800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

15 may 2012

Rendimiento aeróbico y capacidad de aceleración en jugadores de fútbol profesionales. Diferencias entre posiciones de juego y categorías (élite y sub-élite)

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Etiquetas,
El fútbol es uno de los deportes más extensamente jugados a lo largo de todo el mundo (21) y en el cual, el rendimiento depende de diversos factores como la condición física, factores psicológicos, técnica individual o táctica de los equipos (19). Tradicionalmente la capacidad de los jugadores ha sido evaluada empleando pruebas de ejercicio continuo como el test Léger, el test de carrera de 12 minutos o pruebas de consumo máximo de oxígeno (5), sin embargo, la relevancia de este tipo de test para deportes intermitentes han sido cuestionadas (14).
Autor(es):Luis Suárez Arrones, Francisco J. Nogales, David Gómez-Pando, Ana I. Cera Marín, Raquel Urbano y Gabriel Suárez
Universidad Pablo de Olavide
Congreso: IV Congreso Internacional de Ciencias del Deporte y la Educación Física. (VIII Seminario Nacional de Nutrición, Medicina y Rendimiento Deportivo)
Pontevedra, España, 10-12 Mayo 2012
ISBN: 978-84-939424-2-7
Palabras Clave: :sprint, elite, rendimiento aeróbico.

Rendimiento aeróbico y capacidad de aceleración en jugadores de fútbol profesionales. Diferencias entre posiciones de juego y categorías (élite y sub-élite)

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER

El rendimiento aeróbico intermitente y la aceleración, han sido capacidades recomendadas como importantes para la participación exitosa en el fútbol de alto nivel. Sin embargo, existe una información limitada sobre la capacidad discriminativa que pueden tener en los diferentes niveles de rendimiento en el fútbol. El objetivo del presente estudio ha sido comparar el rendimiento físico entre dos equipos que compiten a distinto nivel (Liga BBVA vs. 2º División B) y, comprobar, si existen tanto diferencias entre los dos grupos como entre las diferentes posiciones de juego. Los resultados del presente trabajo nos muestran cómo pese a las diferencias de nivel competitivo, no han existido diferencias significativas entre equipos en relación con las variables de rendimiento físico (sprint 15-m y condición física aeróbica). Cuando realizamos la comparativa entre posiciones de juego, podemos comprobar cómo los jugadores laterales cubrieron una mayor distancia en el test, finalizando el mismo a una velocidad significativamente superior a la obtenida por el resto de posiciones de juego (P < 0.05). Los jugadores extremos fueron los más rápidos en cubrir la distancia (15-m), existiendo diferencias (P < 0.05) con los tiempos obtenidos por los centrocampistas, los centrales y probablemente también respecto a los delanteros (P= 0.109, Tamaño del efecto (TE): 0.90, Valoración Cualitativa (CV): 90/7/3). Los jugadores laterales también fueron significativamente más rápidos que los centrocampistas (P < 0.05) y probablemente que los jugadores centrales (P = 0.102, TE: 0.76, VC: 89/9/2). Como conclusión y en base a los resultados obtenidos, la capacidad de acelerar y el rendimiento físico aeróbico parecen no estar asociados a un mayor nivel de competición en el presente club investigado.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº21.

¡Consíguelo aquí!

INTRODUCCIÓN

El fútbol es uno de los deportes más extensamente jugados a lo largo de todo el mundo (21) y en el cual, el rendimiento depende de diversos factores como la condición física, factores psicológicos, técnica individual o táctica de los equipos (19). Tradicionalmente la capacidad de los jugadores ha sido evaluada empleando pruebas de ejercicio continuo como el test Léger, el test de carrera de 12 minutos o pruebas de consumo máximo de oxígeno (5), sin embargo, la relevancia de este tipo de test para deportes intermitentes han sido cuestionadas (14). El rendimiento en los deportes intermitentes ha estado mayormente relacionado con  la velocidad, agilidad, fuerza, potencia y la capacidad para repetir esfuerzos máximos o supra máximos, que con la capacidad de mantener de manera continua un trabajo mecánico (4). El fútbol es un deporte intermitente caracterizado por la alternancia de acciones explosivas de alta intensidad con periodos de recuperación (6,8). El rendimiento aeróbico intermitente y la aceleración, han sido capacidades recomendadas como importantes para la participación exitosa en el fútbol de alto nivel (8,15). Sin embargo, existe una información limitada sobre la capacidad discriminativa que la aceleración y el rendimiento aeróbico intermitente puede tener en los diferentes niveles de rendimiento en el fútbol. Diferentes estudios con resultados contradictorios (1,3,5,8,15,18-20), han comparado diversas capacidades condicionales entre jugadores de fútbol de diferentes niveles y posiciones. Por lo tanto y en base a esta controversia existente, el objetivo del presente estudio ha sido comparar el rendimiento físico entre dos equipos que compiten a distinto nivel (Liga BBVA vs. 2º División B) y, comprobar, si existen tanto diferencias entre los dos grupos como entre las diferentes posiciones de juego. Como objetivo secundario, nos planteamos el mostrar valores de referencia tanto en el tiempo empleado en cubrir la distancia de 15-m como en el 30-15 IFT (“Intermittent Fitness Test”) con jugadores de fútbol categoría sénior profesional.

