800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

14 may 2012

La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
El dolor lumbar afecta prácticamente a todo el mundo en algún momento de su vida. La importancia de la musculatura abdominal en la estabilidad de la columna, así como su papel en la prevención y el tratamiento de la lumbalgia, ha promovido el desarrollo de una variedad de estudios desde la década de 1950 hasta el presente.
Autor(es):García Couso, Zeltia; Vilela Pájaro, Adrián; Albacete Vázque, Cecilia
Entidades(es): Universidad de A Coruña
Congreso: IV Congreso Internacional de Ciencias del Deporte y la Educación Física. (VIII Seminario Nacional de Nutrición, Medicina y Rendimiento Deportivo)
Pontevedra, España, 10-12 Mayo 2012
ISBN: 978-84-939424-2-7
Palabras Clave: Dolor de espalda, Estabilización de la columna, Pilates, Región lumbar, Transverso abdominal.

La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER

El dolor lumbar afecta prácticamente a todo el mundo en algún momento de su vida. La importancia de la musculatura abdominal en la estabilidad de la columna, así como su papel en la prevención y el tratamiento de la lumbalgia, ha promovido el desarrollo de una variedad de estudios desde la década de 1950 hasta el presente. El presente estudio trata de evaluar el efecto de los ejercicios de pilates en la capacidad para activar el transverso y su relación como factor etiológico en el dolor crónico de espalda en tres centros privados de A Coruña: Salusport, Saúdeclub y Oleiros.

Para ello se ha realizado un estudio con un total de 58 sujetos, 29 en un grupo que realiza un programa regular de ejercicio de pilates, y 29 que realiza otro tipo de ejercicio físico, con una media de edad de 48,97 años en el primer grupo y 37,69 años en el segundo. Se utilizó una almohadilla de presión Stabilizer Pressure Bio-Feedback para medir indirectamente la contracción del músculo transverso en dos pruebas básicas: un ejercicio en tendido supino y otro en tendido prono, controlando con el manómetro los cambios de presión que realiza el peso del paciente sobre la almohadilla.

En conclusión, la realización de un programa regular de pilates produce mayores niveles de activación del músculo transverso en posición prono en comparación con aquellos que realizan otro tipo de ejercicio físico (p

RESUMEN

El dolor lumbar afecta prácticamente a todo el mundo en algún momento de su vida. Los estudios indican que el 60% de los adultos manifiestan los síntomas anualmente (, ??, ??‚ ???, aunque la mayoría de episodios desaparecen dentro de los 2-3 meses ???, ???, y la estabilización dinámica lumbar se considera que representa uno de estos sub-grupos (, ??, ??, ??, ??, ???. La importancia de la musculatura abdominal en el movimiento del tronco y de la estabilidad de la columna, así como su papel en la prevención y el tratamiento de la lumbalgia, ha promovido el desarrollo de una variedad de estudios desde la década de 1950 hasta el presente ??, ??, ?, ??, ???.

El presente estudio trata de evaluar el efecto de los ejercicios de pilates en la capacidad para activar el transverso y su relación como factor etiológico en el dolor crónico de espalda en tres centros privados de A Coruña: Salusport, SaudeClub y Oleiros. Para ello se ha realizado un estudio con un total de 58 sujetos, 29 en un grupo que realiza un programa regular de ejercicio de pilates, y 29 que realiza otro tipo de ejercicio físico, con una media de edad de 48,97 años en el primer grupo y 37,69 años en el segundo.

Se utilizó una almohadilla de presión Stabilizer Pressure Bio-Feedback para medir indirectamente la contracción del músculo transverso en dos pruebas básicas: un ejercicio decúbito prono y otro decúbito supino. En conclusión, la realización de un programa regular de pilates produce mayores niveles de activación del músculo transverso en posición prono en comparación con aquellos que realizan otro tipo de ejercicio físico (pINTRODUCCIÓNLa columna vertebral constituye realmente el pilar central del tronco. En su posición cervical, el raquis soporta el cráneo y debe situarse lo más próximo posible a su centro de gravedad. En cuanto a su porción torácica, los órganos del mediastino, especialmente el corazón, desplazan el raquis hacia atrás. Sin embargo, en su posición lumbar, el raquis, que soporta entonces el peso de toda la parte superior del tronco, recupera una posición central, constituyendo una prominencia en la cavidad abdominal ????.

Entre el sacro y la base del cráneo, la columna vertebral intercala veinticuatro piezas óseas móviles (articulaciones intervertebrales); numerosos elementos ligamentosos aseguran la unión entre estas diferentes piezas ????. Considerada en su conjunto, la columna vertebral es rectilínea vista de frente. En cambio, en el plano sagital la columna vertebral presenta cuatro curvas que le confieren una forma de S. La existencia de curvas raquídeas aumenta la resistencia del raquis a las fuerzas de comprensión. Las fuerzas de comprensión sobre el disco son tanto más importantes a medida que se aproximan al sacro. Esto es comprensible dado que el peso del cuerpo que se soporta aumenta con la altura suprayacente (, ??, ???.

