800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

29 mar 2007

La influencia del calendario de competición en el Resultado de los equipos en la copa del rey de baloncesto

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
En este trabajo se analiza la influencia que tiene el calendario de competición sobre el resultado de los equipos finalistas en la Copa del Rey de Baloncesto. La muestra consiste en todas las finales de esta competición que se han disputado bajo el formato de Fase Final.
Autor(es):Carlos Lago Peñas, Francisco Javier Comesaña Fidalgo, Juan Entenza Giráldez, Andrea Soria Domínguez, Iria Vieira Fernández
Entidades(es): Grupo de Investigación HI-20 Análisis del Rendimiento en Deportes Colectivos Universidad de Vigo
Congreso: III Congreso Nacional Ciencias del Deporte
Pontevedra- 29-31 de Marzo de 2007
ISBN: 84-978-84-611-6031-0
Palabras claves: Baloncesto, resultado, calendario de competición, suerte, regresión logística.

Resumen la influencia del calendario de competición en el resultado de los equipos

En este trabajo se analiza la influencia que tiene el calendario de competición sobre el resultado de los equipos finalistas en la Copa del Rey de Baloncesto. La muestra consiste en todas las finales de esta competición que se han disputado bajo el formato de Fase Final. La variable independiente clave es el calendario de competición que han tenido los equipos: si el equipo finalista ha disputado los tres partidos de la fase final de la Copa del Rey (cuartos de final, semifinal y final) en tres días consecutivos o si ha tenido un día descanso entre los partidos. Como variables de control se introduce la diferencia competitiva existente entre los finalistas y el hecho de jugar como local o visitante. De acuerdo con los resultados de la estimación de un modelo logit multinomial, el calendario de competición no es una variable estadísticamente significativa para explicar el resultado de los equipos en la final de la Copa del Rey. Disputar los tres partidos de la competición en días consecutivos o con una jornada de descanso no tiene influencia en el resultado. Del mismo modo tampoco es estadísticamente significativa la diferencia competitiva entre los finalistas. Estar mejor o peor clasificado que el equipo rival en la Liga ACB no es determinante para perder o ganar la final de la Copa del Rey. Por el contrario, los equipos anfitriones del torneo que disputan la final, tienen más probabilidades de ganar que su oponente.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº3.

¡Consíguelo aquí!