MÉTODOS

Sujetos y diseño del estudio
Un total de 44 jugadores de fútbol profesional pertenecientes al mismo club han participado en el presente estudio. 23 jugadores eran integrantes del primer equipo (ver tabla 1), el cual compite al máximo nivel en la liga española (Liga BBVA) mientras que los otros 21 pertenecían al equipo filial (ver tabla 1), el cual compite en la Segunda División B (Grupo IV).
Los participantes en el presente estudio completaron en pleno periodo competitivo 2 pruebas para evaluar su rendimiento aeróbico intermitente (“30-15 Intermittent Fitness Test”) y la capacidad de aceleración (Sprint 15-m). El estudio ha sido aprobado por el comité ético de la Universidad Pablo de Olavide y por el club de fútbol profesional involucrado.

“30-15 Intermittent Fitness Test (10) (30-15)”
El test 30-15 (10) es una prueba válida y reproducible donde se obtiene a la finalización del test una máxima velocidad de carrera (VCM), la cual está significativamente asociada con cualidades fisiológicas solicitadas al realizar acciones de carrera intermitente de ida y vuelta, como son la fuerza explosiva del tren inferior, potencia aeróbica y la capacidad de recuperación cardiovascular. Además, esta VCM puede ser utilizada como referencia para determinar distancias de carrera intermitente a la hora de prescribir entrenamientos individualizados (10). 
Los 44 jugadores evaluados llevaron a  cabo la prueba en los campos donde entrenan habitualmente, en días diferentes y cada uno con su respectivo equipo. El test consistió en carreras de ida y vuelta de 30 segundos (s) con periodos de 15 s de recuperación pasiva. La velocidad inicial del test es 8 km/h para la primera carrera de 30 s, la cual va aumentando en 0.5 km/h cada fase de 45 s. Los sujetos debieron correr de un lado a otro entre dos líneas (A y C) separadas a 40-m y cruzando una línea intermedia  situada en 20-m (B), debiendo llevar el ritmo determinado por un sonido pregrabado, el cual les iba informando en todo momento los pasos por cada línea y el final del periodo de carrera e inicio de la recuperación. Durante el periodo de 15 s de recuperación, los jugadores caminaron en dirección hacia delante para colocarse en la línea más próxima (A, B o C) y esperar al inicio del siguiente periodo de carrera. Los sujetos completaron tantas fases como fuesen posibles, terminando el mismo cuando ya no podían mantener la velocidad de carrera impuesta, o el jugador era incapaz de alcanzar consecutivamente durante tres veces una zona de 3-m alrededor de cada línea en el momento de la señal de audio. La velocidad lograda en la última fase completada se tomó como su nivel de rendimiento en el test (MVC).

Sprint 15-m
La capacidad de aceleración de los jugadores fue evaluada mediante la acción de esprintar a lo largo de una distancia de 15-m, empleando para el registro de los tiempos unas células fotoeléctricas (Microgate, Italy). Las fotocélulas fueron colocadas en la posición de salida y llegada, siendo los jugadores instruidos en que debían correr de la manera más rápida posible desde que se efectuase la salida hasta una vez hubiesen superado la puerta formada por las fotocélulas. El jugador se posicionó con un pié adelantado tocando con la punta del mismo una línea marcada en el suelo a 60 cm de la salida. Todos los sujetos realizaron un calentamiento previo que incluía ejercicios de movilidad articular, estiramientos en tensión activa y aceleraciones progresivas. Cada jugador realizó tres intentos con amplia recuperación entre cada uno de ellos, anotándose como valor de referencia el mejor tiempo de los tres. Los test se llevaron a cabo en los campos donde entrenan habitualmente y cada jugador con su respectivo equipo.

