800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

23 may 2011

¿Puede la estructura de tu pie inducir a una lesión?

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Etiquetas, ,

Hay quien tiene los pies, planos. Hay quien los tiene cavos y los hay quien se encuentra entre los dos tipos ¿Pero cuál de estos depurtistas (si es que hay alguno) tiene más predisposición a lesionarse?…

Autor: Ricardo Segura Falcó

Existe una considerable confusión con respecto a la relación entre la estructura del pie y su predisposición hacia la lesión. Algunos investigadores (y la mayoría de los deportistas) creen que los individuos con pies poco arqueados (ver figura 1.c) están más predispuestos a sufrir lesiones en las extremidades inferiores.

En algunos países entre ellos Estados Unidos y España, se ha negado la oportunidad de servir en el ejército a aquellos individuos diagnosticado con pies planos, porque se creía que el riesgo de lesión sería inaceptablemente alto.

Por otra parte, algunos científicos, sugieren que disponer de pies planos puede proteger contra lesiones en los mismos y que la gente con arcos más pronunciados (ver figura 1.a) poseen un mayor riesgo, especialmente los asociados a fracturas de estrés en las piernas (pantorrillas) y los pies. Argumentan que pies con poco arco absorben más energía durante el apoyo del pie mientras que los más arqueados son tan rígidos que transmiten impactos directamente hacia arriba (fuerza de reacción), aumentando así las posibilidades de lesión ósea.

Si la curvatura del pie, bien alta o baja, verdaderamente incrementa el riesgo de lesión en tenistas, futbolistas, corredores, jugadores de básquet y entusiastas en general, posiblemente es debido al incremento de las fuerzas de impacto que se transfiere de la extremidad inferior, cada vez que el pie golpea la superficie. Para determinar si éstas fuerzas de impacto son significativamente diferentes entre deportistas con distintos arcos, los científicos de la universidad de Calgary (Canadá) han estudiado a 37 individuos (18 mujeres y 19 hombres) conforme corrían a una cadencia de siete minutos por milla. (milla = 1.609 metros). La curvatura, de los pies, de los sujetos en este estudio variaba de 1,38 a 3.56 cm de altura, y la planicie de arco* al correr osciló de 0,1 a 0,8 cm.

Los individuos con mayor curvatura no mostraron tener estructuras más rígidas, como muchos investigadores habían pensado hasta entonces.

Además, las fuerzas de impacto para los dos grupos, los de mayor y los de menor arco, fueron idénticas, indicando que la absorción del shock (impacto) era similar para ambos tipos de pie. Ninguno de los dos grupos se mostró más propenso a enviar, a través de sus piernas, impactos de onda que indujeran a lesión.

¿Por qué no se identificaron diferencias entre ambos tipos de pie? Como los científicos de Calgary señalan, cuando se corre, el pie hace contacto con el suelo a través del talón, en consecuencia, las fuerzas de reacción resultantes tienden a esparcirse directamente de bajo a arriba desde el talón hacia la partes bajas de la pierna. En otras palabras, la zona curvada del pie cumple un papel minúsculo para modular las fuerzas de impacto. De hecho muchos deportistas son verdaderamente ‘golpeadores de talón’.

Por otra parte, parece probable que las fuerzas de impacto para los que se apoyan con medio-pie en cada paso o zancada, (no con el talón o la punta) si que les afectará la curvatura que tengan en el pie. Sin embargo, el arco con el que el pie colapsa no influirá en aquellos que tengan el pie muy curvo o plano, de acuerdo con la investigación canadiense. Conjuntamente, otros factores no relacionados con la curvatura del pie, como la flexión de rodilla durante el apoyo, la supinación del tobillo (el grado de giro del pie hacia fuera), y la pronación (hacia dentro), también muestran un efecto en las fuerzas de impacto, pudiendo eliminar cualquier efecto específico que pueda ejercer el arqueado del pie.

Por lo tanto, si aquel que le vende un calzado deportivo le expone que necesita extra-absorción en su babucha, porque tiene un arco pronunciado (o bajo), esté al tanto; la investigación científica, al menos ésta, no corrobora ésta creencia. De hecho, los científicos canadienses, remarcan, que “la altura del arco del pie, no se puede utilizar clínicamente para definir un tipo general de pie que tenga mayor riesgo de lesionarse”.

Fuente: Reaction Forces in Running, Medicine and Science in Sport and
Exercise, Vol.1 24 (11), pp.1264-1269, 1992).

Fuerza de reacción:
una contra-fuerza. una fuerza igual pero opuesta por un segundo cuerpo sobre el primero, como respuesta de a una fuerza aplicada por el primer cuerpo (Ej. el pie) sobre el segundo (Ej. el suelo).
planicie de arco:
Grado al que disminuye la curva del pie al contactar con la superficie.

 

Responder

Otras colaboraciones