800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

18 jun 2012

El perfil de la jugadora española de waterpolo de élite

/
Enviado por
/
Comentarios0

El objetivo de este estudio fue describir la estructura cineamtropométrica y de la velocidad de lanzamiento de las mejores jugadoras de waterpolo españolas.

Autor(es): Helena Vila, Carmen Ferragut, Arturo Abraldes, Nuria Rodríguez1, Francisco Argudo, Pedro Alcarad
Entidades(es): UCAM
Congreso: I Congreso Internacional de Deportes de Equipo
Universidade da Coruña, 7, 8 y 9 de mayo de 2009
ISBN: 978-84-613-1659-5
Palabras claves: somatotipo, porcentaje graso, porcentaje muscular

Resumen perfil de la jugadora española de waterpolo

El objetivo de este estudio fue describir la estructura cineamtropométrica y de la velocidad de lanzamiento de las mejores jugadoras de waterpolo españolas. Participaron 13 jugadoras pertenecientes a la selección española sénior, presentan una media de edad de 23.2±3.2 años, 9±2.9 años de experiencia, los valores medios del peso y la altura son 65.6±8.0kg y 172.2±7.1m respectivamente. La velocidad de lanzamiento sin portera desde zona de penalti ha sido de 56.9±5.18km/h., de penalti con portera se ha lanzado a una velocidad de 55.54±4.13km/h, y desde penalti con desplazamiento previo de 56.30±3.09km/h. Las variables peso y altura presentan valores similares a los de otros equipos de ámbito internacional. El componente mesomórfico es el predominante. La mayor velocidad de lanzamiento ha sido en la situación sin portera.

INTRODUCCIÓN

Las características antropométricas son parte del conjunto de variables biológicas relacionadas con el rendimiento deportivo. Diversos estudios han descrito el perfil antropométrico de poblaciones de diferentes deportes (Andreoli et al., 2001; De Lorenzo y col., 2000; Frenkl, Meszaros, Soliman y Mohacsi, 2001; Lozovina y Pavicic, 2004; Monsma y Malina, 2005; Tsekouras et al., 2005). La cineantropometría aporta una clara información de la estructura del deportista en un determinado momento y cuantifica las modificaciones causadas por el entrenamiento. Es por ello que los factores antropométricos constituyen uno de los parámetros que orientan la identificación de talentos en diversas modalidades deportivas, tanto psicomotrices como sociomotrices (Falk, Lidor, Lander y Lang, 2004; Fujii, Demura yMatsuzawa, 2005; Rodríguez, 1999). A través de los diferentes estudios, se ha tratado de definir un perfil ideal en cada deporte, estableciendo las relaciones entre determinadas características físicas y el rendimiento deportivo. El rendimiento óptimo requiere de ciertas características físicas que variarán en función del deporte e incluso de la categoría en la que se compita. Norton y Olds (2001) indica que en cada deporte, e incluso dentro del mismo deporte, la posición que ocupa el deportista requiere de unos atributos físicos y fisiológicos únicos, que le permitirán obtener un alto rendimiento deportivo. No obstante, el ámbito del waterpolo no ha sido analizado con profundidad, y los estudios de jugadoras son anecdóticos.

Aunque el waterpolo presenta gran cantidad de habilidades importantes tales como, fintar, blocar, lanzar, controlar el balón, agilidad… sin duda una de las más importantes es la habilidad de lanzamiento. La velocidad del balón portería es una característica esencial en este deporte y dicha velocidad depende de la fuerza muscular, la técnica y la sincronización adecuada de diferentes segmentos corporales (Joris, Van Muijen, Van Ingen y Kemper 1985).  El saber combinar la velocidad del balón al lanzar y la precisión del lanzamiento es uno de los factores más importantes y con un gran efecto decisivo sobre el resultado final, ya que cuanto más rápido y ajustado se lanza el balón, más difícil es para defensas y porteros el poder interceptarlo. Para alcanzar una gran velocidad de lanzamiento es  determinante la fuerza y potencia muscular tanto de miembro superior como de miembro inferior. Para incrementar la potencia cuando se posee una técnica estable, es necesario poseer altos niveles tanto de fuerza aplicada como de velocidad en la contracción muscular (Joris et al., 1985).