Análisis estadístico
Los análisis estadísticos han sido realizados utilizando el SPSS para Windows 20.0. Además de una estadística descriptiva básica (media y desviación típica), se hizo una estadística comparativa que incluía un test de normalidad (Shapiro-Wilks), una T-Student para muestras independientes (Intervalo de confianza del 95%) para la comparación entre grupos y un ANOVA de un factor para comparar las diferentes variables entre posiciones de juego. El test “post hoc” Bonferroni fue aplicado cuando existieron diferencias significativas. El tamaño del efecto (TE) también ha sido calculado para evaluar las diferencias entre grupos en determinadas variables(11). Las diferencias cuantitativas fueron evaluadas cualitativamente (13) como: ‹1%, casi seguro que no; 1-5%, muy poco probable; 5-25%, poco probable; 25-75%, posible; 75-95%, probable; 95-99%, muy probable; y ›99%, casi seguro.

RESULTADOS

Al establecer la comparación de las diferentes variables objeto de estudio entre el primer equipo, el cual milita en la categoría élite del fútbol español, con el segundo equipo, el cual compite dos categorías de nivel por debajo, podemos observar que solamente han existido diferencias significativas entre ambos en la edad de los jugadores (ver tabla 1, P < 0.01).

 

Tabla1. Comparación entre el primer equipo (Liga BBVA) y segundo equipo (2ª División B).

Tabla 1. Rendimiento aeróbico y capacidad de aceleración en jugadores de fútbol profesionales. Diferencias entre posiciones de juego y categorías (élite y sub-élite)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

TE: Tamaño del efecto.

Cuando realizamos la comparativa entre posiciones de juego, podemos comprobar cómo existieron diferencias entre puestos específicos en relación al rendimiento aeróbico intermitente, valorado a través del test 30-15. Así, los jugadores laterales cubrieron una mayor distancia en el test, finalizando el mismo a una velocidad significativamente superior a la obtenida por el resto de posiciones de juego (P < 0.05, ver figura 1).

Figura 1. Rendimiento aeróbico y capacidad de aceleración en jugadores de fútbol profesionales. Diferencias entre posiciones de juego y categorías (élite y sub-élite)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Figura 1.Rendimiento en el test 30-15 (VCM) en jugadores de fútbol en relación a su posición de juego (N=44). Laterales (N=9), Centrocampistas (N=11), Delanteros (N=7), Centrales (N=11) y Extremos (N=6). * Diferencias significativas respecto a los laterales (P < 0.05). Datos en medias ± DS.

La capacidad de aceleración, evaluada a través del tiempo obtenido en 15-m (ver figura 2), nos permitió comprobar cómo los jugadores extremos fueron los más rápidos en cubrir la distancia, existiendo diferencias (P < 0.05) con los tiempos obtenidos por los centrocampistas, los centrales y probablemente también respecto a los delanteros (P= 0.109, TE: 0.90, VC: 90/7/3). Los jugadores laterales también fueron significativamente más rápidos que los centrocampistas (P < 0.05) y probablemente que los jugadores centrales (P = 0.102, TE: 0.76, VC: 89/9/2).

Figura 2. Rendimiento aeróbico y capacidad de aceleración en jugadores de fútbol profesionales. Diferencias entre posiciones de juego y categorías (élite y sub-élite)

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 21

 

Figura 2.Tiempo en 15-m en relación a su posición de juego (N=44). Laterales (N=9), Centrocampistas (N=11), Delanteros (N=7), Centrales (N=11) y Extremos (N=6). * Diferencias significativas respecto a los extremos (P < 0.05). # Diferencias significativas respecto a los laterales (P < 0.05). Datos en medias ± DS.

 

DISCUSIÓN

El objetivo principal del presente estudio ha sido contrastar el rendimiento físico entre dos equipos profesionales que compiten a distinto nivel y, a su vez, comparar el mismo entre las diferentes posiciones que ocupan los jugadores durante la acción de juego. El objetivo secundario ha sido el mostrar valores de referencia con jugadores de fútbol sénior profesional, tanto para el tiempo empleado en esprintar la distancia de 15-m, como establecer  en este tipo de jugadores la VMC en el test aeróbico intermitente 30-15. Los resultados del presente estudio nos revelan que en las variables de rendimiento físico, no han existido diferencias significativas entre los dos equipos evaluados. Pese a que un equipo compita dos categorías por debajo del otro, podemos decir en base a nuestros resultados, que las diferencias de nivel entre ambos podrían estar sobre todo relacionadas con aspectos técnicos – tácticos y no en variables de rendimiento físico, como la aceleración o la condición física aeróbica.


