800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

17 mar 2012

La importancia del Método Multidireccional para la adecuada preparación física del futbolista

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Por Gabriel Martínez Poch 

El cumplimiento del programa anual de entrenamiento y competición, encierra una gran problemática por resolver a la hora de diagramar una planificación efectiva, que por un lado eleve el nivel de rendimiento del futbolista y por otro garantice el mantenimiento de ese alto nivel a lo largo de todo el calendario competitivo, sin que esto provoque:

a. Agotamiento excesivo
b. Lesiones deportivas
c. Enfermedades
d. Bajo rendimiento
e. Pérdida de la condición física.

Diferentes autores y preparadores físicos dan por hecho una caída significativa del rendimiento, próximo a finalizar el ciclo competitivo, adjudicando esta merma a la pérdida de la condición física, sin realizar algún intento por revertir dicho fenómeno o en el mejor de los casos se atiende como única salida a la reducción significativa de la carga. No esta de más aclarar que si bien acordamos con el diagnóstico de aparición de la pérdida de rendimiento, creemos que dicho fenómeno puede retrasarse o hasta anularse por períodos de tiempo cada vez mayores, a partir de trazar una estrategia efectiva para contrarrestar este síndrome de la inminente aparición de la fatiga.

Como decíamos, la problemática antes mencionada tiene que ver principalmente con las siguientes situaciones:

1. La escasez de tiempo disponible para cumplir con las etapas preparatorias (pretemporada) como prólogo de una muy prolongada etapa competitiva de casi todo el año con apenas algunas interrupciones a media temporada. Cabe señalar que además del insuficiente tiempo disponible para la pretemporada, la misma es invadida frecuentemente por competencias extraoficiales que complican aún más todo intento de planificación sistemática ordenada, enfrentando los objetivos fisiológicos característicos de cada ciclo y obteniendo como resultado una transferencia nula o mayormente negativa, para el período competitivo.

2. Competencias nacionales e internacionales simultáneas, varios equipos compiten regularmente en forma conjunta en el campeonato local y diferentes campeonatos internacionales. Cabe destacar que con una correcta periodización, los jugadores de equipos profesionales, sin dudas serán capaces de mantener por más tiempo ese alto rendimiento que las más exigentes competencias les exijan.

3. Períodos competitivos prolongados, tanto en Argentina como en otros países, existen dos períodos de competencia (campeonatos) de aproximadamente cinco meses cada uno, con un pequeño receso intermedio.

4. El sistema competitivo exige que los equipos definan tanto al ganador como a quienes descienden de categoría en las últimas fechas (frecuentemente en la última). Lo cuál demanda a los equipos mantener hasta el final del campeonato su mayor rendimiento. Cabe destacar que los torneos reducidos por el descenso o permanencia consisten en una seguidilla de hasta seis encuentros cada tres días donde se juega a suerte o verdad las esperanzas de permanecer o ascender de categoría. Damos pues como erróneo el concepto “perdida de la condición física” en cualquier instancia dentro del ciclo competitivo por motivos naturales.

5. Según el autor, la mayor dificultad radica en desterrar definitivamente el actual Paradigma que establece que las ganancias o mejoras motoras de las capacidades físicas se producen únicamente dentro de los escuetos plazos correspondientes a los ciclos preparatorios y que dichos beneficios pueden sostenerse hasta una vez finalizado el período competitivo sin sufrir ningún deterioro en el rendimiento del deportista.

Actualmente, en el fútbol de alta competencia, es imposible pensar que la pretemporada es la única usina generadora de reservas energéticas físicas. Puesto que los principios de continuidad, progresión y reversibilidad nos informan que dichas prestaciones o ganancias se pierden en su totalidad por falta de estímulo. Se deberá estimular cada capacidad de manera sistemáticamente variada a lo largo de todos los microciclos competitivos.

Ante la dificultad que representa el cumplimiento del calendario oficial de fútbol, por las razones antes mencionadas, hemos investigado en forma exploratoria las tendencias de los principales científicos y metodólogos del deporte, en materia de periodización de la macro estructura léase (Verhoshanski, Grosser, Bosco, Weineck, Platonov, Harre, Ozolín, Bangsbo, Tschiene, Arosiev, Matvéiev, etc.) y hemos corroborado la falta de una planificación específica para este tipo de calendario competitivo tan exigente y en un deporte tan complejo y polivalente como es el fútbol de nuestro tiempo.

Cabe destacar que acordamos en parte con algunos especialistas como Cometti, Popov, Forteza, Portugal y otros autores.