1. INTRODUCCIÓN. EL CALENDARIO DE COMPETICIÓN EN LA COPA DEL REY DE BALONCESTO

El calendario de competiciones puede ser considerado como la organización cronológica de las mismas dentro de un Sistema de Competición (SC), en el que se determina los momentos, el número, el orden y las fechas de las competiciones en un plazo determinado de tiempo (Matveev, 1977). Los calendarios de competiciones suelen clasificarse como cortos (3 a 4 meses), largos (de 4 a 6) o muy largos (7 a 10). En el baloncesto, el calendario de competiciones en la competición de liga tiene una duración de 8 e incluso 9 meses en donde los equipos finalistas acaban disputando entre 45 y 50 partidos. Sin embargo, la Copa del Rey, el calendario de competiciones se extiende durante sólo 3 o 4 días y consta como máximo de 3 partidos para un equipo finalista. Se trata por ello de un campeonato de calendario muy corto. Dice Seirul-lo (1987) que en los deportes de equipo es preciso conocer los calendarios de competición porque la carga de entrenamiento debe ser distinta según fluctúe la competición. La competición supone la mayor carga psicobiológica específica posible e influye en el producto de la forma deportiva y en el proceso que significa la misma hasta alcanzar el máximo estado de forma específica de la temporada (Martín Acero, 2004). Una de las hipótesis más reconocidas entre los entrenadores y jugadores de alto nivel en el baloncesto es la influencia del calendario y el formato de la competición sobre las posibilidades de ganar de los equipos. Las competiciones oficiales organizadas por la Real Federación Española de Baloncesto y la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) clasificarse en competiciones de calendario corto y largo y competiciones de liga o de eliminación directa (Knock-Out: KO). Así por ejemplo, la Liga Española de Baloncesto es una competición de calendario largo y de liga; la Copa del Rey es una competición de calendario corto y de eliminación directa y la Liga de Campeones y el Campeonato Mundial de Baloncesto tienen un formato mixto: son competiciones de calendario corto con una primera fase de liga que enfrenta a los equipos que conforman cada grupo entre sí y una segunda fase que se disputa mediante eliminatorias hasta la final Sin embargo, a pesar de la importancia concedida todavía se conoce muy poco acerca de la influencia del tipo de competición sobre las exigencias que demanda de los deportistas. ¿Se exigen las mismas necesidades condicionales o psicológicas en una competición de cuatro días y 3 partidos como la Copa del Rey que en otra de 9 meses y 50 partidos como la Liga? ¿Ganan los mismos equipos en ambas competiciones? ¿Tienen el mismo peso el rendimiento y el azar? Para Lago (2005) el resultado de un partido en deportes de equipo puede modelizarse como una función de factores sistemáticos y no sistemáticos: y: ƒ(x, ?t), donde y es el resultado del partido, x es el rendimiento alcanzado por los equipos (factor sistemático) y ? t es el azar propio de la competición (factor no sistemático). Los factores sistemáticos incluyen características fundamentales y predecibles de los equipos como su planteamiento táctico, la calidad individual de los jugadores o el tipo de defensa seleccionada. En hipotéticas repeticiones semanales del mismo partido se mantendrían las diferencias sistemáticas pero variarían las no sistemáticas, como son los cambios producidos por los errores arbitrales. Los factores sistemáticos son persistentes y sus consecuencias se repiten cuando tienen un valor determinado. Los no sistemáticos son transitorios: no podemos predecir su impacto. No podemos saber si la suerte acabará por meter en la canasta o no un balón que golpea en el aro o si el árbitro se equivocará en una decisión clave. Los últimos años han visto crecer la investigación en los deportes de equipo acerca de la influencia del calendario de competición sobre el peso de la suerte y el rendimiento en el juego. Así, algunos estudios (Lago, 2005; 2006a, 2006b) han justificado que en las competiciones de calendario largo la puntación final de los equipos es una función del rendimiento mostrado a lo largo del torneo (factor sistemático) y que la suerte (factor no sistemático) no es una variable determinante para el éxito de los conjuntos. Por el contrario, en las competiciones de calendario corto o muy corto donde el formato de competición se basa en la eliminación directa parece que el rendimiento no determina el resultado final de los equipos. El azar puede resultar un aspecto clave. El objetivo de este trabajo es estudiar el efecto que tiene el calendario de competición sobre el resultado de los equipos finalistas en la Copa del Rey de Baloncesto. Una de las opiniones más extendidas entre los jugadores y los entrenadores en el ámbito del baloncesto es que disputar los tres partidos de la fase final de la competición en tres días consecutivos provoca una disminución considerable en el rendimiento de los equipos y determina que se tengan menos probabilidades de ganar en el partido final del torneo. Es más, se acepta que el equipo finalista que disputa los tres partidos de la Copa del Rey en cuatro días (descansando entre el partido de cuartos de final y el de semifinales) tiene ventaja sobre su rival. En este trabajo intentaremos comprobar empíricamente si la probabilidad de ganar frente a perder se reduce o no dependiendo del calendario de partidos de los equipos finalistas. La investigación se estructura del siguiente modo. Una vez presentados los objetivos, se explica la metodología planteada en el trabo A continuación, se prueba esta metodología en el análisis de las 24 finales de la Copa del Rey que se han disputado bajo el formato de Fase Final. En último lugar, se destacan las principales conclusiones del trabajo.

