamente la asistencia de los participantes a “Luditarde”. La prueba de Wilcoxon indica que no existen diferencias significativas (Z=-1,342, p>0,05) entre la importancia y el cumplimiento de este factor. Otorgan un elevado nivel de importancia para la calidad del programa a que los inscritos acudan a las actividades (=3,67, dt=0,488) y manifiestan que este requisito se cumple en “Luditarde” (=3,43, dt=0,646).

Media de ausencias

Teniendo en cuenta que “Luditarde” consta de cinco sesiones semanales, la media de ausencias de los participantes resulta realmente baja. Menos de dos ausencias mensuales (=1,60, dt=1,591) sobre un total de 20-23 sesiones, significa que los inscritos en el programa acuden habitualmente a las actividades y que las propuestas son lo suficientemente atractivas para mantener un elevado nivel de asistencia a lo largo del curso.

La intensidad de la participación en “Luditarde” es un aspecto altamente positivo, sobre todo si lo comparamos con los resultados de otras investigaciones, que informan que habitualmente la frecuencia de participación se sitúa entre 1 y 3 días por semana en el mejor de los casos (Dynarski y otros, 2004; Kane, 2004; Pittman, Wilson-Ahlstrom y Yohalem, 2004; Vandell y otros, 2006, etc.). Los inscritos en “Luditarde” acuden a la mayoría de las sesiones que se les ofertan (2 horas al día, durante 5 días a la semana) lo que supone una intensidad de participación poco habitual en el ámbito extraescolar.

Como puede apreciarse en la tabla nº 3, existen algunas variaciones en la media de ausencias mensuales entre colegios. Para comprobar si dichas diferencias son significativas, se realizó la prueba Anova de un factor, con resultado negativo (F=1,214, p>0,05). Las ausencias de los participantes en el programa “Luditarde” no difieren de forman relevante entre los distintos colegios. Al contrario de lo que ocurría con la cobertura, la asistencia de los alumnos, una vez han decidido apuntarse al programa, es muy elevada en todos los colegios.

Tabla nº 3. Media de ausencias al programa “Luditarde” (participante/mes)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 13

El número de ausencias es un dato relevante para determinar el interés que tienen los alumnos en el programa. Es posible identificar elementos clave para la participación contrastando las valoraciones de los alumnos con sus ausencias a “Luditarde”. Se aplicó el coeficiente de correlación de Spearman para estudiar la existencia de correlaciones entre la media de ausencias de los participantes y sus valoraciones sobre actividad física y deporte, ocupación del tiempo libre, utilidad de las actividades del programa y satisfacción con los elementos clave del mismo. En la tabla nº 4 se recogen las variables correlacionadas con el número de ausencias.

Tabla nº 4. Variables correlacionadas con la media de ausencias a “Luditarde

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 13

La mitad de las variables presentan una asociación lineal negativa con el número de ausencias: a medida que aumentan los valores de una de las variables disminuyen los de la otra. Por lo tanto, en la medida en que los participantes expresen una mayor afinidad por competir con niños de otros colegios, perciban que tienen tiempo libre de lunes a viernes, crean que las actividades del programa les serán de utilidad para ocupar su tiempo libre y estén satisfechos con “Luditarde”, disminuirá el número de veces que faltan.

Justo lo contrario ocurre con las cuatro variables restantes, que están positivamente correlacionadas con la media de ausencias: aquellos que durante su tiempo libre les gusta practicar su deporte favorito, verlo por televisión, acudir a observarlo en el campo de juego o muestran predilección por las actividades en las que haya movimiento, tienen un mayor nivel de ausencias a “Luditarde”.