Imagen 1. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Se ha conceptualizado que la estabilidad mecánica de la columna vertebral, sobre todo en condiciones dinámicas y bajo cargas pesadas, es proporcionada por la columna lumbar y la coordinación muscular ??, ??, ???; término acuñado como el core ??, ??, ???. La característica esencial de la estabilidad es, por lo tanto, la capacidad de un cuerpo para controlar toda la gama de movimientos de una articulación, en este caso, la columna lumbar ????. Cuando la columna lumbar muestra inestabilidad, hay una incorrecta alineación vertebral y, como consecuencia, el movimiento del tronco es mayor, incluso en cargas menores (, ???. Panjabi conceptualizó el sistema estabilizador de la columna en tres subsistemas en equilibrio ???, ??‚ ???:

1. Subsistema de control (sistema nervioso).

2. Subsistema de estabilidad pasiva (vértebras, cuerpos vertebrales y ligamentos).

3. Subsistema de estabilidad activa (músculos y tendones).

Es importante señalar que, cuando la estabilidad proporcionada por un sistema se reduce, los otros sistemas pueden compensar ???, ??‚ ???. A nivel general, una adecuada y equilibrada zona media supondrá ????:

- Correcta estabilización del cuerpo, de manera que los brazos y piernas puedan realizar movimiento teniendo como soporte a esta musculatura y formando una cadena muscular transmisora de fuerzas entre piernas y brazos.

- Mejora de la eficacia del movimiento.

- Mejora de el equilibrio y la coordinación.

- Aumenta la firmeza postural y su control.

- Aumenta la fuerza y la flexibilidad a través del complejo lumbo-pélvico.

En los últimos años, la inestabilidad del tronco ha sido identificada como factor de riesgo potencial para el desarrollo de trastornos lumbares ??, ??, ??, ???, puesto que es una estructura inherentemente inestable ???, ??, ??, ??, ???. El dolor lumbar afecta prácticamente a todo el mundo en algún momento de su vida. Los estudios indican que el 60% de los adultos manifiestan los síntomas anualmente (, ??, ??‚ ???, aunque la mayoría de episodios desaparecen dentro de los 2-3 meses ???, ???.

Las razones de esto es que los ligamentos de la columna vertebral son inestables a la hora de manipular cargas ???? y la mayoría de la gente tiene malos hábitos posturales que contribuyen a desalinear la columna vertebral y a generar desequilibrios musculares (, ???. A pesar del gran número de condiciones patológicas que pueden dar lugar al dolor de espalda, el 85% se clasifican por no tener una causa específica (véase Tabla 1) ???‚ ???.

 

Tabla 1. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

La estabilización dinámica lumbar se considera que representa uno de estos sub-grupos (, ??, ??, ??, ??, ???; de hecho se han encontrado diferentes patrones de contracción de los músculos abdominales entre las personas con lumbalgia y las personas sanas, en particular con respecto a la función del recto del abdomen y de los oblicuos internos durante la estabilización ???, ??, ??, ???. Debido a sus características anatómicas, biomecánicas y fisiológicas, Bergmark (1989) considera la presencia de dos sistemas musculares que actúan en el movimiento de la columna vertebral y, por tanto, en su estabilidad ??, ??, ??, ??, ???: 1. El sistema muscular global, que incluye recto abdominal, oblicuo abdominal externo y la parte torácica del iliaco lumbar, y proporcionan una estabilización del tronco en general manteniendo la postura, pero no son capaces de tener una influencia segmentaria directa sobre la columna vertebral. Son los principales movilizadores del tronco, constituidos para realizar movimientos rápidos y balísticos. Pueden estabilizar en momentos de extrema necesidad, siendo un claro ejemplo el espasmo muscular en presencia de dolor. Tienden a ser músculos tónicos. 2. El sistema muscular local es responsable de proporcionar la estabilidad segmentaria y controlar directamente los segmentos lumbares, e incluye al multifidus lumbar, psoas mayor, cuatro ratus lumbar, la parte lumbar de iliocostal y longísimus, transverso abdominal, diafragma y la porción posterior del oblicuo interno del abdomen. Tienden a ser músculos fásicos. En cuanto al sistema neuromuscular, éste actúa para mantener la estabilidad postural y reducir el impacto de las cargas nocivas sobre la columna ???, ???.

Imagen 2. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

La estabilidad de la columna lumbar requiere, por tanto, de la rigidez pasiva, proporcionada por las estructuras óseas y ligamentos, y la rigidez activa, a través de los músculos ??, ?, ??, ??, ???. La importancia de la musculatura abdominal en el movimiento del tronco y de la estabilidad de la columna, así como su papel en la prevención y el tratamiento de la lumbalgia, ha promovido el desarrollo de una variedad de estudios desde la década de 1950 hasta el presente ??, ??, ??, ??, ???.