Este estudio persigue dos objetivos, el primero fue describir la estructura cineantropométrica de las mejores jugadoras de waterpolo españolas en la categoría senior, en segundo lugar, describir la velocidad de lanzamiento que las jugadoras alcanzan en situaciones con y sin portera.

MATERIAL Y MÉTODO

Trece jugadoras de la selección española senior femenina han participado en este estudio. De edades comprendidas entre los 20 y 27 años (Tabla 1). Todas las deportistas y cuerpo técnico han sido informados de las pruebas que se van a realizar, así como de los posibles riesgos y  beneficios de las mismas. Este estudio tiene carácter descriptivo y transversal. Se analizaron dimensiones corporales relacionadas con el rendimiento deportivo (Carter & Ackland, 1994; Platanou, 2005; Platanou & Geladas, 2006; Smith, 1998; Tsekouras y col., 2005).

Para las mediciones se siguieron las normas y técnicas de medida recomendadas por el International Working Group of Kinanthropometry (Ross & Marfell-Jones, 1995) y los criterios de la ISAK, adoptadas por el Grupo Español de Cineantropometría (GREC). La evaluación de las características cineantropométricas se realizó en aquellos parámetros considerados importantes para el rendimiento deportivo en general, y para el waterpolo en particular.

El peso y talla se midió con una báscula y tallímetro SECA (SECA. Alemania) con precisión de fracciones de 100g. para el peso y de 0.1cm. para la altura. Los perímetros se midieron por triplicado, con una cinta métrica inextensible milimetrada de fibra de vidrio Holtain (Holtain Ltd. Reino Unido). Los diámetros (biestiloideo y bicondileo húmero, fémur y biacromial) se determinaron con un  paquímetro Holtain de 1mm de precisión (Holtain Ltd. Reino Unido).

En la composición corporal se valoró el porcentaje graso a través de la fórmula de Yuhasz (Yuhasz, 1974), el porcentaje muscular a través de la fórmula de Martín (Martin, Spenst, Drinkwater & Clarys, 1990) y el Índice de Masa Corporal (IMC).

Para el somatotipo se siguió el método antropométrico utilizado por Heath y Carter (Carter, 1975).

Asimismo, se evaluó la velocidad (v) de lanzamiento. Para ello, se realizó previamente al la evaluación, 15 minutos de calentamiento estandarizado, incidiendo en la musculatura implicada en el lanzamiento. La producción de fuerza explosiva específica de las extremidades superiores fue evaluada en una piscina descubierta, a través de la utilización de un radar (StalkerPro S.A., Plano), con una frecuencia de oficina de registro de 100 Hz y con 0.045 sensibilidad de m/s1, colocado detrás de la portería sobre un trípode fijo. Se les pidió a las jugadoras que realizaran dos lanzamientos a máxima intensidad desde la línea de penalti (5m) sin portera. Seguidamente, realizaron en las mismas condiciones anteriormente descritas pero con portera, otros dos lanzamientos a máxima intensidad. En ninguno de los lanzamientos descritos se les permitió realizar amagos antes de tirar. Finalmente, se realizó un tercer tipo de tiro desde la misma zona de los anteriores pero con desplazamiento previo y siempre perpendicularmente a la portería. De cada uno de los tipos de lanzamiento se seleccionó el mejor de los dos para el ulterior análisis. Con la idea de mejorar la motivación, cada jugadora era informada del resultado del tiro inmediatamente. Las porteras no participaron de esta prueba. Entre cada serie de tiros, se realizó un descanso de tres minutos entre cada tiro para evitar posibles interferencias debidas al cansancio. Todos los lanzamientos fueron realizados con balones oficiales para la categoría senior (Mikasa 6000).

Para la valoración de la fuerza isométrica máxima de antebrazo, se ha utilizado un dinamómetro manual con empuñadura adaptable, modelo Takei Grip Dynamometer1857. En la que cada jugadora realiza tres intentos y se utiliza el mejor de los tres. Los valores se expresaron en Newtons.