2. MATERIAL Y MÉTODO

Muestra La muestra consiste en las 24 finales disputadas en la Copa del Rey desde que esta competición se disputa bajo el formato de fase final, y que van desde el año 1984 hasta 2007. Es preciso recordar que esta fase final la disputan los 7 equipos mejor clasificados al finalizar la primera vuelta de la Liga ACB más el equipo organizador, independientemente de su posición en la Liga (podría estar clasificado en cualquier puesto). La competición se disputa de jueves a sábado con la siguiente distribución de partidos: jueves y viernes, cuartos de final; sábado, semifinales y el domingo, la final, Los datos utilizados en esta investigación han sido tomados de la página oficial de la Copa del Rey y de la Liga ACB (www.acb.com). (INSERTAR NOTA A PIE, POR FAVOR) Variable dependiente La variable dependiente es el resultado alcanzado por los equipos observados en cada una de las finales de la Copa del Rey que se han celebrado bajo el formato de Fase Final y que se han disputado desde el año 1984 hasta 2007, pudiendo ser derrota o victoria. Como se trata de una variable dicotómica, el valor 1 se referirá a la victoria y el 0, a la derrota. Variables independientes Las variables independientes incluidas en el modelo son las siguientes. En primer lugar, se ha introducido una variable dicotómica para identificar si el equipo observado había disputado o no los tres partidos de la fase final de la Copa del Rey (cuartos de final, semifinal y final) de forma consecutiva o no. El valor 1 significa que ha disputado los tres partidos en tres días consecutivos (viernes, sábado y domingo) y el valor 0 que ha tenido un día de descanso entre los tres partidos (ha jugado jueves, sábado y domingo). De este modo podría darse una de las dos posibilidades que se presentan en el esquema 1. Los equipos pueden tener un calendario de competiciones con tres partidos en tres días consecutivos o con un día de descanso entre ellos (el viernes). El efecto esperado para esta variable es el siguiente: cuando los equipos observados tiene un día de descanso durante la competición su resultado en el final es mejor que cuando disputan los tres partidos de la fase final de forma consecutiva. Las variables de control que se incluyen en el análisis son dos. La primera de ellas es jugar en casa o fuera. Es una variable dicotómica: el valor 1 corresponde a las finales en que el equipo observado es el anfitrión y organizador de la competición, mientras que el valor 0 se refiere al caso contrario. El efecto esperado para esta variable es positivo: los equipos que actúan como anfitriones y juegan en casa tienen mejores resultados que los equipos visitantes en la final. La segunda variable de control se refiere a que es posible que el resultado de los equipos en un partido pueda estar determinado por la diferencia competitiva con su rival. Para ello hemos medido esta diferencia competitiva mediante la distancia existente entre los puestos ocupados por los dos equipos al finalizar la primera vuelta de la Liga ACB: diferencia puesto. Esto es, una diferencia para el equipo observado de, por ejemplo, 2 significa que la clasificación del equipo rival es inferior en dos puestos. Un valor de -5, indica que el equipo contrario está mejor clasificado en cinco puestos que el equipo observado. Lógicamente, el valor 0 no puede darse. Los estadísticos descriptivos de estas variables se presentan en la Tabla 2.

Tabla 2. Estadísticas descriptivas de las variables analizadas.

Tabla 2. Estadísticas descriptivas de las variables analizadas



Esquema 1. Calendario competitivo de los equipos observados. Calendario Tipo I con los tres partidos de la fase final disputados de forma consecutiva y Calendario Tipo II con un día de descanso entre os tres partidos dos partidos.

calendario tipo 1 calendario tipo 2



Análisis estadístico En el análisis de la influencia del calendario de competición sobre el resultado de los equipos finalistas en la Copa del Rey (RE) se ha estimado el siguiente modelo: REi = ?1 +?2 • LOCi +?3 •DIFPi +?4 •CCi +?i [1] donde se han incorporado como regresores la condición de local o visitante de los equipos observados (LOC), la diferencia en el puesto existente entre los dos equipos que se enfrentan entre sí en la final (DIFP) y la variable dicotómica que identifica si el equipo observado ha tenido un Calendario de Competición tipo I o tipo II (CC).