Comparar nuestros resultados con otros estudios se hace complicado, ya que creemos como factor determinante al comparar categorías, el nivel del jugador y la exigencia de la liga en la cual compitan los sujetos. No obstante y en la línea de nuestros resultados, podemos comprobar cómo no existen diferencias significativas entre la élite y la I División Islandesa en variables de rendimiento como el consumo máximo de oxígeno (Vo2max), saltos (CMJ y SJ), potencia o flexibilidad (2). Similares resultados también obtienen Rampinini et al. (18) en variables como el RSA best o el Vo2max, al comparar jugadores profesionales de tercera división con jugadores amateur de una sexta división. Similares resultados obtienen Aziz et al. (3) cuando comparan el RSA mean entre jugadores profesionales o semi-profesionales.

Por el contrario y en este mismo trabajo de Rampinini et al. (18), sí existieron diferencias significativas entre el equipo profesional y el amateur en variables como el RSA mean (7.17 vs. 7.41 s, P < 0.01), concentración de hidrogeniones en sangre (46.5 vs. 52.2 mmol·L-1, P < 0.05), concentración de bicarbonato (20.1 vs. 17.7 mmol·L-1, P < 0.05), lactato en sangre (5.7 vs. 8.2 mmol·L-1, P< 0.01) y percepción del esfuerzo (4.4 vs. 6.4 sobre 10, P < 0.01).
Diversos estudios nos indican que la calidad del rendimiento en fútbol es correlacionado con la cantidad de ejercicio realizado a alta intensidad a lo largo de un partido (7,9,17). En contraposición a nuestros resultados y mediante una prueba similar, Bangsbo et al. (5) afirman que al administrar a diferentes grupos de nivel un test de campo aeróbico intermitente  (Yo-Yo Recovery Test 1), los jugadores top-élite de fútbol obtienen un mayor rendimiento físico que otros jugadores categoría élite y sub-elite, los cuales compiten a un nivel más bajo (2420 vs. 2190 vs. 2030 m, respectivamente).

Según los mismos autores (5), resultados similares ocurren en esta misma prueba con jugadoras de fútbol top-élite, élite moderada o sub élite (1600 vs. 1360 vs. 1160 m). Por su parte, Bradley et al. (8) nos informan como administrando el test Yo-Yo IR2, no existieron diferencias al comparar jugadores élite sénior daneses, sénior ingleses y junior sub-19 ingleses, pero sí con la categoría clasificada como sub-elite. Similares resultados encontraron con el mismo test en jugadores de fútbol escandinavos divididos en nivel internacional, primera división, segunda división y élite sub-19 (15). Los jugadores internaciones han sido los que completaron más metros en el test, existiendo diferencias con el resto de grupos de nivel. Que los autores tengan conocimiento, no se muestran en la literatura científica estudios en la élite del fútbol español que contrastasen distintos niveles en un test aeróbico intermitente de campo, ni tampoco una comparativa o reseñas para el test 30-15 IFT con jugadores de fútbol sénior profesional. Por lo tanto, los resultados del presente estudio pueden ser además un primer paso para establecer referencias en estos niveles.


Las comparaciones realizadas en nuestro trabajo en relación con las diferentes posiciones de juego, revelan, que son los jugadores laterales los que cuentan con un mayor nivel de condición física aeróbica, existiendo diferencias significativas con el resto de puestos específicos. Diferentes estudios nos muestran como existen diferencias entre posiciones en jugadores de fútbol élite ingleses, revelando que en este caso han sido los atacantes los que mostraron menor rendimiento en el test Yo-Yo IE2 (8), al igual que previas investigaciones con jugadores élite escandinavos, donde también fueron los atacantes junto con los defensas centrales los que reflejaron los valores más pobres en el Yo-Yo IR1 y el Yo-Yo IE2 respecto al resto de posiciones.

Por el contrario, no se encontraron diferencias en el Yo-Yo IE2 entre puestos específicos en jugadores jóvenes élite ingleses (8). La aceleración es un factor muy importante para el éxito en los deportes de equipo ya que la capacidad para conseguir altas velocidades en periodos cortos de tiempo se puede considerar un factor determinante (12,16). Los resultados de nuestro trabajo revelaron que los extremos puros han sido el grupo de jugadores que han obtenido el mejor promedio de tiempo  en 15-m, existiendo diferencias significativas respecto a los grupos de centrocampistas, centrales y probablemente con los delanteros.

También hubo diferencias entre los laterales y los centrocampistas, a favor de estos primeros, y probablemente también respecto a los centrales. Por el contrario, un estudio con jugadores de fútbol Turcos profesionales (20) refleja que al esprintar en una distancia de 30-m no existen diferencias entre posiciones (defensas, centrocampistas y delanteros), mientras que  en el trabajo de Aziz et al. (3) con jugadores top profesionales en una distancia de 20-m, sí existieron diferencias a favor de los delanteros respecto a los defensores o centrocampistas.
Como conclusión y en base a los resultados obtenidos, la capacidad de acelerar y el rendimiento físico aeróbico parecen no estar asociados a un mayor nivel de competición en el presente club investigado.