Los resultados han sido almacenados en una  base de datos creada a tal efecto y posteriormente tratados mediante un programa estadístico comercial (SPSS para Windows, versión 15.0). Se analizó la distribución de probabilidad de las distintas variables de estudio mediante el cálculo de estadísticos descriptivos básicos (media y desviación típica). Se realizaron tests de hipótesis que permitan decidir, con un cierto nivel de confianza, si la distribución de las distintas variables se ajusta a alguna conocida. Estos tests fueron: prueba de Kolgomorov-Smirnov (Lilliefors) para la normalidad y la prueba de homogeneidad con Levene.

También se realizó un análisis de la varianza multifactorial (Anova) para intentar averiguar las posibles diferencias significativas entre los distintos puestos específicos.Se consideró que existían diferencias probablemente significativas para p£0.05.

RESULTADOS

En la tabla 1 se presentan los resultados de las diferentes variables estudiadas para el equipo y por puestos específicos.

Tabla 1. Media y desviación típica de las características generales y por puestos específicos.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 9

Tabla 2. Media y desviación típica de cada componente del somatotipo del equipo de jugadoras de waterpolo y por puestos específicos

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 9

El somatotipo de las jugadoras general y para los puestos específicos de defensa, boya y portera es el mesomórfico-endomórfico, para el puesto específico de las atacantes  el somatotipo es el endomórfico equilibrado (Tabla 2).

En la tabla 3 se presentan los resultados de las valoraciones condicionales aplicadas sobre el equipo.       

Tabla 3. Media y desviación típica de la velocidad de lanzamiento (km.h-1) del equipo y por puestos específicos en tres situaciones diferentes: penalty sin portera, penalty con portera y lanzamiento con desplazamiento previo, y la dinamometría máxima de tren superior.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 9

DISCUSIÓN

Como ya se ha comentado anteriormente la escasez de publicaciones científicas de jugadoras de waterpolo hace que este apartado se asemeje a una descripción más que a una discusión. Se presentan los datos generales del equipo, y los datos por puestos específicos, pero no se han analizado estadísticamente puesto que el número se sujetos es limitado. Las jugadoras de este estudio presentan una media de edad 23.2±3.2 años y con una experiencia media como jugadoras de waterpolo de 9±2.9 años. Analizando los resultados por puestos específicos, son las porteras seguidas de las defensas las que mayor edad y años de experiencia aportan al equipo, mientras que las boyas son las más jóvenes.

Si se comparan con la media de edad que presentan las jugadoras de los estudios de los equipos expuestos en la tabla 4, las jugadoras españolas presentan una media de edad menor que las jugadoras de los estudios de Konstantaki, et al. (1998), Mujika, McFadden, Hubbard, Royal y Hahn (2006) y Carter y Ackland (1994); y mayor que las de los estudios de Marrin y Bampouras (2007), Marrin y Bampouras (2008), Platanou, Varamenti y Soultanakis, (2007) y Rechichi, Dwason y Lawrence, (2000).

En todas las variables cineantropométricas estudiadas las jugadoras que ocupan el puesto específico de boyas presentan los mayores valores que los otros puestos específicos. Si se comparan los resultados generales de este estudio con los de otras poblaciones de similares características de ámbito internacional, se puede comprobar que las jugadoras españolas presentan valores inferiores en la variable peso referente a todos los estudios presentados en la  tabla 4, a excepción del estudio de Konstantaki, et al. (1998) y Carter y Ackland (1994). Relativo a la altura, las jugadoras de los estudios de Mújica, et al. (2006) y Rechichi, Dwason y Lawrence, (2000) presentan valores superiores a los de las jugadoras españolas; mientras que en los estudios de Konstantaki, Trowbridge y Swaine (1998), Marrin y Bampouras (2007), Platanou, Varamenti y Soultanakis (2007) y Carter y Ackland (1994) los valores de la altura son inferiores a los de la Selección Española Femenina de Waterpolo.

La envergadura resultó ser mayor que la altura, lo cual indica una longitud relativa de la envergadura mayor a la esperada dentro de los patrones normales de crecimiento (Malina y Bouchard, 1998). Dicha variable tiene importancia en el patrón de rendimiento en waterpolo, puesto que la ocupación de espacio y el uno contra uno son elementos del juego (Vila, Ferragut, Argudo, Abraldes, Rodríguez y Alacid, 2009).

