800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

20 feb 2012

Alternativas al sedentarismo y la obesidad infantil. ¿Videojuegos y Deporte?

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº19.

¡Consíguelo aquí!

La obesidad infantil se ha convertido en un problema de Salud Pública. En los países desarrollados ha sufrido un incremento considerable en las últimas décadas, debido a diferentes factores, entre los que destacan los cambios en los estilos de vida hacia hábitos más sedentarios e ingestas inadecuadas. Este aumento también se ha producido en España.
Autor(es): J Álvarez
Entidades(es): Universidad de Valencia.
Congreso: II Congreso del Deporte en Edad Escolar
Valencia 26 - 28 de Octubre de 2011
ISBN: 978-84-939424-0-3
Palabras claves: metodología, centros educativos, global, áreas de enseñanza

Alternativas al sedentarismo y la obesidad infantil. ¿Videojuegos y Deporte?

La obesidad como problema de salud

La obesidad infantil se ha convertido en un problema de Salud Pública. En los países desarrollados ha sufrido un incremento considerable en las últimas décadas, debido a diferentes factores, entre los que destacan los cambios en los estilos de vida hacia hábitos más sedentarios e ingestas inadecuadas. Este aumento también se ha producido en España.

La epidemia de la obesidad plantea uno de los desafíos más graves para la salud pública. La prevalencia de la obesidad se ha triplicado en las últimas dos décadas. La mitad de los adultos y uno de cada cinco niños en la Comunidad Europea tienen exceso de peso. De ellos, una tercera parte ya es obesa, y las cifras aumentan rápidamente. El exceso de peso y la obesidad contribuyen a un gran porcentaje de enfermedades no transmisibles, reduciendo la esperanza de vida y afectando negativamente a su calidad. Más de un millón de muertes anuales en la Comunidad europea se deben a enfermedades relacionadas con el exceso de peso corporal. La tendencia es particularmente alarmante en los niños y adolescentes, lo que transfiere la epidemia a la edad adulta y plantea un creciente desafío sanitario a la generación siguiente. La tasa anual de crecimiento de la prevalencia de la obesidad infantil ha aumentado de forma constante y, en la actualidad, es unas diez veces más alta que en 1970.

El exceso de peso y la obesidad afectan principalmente a las personas de los grupos socioeconómicos más bajos y esto, a su vez, contribuye a aumentar las desigualdades de salud y de otros tipos. La epidemia se ha generado en las últimas décadas como consecuencia de los cambios en el entorno social, económico, cultural y físico. La espectacular reducción de la actividad física y la modificación de los patrones alimentarios, incluyendo un mayor consumo de alimentos y bebidas de alto contenido energético y bajo poder nutritivo (que contienen un elevado porcentaje de grasas saturadas, grasa total, sal y azúcares), junto con un consumo insuficiente de frutas y verduras, han provocado un desequilibrio energético en la población. Según los datos existentes, dos terceras partes de la población adulta de la mayoría de los países de la Comunidad Europea no practican actividad física suficiente para garantizar y conservar los niveles alcanzados de salud, y solamente unos pocos países alcanzan los niveles recomendados de consumo de frutas y verduras. La predisposición genética, por si sola, no es capaz de explicar la epidemia de la obesidad sin tener en cuenta los cambios ocurridos en el entorno social, económico y cultural.

Epidemiología de la obesidad. Prevalencia y Tendencias.

La prevalencia de la obesidad (especialmente en la infancia, donde alcanza cifras alarmantes) y su tendencia ascendente durante las dos últimas décadas, han hecho que también se afiance en España el término de “obesidad epidémica”.

En la población adulta española (25-60 años) el índice de obesidad es del 14,5% mientras que el sobrepeso asciende al 38,5%. Esto es, uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable. La obesidad es más frecuente en mujeres (15,7%) que en varones (13,4%). También se ha observado que la prevalencia de obesidad crece conforme aumenta la edad de las personas, alcanzando cifras del 21,6% y 33,9% en varones y mujeres de más de 55 años, respectivamente.

