800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

23 may 2011

Una nueva herramienta para maximizar el rendimiento

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Revisamos una nueva máquina para el entrenamiento de fuerza que permite al usuario cambiar la resistencia de forma instantánea en cualquier momento durante el recorrido del ejercicio.

Por frederick chatfield dm international

Sports sciences association, california.

Revisamos una nueva máquina para el entrenamiento de fuerza que permite al usuario cambiar la resistencia de forma instantánea en cualquier momento durante el recorrido del ejercicio.

Revisado por: William J Kraemer PhD, Human Performance Laboratory, Ball State University, Indiana; y  Steven  S  Plisk,  MS  CSCS,  Director  of  Sports Conditioning,   Yale   University,   Connecticut.

Maximiza el rendimiento

Esta máquina ofrece la posibilidad de aumentar la fuerza de cada músculo trabajado al optimizar el tiempo que pasa bajo el máximo esfuerzo. No obstante, queda por demostrar su superioridad efectiva ante otro tipo de maquinaria y ante el peso libre (ver Alto Rendimiento Vol.1 Nº4, pág. 2).

Aquellos de vosotros que como yo han pasado casi 50 años en el gimnasio recordareis todo tipo de implementos que vaticinaban revolucionar el entrenamiento de la fuerza. En mi opinión  sólo un puñado de aparatos realmente innovadores se han introducido en el mercado durante los últimos dos o tres años. Se ha debatido arduamente si han mejorado la efectividad del entrenamiento de la fuerza. La nueva máquina que aquí reviso podría ser una de las buenas.

Durante años la maquinaria empleada para el desarrollo de la fuerza se fabricaba sin ningún propósito especial a parte de hacer los músculos más grandes y fuertes como consecuencia de la superación de resistencias. Entonces unos pocos deportistas y entrenadores perspicaces se dieron cuenta de la capacidad que tiene el músculo para ganar rápidamente fuerza máxima, a lo que  le  siguió  una  explosión  de  innovaciones.

A fin de cuentas, se pueden establecer cuatro categorías de aparatos  (Hatfield y cols., 1999):

  • Resistencia constante: la resistencia no varía (aumenta o disminuye) durante el transcurso del ejercicio. 
  • Resistencia variable: los aparatos  que varían la resistencia durante el recorrido, adaptándose a los cambios de posición articular. 
  • Resistencia que se acomoda: los aparatos diseñados para ejercer una resistencia máxima a lo largo de todo el recorrido del movimiento mediante el control de la velocidad de movimiento. 
  • Resistencia estática: aparatos que impiden el movimiento por completo.

La mayoría de los científicos coinciden en que las máquinas son, por lo general, menos efectivas a la hora de emular la resistencia constante producida por el peso libre. Sin embargo dicha tecnología continúa inundando el mercado. Hace poco que Scott Naidus ha patentado y producido una máquina con un selector que funciona con una leva.

Figura 1: La nueva máquina de cargas para proporcionar resistencia controlada de forma dinámica. La máquina tiene un motor eléctrico que acciona dos ruedas de espigas que están comunicadas con una leva diseñada para aumentar o disminuir el ángulo de movimiento de una manivela. Esta innovación permite al usuario ajustar la resistencia en cualquier momento durante un movimiento. El invento emplea el término resistencia controlada de forma dinámica (dynamically controlled resístanse, DCR) para describir la forma en que funciona la máquina.

Los fabricantes destacan los siguientes beneficios de este tipo de maquinaria:

  • El usuario puede cambiar tanto la resistencia positiva como la negativa de forma instantánea en cualquier momento durante una serie o repetición. 
  • Si el usuario aprende a manipular correctamente la resistencia, será capaz de conseguir realizar ejercicios con  más  carga  durante  cada  repetición o serie. 
  • Será entonces capaces de  “… entrenar el doble de fuerte y estar fuera del gimnasio en la mitad de tiempo” 
  •  Los protocolos pueden afinarse para hacer el esfuerzo mucho más equiparable a los requerimientos específicos para el deporte del usuario.

Vamos a considerar esta tecnología desde el punto de vista de las prácticas actuales en los gimnasios. Me viene a la mente un método de entrenamiento en concreto: repeticiones forzadas. Un compañero experimentado puede ser de gran ayuda para asegurar que el levantador se esté ejercitando al más alto nivel de esfuerzo simplemente sumando o restando algo de peso. Pero es poco frecuente encontrar a esos portentos. Con la nueva máquina, un levantador puede alterar la cantidad de resistencia en cualquier momento y de ese modo responder a la fatiga momentánea con variaciones en la carga que se correspondan con los objetivos planteados. Como siempre, el inconveniente principal es atender al nivel de prudencia necesario para saber

aplicar correctamente el momento y la cantidad de carga a variar.