La estabilización para mantener la espalda en posición neutral exige principalmente la coactivación ???, ??, ??, ??, ??, ??, ??? de los músculos profundos, principalmente por el multífidus y el transverso del abdomen ???‚ ??, ??, ???. Dichos músculos están asociados a los movimientos de las extremidades y las demandas posturales del tronco. No hay que olvidar que la estabilización también se consigue por el sistema global estabilizador, es decir, aquellos músculos superficiales que rodean la región lumbo-abdominal, en este caso el recto abdominal, los músculos paraespinales y los oblicuos externos ??, ?, ???. Un fuerte corsé muscular alrededor del raquis lumbar incrementará la estabilidad del mismo ??, ?, ??, ???. Un estudio de 1997 realizado por Cholewicki y col., concluyó que los mayores niveles de coactivación pueden constituir un indicador objetivo de la disfunción del sistema pasivo estabilizador de la columna lumbar ????.

Recientemente, el foco de atención de la investigación ha sido el músculo transverso del abdomen, la porción más profunda de los músculos abdominales ??, ?, ?, ??, ??, ??‚ ???. En 1995 Richardson y Jull ya desarrollaron una prueba para estimar la función estabilizadora del transverso utilizando un medidor de presión para controlar la estabilización de la columna al añadir una carga ???, ???.

El transverso del abdomen está cubierto por el oblicuo interno en toda su extensión. Por detrás del borde posterior de éste, tapiza el área del triángulo lumbar superior. Además, su aponeurosis está reforzada atrás por el ligamento lumbocostal, que se expande sobre la 12º costilla. Por lo cual está conectado con el músculo dorsal ancho y, por tanto, se relaciona con la región lumbar ????. Se sitúa ????:

- Arriba y adelante, en la cara medial de las seis últimas costillas, mediante digitaciones que se entrecruzan con las del diafragma.

- Atrás, en las apófisis transversas o costales de las vértebras lumbares desde la 12º torácica a la 5º lumbar por intermedio de una hoja tendinosa: la fascia toracolumbar.

- En los tres cuartos anteriores del labio medial de la cresta ilíaca.

- Abajo, en el tercio lateral del ligamento inguinal.

Las fibras musculares se dirigen en sentido transversal a la región anterior, donde se continúan con una hoja tendinosa, la aponeurosis anterior del músculo transverso del abdomen, por detrás del músculo recto del abdomen en sus dos tercios superiores y delante de en su tercio inferior, para alcanzar la línea alba ????.

Imagen 3. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Se considera que el transverso ofrece una contribución específica para la estabilidad de la columna vertebral ??, ?, ??, ??, ??, ??, ?) ya que, a diferencia de otros músculos se activa independiente de la dirección ??, ???, apoyando la hipótesis de la función de este músculo en la generación de la rigidez vertebral ????. Hodges y col. (1997) registraron que el transverso del abdomen se activa unos milisegundos antes de realizar un movimiento de piernas o brazos en personas sanas, mientras que en pacientes con dolor lumbar se retrasa dicha activación ??, ?, ??, ??‚ ??‚ ??, ??, ??? generando una estabilización ineficaz muscular de la columna vertebral ????. La disfunción del transverso puede estar relacionada con una falta de la estabilidad de la columna y, por lo tanto, a incidencia de dolor lumbar ??, ??, ??, ??, ???. El principio de mantener una zona media estable ha ganado amplia aceptación para la prevención de lesiones ???, ???. La aplicación terapéutica de ejercicio de los músculos abdominales, por lo tanto, se ha convertido en un método eficaz para el tratamiento del dolor lumbar con el fin de proporcionar un complemento para la estabilidad de la columna vertebral ???, ??, ???. Una faja lumbo-abdominal fortalecida implica una adecuada estabilización de la región lumbar favorecida por un correcto equilibrio pélvico. Dicha estabilización permitirá mantener las curvas fisiológicas de la espalda dentro de la zona neutral reduciendo las fuerzas lesivas ???. Otro valor añadido de una zona central tonificada es la prevención de problemas y lesiones en la zona lumbar ??, ?, ??, ???. Pero en el entrenamiento de la zona media debemos atender a un análisis detenido de la musculatura tónico-fásica, ya que los músculos solicitados permanentemente están sujetos las contracturas. Y su tendencia al acortamiento pueden provocar desequilibrios musculares que aumente, no sólo el riesgo de lesión, sino que pongan de manifiesto determinadas patologías, por ejemplo, hiperlordosis, cifosis, etc., y provoquen trastornos motores y algias ????. Varios autores han propuesto el ejercicio de pilates como un método clave para la estabilización de la columna que previene el dolor de espalda ??, ??‚ ??‚ ???. Ha habido poca investigación, sin embargo, los defensores del método Pilates afirman que estos ejercicios aumentan el espesor del músculo transverso y, por tanto, implican la activación del mismo ????. Sin embargo, no hay evidencias científicas que demuestren que los ejercicios basados en el método Pilates sean más efectivos que otras formas de ejercicio para reducir el dolor ???‚ ???. El método Pilates, ideado a mediados de la década de los años veinte por Joseph Hubertus Pilates (1880-1967), es una forma única de ejercicios terapéuticos que hace hincapié en mejorar la fuerza, la coordinación, la propiocepción, la resistencia muscular, el equilibrio, el control corporal, la flexibilidad y la movilidad ‚ ???. El objetivo es principalmente reforzar el núcleo central y utilizar los músculos abdominales para controlar los movimientos, dando mayor importancia al fortalecimiento de los músculos anchos del abdomen: oblicuos y transverso ??, ??, ??‚ ???. De hecho todos los ejercicios de Pilates involucran la acción de “llevar el ombligo hacia la columna vertebral” para protegerla (también conocido como vaciamiento abdominal), acción realizada por la contracción subconsciente y submáxima del transverso ??, ?, ???, pero manteniendo, si es posible, una posición neutra ??, ???. Ya en la década de 1990, muchos profesionales de la rehabilitación utilizaron el método pilates en varios campos de la rehabilitación ???. Muchas personas que han padecido una lesión dorsal o cervical son redirigidas al método Pilates, descubriendo así que se trata de un sistema excelente de estirar y reforzar el cuerpo y prevenir una lesión posterior. Normalmente la zona anatómica afectada o lesionada es la región lumbar, siguiéndola muy de cerca la región cervical, la rodilla y el tobillo. La ineficacia de las terapias actuales para el tratamiento del dolor crónico puede ser otra de las razones de por qué las personas buscan otros programas de ejercicio de rehabilitación como, por ejemplo, el método Pilates ????. Parece, por lo tanto, una buena oportunidad para evaluar el efecto de los ejercicios de pilates en la capacidad para activar el transverso y su relación como factor etiológico en el dolor crónico y prevención de problemas a nivel de la columna lumbar pues, mantener el raquis fijado estáticamente al ejecutar los ejercicios, sin pérdida de linealidad y sin oscilaciones del tronco, reduce el estrés de comprensión y cizalla en el mismo ???, ???.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº21.