Más preocupante es el fenómeno de obesidad en la población infantil y juvenil (2-24 años).Según el estudio enKid, se estima que la prevalencia de obesidad es del 13,9% y la de sólo sobrepeso 12,4%. En el caso de la Comunidad Valenciana, estas cifras ascienden hasta un  15% de obesos y un  10.2 % de niños que presentan sobrepeso. En este grupo de edad la prevalencia de obesidad es superior en varones (15,6%) que en mujeres (12%). Las mayores cifras se detectan en la prepubertad y, en concreto, en el grupo de edad de 6 a 12 años, con una prevalencia del 16,1%.

En comparación con el resto de países de Europa, España se sitúa en una posición intermedia en el porcentaje de adultos obesos. Sin embargo, en lo que se refiere a la población infantil, nuestro país presenta una de las cifras más altas, sólo comparable a las de otros países mediterráneos. Así, en los niños españoles de 10 años la prevalencia de obesidad es sólo superada en Europa por los niños de Italia, Malta y Grecia.

En los últimos meses se han dado a conocer los resultados preliminares del estudio ALADINO, sobre la prevalencia de la obesidad en España llevado a cabo por la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición). El estudio ALADINO (Alimentación, Actividad física, Desarrollo Infantil y Obesidad) se ha realizado durante el curso escolar 2010/2011 en 7.923 niños y niñas de 6 a 9,9 años de edad pertenecientes a todas las Comunidades Autónomas de España, incluyendo Ceuta y Melilla, con el objetivo de estimar la prevalencia de la obesidad infantil en España y tratar de caracterizar los determinantes más importantes en ella y servir de punto de partida para una posterior evaluación de la tendencia de la epidemia.

Tomando como referencia los estándares de la OMS, la prevalencia de sobrepeso en España hallada en el estudio ALADINO en niños de 6 a 9,9 años ha sido del 26,3 %, mientras que la prevalencia en niñas ha sido del 25,9 %. La prevalencia de obesidad ha sido del 22 % en niños y del 16,2 % en niñas.

Para evaluar la tendencia del sobrepeso y la obesidad, se han comparado los resultados obtenidos en el estudio ALADINO con los del estudio enKid, y se ha observado que parece ser que el crecimiento del sobrepeso se ha estabilizado, puesto que no se encontraron diferencias significativas entre ambos estudios. En cuanto a la obesidad, sólo se ha encontrado un aumento en las niñas, mientras que en los niños la tendencia también parece haberse estabilizado.

La obesidad tiene un fuerte impacto sobre la mortalidad, que se ha estimado en una reducción de 7 años en la esperanza de vida para una persona obesa de 40 años comparado con otro de peso normal, convirtiéndose en la segunda causa de mortalidad evitable después del tabaco. Además, representa un factor de riesgo de primer orden de algunas de las enfermedades crónicas más prevalentes en nuestra sociedad como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, la patología músculoesquelética, algunos tipos de cáncer y diversos trastornos psicosociales. Las dimensiones adquiridas, su impacto sobre la morbimortalidad, la calidad de vida y el gasto sanitario han llevado al grupo internacional de trabajo en obesidad (IOTF) y la OMS a calificar la obesidad como la epidemia del siglo XXI.

Programa de atención integral de la obesidad infantil (PAIDO).

Como respuesta a este problema, se crea en el Consorcio Hospital General Universitario de Valencia la Unidad Contra el Riesgo Cardiovascular en Niños y Adolescentes (URCV), que es reconocida en el año 2003, unidad de referencia de la Comunidad Valenciana  (DOG, Resolución de 7 de mayo de 2003).

Integrada en el Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn) del Instituto de Salud Carlos III, la Unidad contra el Riesgo Cardiovascular en Niños y Adolescentes ha desarrollado el Programa de Atención Integral de la Obesidad Infantil (PAIDO),  en el cual la atención médica personalizada se amplía con el desarrollo de acciones que involucran a la familia, educadores, nutricionista, profesores de educación  física y otros agentes sociales de diversa índole. De esta forma, la intervención sobre la patología trasciende el espacio hospitalario e involucra también al entorno y a la esfera individual del propio niño. Todo ello apoyado, además, con la introducción de las más modernas tecnologías de inteligencia artificial.

