800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

23 may 2011

Nunca alcanzarás tu máximo potencial si tus ojos no están preparados para ello

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Etiquetas

Primer artículo de una serie de capítulos dedicados a la importancia del entrenamiento de la visión deportiva.  Estas series desglosan los diferentes métodos existentes para mejorar 12 aspectos de la visión.

Autor: Brian Auriel (London) 

La visión deportiva: conceptos iniciales.

Llegas al vestuario, te cambias para el entrenamiento, mientras tanto tu mente y tu cuerpo ya se preparan para unas horas de acción. Justo antes de salir hacia la pista, el gimnasio o donde el entrenamiento tenga lugar, ciegas tus ojos con un venda semi-trasparente y empiezas el calentamiento. Hoy toca entrenamiento de potencia con el balón medicinal, quizá tengas que salir con la bicicleta, practicar los tiros libres, trepar por el rocódromo o incluso unos largos en la piscina. Cualquiera que sea la actividad, algo a cambiado completamente con respecto al entrenamiento de ayer. La vista falla, no estás tan fino, diminuye la coordinación y la concentración, te pones nervioso mientras tanto aumenta la frecuencia cardiaca, te pones a sudar. Tus ojos piden ayuda. Hoy hasta un niño de ocho años sería mejor que tú.

Siendo seriamente competitivos, los deportistas están siempre buscando ese “algo” que les dará cierta ventaja ante sus rivales. Esa es la razón por la que muchos de ellos leen Alto Rendimiento. Los deportistas encontrarán cuantiosos consejos sobre la nutrición, la psicología, entrenamiento de fuerza, periodos de reposo y estiramiento entre muchos otros, pero casi nada en materia visual. Esto llama la atención, pues el rendimiento deportivo está altamente relacionado a las capacidades visuales (casi un 80% de las percepciones que recibimos en el deporte son visuales). Generalmente los ojos encabezan y el cuerpo sigue.

Atletas con ceguera parcial o total participan a un alto nivel, pero su rendimiento sería mucho mayor si pudiesen ver más. Similarmente, la gente con un grado de vista ‘normal’ puede mejorar su rendimiento al utilizar todos los procesos visuales con más eficacia. No me refiero sólo a utilizar lentillas, sino también a mejorar otros aspectos de su visión cuando incluso ya poseen los mejores correctores ópticos.

La visión en el contexto de “Visión Deportiva” (VD) va mucho más lejos que simplemente leer con claridad la última y diminuta línea del test oftalmológico. Ello ciertamente incluye esto (agudeza visual) pero también cubre un amplio abanico de otras facultades visuales tales como:

  • la visión dinámica,
  • memoria visual,
  • conciencia periférica central,
  • tiempo de reacción visual y algunas más…

…En otras palabras, el sistema completo visual. Incluso a los corredores, deportistas que normalmente no asociaríamos con la buena visión, se les a establecido que su agudeza visual y su campo de visión están limitados (ver más adelante los apartados de anticipación
visual y conciencia periférica). En este y subsecuentes artículos, expondremos cada uno de estos parámetros de la visión, si pueden ser entrenados y como entrenarlos.

Para facilitar su comprensión he dividido los parámetros visuales en tres sistemas diferentes:

  1. Aquellos que pertenecen principalmente al sistema nervioso.
  2. Aquellos concernientes al sistema motor, y
  3. Aquellos que están envueltos en el proceso mental o concentración visual.

Los tres sistemas deben estar altamente afinados para el adecuado rendimiento deportivo. Si uno de ellos sufre deficiencias durante la competición puede crear un efecto dominó en los otros sistemas. Con deportistas en forma, normalmente es la concentración la que falla, especialmente en competiciones prolongadas.

Preguntas que hay que contestar primero.

Incluso antes del test oftalmológico (en el oculista), es de gran ayuda que los deportistas y sus entrenadores (puesto que sus percepciones no son siempre las mismas) contesten el siguiente cuestionario por separado:

    1. ¿Utilizas algún aparato de ayuda visual?

