800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

23 jun 2010

Perfil de los estados emocionales en nadadoras de sincronizada durante un campeonato nacional

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº14.

¡Consíguelo aquí!

Los esfuerzos que realiza el deportista durante una sesión de entrenamiento, a menudo están condicionadas por su estado anímico, así como las ejecuciones que pueda realizar en la propia competición (Irazusta, 2000). Diversas investigaciones que han encontrado...
Autor(es): Martin Ardura, Carmen; Molinero González, Olga; Salguero del Valle, Alfonso¹; Márquez Rosa, Sara
Entidades(es): Univerisdadde León
Congreso: XII Congreso Nacional de Psicología de la Actividad Física y el Deporte
Madrid- 23-26 de Junio de 2010
ISBN: 978-84-614-1163-4
Palabras claves: estados emocionales, nadadoras de sincronizada, campeonato nacional

Resumen estados emocionales en nadadoras de sincronizada en un campeonato nacional

Los esfuerzos que realiza el deportista durante una sesión de entrenamiento, a menudo están condicionadas por su estado anímico, así como las ejecuciones que pueda realizar en la propia competición (Irazusta, 2000). Diversas investigaciones que han encontrado que los estados emocionales son unos predictores efectivos del rendimiento en ciertas condiciones (Beedie, Terry, Lane, 2000 y Terry, 1995). El propósito del presente estudio fue examinar los estados emocionales que presentan las nadadoras de Natación Sincronizada bajo el estrés de un Campeonato Nacional, así como la relación entre el rendimiento deportivo en dicha competición y dichos estados emocionales. La muestra estaba compuesta por 26 nadadoras (16,3±0,89 años) que completaron el Profile of Mood States (POMS; McNair, Lorr y Droppleman, 1971). Los sujetos fueron divididos en tres grupos en función de los resultados obtenidos en competición en la Prueba de Figuras, para establecer los distintos niveles. En este caso no se observaron diferencias significativas entre ninguno de los tres grupos, y analizando datos a nivel general, nuestras nadadoras no obtuvieron un perfil iceberg que deberían presentar los atletas de éxito (Morgan, 1979), o nadadores juveniles (Furst y Hardman, 1988, Faude y cols., 2008).

Responder

Otras colaboraciones