¡Consíguelo aquí!

MÉTODO.

Aproximación al problema:

Este estudio examina la mejor estabilidad de la región lumbar mediante la realización de un programa de Stott Pilates semanal con respecto a aquellos que realizan otro tipo de actividad física. Concretamente el estudio se realiza en el centro Salusport Pilates de A Coruña (Galicia) y en el gimnasio de SaudeClub de Santa Cruz (A Coruña, Galicia), y una muestra escogida de forma aleatoria en gimnasios locales como son el SaudeClub de Santa Cruz (A Coruña, Galicia) y Oleiros (A Coruña, Galicia), a mediados del mes de Febrero y a principios del mes de Marzo del 2010. Se parte de la hipótesis de que el pilates como programa de ejercicios es excelente para reforzar la espalda y prevenir el dolor de espalda. Por tanto, aquellas personas que realicen semanalmente ejercicios de pilates tendrán, indirectamente, un mejor control de transversos y menos dolor de espalda.

Planteamiento de objetivos e hipótesis:

El objetivo de estudio de esta investigación es evaluar y comparar la contracción muscular de los transversos en un grupo pilates y otro grupo aleatorio en la posición supino de elevación de piernas y en posición prono y, por tanto, valorar su efecto preventivo de las lesiones de espalda. Para ello debemos contrastar mediante un análisis estadístico la hipótesis nula: la práctica regular de un programa de ejercicios de pilates no influye en la reducción del dolor de espalda.

Diseño de investigación:

El diseño de estudio comparativo es un diseño experimental sin pretest de dos muestras independientes (variable de agrupación “participación en un programa de ejercicios de pilates”). Se realiza un programa de ejercicios de pilates, mientras que el otro grupo realiza una actividad diferente. A lo largo de un mes se realizará la toma de datos y se registrará, por escrito, la presión lumbar al realizar dos ejercicios básicos, anotando, además, el sexo, la edad, el nivel de pilates y la experiencia práctica para, finalmente, analizar estadísticamente los resultados de ambos grupos y determinar si el pilates es o no efectivo para reducir el dolor de espalda.

Muestra:

35 mujeres con una media de edad de 44,69 años y 23 hombres con una media de edad de 41,26 años con algún tipo de patología o dolor de espalda, se ofreció a participar en este estudio. El dolor de espalda se define como dolor y estrés a lo largo o en una de las partes de la columna vertebral. 29 sujetos asistieron semanalmente a un programa de ejercicios de pilates en los centros de Salusport Pilates de Coruña y SaudeClub de Santa Cruz, dirigido por un instructor de Stott Pilates certificado, mientras que 29 sujetos fueron escogidos aleatoriamente en los gimnasios de SaudeClub de Santa Cruz y Oleiros. Ambos grupos presentan dolor o lesión de espalda.

Imagen 4. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

 

Imagen 5. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Procedimiento de la toma de datos:

Se distribuyeron dos grupos de investigación: un grupo control (29 sujetos de distintas franjas de edad con una media de 48,97 años del centro Salusport Pilates y del gimnasio SaúdeClub) y un grupo de sujetos que realiza otro tipo de ejercicio físico (29 sujetos de distintas franjas de edad con una media de 37,69 años). Cada sujeto dio su consentimiento informado antes de la realización de los ejercicios. Asimismo, todos los participantes de este estudio se tomaron de forma anónima, y ningún dato personal fue revelado.