El principal objetivo del programa es: reducir el sobrepeso y la obesidad de los niños para, a partir de ahí, disminuir los riesgos cardiometabólicos que presentan algunos de estos menores y evitar a medio plazo problemas que pueden surgir como consecuencia del exceso de peso, incorporando  para ello hábitos de alimentación y estilo de vida saludables que facilitarán el mantenimiento a largo plazo de la reducción ponderal.

Para ello, la Unidad está dotada con tecnología puntera que permite la valoración y corrección del riesgo cardiometabólico y cuenta con un programa para niños obesos que incluye, no sólo la evaluación de las alteraciones vasculares y metabólicas, sino también la intervención multidisciplinar mediante el ejercicio físico, el consejo nutricional y el apoyo psicológico, así como el tratamiento farmacológico cuando se requiera.

El proceso asistencial del Programa PAIDO se inicia tras la detección de los niños obesos, que son remitidos a la Unidad donde se les realiza una exploración física específica e individualizada que analiza y relaciona todos los aspectos patológicos presentes en el niño obeso: antropometría, problemas cardiovasculares, endocrinos, digestivos, respiratorios… Asimismo, se le practican pruebas complementarias con un análisis del perfil lipídico, metabólico, así como de la función hepática y renal. El perfil vascular se realiza mediante la aplicación de tecnología puntera en la evaluación vascular no-invasiva.

Entre las diferentes pruebas, cabe señalar que la Unidad contra el Riesgo Cardiovascular en niños y adolescentes es pionera en España en desarrollar una prueba específica de medición y seguimiento ambulatorio de la presión arterial en este colectivo de la población, conocida como MAPA (monitorización ambulatoria de la presión arterial).

Para su realización se coloca al paciente un dispositivo portátil de medición que recoge las medidas de presión arterial durante 24 horas con una secuencia de lectura de cada 20 minutos. Estos datos son posteriormente analizados por el especialista y, de confirmarse un caso de hipertensión, se procede a realizar un estudio vascular del niño que incluye análisis de morfología y velocidad de la onda del pulso, lo que proporciona datos sobre la función arterial, ecocardiograma, ecografía de la carótida y evaluación de la función del riñón.

La valoración del estado de forma física del paciente obeso se ha incorporado recientemente. Durante las pruebas, que se realizan en el Laboratorio de Fisiología del ejercicio físico ubicado en el servicio de Pediatría, los niños van equipados con una camiseta biomédica, desarrollada por  la empresa Nuubo y el grupo de Bioelectrónica del Instituto I3BH de la UPV, que permite medir en tiempo real la actividad Cardiaca, el movimiento que realizan así como el consumo de energía del niño. Durante la prueba el niño es monitorizado también con un dispositivo de calorimetría indirecta que mide la respuesta metabólica del niño (frecuencia respiratoria, consumo de oxígeno), un pulsioxímetro para medir el oxígeno que circula por la sangre y el ritmo cardíaco, y un podómetro para contar los pasos que dan los chavales  en cada uno de los ejercicios. Además se lleva a  cabo una exploración biomecánica realizada por fisioterapeuta para detectar posibles alteraciones del aparato locomotor o de hábitos posturales y/o dinámicos.  

Además de estas medidas, se realizan al niño una serie de cuestionarios diseñados por el Laboratorio de Psicología y Tecnologia (LabPsiTec), de la Universitat Jaume I y la Universitat de València, para valorar la motivación frente a la realización de actividad física antes de la prueba y su grado de satisfacción después de realizar cada uno de los ejercicios que la componen.

Con estas pruebas, podemos conocer el estado de forma física del paciente (fitness) muy importante conociendo el valor pronóstico de este dato. Además podemos detectar problemas del aparato locomotor o cardiorespiratorio que puedan limitar al niño/adolescente en la práctica de ejercicio físico. Esto permite pautar el tratamiento rehabilitador que posteriormente permita al paciente reiniciar la actividad. Además podemos conocer información sobre la vivencia subjetiva del paciente ante el ejercicio, pudiendo intervenir también desde un punto de vista psicológico en aquellos pacientes en los que la tolerancia a la actividad física sea muy baja.

Los resultados de toda esta valoración integral,  permitirán emitir un diagnostico preciso, estratificar el riesgo de cada paciente de sufrir enfermedades cardiometabólicas y adaptar el tratamiento dependiendo de si el niño presenta comorbilidad asociada a la obesidad.

