+34 96 633 71 35
·WhatsApp·

16 may 2012

Necesidades formativas del profesional de la educacion fisica en el desarrollo de programas de actividad fisica orientados a la salud y a la creacion y fomento de estilos de vida activos: analisis desde una perspectiva sanitaria

/
Enviado por
/
Comentarios0

¿Se hace prescripción de ejercicio?

Hemos visto que si se hacen intentos, desde los diferentes responsables de los sistemas de salud, tanto centrales como autonómicos, por responder a los requerimientos de la OMS, al menos, en el ámbito de la divulgación y la planificación. Además, en algunos casos, estas acciones han sido tomadas desde otros ámbitos de la Administración o desde la sociedad civil, pocas coordinadas voluntariamente y la mayoría simplemente coincidentes en el tiempo porque responden a una necesidad común que se aborda desde diferentes lugares y perspectivas.

El concepto de evaluación prescripción de ejercicio en la comunidad médica aparece en los años 70, cuando es prresentado por la Asociación Americana del Corazón (AHA) y el Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM).  (ACSM, 1975; AHA, 1972).

Sin embargo, esta idea no es nueva, al menos para la comunidad deportiva o atlética; sus fundamentos ya habían sido recomendados desde la era de Herodoto (484 – 425 a.C.), Hipócrates (460 – 370 a.C.), Galeno (129 – 201 d.C.), y Filóstrato (160/170 – 249 d.C.) para los “atletas profesionales” de Atenas. (Berryman, 1992)

Las características de la prescripción y sus beneficios varían dependiendo de la edad, el género, el estado de salud, el nivel  de condición física, y los objetivos del sujeto. Por lo tanto, el profesional habrá de tenerlos siempre en cuenta.

Además, la prescripción siempre ha de contemplar los siguientes componentes:

    • la modalidad,
    • la frecuencia,
    • la intensidad,
    • la duración,
    • los intervalos de descanso, y
    • la progresión.

A continuación, vamos a plantearnos algunas preguntas:

¿Existe alguna experiencia en España?

En cuanto a la prescripción de actividad física, la mayor parte de las iniciativas, que en su totalidad no son muchas, se han centrado en las “recomendaciones generales de actividad física”. Rara vez se hace fomento y prescripción en los sistemas de atención sanitaria pero sí que hay varias experiencias incipientes. Por ejemplo:

  • El intento en Cataluña para que los médicos de atención primaria prescriban ejercicio para lo que cuentan, entre otros recursos con una guía especializada.

 

  • El intento en Galicia con Concellos Saudables, subprograma del PASEA y dependiente de la Consellería de Sanidade, estuvo vigente entre 2006 y 2009 y su finalidad era mejorar los hábitos alimenticios, reducir los hábitos tóxicos y aumentar la actividad física. Para ello se constituía el Concello Saudable y se financiaba la presencia en el concello de un técnico en Educación Física y otro en Nutrición y dietética.
  • La experiencia realizada en Euskadi, publicada en Archives of internal medicine, donde se demuestra que la prescripción de actividad física que hacen los médicos de atención primaria si tiene leves efectos positivos en la incorporación de ese hábito en las vidas de los pacientes.

 

No obstante lo anterior, no existe una práctica generalizada de prescripción ni siquiera de recomendaciones más o menos precisas, probablemente por varios motivos:

  • La saturación del sistema que sólo con prestar atención más urgente a las personas enfermas ya ocupa casi todos los recursos disponibles.
  • La insuficiente formación de los profesionales sanitarios en el ámbito de la actividad física, pues la mayoría no cuenta con conocimientos ni competencias para la promoción de actividad física y la prescripción de ejercicio. Ello deriva en que se prescriban pormenorizadamente fármacos, incluso se proporcionen dietas “estandarizadas”, pero que las recomendaciones sobre ejercicio sean demasiado vagas.
  • A que en realidad, cuando hablamos de una prescripción de ejercicio físico en el ámbito sanitario casi siempre estaría destinada a personas con alguna alteración de su salud y el objetivo sería lograr adaptaciones y mejoras estructurales y funcionales a largo plazo, lo que significa hacer un entrenamiento adaptado.

¿Dónde debe prescribirse?

Si hablamos de personas con enfermedades, la prescripción del ejercicio debe hacerse en el ámbito sanitario o en colaboración con él.

Tanto los pacientes como sus propios médicos comienzan a considerarlo de otro modo: ya no es simplemente una cuestión de ocio o divertimento y adquiere una dimensión “terapéutica” de primer orden.

¿Quién debe prescribirlo?

Si comparamos la prescripción de un medicamento y la prescripción de ejercicio hechas en una consulta, llama la atención la precisión de la recomendación en el uso de fármaco y la enorme imprecisión en la del ejercicio. Ambas necesitarían la indicación de: principio activo/modalidad, cantidad, frecuencia, duración, ajuste/programación, etc. En el caso del fármaco se facilita toda esa información, casi siempre por escrito; en el caso del ejercicio, no pasa de ser una recomendación general sobre la conveniencia de “hacer algo de ejercicio” que se transmite verbalmente y casi de soslayo. De este modo, el paciente “entiende” que lo importante es lo que está escrito y que lo demás es más bien anecdótico.

De entre los profesionales sanitarios que se citan a continuación, no está muy claro que alguno de ellos tenga la competencia para la prescripción del ejercicio:

  • Médicos/as.
  • Enfermeros/as.
  • Auxiliares.
  • Fisioterapeutas.
  • Terapeutas ocupacionales.
  • Asistentes/as sociales.