Para este estudio se considera lesión como una alteración disminuida de la capacidad de movimiento que afecta a los músculos, huesos y tendones. Se requiere que la definición de dolor de espalda sea un dolor crónico que aparece lentamente y permanece durante mucho tiempo (al menos cuatro semanas), caracterizado por dolor y estrés a lo largo de la columna vertebral. No es necesaria la presencia de episodios febriles o dolor irradiado hacia las piernas para inclusión en el estudio. Para valorar el grado de intensidad del dolor en el momento de la prueba, los sujetos completaron el cuestionario de Oswestry. Se trata de una escala de valoración reconocida y validada internacionalmente. Cada respuesta se valora con un número, que corresponde a la puntuación. Luego se deben sumar los resultados de cada respuesta y multiplicar el resultado final por dos para obtener el porcentaje de incapacidad.

Para medir indirectamente la contracción del músculo transverso del abdomen y controlar la estabilidad lumbo-pélvica, se emplea un estabilizador de presión de bio-retroalimentación: ”Stabilizer Pressure Bio-Feedback”. Este aparato ha sido demostrado ser un instrumento fiable y válido para la evaluación de la función muscular abdominal y la estabilización lumbar.

Imagen 6. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

La almohadilla se utiliza para medir la presión lumbar y de la zona abdominal en dos ejercicios básicos realizados sobre el mat:

- Una prueba decúbito prono: colocar la almohadilla debajo del abdomen e inflar a una posición básica de 70 mmHg (banda marrón del stabilizer). Llevar la pared abdominal hacia arriba y adentro sin mover la columna vertebral ni la pelvis. La presión indicada debe haberse reducido entre 6 a 10 mmHg. Mantener la posición durante 10 segundos y respirar normalmente.

Imagen 7. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

- Otra en posición supina bajo el peso de ambas piernas: colocar la almohadilla por debajo de la región lumbar, de S1 a L1 de la espina dorsal e inflar a una presión inicial de 40 mmHg (banda naranja). Desde la posición inicial tumbado decúbito supino, los pies separados a la anchura de las caderas y las rodillas flexionadas a 90º, llevar la pared abdominal hacia adentro sin mover la columna vertebral ni la pelvis y flexionar la cadera a 90?, elevando ambas piernas alternativamente. Inspirar profundamente para prepararse y espirar al realizar el movimiento. Mantener la posición durante 10 segundos respirando normalmente. La presión debe mantenerse en los 40 mmHg indicando que no se ha movido la espina dorsal mientras se eleva la pierna.

Imagen 8. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

De cada prueba se realizaron 2 repeticiones en el grupo control y 10 repeticiones en el otro grupo, pues se entiende que el grupo que realiza pilates es consciente de la contracción del transverso y realiza este tipo de ejercicios habitualmente. Sin embargo, el otro grupo requiere una explicación previa más detallada.

Los cambios de presión ejercida por el peso del cuerpo en cualquiera de las tres cámaras de la almohadilla causarán un cambio en la presión que se indique en el manómetro, indicando la capacidad de estabilización de la región lumbo-pélvica del sujeto. La capacidad del transverso para estabilizar activamente la columna lumbar se prueba mediante la estimación de la capacidad del paciente para sostener y controlar la posición de la columna ????.

Las mediciones se realizaron a través de tres estudiantes de INEF a finales del mes de Febrero y a durante el mes de Marzo del 2010, apoyando verbalmente a los sujetos de estudio: “vamos, vamos, bien, aguanta”…

Registro de los datos:

Todos los datos se recogieron utilizando una base de datos: File Maker Pro9.

Imagen 9. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Imagen 10. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Imagen 11. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

 

Tabla 2. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

(*) La presión debe aumentar en 10-15 mmHg. Escasos o demasiados cambios en la presión indica un patrón de movimientos defectuosos ????. A la vista de los resultados cuantitativos el patrón de movimientos del grupo pilates es más eficaz.

 

Análisis estadístico de los datos:

¿Las diferencias encontradas son significativas o son debidas simplemente al azar? Todos los datos se evaluaron con el software estadístico SPSS 15.0 para Windows. Después del análisis descriptivo de las variables de estudio se procedió a analizar las variables de estudio “Ejercicio Supino” y “Ejercicio Prono”. El valor de alfa para la significación del presente estudio estaba fijado en p

Imagen 12. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Dado que la diferencia observada entre las dos medias de rangos en la Prueba U de Mann-Whitney en la variable SUPINO no es estadísticamente significativa (“Sig. = 0,111”), se puede aceptar, bajo este punto de vista, que la presión ejercida en el ejercicio supino es la misma independientemente de la aplicación del tratamiento y, por tanto, la fuerza del transverso es la misma en el grupo pilates y en el grupo control. En consecuencia, podemos decir que no existen diferencias significativas para determinar que el método pilates es efectivo y produce más niveles de fuerza en el músculo transverso.