Esta información permite identificar los aspectos que favorecen la participación (y que deben ser reforzados) y los elementos del programa vinculados a menores niveles asistencia (y que deben ser corregidos en el futuro). El análisis de las correlaciones altamente significativas (p<0,01), delimita dos tendencias que están condicionando la participación en “Luditarde”. Por una parte, los sujetos que muestran un alto nivel de satisfacción con el programa en general (siete áreas temáticas, actividades variadas, tratamiento educativo globalizador, etc.), presentan bajos índices de ausencia. Por otro lado, aquellos con un especial interés por el deporte y la práctica deportiva (área físico-deportiva, actividades deportivas, tratamiento más específico de los contenidos, etc.), suelen tener medias de ausencias más altas.

Estos datos sugieren que el programa no está respondiendo adecuadamente a los intereses de parte de los integrantes de los grupos de mayores, que demandan una mayor especificidad de las actividades físico-deportivas y una mayor presencia de la práctica deportiva.

CONCLUSIONES

La cobertura del programa “Luditarde” es baja (22%), los técnicos y en menor medida las directivas, tienen una percepción poco realista de la cobertura del programa, que la sitúan cerca del 50% .

No se detectan diferencias significativas entre la asistencia percibida de los participantes en “Luditarde” y los no participantes que acuden a otras actividades extraescolares de tarde. Para ambos grupos, la asistencia percibida es alta. También los docentes ratifican este dato al valorar positivamente la asistencia de los participantes del programa.

La media de ausencias de los participantes de “Luditarde” resulta realmente baja (menos de dos ausencias mensuales).

Al relacionar la participación con otras variables se encuentran dos tendencias que están condicionando la participación en “Luditarde”. Por una parte, los sujetos que muestran un alto nivel de satisfacción con el programa en general (siete áreas temáticas, actividades variadas, tratamiento educativo globalizador, etc.), presentan bajos índices de ausencia. Por otro lado, aquellos con un especial interés por el deporte y la práctica deportiva (área físico-deportiva, actividades deportivas, tratamiento más específico de los contenidos, etc.), suelen tener medias de ausencias más altas.

BIBLIOGRAFÍA

  • Dynarski, M., James-Burdumy, S., Moore, M., Rosenberg, L., Deke, J., Mansfield, W. y Warner, E. (2004): When school stay open late: the national evaluation of 21st Century Community Learning Centers Program. Extraído el día 19 de enero de 2007 desde http: // www. publicengagement. com /AfterschoolResources / rande /docs /res /uscclc.pdf.
  • Instituto Nacional de Evaluación y Calidad del Sistema Educativo (2004): Actividad del alumno fuera del horario escolar (2). Actividades extraescolares. Madrid: I.N.E.C.S. E., http://www.ince.mec.es/Indicadores%20Publicos/pdfs/p7_2.pdf.
  • Kane, T. J. (2004): The impact of afterschool programs: interpreting the results of four recent evaluations. New York: William T. Grant Foundation.
  • Lauver, S., Little, P. y Weiss, H. (2004): “Moving beyond the barriers: attracting and sustaining youth participation in out-of-school time programs” en Issues and opportunities in out-of-school time evaluation, vol. July, nº 6, pp. 1-16.
  • Pittman, K., Wilson-Ahlstrom, A. y Yohalem, N. (2004). Participation during out-of-school time: taking a closer look, Vol. Marzo, Out-of-School Policy Commentary, pp. 1-7. Washinton, D. C.: The Forum for Youth Investment.
  • Servicio Municipal de Educación de A Coruña (2003): Aprender en Coruña. A Coruña: Ayuntamiento de A Coruña.
  • Servicio Municipal de Educación de A Coruña (2006): Mesa de trabajo: programa “Descubrir el ocio” 2006/07. A Coruña: Ayuntamiento de A Coruña. Sin publicar.
  • Vandell, D. L., Reisner, E. R., Pierce, K. M., Brown, B. B., Lee, D., Bolt, D. M. y Pechman, E. M. (2006): The study of promising after-school programs: examination of longer term outcomes after two years of program experiences. Madison: Wiscosin Center for Education Research y C. S. Mott Foundation.

Responder

Otras colaboraciones