El IMC presenta un valor que se considera normal para la población general. Las jugadoras del estudio de Marrin y Bampouras (2007) presentan un valor de IMC de 23.3±2.5, lo que es superior al de las jugadoras españolas.

Tabla 4. Edad, peso y altura de jugadoras internacionales de waterpolo (media y desviación típica).

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 9

El componente mesomórfico es el más importante para la totalidad del equipo, seguido muy de cerca del componente endomórfico. Si se comparan los resultados de la selección española femenina de waterpolo con los presentados por el estudio Marrin y Bampouras (2008) (3.3-5.1-1.9),  con el estudio de Lindsay y Ackland (2009) (3.5-4-3) y de Carter y Ackland (1994) (3.6-4.0-2.8), se confirma que la mesomorfia es importante pero los somatotipos no coinciden.

Analizando los diferentes tipos de lanzamientos efectuados, es en el lanzamiento sin portera donde se alcanza la mayor velocidad, pero presentando valores similares con los demás lanzamientos con portera. Siendo el lanzamiento del penalti el que menos velocidad se ha alcanzado. Si se compara este último lanzamiento con los resultados del estudio de Elliott y Armour (1988), donde las jugadoras lanzaron a una velocidad de 14.7 m*s-1, el equipo español lanza a mayor velocidad.

En la fuerza isométrica del antebrazo, los resultados de las jugadoras españolas resultan inferiores a los presentados por el estudio Marrin y Bampouras (2008), donde se valoran los datos a lo largo de una temporada, donde en la fase de preparación específica presentan unos valores de fuerza isométrica de la mano derecha de 36.5 kg, los valores más bajos han sido durante la pretemporada  con 34.5 kg.

CONCLUSIONES

Las variables peso y altura presentan valores similares a los de otros equipos de ámbito internacional.

El somatotipo de las jugadoras españolas de waterpolo es el mesomórfico-endomórfico. El componente mesomórfico es el predominante.

La mayor velocidad de lanzamiento del equipo ha sido en la situación de penalti sin portera.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos la colaboración prestada al cuerpo técnico y jugadores que forman la Selección Femenina Española de Waterpolo.