¿Para la competición?
¿Para el entrenamiento?

  1. ¿Encuentras dificultad para mantener tu ojo en un objeto en movimiento?
  2. ¿Notas variaciones durante la actividad?
  3. ¿Decae pronto tu rendimiento?
  4. ¿Es tu rendimiento el mismo durante la competición diurna que durante la nocturna?
  5. ¿Tienes otras dificultades visuales durante la actividad?
  6. ¿Percibes perdida de concentración durante la actividad?

Reconoce tu entrenador alguna de las siguientes señales:

        1. Rendimiento irregular
        2. Rendimiento  por debajo de tu potencial
        3. Rendimiento disminuye con el tiempo
        4. Rendimiento disminuye bajo el estrés mental o físico.

Con esta información, facilitada por el oculista, así como el chequeo de la VD, el cual identifica esos desajustes visuales funcionales que normalmente pasan inadvertidos durante un chequeo típico, el entrenador encargado de la VS identificará faltas y dificultades visuales relacionadas a la actividad del deportista.

Cualquier Entrenamiento Visual Deportivo (EVD) debería ser aplicado fuera del periodo competitivo, y siempre con previa aprobación del entrenador. Algunas debilidades puede que no tengan cura -por ejemplo, deficiencia del color o la baja sensibilidad de contraste (la habilidad de ver con claridad independientemente de las condiciones de contraste)- pero pueden ser mejoradas.

La mayoría de las debilidades, sin embargo, pueden ser reforzadas con el entrenamiento. Para un deportista, cada uno de los diferentes parámetros visuales pueden medirse en una gráfica polar (ver figura abajo). La gráfica polar está diseñada para que el entrenador la complete según la capacidad de los parámetros visuales de los deportistas. Ésta se gradua desde 1 hasta 10, siendo “10” el máximo valor que se puede alcanzar en cada aspecto visual.

El propósito del EVD es ayudar al deportista a marcar el mayor número de puntos en cada una de las relevantes habilidades visuales indicadas en la gráfica (Ej. marcar lo máximo posible hacia perímetro del círculo). Utilizar este tipo de gráfica facilita encontrar fortalezas y debilidades visuales. Para el óptimo rendimiento deportivo, debe existir un proceso parejo de los sistemas visuales magno (visión periférica) y parvo (relacionado con la visión central).

Un detalle curioso del nervio óptico es que su sistema de fibras es de dos tipos: un sistema “magno”, integrado por fibras gruesas, de conducción rápida, y un sistema “parvo”, compuesto por fibras finas, de conducción lenta. Pues bien, las fibras rápidas transmiten la captación de luz y su rapidez les permite captar con celeridad el movimiento. Por su parte, las fibras lentas transmiten la percepción cromática.

Los tres parámetros sensoriales (visuales)

1) Visión Dinámica (VD) es la habilidad de ver el objeto pertinente en movimiento, cuando el jugador está parado, por ejemplo, la bola de golf al vuelo o cuando el deportista está en movimiento y el objeto estacionado como las vallas frente al corredor, o cuando ambos están en movimiento (mate en voleibol).

Deficiencias en esta habilidad pueden afectar la claridad, la percepción de profundidad y la temporización. La visión dinámica es procesada principalmente por el sistema parvo.

1.A) Práctica: El Disco Dinámico.