 

BIBLIOGRAFÍA

Arnason, A, Andersen, TE, Holme, I, Engebretsen, L, and Bahr, R. Prevention of hamstring strains in elite soccer: an intervention study. Scand J Med Sci Sports 18: 40-48, 2008.

Arnason, A, Sigurdsson, SB, Gudmundsson, A, Holme, I, Engebretsen, L, and Bahr, R. Physical fitness, injuries, and team performance in soccer. Med Sci Sports Exerc 36: 278-285, 2004.

Aziz, AR, Mukherjee, S, Chia, MY, and Teh, KC. Validity of the running repeated sprint ability test among playing positions and level of competitiveness in trained soccer players. Int J Sports Med 29: 833-838, 2008.

Bangsbo, J. Fitness training in football – a scientific approach. HO Storm, Bagsvaerd, 1994.

Bangsbo, J, Iaia, FM, and Krustrup, P. The Yo-Yo intermittent recovery test : a useful tool for evaluation of physical performance in intermittent sports. Sports Med 38: 37-51, 2008.

Bangsbo, J, Mohr, M, and Krustrup, P. Physical and metabolic demands of training and match-play in the elite football player. J Sports Sci 24: 665-674, 2006.

Bangsbo, J, Norregaard, L, and Thorso, F. Activity profile of competition soccer. Can J Sport Sci 16: 110-116, 1991.

Bradley, PS, Mohr, M, Bendiksen, M, Randers, MB, Flindt, M, Barnes, C, Hood, P, Gomez, A, Andersen, JL, Di Mascio, M, Bangsbo, J, and Krustrup, P. Sub-maximal and maximal Yo-Yo intermittent endurance test level 2: heart rate response, reproducibility and application to elite soccer. Eur J Appl Physiol 111: 969-978, 2011.

Bradley, PS, Sheldon, W, Wooster, B, Olsen, P, Boanas, P, and Krustrup, P. High-intensity running in English FA Premier League soccer matches. J Sports Sci 27: 159-168, 2009.

Buchheit, M. The 30-15 intermittent fitness test: accuracy for individualizing interval training of young intermittent sport players. J Strength Cond Res 22: 365-374, 2008.

Duthie, GM, Pyne, DB, Ross, AA, Livingstone, SG, and Hooper, SL. The reliability of ten-meter sprint time using different starting techniques. J Strength Cond Res 20: 246-251, 2006.

Hopkins, WG, Marshall, SW, Batterham, AM, and Hanin, J. Progressive statistics for studies in sports medicine and exercise science. Med Sci Sports Exerc 41: 3-13, 2009.

Krustrup, P, Mohr, M, Amstrup, T, Rysgaard, T, Johansen, J, Steensberg, A, Pedersen, PK, and Bangsbo, J. The yo-yo intermittent recovery test: physiological response, reliability, and validity. Med Sci Sports Exerc 35: 697-705, 2003.

Krustrup, P, Mohr, M, Nybo, L, Jensen, JM, Nielsen, JJ, and Bangsbo, J. The Yo-Yo IR2 test: physiological response, reliability, and application to elite soccer. Med Sci Sports Exerc 38: 1666-1673, 2006.

Little, T, and Williams, AG. Specificity of acceleration, maximum speed, and agility in professional soccer players. J Strength Cond Res 19: 76-78, 2005.

Mohr, M, Krustrup, P, and Bangsbo, J. Match performance of high-standard soccer players with special reference to development of fatigue. J Sports Sci 21: 519-528, 2003.

Rampinini, E, Sassi, A, Morelli, A, Mazzoni, S, Fanchini, M, and Coutts, AJ. Repeated-sprint ability in professional and amateur soccer players. Appl Physiol Nutr Metab 34: 1048-1054, 2009.

Rosch, D, Hodgson, R, Peterson, TL, Graf-Baumann, T, Junge, A, Chomiak, J, and Dvorak, J. Assessment and evaluation of football performance. Am J Sports Med 28: S29-39, 2000.

Taskin, H. Evaluating sprinting ability, density of acceleration, and speed dribbling ability of professional soccer players with respect to their positions. J Strength Cond Res 22: 1481-1486, 2008.

Tumilty, D. Physiological characteristics of elite soccer players. Sports Med 16: 80-96, 1993.

Responder

Otras colaboraciones