 

Imagen 13. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Sin embargo, el p-valor asociado a este estadístico de contraste en la variable PRONO es menor que ? (“Sig.= 0´037”). Se rechaza la hipótesis nula a nivel de significación de ?. Por tanto, estamos asumiendo que hay diferencias significativas entre el comportamiento de ambos grupos de estudio y que es mayor la probabilidad de encontrar mejores niveles de fuerza del músculo transverso en el grupo pilates que en el grupo control (989,50 > 721,50). En el caso de la variable NIVEL DE DOLOR el p-valor asociado al estadístico de contraste es menor que ? (“Sig. = 0,001”).

Se rechaza la hipótesis nula a nivel de significación de ?. Por tanto, estamos asumiendo que hay diferencias significativas entre el comportamiento de ambos grupos de estudio y que es mayor la probabilidad de encontrar mayores niveles de dolor en el momento de la prueba en el grupo control que en el grupo pilates (709,50 < 1001,50). Siguiendo con el análisis de nuestro estudio, comprobamos si las variables NIVEL DE DOLOR y GRUPO son variables dependientes. El p-valor asociado al estadístico de contraste es menor que ? (“Sig. = 0,005”) y, por tanto, se rechazará la hipótesis nula a nivel de significación de ?, asumiendo que Nivel de dolor y Variable de agrupación son variables dependientes. Pero, ¿cómo es la fuerza de la asociación? Para ello debemos analizar el valor. En concreto los valores de Gamma, Tau-b y de Tau-c son iguales a 0,427, 0,427 y 0,393.

Teniendo en cuenta que la tabla de contingencia no es cuadrada, sino que las variables presentan distinto número de categorías, el valor más preciso de los tres es el tercero, Tau-c. Dicho valor, al estar más próximo a 0 que a 1, indica que la asociación entre variables es débil y negativa: a mayor valor de una de las variables, menor valor de la otra. Analicemos a partir de los residuos tipificados en qué consiste la dependencia entre las dos variables. Se observa que cuando los sujetos que hacen pilates, existe un mayor número de casos de incapacidad mínima a los que se esperaban (recuento de 28 casos mientras que la frecuencia esperada es de 23).

Por el contrario, se observan también más casos cuando los sujetos no hacen pilates y tienen una discapacidad moderada (9 casos observados frente a 5 casos esperados) o una discapacidad severa (2 casos observados frente a 1 caso esperado). No se encuentra dependencia entre las variables SUPINO y PRONO con respecto al NIVEL DE DOLOR. Tampoco son variables dependientes el NIVEL DE DOLOR en relación al NIVEL DE PILATES, ni en relación al NIVEL DE EXPERIENCIA ni a la ACTIVIDAD REALIZADA. También son variables independientes el SEXO, el NIVEL DE EXPERIENCIA y el NIVEL DE PILATES con respecto a las variables SUPINO y PRONO.

RESULTADOS.

Un total de 58 sujetos fueron participantes de este estudio, 29 en el grupo de realización de un programa regular de pilates, y 29 en el grupo control que realiza otro tipo de ejercicio físico, con una media de edad de 48,97y 37,69 años respectivamente. Del grupo de pilates, 24,13% presentaban un nivel de iniciación de pilates, 65,51% un nivel medio y 10,36% un nivel avanzado.

Imagen 14. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Imagen 15. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

En el grupo control, la mayor parte de los sujetos practicaban musculación (27,58%), capoeira (20,68%) y natación (13,79%), además de un grupo importante de sujetos que realizaban varias actividades a lo largo de la semana (24,13%): ejercicio cardiovascular, musculación, etc.

Imagen 16. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

A la vista de los resultados concluimos que no se han encontrado diferencias significativas en la capacidad de activar el transverso en posición supina en sujetos que siguen un programa regular de ejercicios de pilates y sujetos que realizan otro tipo de ejercicio físico, si bien, sí se produce una mayor activación del músculo transverso en posición prono en sujetos que realizan pilates.

Imagen 17. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Imagen 18. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Después de analizar los datos se han encontrado diferencias significativas en el nivel de dolor entre grupos, siendo mayor en el grupo control que en el grupo pilates. Siendo la incapacidad mínima el mayor número de casos en ambos grupos (79,31% del total de casos), se ha observado que las lesiones que producían mayor nivel de dolor en el momento de la prueba son la hernia (1,72% discapac. severa y 5,17% discapac. moderada del total de casos), la lumbalgia (1,72% discapac. severa y 3,44 discapac. moderada del total de casos) y el dolor de espalda (6,90% discapac. moderada del total de casos). Si bien no se encontraron diferencias a la hora de realizar las pruebas con respecto al nivel de dolor y al tipo de lesión. El análisis reveló también que no hay ninguna diferencia a la hora de realizar las pruebas con respecto al sexo o a la toma de medicación. Incluso no se encontraron diferencias en el nivel de pilates y la experiencia o la actividad realizada.