Este proyecto ha sido realizado con la ayuda de un I+D+I  con fondos FEDER

Bibliografía

Andreoli, A., Monteleone, M., Van Loan, M., Promenzio, L., Tarantino, U. y De Lorenzo, A. (2001). Effects of different sports on bone density and muscle mass in highly trained athletes. Med Sci Sports Exerc, 33(4), 507-511.
Carter, J. y Ackland, T. (1994). Kinanthropometry in aquatic sports: a study of world class athletes (Vol. 5). Champaign (IL): HK Sport Science Monograph.
Carter, J.E. (1975). The Heath-Carter somatotype method. California.
De Lorenzo, A., Bertini, I., Iacopino, L., Pagliato, E., Testolin, C. y Testolin, G. (2000). Body composition measurement in highly trained male athletes. A comparison of three methods. J Sports Med Phys Fitness, 40(2), 178-183.
Elliott, BC. y Armour, J. (1988). The penalty throw in water polo: a cinematographic analysis. J Sports Sci. Summer. 6 (2), 103-14.
Falk, B., Lidor, R., Lander, Y. y Lang, B. (2004). Talent identification and early development of elite water-polo players: a 2-year follow-up study. J Sports Sci. Apr. 22 (4), 347-55.
Frenkl, R., Meszaros, J., Soliman, Y.A. y Mohacsi, J. (2001). Body composition and peak aerobic power in male international level Hungarian athletes. Acta Physiol Hung, 88(3-4), 251-258.
Fujii, K., Demura, S. y Matsuzawa, J. (2005). Optimum onset period for training based on maximum peak velocity of height by wavelet interpolation method in Japanese high school athletes. J Physiol Anthropol Appl Human Sci, 24 (1), 15-22.   
Joris, H., Van Muijen, A.E., Van Ingen, G.J. y Kemper, H.C.G. (1985).Force, velocity and energy flow during the overarm throw in female handball players. J.Biomechanics 18, 409-414.
Konstantaki, M., Trowbridge, E.A. y Swaine. I.L. (1998). The relationship between blood lactate and heart rate responses to swim bench exercise and women’s competitive water polo. J Sports Sci. 16 (3), 251-6.
Lindsay, J. E. y Ackland, T.R. (2009). Somatotype in Sport. Eds. T.R. Ackland, B.C. Eliot y J. Bloomfield. Applied anatomy and biomechanics in sport. Human Kinetics.
Lozovina, V. y Pavicic, L. (2004). Anthropometric changes in elite male water polo players: survey in 1980 and 1995. Croat Med J, 45 (2), 202-205.
Malina, RM. y Bouchard, C. (1991). Growth, maduration and physical activity. Illinois.
Marrin, K. y Bampouras, T.M. (2007). Anthropometric and physiological characteristics of elite female water polo players. Marfell-Jones, M., Olds, T. (Eds). In Kinanthropometry X, pp. 151-163.
Marrin, K. y Bampouras, T.M. (2008). Anthropometric and physiological changes in elite female water polo players during a training year. Serbian Journal of Sports Sciences. 2, 75-84.
Martin, A.D., Spenst, L.F., Drinwater, D.T. y Clarys, J.P. (1990). Anthropometric estimation of muscle mass in men. Med Sci Sports Exerc 22, 729-33.
Monsma, D.V. y Malina, R.M. (2005). Anthropometry and somatotype of competitive female figure skaters 11-22 years. Variation by competitive level and discipline. J Sports Med Phys Fitness, 45 (4), 491-500.
Mujika, I., McFadden, G., Hubbard, M., Royal, K. y Hahn, A. (2006). The water-polo intermittent shuttle test: a match-fitness test for water-polo players. Int J Sports Physiol Perform. 1 (1), 27-39.
Norton, K. y Olds, T. (2001). Morphological evolution of athletes over the 20th century: causes and consequences. Sports Med, 31(11), 763-783.
Platanou, T. (2005). On-water and dryland vertical jump in water polo players. J Sports Med Phys Fitness, 45 (1), 26-31.
Platanou, T. y Geladas, N. (2006). The influence of game duration and playing position on intensity of exercise during match-play in elite water polo players. J. Sports Sci., 24 (11), 1173-1181.
Platanou, T., Varamenti, E. y Soultanakis, H. (2007). Anthropometric profile of elite greek female water polo players. Proceedins del12th Annual Congress of the ECSS, 11–14 July 2007, Jyväskylä, Finland.
Rechichi, C., Dawson, B. y Lawrence, S.R. (2000). A multistage shuttle swim test to assess aerobic fitness in competitive water polo players. J Sci Med Sport. 3 (1), 55-64.
Rodríguez, F. A. (1999). Cardiorespiratory and metabolic field testing in swimming and water polo: From physiological concepts to practical methods. In K.L. Keskinen, P.V. Komi, y P.A. Hollander (Eds.), Proceedings of the VIII International Symposium on Biomechanics and Medicine in Swimming (pp. 219–226). Jyva¨skyla¨, Finland: Cumerus Printing House.
Ross, W.D. y Marfell-Jones, R.J. (1995). Cinantropometria. In J. Duncan, H. MacDougall, A. Wenger y H. J. Green (Eds.), Evaluación fisiológica del deportista. Barcelona: Paidotribo.
Tsekouras, Y.E., Kavouras, S.A., Campagna, A., Kotsis, Y.P., Syntosi, S.S., Papazoglou, K., y col. (2005). The anthropometrical and physiological characteristics of elite water polo players. Eur J Appl Physiol, 95(1), 35-41.
Vila, H, Ferragut, C., Argudo, F.M., Abraldes, J.A., Rodríguez, N. y Alacid, F. (2009). Relación entre parámetros antropométricos y la velocidad de lanzamiento en jugadores de waterpolo. Journal of Human Sport and Exercise, 1, 62-74.
Yuhasz, M.(1974). Physical Fitness Manual. London Ontario, University of Western Ontario.

[congreso_deportes_acuaticos]

Responder

Otras colaboraciones