800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

7 may 2009

El estrés físico y emocional y su relación con el rendimiento deportivo

/
Enviado por
/
Comentarios1
Los factores del rendimiento – carácter del sujeto, características volitivas, técnica, táctica, condición física, características psíquicas y factores externos – definen…

 
Autor(es): Paula Fátima Pichel Garrido.
Entidades(es): María de los Ángeles Queimaliños Pérez.
Congreso: V Congreso nacional de las ciencias del deporte y la educación física
Pontevedra: 7-9 de Mayo de 2009
ISBN: 978-84-613-1660-1
Palabras claves: estrés, emocional, relación, rendimiento, deporte

RENDIMIENTO DEPORTIVO: FACTORES Y LIMITADORES

Los factores del rendimiento – carácter del sujeto, características volitivas, técnica, táctica, condición física, características psíquicas y factores externos – definen los campos de actuación para establecer estrategias de mejora. En la actividad deportiva se requiere técnica y forma física pero en competición es necesario disponer de habilidades para el control mental mental y emocional. Dependiendo de las características de cada deporte hay que reconocer los factores de eficacia y de riesgo. Entre los factores limitadores, el estrés puede llegar a provocar bloqueos físicos (inmovilidad, tensión, rigidez, etc.), emocionales (nervios, frustración, miedo, etc.) y mentales (pensamientos de incapacidad, de rendición, etc.).

La ansiedad, en la práctica deportiva y en situaciones que producen estrés – tales como las competiciones-, disminuye si se sistematiza el trabajo previo con habilidades psicológicas apropiadas, aunque esto no es determinante (Arruza et al. 2003) Un instrumento idóneo de evaluación es el CPRD, un cuestionario elaborado en castellano por Buceta, Gimeno y Pérez-Llantada en 1994, está compuesto de 71 ítems que se agrupan en cinco escalas o factores: Control del estrés, Influencia de la evaluación del rendimiento, Motivación, Habilidad mental y Cohesión de equipo. El contenido del factor “control del estrés” abarca dos categorías de ítems: los referidos a la respuesta del deportista y el referido a las situaciones potencialmente estresantes y cuya presencia es necesario controlar. Este factor está constituido por 20 ítems relacionados con la autoconfianza, la ansiedad y la concentración del sujeto en la competición deportiva. Una puntuación alta en esta escala parece indicar que el deportista dispone de recursos psicológicos para controlar el estrés potencial relacionado con su participación en competiciones deportivas.

ESTRÉS: MARCO CONCEPTUAL EN DEPORTE

Considero idóneas las teorías transaccionales del estrés, basadas en la interacción, que entienden los estresores (Selye 1936) como “exigencias” internas o externas que afectan al equilibrio del deportista, a su bienestar físico y psicológico y requiere una acción para restablecerlo (Lazarus &Coher. 1977). Su tratamiento plantea dos fases evaluación y respuesta que dependen del individuo, de la naturaleza del deporte y los recursos disponibles. Es decir; una persona, mediadora o entrenador, juzgará si un evento es una amenaza o no; luego si es positiva (eustrés), negativa (distrés), controlable, desafiante o desbordante. Una segunda valoración lleva a pensar en lo que se puede hacer para afrontarla; qué recursos y experiencias se tienen, para finalmente, aplicar una estrategia previamente elaborada. Existen dos tipos de estrategias; la de resolución de problemas, y la regulación emocional que se aplica para reducir el distrés (Sánchez, 1991, citado en Guerrero,1996) Desde el punto de vista fisiológico, cobran importancia las catecolaminas, un grupo de compuestos que incluye la adrenalina, noradrenalina y dopamina. Se producen en la glándula suprarrenal y en las terminaciones nerviosas. En exceso pueden originar hipertensión arterial y alteración de la conducta. El fisiólogo Hans Selye elaboró la teoría más conocida y sistematizada del estrés, destacando el rol del sistema pituitario adrenocortical en la producción de cortisol, hormona asociada a los estados de duda, incertidumbre, preocupación y temor.