Probablemente, tampoco esa tarea correspondería a alguno de ellos, Luego habrá que buscar la fórmula adecuada para que el ciudadano tenga acceso a esa prescripción. Las alternativas más inmediatas serían:

  • Incorporación de nuevas figuras profesionales en el sistema.
  • Colaboración con otros recursos ya existentes en la comunidad, atendidos por profesionales capacitados.

¿Será necesario entender de ejercicio para prescribirlo?

Sí, porque en realidad se está diseñando un entrenamiento adaptado.

¿Qué profesionales abordan estos conocimientos en sus curriculums?

En el contexto nacional, es relativamente sencillo responder a esta pregunta, pues sólo hay dos grupos de profesionales que abordan estos contenidos en su formación:

  • Los licenciados/graduados en Ciencias de la actividad física y el deporte.
  • Los médicos especialistas en Medicina de la educación física y el deporte

Las necesidades formativas del profesional de la educación física.

De lo que hemos visto hasta el momento, los profesionales de la educación física estarían llamados a desempeñar al menos dos funciones bien identificadas:

  • La promoción de actividad física y
  • La prescripción de ejercicio.

En él ámbito de la promoción el objetivo fundamental es lograr un cambio de comportamiento en los hábitos de actividad física y, para eso, los profesionales deberían estar formados  en MARKETING SOCIAL: “Aplicación de las técnicas del marketing comercial para el análisis, planeamiento, ejecución y evaluación de programas diseñados para influir en el comportamiento voluntario de la audiencia objetivo en orden a mejorar su bienestar personal y el de su sociedad”. (Andreasen, 1995)

En el ámbito de la prescripción, asumiendo la idea de que en realidad se trata de entrenamiento adaptado, se deben tener conocimientos y competencias para:

  • Comprender el papel etiopatogénico del sedentarismo y los beneficios del ejercicio en cada patología.
  • Prescribir correctamente todos los parámetros del ejercicio en cada patología:
    • Interpretando los informes médicos y evaluando el riesgo cardiovascular y de otro tipo de lesiones durante el ejercicio.
    • Entendiendo cómo la enfermedad y los tratamientos farmacológicos afectan a las respuestas fisiológicas frente al ejercicio y a las adaptaciones durante el entrenamiento.
  • Atender a las emergencias que puedan surgir.
  • Comunicarse eficazmente con el entorno sanitario.
  • Generar la adherencia de las personas a la práctica regular de ejercicio.

La formación en la universidad española (ejemplo de la UDC).

Estudios de grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Se puede consultar toda la información sobre justificación, objetivos y competencia del título de grado en la memoria de dicha titulación.

Se presentan la competencias específicas que figuran en la memoria del grado y que tienen relación con la promoción de actividad física y la prescripción de ejercicio físico en el ámbito de la salud:

  • A7- Promover y evaluar la formación de hábitos de actividad física y deporte a lo largo del ciclo vital, considerando que la edad, el género o la discapacidad son variables que necesitan de la intervención consciente para favorecer la igualdad de oportunidades.
  • A14- Diseñar, planificar, evaluar técnico-científicamente y desarrollar programas de ejercicios orientados a la prevención, la reeducación, la recuperación y readaptación funcional en los diferentes ámbitos de intervención: educativo, deportivo y de calidad de vida, considerando, cuando fuese necesario las diferencias por edad, género, o discapacidad.
  • A15- Conocer, saber seleccionar y saber aplicar las técnicas de modificación de conducta que puede utilizar el profesional de Educación Física y Deportes en los diferentes ámbitos de su competencia laboral.
  • A23- Evaluar técnica y científicamente la condición física y prescribir ejercicios físicos en los ámbitos de la salud, el deporte escolar, la recreación y el rendimiento deportivo, considerando las diferencias biológicas por edad y género.
  • A24- Diseñar, planificar, evaluar técnica y científicamente y administrar  programas de actividad física adaptada a personas y diferentes grupos de población con discapacidad, o que requieran atención especial.
  • A28- Realizar e interpretar pruebas de valoración funcional en los ámbitos de la actividad física saludables y del rendimiento deportivo.
  • A29- Identificar los riesgos para la salud que se derivan de la práctica de actividad física insuficiente e inadecuada en cualquier colectivo o grupo social.
  • A30- Aplicar técnicas y protocolos que le permitan asistir como primer interviniente en caso de accidente o situación de emergencia, aplicando, si fuese necesario, los primeros auxilios.

Aún proporcionando los conocimientos y las competencias necesarias, los estudios de grado son generalistas y poco específicos. Por tanto, es necesario facilitar una formación de postgrado de carácter profesionalizante, más exhaustiva y específica.

Estudios de postgrado en el ámbito de la Actividad Física y la Salud.

En la actualidad, en el sistema universitario de Galicia se imparten varios estudios en este ámbito:

  • Máster en actividad física y salud (UDC):
    • Curso de especialización en promoción de actividad física saludable.
    • Curso de especialización en prescripción de ejercicio en patologías
  • Máster en Dirección Integrada de Proyectos (UV y UDC)

Conclusiones.

  • Sabemos qué formación necesitan los profesionales de la educación física para desarrollar programas de actividad física orientados a la salud y a la creación y fomento de estilos de vida activa, en cualquier ámbito, incluido el sanitario.
  • La universidad en general, y la de A Coruña en particular, ha sabido anticiparse a esas necesidades formativas y a través de su Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y de los estudios de postgrado profesionalizantes, está en condiciones de garantizar la formación necesaria.
  • Por lo tanto, en Galicia contamos con profesionales competentes para la intervención que se precisa.
[banner_formacion]

Responder

Otras colaboraciones

Saludos de Alto Rendimiento:

Para información sobre los cursos y másteres ONLINE, puede contactarnos por aquí.

Asegúrate de haber completado el formulario (azul) de información del curso/máster.

Gracias!
Powered by