La VD se puede medir y entrenar utilizando el disco dinámico, es decir, un disco giratorio. Como ejemplo utilizaremos el disco que consiste generalmente en letras y numerales; enla fotografía se muestra un disco diferente pero el efecto es el mismo. La velocidad de rotación del disco es mostrada y controlada por un operador.

disco rotatorio

Inicialmente se configura a gran velocidad (revoluciones por minuto (rpm)), de manera que se muestra totalmente ilegible. Se procede a aminorar la velocidad gradualmente hasta que una línea puede ser correctamente leída, después se aminoran algo más las rpm hasta que se pueden leer un montón de letras y números, esta vez las que tienen la mitad de tamaño con respecto al los números y letras anteriores pueden ahora leerse correctamente. Se registran las revoluciones. Para asegurarse que ambos ojos se están utilizando conjuntamente el deportista que mira (ver dominancia ocular) el disco con figuras rojas y verdes utiliza unas gafas de un lente verde y el otro rojo. Amenos que ambos ojos estén funcionando, sólo la mitad de las figuras serán vistas. La velocidad con la que los dígitos son identificados aumenta con la práctica.

Nota editorial: (es recomendable cambiar las letras y los números impresos en el disco para aumentar la fiabilidad del aparato y la prueba en si. Así mismo se debe practicar la rotación del aparato en ambas direcciones).

1.B) Práctica: Bola espacial

Este aparato ejercita la visión dinámica pero no la mide. No obstante, es más versátil que el disco, ya que las letras pueden ser leídas cuando la bola se mueve en diferentes configuraciones.

La bola (de cinco centímetros de diámetro) está diseñada con dos hemisferios, uno negro y el otro blanco, los cuales llevan impresos letras verdes y rojas respectivamente. Como hemos mencionado anteriormente, se pueden utilizar gafas con lente roja y otra verde, para asegurar que los dos ojos trabajan independientemente pero a la vez. La bola colgada de un soporte fino (por medio de una polea) se puede balancear frente al deportista a varias velocidades, bien hacia el practicante (adelante-atrás) o en sentido transversal (derecha- izquierda). Una de las ventajas de este ejercicio es que la altura del objeto puede ser cambiada para ampliar el grado de magnitud de los ojos. De esta forma, la bola simula boleas o movimientos que se presentan en situaciones deportivas, como en el caso del squash o el tenis.

Entre varios grupos de deportistas que han participado en los juegos olímpicos, los jugadores de hockey sobre hielo, han mostrado tener una mayor VD, con respecto a otros deportistas.

bola palabras

2) Ubicación Espacial (US)

Que puede ser también considerada juicio espacial o propriocepción, es la habilidad de juzgar la posición de un objeto o persona en un espacio determinado, y a menudo con velocidad relativa a uno mismo. Ésta no tiene por que ser la misma que la visión estereoscópica* ya que en muchas ocasiones sólo un ojo se estará fijando, debido a la posición lateral, Ej. tiro con arco. En deportes como el salto de altura en atletismo, el salto de trampolín o en aparatos gimnásticos una SL aguda es esencial, de otra forma, pueden presentarse lesiones o incluso consecuencias peores. Los nadadores juzgan cuando dar el giro identificando el final de la piscina (o marcas en el fondo de la piscina a piscina). Algunas condiciones hacen esta función muy difícil. Para probar tu mismo, junta dos sábanas bien blancas e intenta identificar el borde de cada una.

2.A) Práctica: Brock String

Este simple aparato sirve para entrenar la ubicación espacial. Consiste en un cordel (normalmente de 3 a 6 metros de largo), que aguanta unas bolas con un agujero o abalorios de colores (como si fuera un rosario). El individuo aguanta un cabo de la cuerda con su dedo en el puente de la nariz, mientras el otro cabo lo sujeta el entrenador. El ejercicio es para que el individuo enfoque rápidamente el abalorio, cuando se mueve de un lado a otro, así como también fijándose de un abalorio al otro. Considerando que ambos ojos están funcionando, el cordel debería aparecer doble y formando una “V” para encontrar el respectivo abalorio en todas las posiciones de la mirada, por ejemplo, arriba-fuera, abajo- dentro, etc. El entrenador, al mover el cordel en todas las direcciones, puede identificar fallos en el sistema visual que de otra forma serian inadvertidos.