Imagen 19. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Imagen 20. La influencia del método pilates en la fuerza de contracción del músculo transverso asociado con el dolor de espalda

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

DISCUSIÓN

A pesar del hallazgo a favor del trabajo de estabilización del transverso y su relación con la reducción del nivel de dolor de espalda con el método Pilates, únicamente se han encontrado diferencias significativas en el ejercicio en posición prono. Sin embargo, el estudio tiene ciertas limitaciones. El principal problema de este estudio es el tamaño de la muestra, que es limitado pues, aunque cuenta con un total de 58 sujetos, es muy pequeña y no permite la generalización de los resultados, sobre todo si tenemos en cuenta el número de registros de sujetos de los diferentes niveles de pilates o incluso de sujetos de otras actividades. Dentro de las lesiones de espalda las principales fueron referidas a la zona lumbar si bien se desconoce la causa, por lo que cabría preguntarse de dónde proviene ese dolor.

Además, la ejecución de los ejercicios se realizó en posición supino y en posición prono, lo que no sabemos es si existe una transferencia a la posición vertical. La mayoría de los ejercicios de pilates se realiza sobre el mat o bien encima de un aparato. Sin embargo, teniendo en cuenta el principio de especificidad, si un sujeto es entrenado para contraer su músculo abdominal anterior al estar acostado sobre la espalda, no hay garantía de que esto sería trasladado al control y adaptación física al estar de pie, correr, agacharse, levantar objetos, sentarse… ????. El pilates enseña a pensar en el núcleo y podría haber cierta transferencia pero, ¿cuánto tiempo puede mantenerse simultáneamente este pensamiento en las actividades funcionales? Otro punto que se puede criticar es el propio diseño de investigación. El diseño experimental sin pretest tiene una validez externa muy alta representativa de la población (aunque en este caso la muestre se quede corta), sin embargo, la validez interna no es tan aceptable.

Podemos asumir que hay diferencias en ejercicio prono entre ambos grupos, sin embargo, no podemos afirmar que la fuerza de transverso de los sujetos haya mejorado al realizar un programa regular de pilates porque desconocemos la situación inicial de los sujetos. Si bien, para contrarrestar algo este punto flaco, mediante la entrevista directa con los sujetos se han recogido datos subjetivos de reducción del dolor de espalda con la práctica de ejercicio físico. Finalmente no se ha tenido en cuenta si los sujetos han estado recibiendo sesiones de fisioterapia o tratamiento manual recientemente o si las recibían en el momento de realización del estudio ????.

CONCLUIONES

La realización de un programa regular de pilates produce mayores niveles de activación del músculo transverso en posición prono en comparación con aquellos que realizan otro tipo de ejercicio físico. Sin embargo, no se han encontrado diferencias significativas en el ejercicio supino, por lo que puede existir cierta controversia si dicha activación es igual de pie, al realizar actividades diarias, etc. A la vista de los resultados concluimos que el pilates es un método eficaz para la activación del músculo transverso en posición prono, más que la realización de otras actividades, y, por tanto, un método eficaz para la estabilización de la columna que previene el dolor de espalda. La hernia discal, el dolor de espalda y la escoliosis fueron las lesiones más frecuentes, si bien las lesiones con mayor nivel de dolor en el momento de la prueba fueron la hernia discal, la lumbalgia y el dolor de espalda, aunque la mayor parte de los sujetos tenían una incapacidad mínima en el momento de hacer la prueba.

FUTURAS LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN.

Sería interesante averiguar si existen mejoras en la activación de transverso y cómo evoluciona el nivel de dolor en ambos grupos. ¿Quién mejora más, un sujeto que realiza pilates o un sujeto que realiza otra actividad física? ¿Y qué tipo de actividad física es la más aconsejable? Este estudio simplemente valora de forma indirecta la fuerza de transverso en posición supino y en posición prono, y su relación con la reducción del dolor de espalda, sin embargo, se desconoce si los sujetos son capaces de activar dicho músculo con los mismos niveles de fuerza de pie o al realizar actividades diarias que provocan dolor de espalda y si hay diferencias entre grupos de estudio. Por otro lado, sería interesante comparar si el trabajo de reformer o cadillac es más eficaz que el trabajo en suelo.

BIBLIOGRAFÍA
AKHUTOTA, V. y NADLER, S. F. Core strengthening. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. 2004. 85 (3); 586-592.

ALLISON, G. T. y MORRIS, S. L. Feedforward responses of transverses abdominis are directionally specific and act asymmetrically: implications for core stability theories. Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy. 2008. 38 (5); 228-237.

ALLISON, G. T. y MORRIS, S. L. Transversus abdominis and core stability – has the pendulum swung? British Journal Sports Medicine. 2008. 42 (11); 930-931.

ANDERSON, B. D. y SPECTOR, A. Introduction to Pilates-Based Rehabilitation. Balanced Body. 2005. 15-22.

AROKOSKI, J. P.; VALTA, T.; AIRAKSINEN, O. Y KANTAANP, M. Back and abdominal muscle function during stabilization exercises. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. 2001. 82 (8); 1089-1098.

BERNARDO, L. M. The effectiveness of Pilates training in healthy adults: An appraisal of the research literature. Journal of Bodywork and Movement Therapies. 2007. 11 (2); 106-110.

