800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

23 abr 2014

TENDINOPATIAS: Tratamiento invasivo .Un enfoque actualizado.

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Seminario Online

Imparte: Ruben Pons
Fecha: 13 de Mayo de 2014
Hora: 18:30 h. GTM+1.
Duración: 1 hora
Certificado de asistencia otorgado por Alto Rendimiento
Formato Online

En el seminario, abordaremos 2 de los tendones más solicitados y por lo tanto castigados en el deporte, como son el tendón rotuliano y el tendón de aquiles.

boton

Sabemos que los tendones son estructuras situadas entre el músculo y el hueso cuya función es transmitir la fuerza generada  por el primero al segundo, dando lugar al movimiento articular.

Debemos diferenciar entre un estado patológico de inflamación , la tendinitis, y otro estado de degeneración y necrosis, en el que entonces, hablamos de tendinosis.

Hablaremos también de la función y acción de los antiinflamatorios en las tendinosis, ya que según autores, éstos pueden empeorar la cicatrización del mismo.

Prestaremos atención a las causas que pueden provocar esta degeneración , dándole especial atención a las causas biomecánicas.

Una vez nos encontramos ante un problema tendinoso “crónico” ( y cuando decimos crónico no significa “para siempre”), en el proceso de exploración del paciente y centrándonos puramente en el estado del tendón, además de la palpación y pruebas pertinentes que nos permitan acercarnos al diagnóstico definitivo, es de gran utilidad y cada día para mi mas imprescindible, ayudarnos de la ecografia músculo esquelética, que nos ayudará a certificar nuestras sospechas tras realizar la exploración.

Una vez centrados en la imagen ecográfica, debemos centrarnos en 5 aspectos: (siempre valoración contralateral)

  1. Grosor del tendón.
  2. Anchura del tendón.
  3. Neoangiogenesis. Nueva vascularización.
  4. Estado de la grasa de Kagger/Hoffa.
  5. Estado de la cortical del calcáneo/rótula.

Estos parámetros, ademas de permitirnos un diagnóstico más completo, nos ayudará a tener un control sobre la evolución de la lesión.

Una vez conseguidos los valores anteriores , podemos proceder a realizar el tratamiento. Sin ánimo de menos preciar a las técnicas tradicionales y conservadoras, procederemos a realizar el tratamiento mediante técnicas invasivas ecoguiadas, que serán de gran ayuda, ya que además de poder evaluar la evolución como anteriormente hemos dicho, nos permitirá observar en tiempo real la acción de nuestro tratamiento sobre el tejido afectado.

Estas técnicas invasivas consisten en la introducción de una aguja de acupuntura intratendón en la zona previamente observada con el ecografo, en la zona de mayor conflicto, que generalmente suele ser la internase profunda del tendón, para aplicar después una corriente galvánica(electrólisis) que va a favorecer la eliminación del tejido necrótico además de modificar el Ph del entorno lesivo. Deberemos observar el estado de la grasa de Kagger / Hoffa, que nutren al tendón y que generalmente se encuentra afectada, por lo que deberemos tratarla.

Realizaremos una sesión semanal con control ecográfico y evaluando y/o modificando el tratamiento tanto en camilla como en gimnasio.

Prestaremos atención a los puntos gatillo asociados que puedan estar generando tensión, tratándolos mediante la misma técnica.

Una buena ayuda en el tratamiento puede ser la terapia neural en caso de la existencia de cicatrices que puedan estar entorpeciendo la labor de la fascia y en consecuencia la función y biomecánica del tendón.

Tenemos que ser conscientes de que es muy importante no generar isquemia en la zona lesionada, por lo que las primeras 24-48 h siguientes al tratamiento no exigiremos con ejercicio al tendón.Por lo tanto , podemos aplicar un vendaje tipo McConell para favorecer el aporte de sangre y evitar así la isquemia, vendaje que deberemos conservar durante 48 h.

Después de pasado este espacio de tiempo, introduciremos trabajo en sobrecarga excéntrica, siempre sin dolor y con una correcta progresión y ejecución, ya que este tipo de trabajo junto con el tratamiento nos ayudará a realinear los tenocitos que se encuentran desestructurados.

Podemos utilizar las máquinas yo-yo, el cinturón ruso o simplemente dependiendo del estado y sensaciones del paciente, la carga corporal.

No podemos olvidarnos de trabajar analíticamente el sóleo, además del gemelo, en las tendinopatías del tendón de aquiles.

El número de repeticiones y la carga irá en función de las sensaciones del paciente, un ejemplo en las fases iniciales podría ser ; 3 series de 8 repeticiones , velocidad de ejecución lenta e insistiendo en el último 1/3 del movimiento,siempre que el dolor lo permita . Trabajamos 2 días, con 1 de descanso. Las agujetas, deberían hacer acto de presencia al principio, es un gran aliado en estos casos, ya que si no aparecen nos indica que no hemos pasado el umbral al que está habituado el tendón.

La alimentación también es un factor a tener en cuenta, ya que de los alientos que ingerimos depende el Ph de nuestra sangre.

Sabemos que en el entorno lesivo hay un Ph ácido, por lo que deberemos controlar todos aquellos alimentos que van a acidificar el Ph. Entre los más ácidos se encuentran el aspartamo( sacarina), el chocolate, la carne roja, harina blanca, cerveza y café.

En los casos en los que sospechemos que el factor biomecánico está siendo la causa del problema, deberemos remitir al paciente al podólogo para que le realice una correcta exploración y poder así corregir esta alineación defectuosa. Una simple dismetria de miembros inferiores , podría generar más tensión, por ejemplo modificando el ángulo Q de la rodilla, por loquee modificaría la orientación del tendón.

boton

Responder

Otras colaboraciones