Además de la actividad asistencial, la Unidad está desarrollando diferentes líneas de investigación dirigidas a estudiar los mecanismos implicados en el desarrollo del riesgo cardiometabólico en niños y adolescentes ligados a la obesidad de indudable beneficio para el Programa de Atención Integral de la Obesidad Infantil (PAIDO). Por ejemplo, investigaciones que contemplan una vertiente eminentemente clínica junto a acciones traslacionales de la clínica al laboratorio, que es la que tiene como objetivo analizar el efecto que el peso con el que el individuo nace puede tener en el desarrollo de enfermedades cardiometabólicas a lo largo de la vida. También desarrollan investigación básica  que busca profundizar en los orígenes y primeras etapas de la obesidad y la enfermedad cardiovascular o realizan estudios genéticos.

En el ámbito asistencial, cabe señalar que la Unidad ha desarrollado programas especiales para facilitar la consecución de los objetivos terapéuticos del Programa de Atención Integral de la Obesidad Infantil (PAIDO) y que permiten que el pequeño reciba un tratamiento personalizado:

  • Programa de nutrición saludable: Su principal función es determinar los hábitos alimenticios del niño obeso y favorecer el cambio a unas pautas de alimentación saludables, para lo cual es necesaria la implicación de los padres o tutores con tres niveles de actuación: talleres de intervención nutricional, talleres de cocina saludable y talleres sobre la alimentación y su entorno. Estos talleres se realizan gracias al apoyo de la Cooperativa Consum y bajo la supervisión del Dietista de nuestra unidad.

  • Programa de educación física: Con una periodicidad  de tres sesiones por semana y una duración de sesenta minutos cada una, los pequeños participan en un programa adaptado en el que a través de ejercicio se busca disminuir la grasa y aumentar la masa muscular. Son actividades que el niño puede realizar también en casa, con el fin de que puedan alcanzar  una dinámica diaria de trabajo físico, y cuya intensidad empieza siendo baja y aumenta de forma progresiva conforme mejora la condición física del pequeño. Toda la actividad realizada por los menores se controla con pulsímetros facilitando así la monitorización constante de las evoluciones de los niños. El diseño del programa, ha sido realizado en coordinación con el departamento de Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Recientemente se ha incorporado al programa la utilización de las nuevas tecnologías como medio de aumentar la actividad física, en colaboración con las Universidades de Valencia-Estudi General y Jaume I de Castellón y el Laboratorio LabHuman, de la Universidad Politécnica de Valencia.
  • Talleres de pintura: Grupos de 25 niños en los que se contempla el trabajo de pintura colectiva como mecanismo de desarrollo de la labor de equipo y en los que también se aprende a trabajar con música y a utilizar técnicas de relajación y respiración. Estos talleres se realizan con la colaboración de la artista Cari Roig, perteneciente al IVAM.
  • El Programa de Atención Integral de la Obesidad Infantil (PAIDO) está concebido como un proyecto multidisciplinar en el que la Unidad actúa como eje vertebrador coordinando la participación de los diferentes agentes que intervienen en el manejo de la obesidad en este colectivo de la población. Así, la Unidad está coordinada con los centros de salud  de la Comunidad Valenciana, que derivan a la Unidad contra el Riesgo Cardiovascular en Niños y Adolescentes del Servicio de Pediatría del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia a cualquier paciente obeso con riesgo cardiovascular. La interconexión con los profesionales de Atención Primaria permite desarrollar una valoración clínica previa que facilita el posterior diagnóstico.

La Unidad contra el Riesgo Cardiovascular en niños y adolescentes, impulsora del Programa de Atención Integral de la Obesidad Infantil (PAIDO), cuenta ya con una experiencia clínica perfectamente integrada dentro de la actividad asistencial del Hospital General de Valencia y ha cimentado su presencia como miembro del Ciberobn y la Red Europea de Excelencia para el estudio de los orígenes de la hipertensión arterial esencial. Así, la trayectoria y reputación científica construida en los últimos años garantiza la total sostenibilidad y continuidad del Programa en el tiempo.

Responder

Otras colaboraciones