800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

4 may 2006

Influencia de la percepción visual en la toma de decisión en una situación de campo en jóvenes practicantes y no practicantes de voleibol.

/
Enviado por
/
Comentarios0
El objetivo del presente estudio fue analizar el comportamiento visual en las bloqueadoras de voleibol, y la relación de éste con la toma de decisión, utilizando el paradigma experto-novato. Se estudió la reacción de las participantes en una situación de campo en la que se mostraron…

Autor(es): 1Sara Vila Maldonado,2 Luis Miguel Ruiz Pérez
Entidades(es):1profesora asociada de la Facultad de Ciencias del Deporte de Toledo (Universidad de Castilla la Mancha, España).2profesor titular de la Facultad de Ciencias del Deporte de Toledo (Universidad de Castilla la Mancha, España).
Congreso: I Congreso Internacional de las Ciencias Deportivas
Pontevedra: 4-6 de Mayo de 2006
ISBN: 84-611-0552-4
Palabras claves:Toma de decisión, anticipación, percepción visual y voleibol.

Resumen:

El objetivo del presente estudio fue analizar el comportamiento visual en las bloqueadoras de voleibol, y la relación de éste con la toma de decisión, utilizando el paradigma experto-novato. Se estudió la reacción de las participantes en una situación de campo en la que se mostraron secuencias de colocación, utilizando para ocluir la visión de las participantes unas gafas de oclusión visual de cristal líquido. Las participantes fueron 10 jugadoras de voleibol, de género femenino, con edades entre los 15 y los 19 años y 10 personas del mismo rango de edad y género sin experiencia en deportes de colaboración-oposición con balón. Los resultados mostraron que las participantes con experiencia en voleibol presentan una toma de decisión más acertada en las situaciones de juego que las no experimentadas.