3. RESULTADOS y DISCUSIÓN

La influencia del calendario de competición sobre el resultado alcanzado por los equipos en la final de la Copa del Rey que se ha deducido en el apartado anterior se ha estimado a través de logit multinomial, dada la naturaleza de la variable dependiente (esto es, categorías cualitativamente distintas). Con la función logit multinomial se puede estimar para los equipos observados la probabilidad de ganar en la final de la Copa del Rey frente a la probabilidad de perder. Los resultados del estudio para los equipos finalistas se presentan en la Tabla 3. En la primera columna de la Tabla 3 se leen los nombres de las variables independientes incluidas en el modelo. Conviene recordar que tanto el cálculo como la interpretación de los coeficientes del logit multinomial han de hacerse en términos relativos, es decir, contrastando siempre dos categorías concretas de la variable dependiente. La segunda columna de la Tabla 3 proporciona los parámetros estimados por logit multnominal con sus errores típicos correspondientes entre paréntesis para el contraste entre la probabilidad de los equipos observados de ganar frente a perder en la final de la Copa del Rey. Como se deduce de la Tabla 3, disputar los tres partidos de la fase final de la Copa del Rey (cuartos de final, semifinal y final) en tres días consecutivos o teniendo un día de descanso entre ellos, no tiene una influencia estadísticamente significativa sobre el resultado alcanzado en el partido final de la competición. Dicho de otro modo, no es posible aceptar que tengan menos probabilidades de ganar aquellos equipos que jueguen tres días consecutivos. El calendario de competición no es un factor determinante para ganar o perder la final de la Copa del Rey. Respecto a las variables de control, cabe destacar que los equipos que actúan como locales tienen más probabilidades de ganar que de perder, lo cual viene a confirmar la ventaja de jugar en casa (Pollard, 1996; Thomas, Reeves y Daves, 2004). En cualquier caso, el limitado número de observaciones obliga a tomar este resultado con prudencia. Únicamente tres equipos anfitriones disputaron la final del campeonato, si bien en los tres casos el efecto apuntó en la misma dirección. ¿El efecto de jugar en casa se expresa sólo en la final y no en las eliminatorias previas de cuartos y semifinales? Parecen necesarias nuevas investigaciones que aborden específicamente esta cuestión tomando como muestra no sólo las finales. Finalmente, la diferencia competitiva entre los equipos no es una variable estadísticamente significativa. La mejor o peor clasificación en la Liga ACB no otorga más probabilidades de ganar o perder en el partido final de la Copa del Rey. A este respecto, parece que el azar puede ser un aspecto muy importante para explicar el resultado en las finales. La suerte puede provocar un resultado imprevisto en el encuentro por el rendimiento alcanzado por los equipos en la competición: “cada partido es una historia” . A modo de síntesis, se puede señalar que estos resultados vienen a rechazar la hipótesis planteada por algunos jugadores y técnicos de que la distribución en 3 días consecutivos de los partidos para uno de los equipos finalistas repercute negativamente en su resultado en la final. No es cierto.

Tabla 3. El resultado de los equipos en la Liga Española: la influencia de jugar la Liga de Campeones.

Tabla 3. El resultado de los equipos en la Liga Española  la influencia de jugar la Liga de Campeones