Si la “V” aparece cerca del respectivo abalorio, entonces los ojos tienden a sobre-converger y el deportista – durante la práctica real de su deporte- tenderá a golpear demasiado pronto o hacer el ‘putt’ corto en el caso del golf. Contrariamente, si la “V” aparece más allá del abalorio entonces podría ocurrir lo opuesto.

En algunos modelos, los abalorios tienen letras inscritas que permiten al deportista afinar su enfoque.

Si el deportista tiene sólo un ojo que funciona centralmente, entonces sólo verá un cordel, pero el ejercicio de enfocarse rápidamente en los abalorios puede ser utilizado, y como se ha mencionado, en diferentes posiciones en función de la necesidad establecida por el deporte que se practica.

brock string

3) Conciencia Central-Periferica (CCP) es la habilidad de mantener un enfoque central mientras se es consciente de la información esencial a nuestro alrededor. La CCP es esencial en casi todos los deportes y en algunos, como en el caso del boxeo o el automovilismo, puede ser un salva vidas.

Si los lanzadores de jabalina llevaran – como un caballo- viseras laterales-, no podría lanzar adecuadamente. Necesitan ser concientes de la punta y la cola y de su entorno en la limitada zona de lanzamiento. Algo similar ocurre en la zona de baloncesto, el pívot tiene que estar pendiente del balón y de donde están sus pies. Los arqueros están, por otra parte, pendientes de las condiciones del viento (periféricas) al blanco. Por poner algún otro ejemplo, podríamos comentar sobre el tensita en juego, quien se fija en la raqueta, brazo dominante, la posición del su oponente, etc. pero es consciente también de la bola que acaba de golpear.

Incluso un corredor de 100 metros se puede beneficiar al poseer una buena CCP. Un buen ejemplo de pobre CCP podría ser Leroy Burrel, en aquel momento el corredor más rápido del mundo, sobre esa distancia. Tuvo un carril en la final olímpica donde, al poder ver sólo con un ojo, no podía ver a los otros siete corredores en su lado oscuro. No se llevó la medalla; otro pasillo, o mayor destreza en su conciencia periférica, quizá hubiera marcado las diferencias.

Los deportistas eluden en ocasiones el fallo en un área particular de su periferia. Una instrucción primaria en todos los deportes consistiría en mantener la cabeza lo más estable posible. A ésta añadiría otra: mueve los ojos lo mínimo posible.

Ambas reglas ahorran energía con la posibilidad de mejorar el rendimiento. La conciencia periférica es procesada por el sistema magno.

3.A) Entrenamiento de Conciencia Periférica (ECP)

La ACP es un excelente instrumento para entrenar la CCP. Consiste en ocho bastones, en forma de estrella (de ocho puntas) a un metro del centro. En cada punta hay una luz de color rojo.

Las luces rojas se encienden al azar mientras el deportista se fija constantemente en una luz central. Cada vez que una luz se enciende, el deportista debe mover un joystick que aguanta en su mano. El joystick se mueve en la dirección de cada luz encendida. Al final de cada ciclo, aparece el tiempo registrado para detectar las luces periféricas en cada dirección.

medidor de conciencia periférica

Es de buen uso observar la posición del deportista así como cada movimiento de los ojos y la cabeza durante la prueba, ya que ésta ayuda cuando se analizan los datos recogidos tras tres ciclos (video-grabación podría ser una buena herramienta para observar las posiciones del deportista).

Para familiarizarse con el ejercicio, la distancia inicial entre el deportista y el aparato, puede ser inicialmente de unos dos metros, pero para obtener mejores resultados del CCP, se utilizan distancias más cortas. El deportista pronto descubrirá que, para reacciones más rápidas, tanto la cabeza como los movimientos del ojo, deben ser mínimos.

Considerando que la visión periférica se reduce también al correr, es de buena ayuda entrenar esta práctica corriendo in-situ, para evitar demasiada limitación visual de campo.

Continuará en el próximo ejemplar.

Responder

Otras colaboraciones