Introducción

La visión es una de las fuentes de información más importantes en el ser humano (Schmidt, 1988, tomado de Hernández, 2005), y esta relevancia se ve acrecentada cuando hablamos de deportistas, sobre todo cuando éstos se mueven en un entorno variable en el que los móviles adquieren velocidades elevadas y trayectorias complejas. En estos deportes el déficit de tiempo hace que la velocidad con la que se realiza la toma de decisiones sea crucial para el éxito de la acción, proceso para el cuál una adecuada percepción visual es imprescindible (Abernethy, 1988 y Williams et al., 1992, en Granda y cols., 1994). Por tanto el deportista debe emplear estrategias visuales que se basarán en un pensamiento táctico destinado a permitirle la identificación y resolución del problema que el oponente le presenta (Ripoll, 1991). Al revisar los estudios que comparan jugadores expertos con novatos (Abernethy, 1987, Farrow, 2001; Farrow, Chivers, Hardingam y Sachsche, 1998; French et al., 1995; Garland y Barry, 1990; Gréhaigne et al., 2001; Isaacs y Finch, 1983; James y Hollely, 2002; Kiomourtzoglou et al., 1998; Lidor, Argov y Sharon, 1998; McPherson, 2000; Mori, Otani e Imanaka, 2003; Nielsen y McPherson, 2001; Ripoll, 1988; 1991; Ripio y Latiri, 1997; Williams y Davids, 1998; Savelsberg, Williams, Van der Camp y Ward, 2002; Tenenbaum, Levy-Kolker, Sade, Lieberman y Lidor, 1996; Tenenbaum, Sae-El y Bar-Eli, 2000; Tenenbaum, Stewart y Sheath, 1999), podemos observar como los primeros tienen mayor éxito en sus acciones debido a su capacidad y rapidez para procesar la información durante el juego. Ripoll (1991) describe el doble papel de la visión en los deportes abiertos, denominando a una de ellas como función “semántica” que se ocupa de identificar e interpretar la situación, y a la otra como función “sensomotora” a través de la cuál se lleva a cabo la respuesta. En deportes de balón la primera de las funciones correspondería a los preíndices visuales que el deportista observa en el oponente para poder predecir cuál será su comportamiento posterior. Teniendo en cuenta que estas dos funciones son prácticamente indivisibles no es conveniente estudiarlas por separado si queremos que nuestro estudio refleje lo más certeramente posible la realidad del contexto de juego. En la acción del bloqueo, el jugador deberá observar al oponente y obtener información acerca del desarrollo del juego. Para ello, centrará su atención en los siguientes aspectos del juego en el orden que se muestran a continuación: la recepción, la colocación y el ataque. De estos tres elementos, Mosher (1993) destaca la observación de la colocadora como de suma importancia para el éxito del bloqueo (Hernández, 2005). La percepción visual y la toma de decisiones en el deporte han sido estudiadas desde diferentes paradigmas, entre ellos el paradigma experto-novato. Los estudios que siguen esta línea de investigación pretenden descubrir las características que diferencian expertos, de jugadores noveles, para averiguar los factores claves que determinan el comportamiento táctico de los jugadores expertos. De estas investigaciones, Rink, French y Tjeersdma, (1996) extraen los siguientes factores característicos de los expertos en relación a aspectos perceptivos y de toma de decisiones (tomado de Iglesias, et al., 2003): o Un conocimiento declarativo y procedimental superior. o Un conocimiento más estructurado y organizado. o Un conocimiento superior de las probabilidades situacionales. o Búsqueda especializada y recuperación de información a partir del contexto de juego. o Memoria de larga duración o Una superior autosupervisión de la táctica. o Procesos de búsqueda visual más eficientes. o Selección más eficiente de pistas visuales. o Reconocimiento de un modelo de forma más rápida y acertada. o Mayor capacidad y disposición a planear acciones con anticipación. o Una anticipación superior en el curso del juego a los movimientos y las acciones del adversario. o Toma de decisiones más rápida y acertada. Son muchos los estudios acerca del comportamiento visual, y muchos de ellos relacionan dicho comportamiento con factores tales como la toma de decisiones y la anticipación, aspectos de interés para esta investigación. Uno de los primeros estudios fue el realizado por Groot (1965) con ajedrecistas, y en él demostró que los expertos captan más información de un vistazo que los inexpertos, a esta misma conclusión llegaron Allard et al. (1980) (Abernethy et al., 1994) con jugadores de baloncesto. Posteriormente, Charness (1979) (Abernethy et al., 1994) también con jugadores de ajedrez demostraba que, en cuanto a la toma de decisiones, los expertos tenían mayor precisión en el reconocimiento de los desplazamientos de las piezas. Whiting et al. (1973) (Starkes el al., 1995) expusieron que los tenistas expertos utilizan modelos anticipatorios de acción. Este resultado acerca de la anticipación en el deporte también se obtuvo en investigaciones posteriores, como, por ejemplo, Howart et al. (1984) (Hernández, 2005) que tras estudiar la anticipación en jugadores de badminton, concluyeron que los expertos utilizan índices visuales ventajosos y comienzan sus movimientos anticipatorios antes que los noveles. Abernethy y Russell (1985 y 1987) (Hernández, 2005) en su estudio con jugadores de criquet exponen que los expertos tienen mayor precisión en la selección del golpeo en situaciones de déficit de tiempo, mayor capacidad para la anticipación de acciones, y deducen que el número y duración de las fijaciones depende de la dificultad de la tarea y el tipo de imagen presentada a los deportistas, entre otros factores. En estudios con técnicas de oclusión realizados por Day (1980) (Moreno y cols., 2003) en tenis y, posteriormente, por Starkes et al. (1995) en voleibol, también se corrobora que los expertos tienen predicciones más precisas acerca del lugar hacia el cual se dirige el móvil. Encontramos un precedente con jugadores de voleibol, en un estudio realizado por Sank y Haywood (1987) (Starkes et al., 1995) que determina que existen diferencias entre expertos y novatos en la localización de la visión, y que dichas diferencias están determinadas por la experiencia. Williams et al. (1998) (Moreno y cols., 2003) en su estudio con futbolistas afirma que los expertos anticipan antes el destino del pase que los inexpertos. Logan (1988) (Baker, 2001) señala que el nivel de práctica permite a los deportistas reaccionar con tiempo, por lo tanto los expertos presentan un menor tiempo de reacción y su toma de decisiones es más adecuada. Finalmente Wickens (1992) (Baker, 2001) expone que los expertos poseen un rastreo visual más efectivo, afirma que éstos son capaces de seleccionar los preíndices más relevantes, lo que se traduce en una mejor toma de decisión. Entre los estudios más recientes podemos encontrar los realizados por Del Campo et al. (2003) con tenistas y tenistas en silla de ruedas, determinando que los expertos registraron tiempos de reacción menores que los noveles. Sin embargo no se encontraron diferencias en la toma de decisiones, es más, los tenistas noveles tenían un porcentaje de acierto algo mayor que los expertos. En definitiva en los deportes de equipo el estudio acerca del comportamiento visual ha atraído a los investigadores del campo de las ciencias del deporte, y son muchas las investigaciones que buscan las diferencias entre expertos y novatos. Del mismo modo son muchos los deportes que sirven como contexto del estudio, sin embargo en voleibol las investigaciones son escasas. Por todo lo señalado anteriormente el estudio desarrollado ha centrado su atención en los procesos perceptivos de anticipación asociados a la figura de la colocadora y a la toma de decisión de las bloqueadoras. El problema que se plantea es el de conocer si las jugadoras de voleibol de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años presentan diferencias en la precisión de su toma de decisión en una tarea de bloqueo realizada en una situación de campo.

II. Material y método.

A. Muestra La muestra de estudio fueron deportistas con experiencia en voleibol, de género femenino que participan en las categorías cadete y juvenil en Castilla la Mancha, con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años así como personas del mismo rango de edad y género, sin experiencia en deportes de colaboración oposición con balón. De esta muestra se extrajeron dos grupos: • Grupo de experimentadas; jugadoras de voleibol de categoría juvenil y cadete con edades comprendidas entre los 15 y 19 años, que entrenen con regularidad semanal, que se en la temporada 2004/2005 hayan participado en competición federada de voleibol, con al menos 2 años de experiencia en este deporte. Es necesario que dentro de su equipo participen en el bloqueo. • Grupo de no experimentadas; formado por 10 participantes de género femenino con edades comprendidas entre los 15 y 19 años que no hayan practicado nunca un deporte de colaboración-oposición. B. Variables de estudio • Variables independientes: – Oclusión visual de la siguiente parte de la escena en la que el balón sale de las manos de la colocadora para dirigirse a una de las zonas de colocación. – Dirección de la colocación en la secuencia de campo, a zona 3 y 4. – Experiencia deportiva, de lo que se extraen dos grupos. • Variable dependiente: – Validez de la respuesta en la toma de decisiones

Responder

Otras colaboraciones