COMERFORD, M. J. y MOTTRAM, S.L. Functional stability retraining principles and strategies for managing mechanical dysfunction. Manual Therapy. 2001. 6 (1); 3-14.

DAVIS, K. G. y MARRAS, W. S. The effects of motion on trunk biomechanics. Clinical Biomechanics. 2000. 15 (10); 703-717.

DILLMAN, E. Conozca el método Pilates. Barcelona: Ediciones Oniro. 2003.

ENDLEMAN, I. y CRITCHLEY, J. Transversus Adbominis and Obliquus Internus Activity During Pilates Exercises: Measurement With Ultrasound Scanning. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. 2008. 89 (11); 2205-2212.

GRANATA, K. P. y WILSON, S. E. Trunk posture and spinal stability. Clinical Biomechanics. 2001. 16 (8); 650-659.

HEREDIA, J. R.; CHULVI, I.; ISIDRO, F. y RAMÓN, MIGUEL. Revisión del Entrenamiento Lumbo-Abdominal Saludable: Análisis Práctico y Metodológico. http://www.sobreentrenamiento.com. 2006.

HEREDIA, J. R.; CHULVI, I. y RAMÓN, M. CORE: Entrenamiento de la zona media. Efdeportes. Revista Digital Buenos Aires. 2006. 97.

HERRINGTON, L. Y DAVIES, R. The influence of Pilates training on the ability to contract the Transversus Abdominis muscle in asymptomatic individuals. Journal of Bodywork and Movement Therapies. 2005. 9 (1); 52-57.

HODGES, P. W. y RICHARDSON, C. A. Inefficient Muscular Stabilization of the Lumbar Spine Associated With Low Back Pain: A Motor Control Evaluation of Transversus Abdominis. Spine. 1996. 21 (22); 2640-2650.

HODGES, P. W. y RICHARDSON, C. A. Contraction of the Abdominal Muscles Associated With Movement of the Lower Limb. Physical Therapy. 1997. 77 (2); 132-142.

HODGES, P. W. Is there a role for transverses abdominis in lumbo-pelvic stability? Manual Therapy. 1999. 4 (2); 74-86.

HUBLEY, C. L. y VEZINA, M. J. Muscle activation during exercises to improve trunk stability in men with low back pain. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. 2002. 83 (8); 1100-1108.

KAPANDJI, A. I. Fisiología Articular. Tomo 3: Tronco y Raquis. Madrid: Editorial Médica Panamericana. 6º Edición. 2006.

LATARJET, M. y RUIZ, A. Anatomía Humana. Tomo 2. Madrid: Editorial Médica Panamericana. 4º Edición. 2005.

LEDERMAN, E. The myth of core stability. Journal of Bodywork and Movement Therapies. 2010. 14 (1); 84-98.

LIEBENSON, C. Spinal stabilization training: the transverse adbominus. Journal of Bodywork and Movement Therapies. 1998. 2 (4); 218-223.

LIM, E. C.; POH, R. L.; LOW, A. Y. y WONG, W. P. Effects of Pilates-based exercises on pain and disability in individuals with persistent nonspecific low back pain: a systematic review with meta-analysis. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy. 2011; 41(2): 70-80.

McGILL, S. M.; GRENIER, S.; KAVCIC, N. Y CHOLEWICKI, J. Coordination of muscle activity to assure stability of the lumbar spine. Journal of Electromyography and Kinesiology. 2003. 13 (4); 353-359.

MONFORT, M.; VERA, F. J.; SÁNCHEZ, D. y SARTI, M. A. Electromyographic Studies in Abdominal Exercises: A Literature Synthesis. Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. 2009. 32 (3); 232-244.

NORRIS, C. M. Functional load abdominal training: part 1. Journal of Bodywork and Movement Therapies. 1999. 3 (3); 150-158.

O´SULLIVAN, P. B. Lumbar segmental “instability”: clinical presentation and specific stabilizing exercise management. Manual Therapy. 2000. 5 (1); 2-12.

PANJABI, M. M. Clinical spinal instability and low back pain. Journal of Electromyography and Kinesiology. 2003. 13 (4); 371-379.

POSADZKI, P.; PAWEL, L. y HAGNER-DERENGOWSKA, M. Pilates for low back pain: A systematic review. Complementary Therapies in Clinical Practice. 2011; 17(2): 85-89.

RICHARDSON, C. A. y JULL, G.A. Muscle control-pain control. What exercises would you prescribe? Manual Therapy. 1995. 1 (1); 2-10.

ROBINSON, L. y THOMSON, G. El método Pilates: equilibrio para un cuerpo en forma. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica. 2005.

VEZINA, M. J. y HUBLEY, C. L. Muscle activation in therapeutic exercises to improve trunk stability. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. 2000. 81 (10): 1370-1379.

VON SPERLING, M. Who are the people looking for the Pilates method? Journal of Bodywork and Movement Therapies. 2006. 10 (4); 328-334.

Responder

Otras colaboraciones