4. CONCLUSIONES

En este trabajo hemos estimado cuál es el efecto del calendario de partidos en la fase final de la Copa del Rey sobre las probabilidades de ganar o perder por parte de los equipos finalistas. Mediante una estimación a través de logit multinomial se concluye que disputar los tres partidos de la competición en 3 días consecutivos o dejando un día de descanso entre ellos no tiene una influencia estadísticamente significativa sobre el resultado alcanzado en la final de la Copa de Rey. La probabilidad de ganar o perder en la final de la competición no depende del calendario de competición. Además se ha verificado que los equipos anfitriones que disputan la final del campeonato tienen más probabilidades de ganar que sus rivales. Finalmente, la diferencia competitiva entre los equipos no es un actor determinante ara explicar el resultado de los partidos. NOTA A PIE El formato de competición de la fase final de la Copa del Rey ha sufrido notables modificaciones a lo largo de su historia. Si bien en los últimos años se ha consolidado el modelo actual de 8 equipos y 3 partidos como máximo por conjunto en el torneo, ha habido ediciones en las que únicamente han disputado la competición 4 equipos y otras en las que ha habido eliminatorias previas para seleccionar a los equipos participantes. Todas estas consideraciones han sido tomadas en consideración en el trabajo ara garantizarla homogeneidad causal (King, Keohane y Verba, 2000) de los partidos de la muestra.

Bibliografía

  • Álvaro, J. (2005). El análisis de la competición como instrumento para la toma de decisión de los entrenadores: un estudio de la Liga Española de Fútbol Profesional de Primera División de la Temporada 2003-2004, Tesis Doctoral inédita, Madrid: Universidad Europea de Madrid.
  • Atkinson, G., Neville, A. (2001). Selected issues in the design and analysis of sport performance research, Journal of Sports Science, 19, 811-827.
  • Ensum, R., Pollard., Taylor, S. (2004). Applications of logistic regression to shots at goal in association football: calculation of shots probabilitics quantification of factors and player/team, Journal of Sports Science, (22) 6, 504.
  • Hughes, M.D, Bartlett, R. (2002). Performance indicators in performance analysis, Journal of Sports Science, 20, 738-754
  • King, G., Keohane, R. O., Verba, S. (2000). El diseño de la investigación científica. La inferencia científica en los estudios cualitativos, Madrid: Alianza.
  • Lago, C. (2005). Ganar o perder en el fútbol de alto nivel. ¿Una cuestión de suerte? Motricidad. European Journal of Human Movement, 14, 137-152.
  • Lago, C. (2006a). El resultado de las selecciones en el Campeonato Mundial de Fútbol de Alemania 2006. La influencia del rendimiento y la suerte, Revista de Entrenamiento Deportivo, XX, 3, 19-26.
  • Lago, C. (2006b). La influencia de jugar la liga de campeones en el resultado de los equipos en la liga española de fútbol. la importancia de la densidad competitiva, Motricidad. European Journal of Human Movement,, XVII, 1-14.
  • Martín Acero, R. (2004). Planificación y programación en deportes de equipo. Tendencias de práctica e investigación, Valencia: Actas II Congreso de la Asociación Española de Ciencias de Deporte.
  • Martín Acero, R; Vittori, C. (1997): Metodología del rendimiento deportivo (I): Sentido, definición y objeto de estudio, Revista de Entrenamiento Deportivo, Tomo XI, N.1, pp. 5-10.
  • Matveev, L.P. (1977). Periodización del entrenamiento deportivo, Madrid: INEF de Madrid.
  • Pollard, R. (1986). Home advantage in soccer: a retrospective analysis. Journal of Sports Science, 4, 237- 246.
  • Thomas, S., Reeves, C., Davies, S. (2004). An analysis of home advantage in the English Football Premiership. Perceptual and Motor Skill, 99, 1212-1216.
  • Seirul-lo, F, (1987). Opción de planificación en los deportes de equipo de largo período de competición, Revista de Entrenamiento Deportivo, Vol. I., 3, 37-45.
  • Trninié, S.; Milanovic, D.; Dizdar, D. (1997) ¿En qué se diferencian los ganadores de los perdedores en baloncesto? INFOCOES. II, 1, 56-66.
  • White, H. (1980). A Heterokedastic-Consistent Covariance Matrix Estimator y a Direct Test for Heterokedasticity, Econometrica, 48, 817-838.

Responder

Otras colaboraciones