En una comunicación personal el constructor me escribió:

“Creo que  las características de mis máquinas son excelentes para permitir a los deportistas realizar rutinas diferentes y únicas en cada ejercicio,  por eso sirven para estimular los músculos y hacerles aceptar nuevos patrones en cuanto a la cantidad de trabajo. Esto debe a la larga, traducirse en una adaptación constante y mejores ganancias de fuerza”.

No estoy en desacuerdo. Pero según un viejo ratón de gimnasio: ¡Realmente vale la pena intentarlo! Pero no tires todavía tus discos y mancuernas.Hatfield FC, Kreis EJ, Hatfield II FC (1999). Sports conditioning: the complete guide. Santa Barbara,  California:  International  Sports  Sciences Association

Comentarios del crítico

By Editorial

Stephen Plisk  señaló que éste tipo de aparatos son versiones modificadas de las diseñadas para trabajar de forma aislada. ¡Él afirma que tales ejercicios no son funcionales! El autor pensaba que esta valoración era “un poco dura” ya que “funciona bien para producir sobrecarga” en una fase específica del movimiento semejante a las necesidades del gesto deportivo.

William Kraemer era un poco más positivo que Stephen
Plisk,  sin  embargo,  planteó  varias  cuestiones:

  • Optimizar  la fuerza a lo largo de todo el movimiento ha sido la búsqueda de muchos levantadores que necesitaban una máquina específica para ejercicios de resistencia. La razón última para esta pesquisa es el hecho de que cada movimiento tiene su propia curva de fuerza y el hecho de que cada persona tiene una constitución corporal distinta (longitud de las extremidades, inserciones de los ligamentos, etc)
  • Aquí el concepto clave es que la máquina le permite a uno modular la resistencia a lo largo del recorrido del movimiento. Esta teoría supone que el cuerpo será capaz de tolerar tales fuerzas y beneficiarse de su uso.

Sin embargo, se ha demostrado recientemente que cuando se estimulan al máximo las fases excéntricas en el transcurso de una serie, el cuerpo lo compensa produciendo menos fuerza concéntrica incluso en la misma serie.

  • Si la fuerza llevada al máximo mediante una extensión completa del movimiento es óptimo, este aparato puede ser mejor que uno que simplemente limite la resistencia al punto más débil de la curva de fuerza.
  • No está claro como el levantador aumentará de forma óptima la resistencia a lo largo del movimiento. La necesaria retroalimentación neural (sensación muscular que el individuo recibe mientras realiza el movimiento) parecerá ser más rápida que la capacidad del levantador de responder con mayor o menor resistencia, especialmente a altas velocidades de movimiento.
  • Algunos ejercicios están limitados por un punto de impacto al final del recorrido de la articulación (ej. Extensión de rodilla). La carga y la activación del músculo están relacionadas con la protección de la articulación por lo que la deceleración durante determinados rangos de movimiento será vital a altas velocidades. ¿cómo sabrá el levantador cuando cambiar la cantidad de resistencia debida a la deceleración de la extremidad cuando esta llegue a su límite articular?
  • Este equipo es un ejemplo del potencial tecnológico que va más allá de nuestra comprensión sobre cómo los músculos se adaptan a la sobrecarga. También puede ir más allá de nuestra capacidad para soportar las cargas.
  • Sin embargo poder adaptar la intensidad de trabajo a lo largo del rango de movimiento ha sido siempre el sueño de muchos levantadores. La pregunta que nos hacemos ahora es: ¿puede el levantador comprometerse a tal entrenamiento meramente por intuición? Este aparato necesitará con toda seguridad que algunos “listos” la usen.

Aspectos técnicos a considerar y que seguiremos explorando:

¿Trabaja bien la máquina en personas con medidas corporales extremas?

¿Se adapta la máquina a las diferentes partes del cuerpo?

¿Afecta la velocidad a la producción de fuerza, y si es así,  se  calcula  y  se  muestra  dicha  velocidad?

El autor cree que las respuestas a estas cuestiones son satisfactorias. Afirma que sólo el tiempo dirá si la nueva tecnología es mejor que la anterior.

Se le brindó a Scott Naidus la oportunidad de responder a este artículo y comentó que no era su intención reemplazar el peso libre por sus máquinas. Su objetivo era dotar a los deportistas de otra herramienta para maximizar su rendimiento.

Artículo cedido a Alto Rendimiento por la Asociación Internacional de Ciencias Deportivas.

Responder

Otras colaboraciones