Las ciencias aplicadas al deporte y la experiencia en conjunto cobran una importancia superlativa a la hora de enfrentar con éxito el problema planteado creando un programa de entrenamiento que supere la intuición, el sentido común y la improvisación.

Para alegría de los futbolistas, debemos decir que a nuestro entender las pretemporadas “características” es decir voluminosas y despiadadas han perdido (o nunca han tenido) efectividad. Pero en contrapartida, se deberán alternar periódicamente estímulos de adquisición con estímulos de mantenimiento y recuperación a lo largo de todo el período competitivo, de manera se pueda asegurar un nivel óptimo de capacidades tanto condicionantes como determinantes del equipo en su totalidad.

Sin haber realizado un relevamiento riguroso, hemos podido constatar que cada vez que un equipo profesional haya apuntado a realizar una muy exigente pretemporada, en un período tan corto de tiempo (10-15 días) el resultado fue insatisfactorio en concordancia del esfuerzo realizado a través de la misma.

Los motivos pueden ser varios, pero al respecto, nosotros aseguramos que:

1. Las cargas concentradas provocan una disminución temporal del rendimiento similar al tiempo en que las mismas fueron aplicadas (Verhoshansky); esto se torna inaplicable puesto que los jugadores deberán rendir en un nivel óptimo desde el principio mismo del campeonato, no pudiéndose dar el lujo de perder puntos en ninguna fecha, pues ello traería aparejado una pérdida de credibilidad en el proyecto de parte de jugadores, dirigentes y seguidores creando un clima de trabajo adverso.

2. Durante la pretemporada, los plazos biológicos necesarios para obtener una adaptación crónica (permanente o mayormente estable en el tiempo) son insuficientes dentro de la programación de los campeonatos actuales. (Grosser).

3. Existe en muchos casos una discordancia o falta de interconexión vertical de la programación de cargas físicas y técnico-tácticas, las cuales se suman dando por resultado un muy exigente programa de entrenamiento que provoca el sobreentrenamiento de los futbolistas o en varios casos de deja de lado el trabajo técnico específico durante la fase de adquisición física, lo cual lo convierte a dicho entrenamiento en ineficaz.

4. Las evaluaciones con células fotoeléctricas, plataforma de Bosco, Mediciones de Frecuencia Cardíaca, Ácido Láctico, Antropometría, y especialmente con GPS intra esfuerzo competitivo, han demostrado fehacientemente la eficacia de nuestro método de entrenamiento denominado Multidireccional Acentuado, además de haber obtenido grandes rendimientos en los últimos años, donde en el 2004 obtuvimos el 2º puesto en el Club Nueva Chicago, en el 2005 el segundo puesto en el Club Almagro y en el 2006 el Campeonato con el Club Wilstermann de Cochabamba y la Clasificación a la Copa Sudamericana 2007, esos tres campeonatos con un prácticamente nulo índice de lesionados (un desgarro muscular menor, 6 esguinces, 4 fatigas musculares y varios traumatismos). También nos posibilitó mejorar sensiblemente el rendimiento físico en el club Real Potosí donde por haber perdido los tres primeros partidos por la Copa Libertadores 2008, despiden al Director Técnico y colaboradores y requieren de nuestro servicio. Cabe destacar que el equipo a continuación le gana 3 a 1 al Caracas de Venezuela, 5 a 1 al Cruzeiro de Brasil y estuvo a punto de llevarse un empate con San Lorenzo en Buenos Aires con una visible mejora en el plano físico y sin ningún lesionado. Actualmente en el Club Deportivo Quito, donde con constantes inconvenientes de índole dirigencial y económicos, que han llevado a tomar medidas de fuerza al plantel el cuál durante los dos meses de participación en la Copa Libertadores 2009, estuvo prácticamente una cuarta parte de ese tiempo (15 días) con huelga de jugadores como fue publicitado por la prensa internacional, interrumpiendo la planificación preestablecida y dando increíbles ventajas a los rivales. La utilización del Método Multidireccional Acentuado contrarrestó en gran medida los efectos negativos provocados por las prolongadas detenciones por un lado y por otro puso rápidamente a ritmo competitivo al plantel una vez superada la crisis, ganándole a equipos como Estudiantes de La Plata, Universitario de Sucre y haciendo un gran partido a Cruzeiro de Brasil empatándole, con un amplio dominio sobre el final del partido, de haber conseguido los tres puntos se hubiera clasificado a la siguiente ronda.

Pulsando AQUÍ puedes encontrar información sobre el curso de prepación física del fútbol impartido por el Profesor Gabriel Martínez.

Responder

Otras colaboraciones