MANEJO DEL ESTRÉS EN DEPORTES DE EQUIPO

La competición en deportes de equipo es el culmen del trabajo deportivo y la circunstancia de mayor estrés físico y psicológico. Es interesante planificar la recuperación posterior. Un estudio reciente examinó los cambios psicológicos producidos con niveles altos de fatiga (overreaching) en un equipo de rugby (Coutts, 2002). Los resultados obtenidos indicaron que al final de un período intenso de entrenamiento el rendimiento se redujo. Coutts et al. observaron resultados similares con triatletas sobre- entrenados (Coutts et al., 2004). Estos datos sugieren que los jugadores deben disponer del tiempo necesario para que puedan efectuar actividades sociales. Estas actividades pueden ser empleadas como un medio más para facilitar la recuperación y mejorar el rendimiento El estrés propio de los deportes de equipo, como el originado por cambios de categoría, y el originado por causas vitales ( mudanzas, nacimiento de hijos…) se relaciona con mayor riesgo de lesiones. Sorprendentemente no hay diferencia si el estresor es una circunstancia positiva o negativa, en ambos casos aumenta el riesgo.

DEPORTIVIDAD, PADRES Y ESTRÉS

En los períodos escolares y pre-profesionales el perfil pedagógico de la competición es muy importante pero complejo por la doble influencia de los entrenadores y los padres, que en ocasiones ponen en riesgo la construcción de valores como la deportividad y habilidades como el manejo del estrés Algunos problemas son: Padres que interfieren e intentan sustituir las funciones del entrenador; padres que pueden generar una presión innecesaria convirtiendo la competencia en una actividad estresante; comportamiento inadecuado de padres en situación competitiva, ante el éxito o fracaso, padres con expectativas exageradas, sobreprotectores, etc (Dr. Ucha 2009)

ESTRÉS EN DEPORTES INDIVIDUALES

Estudios realizados con tenistas – en los que se diferenciaba entre reflexivos e impulsivos con mayor o menor control del estrés y sus respuestas ante situaciones amenazantes – establecieron como una de las principales conclusiones, que los sujetos reflexivos con alto control del estrés eran los que tenían más éxito en los partidos.

TEMOR AL ÉXITO- FRACASO DEPORTIVO

Es muy normal que experimentemos sensaciones de tristeza, desconsuelo o descontrol por no poder realizar con éxito algo que queríamos; sin embargo, lo que diferencia una persona promedio y una persona exitosa es la manera como  interpreta los resultados, es su manera de ver el fracaso y su reacción ante él (Wilks,1998).

RUTINAS DE CONTROL DEL ESTRÉS EMOCIONAL

La práctica del deporte, incluido el profesional, está plagado de rutinas individuales y grupales que se manifiestan en vestuario, gestos, símbolos, rutinas, etc. cuya funcionalidad es proporcionar bienestar psíquico o moral a los que los practican. Muchas de estas rutinas se ejecutan incluso de manera inconsciente por su reiteración. Es un recurso liberador de la tensión emocional en el deporte y constituye, al mismo tiempo que una conducta individual, un discurso sociológico dirigido al grupo de espectadores, colaboradores, etc., que contribuyen a construir los mitos deportivos, significativos en la competición.

REFERENCIAS

  • DENNISON, P. E. y DENNISON, G. E. (2000). Brain Gym. Aprendizaje de todo el cerebro. México: Ed. Lectorum, S.A.
  • HANNAFORD, C. (1995). Smart Moves. Why learning is not all in your head. Arlington: Great Ocean Publishers.
  • GIMENO, F.; BUCETA, J. M. y PÉREZ-LLANTADA, M. C. (1999). El cuestionario de “Características Psicológicas relacionadas con el Rendimiento Deportivo” (C.P.R.D.): Características psicométricas. En A. López de la Llave, Pérez-Llantada, M. C. y Buceta, J. M. (eds.) Investigaciones breves en Psicología del Deporte, pp. 65-76. Madrid: Dykinson.
  • PELEGRIN. ANTONIA (2005). Detección y valoración de la incidencia de las actitudes antideportivas durante la competición. Cuadernos de psicología del Deporte 2005. Vol 5. 1 y 2

Otras colaboraciones