800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

4 may 2006

Aproximación a la formación del árbitro de fútbol

/
Enviado por
/
Comentarios0
la calidad del arbitraje descansa en la formación que el colegiado ha recibido, en su entrenamiento diario y en su experiencia previa. El primer factor se nos antoja primordial, pues es la base sobre la que se edificarán los dos restantes.


Autor(es):
Ph. D. Jacinto Luis González Oya1
Entidades(es):
Universidad de Vigo
Congreso:
I Congreso Internacional de las Ciencias Deportivas
Pontevedra
: 4-6 de Mayo de 2006
ISBN:
84-611-0552-4
Palabras claves:
psicopedagogía, educación arbitral, deporte educativo, psicología del deporte.

RESUMEN.

la calidad del arbitraje descansa en la formación que el colegiado ha recibido, en su entrenamiento diario y en su experiencia previa. El primer factor se nos antoja primordial, pues es la base sobre la que se edificarán los dos restantes. El diseño curricular del árbitro ha sido objeto de estudio para un número muy reducido de autores que han indicado, a grandes rasgos, cuáles deben ser las materias que lo componen, dónde realizar la preparación docente y qué tipo de modelo es el más adecuado para ello. La Universidad (desde un punto de vista académico) y las delegaciones arbitrales (desde la praxis) han sido quienes, tradicionalmente, han intervenido en la formación arbitral. Nuestra propuesta aúna esta doble perspectiva, indicando que es lo que se oferta en la universidad e incluyendo una planificación detallada de cómo debería ser la preparación psicológica de los árbitros en las delegaciones.

INTRODUCCIÓN.

La dimensión educativa en el contexto deportivo, como en el resto de las facetas cotidianas, es el eslabón esencial que nos faculta para disfrutar del momento deportivo de una forma sana y responsable, puesto que, ya sea adquiriendo un gesto técnico complejo o bien evitando volver a cometer una acción errónea, el aprendizaje está presente en todas las acciones deportivas y en sus diversas categorías y especialidades. De hecho, el objetivo primordial de la dimensión educativa del deporte es la educación integral del deportista (Dosil, 2004, González-Oya, 2005). Sin embargo, y a pesar de lo esencial de la educación en el marco del deporte, pocas han sido las investigaciones que han tomado como eje de estudio dicha temática. Por tanto, cabe suponer que, si a nivel del deporte en general los trabajos relacionados con la función educativa en el deporte son escasos, si nos remitimos al contexto específico del arbitraje comprobamos cómo apenas han tenido repercusión en la literatura científica. Obviamente, no importa tanto la cantidad de trabajos publicados, como la calidad de los mismos, así como su desarrollo actual. En este sentido, se evidencia el progresivo interés que despierta la creación de un marco educativo de calidad en el deporte en general, y en el arbitraje en particular. En nuestro país, y centrándonos en el deporte del fútbol, la formación y acreditación del árbitro como tal depende de las federaciones, y, en concreto, de los colegios o delegaciones territoriales de árbitros, y es función de los mismos la confección y elaboración de los currículos formativos que capaciten a los aspirantes a colegiados para llegar a ser árbitros de pleno derecho. En este sentido, coincidimos con Betancor (1999) cuando opina que pitar es algo que hace cualquiera en una actividad deportiva, y que esto no es lo mismo que ser árbitro. Por tanto, es esencial el diseño de un currículo arbitral de calidad, que no se centre únicamente en el aspecto físico y técnico (preparación física y conocimiento/aplicación del reglamento respectivamente) sino que atienda también las facetas tácticas (preparación de los partidos) y psicológicas (González-Oya, 2004), es decir, las delegaciones arbitrales deben abrir sus puertas (de hecho ya estamos asistiendo a esta apertura) a la participación de otros profesionales de las ciencias deportivas (p.e. licenciados en educación física, psicólogos o médicos deportivos) que completen la formación que tradicionalmente se ha ofrecido en esos foros arbitrales. Así pues, la educación multidisciplinar del futuro árbitro será la característica que domine en las delegaciones de árbitros en un futuro breve. No obstante, una formación arbitral rigurosa y completa no es más que el primer paso para obtener un buen arbitraje, al mismo tiempo que se faculta al colegiado para que desarrolle una de sus funciones menos conocida y valorada: la función educativa del árbitro (Dosil, 2003). En esta misma línea, el Instituto Nacional de Fútbol de Chile sostiene que es imprescindible que el árbitro alcance una sólida formación teóricopráctica, que le habilite para el correcto desempeño de su labor y que, al mismo tiempo, sea capaz de dar un enfoque educativo a su función arbitral. Aunque en la práctica las delegaciones arbitrales son las únicas que llevan a cabo la formación del colegiado, algunos departamentos universitarios, sobre todo los relacionados con la actividad física y deporte, ofertan asignaturas específicas de arbitraje. En este sentido, la universidad de Vigo, junto con la de Las Palmas de Gran Canaria, son pioneras en abrir sus aulas al estudio de la figura del árbitro dentro del marco académico. Desde nuestro punto de vista, consideramos que ambas partes, aplicada (delegación arbitral) y académica, son esenciales y complementarias.

LA FORMACIÓN DEL ÁRBITRO

Los psicólogos deportivos hemos estudiado esta temática desde un punto de vista fundamentalmente teórico, haciendo hincapié, además, en la importancia de la praxis para conseguir unos resultados óptimos a nivel psicológico. Sin embargo, apenas hemos ofrecido pautas explícitas de cómo llevar a cabo la etapa formativa del árbitro. Por su parte, las delegaciones de árbitros diseñan las materias que constituyen la preparación de sus actuales y futuros colegiados, olvidándose con frecuencia del aspecto psicológico. Ambas partes, psicólogos deportivos y delegaciones arbitrales, están llamadas a complementarse y necesitarse mutuamente. Llegados a este punto, nos gustaría ofrecer una visión de cómo han ido evolucionando ambos estamentos, sin ánimo de ahondar en la ruptura que ha existido tradicionalmente entre el ámbito aplicado y el académico, sino más bien con el afán de tratar de que las dos posturas converjan en un marco que ofrezca una visión pluralista y actual de la situación. 1) La formación del árbitro desde el ámbito educativo: la formación arbitral ha sido entendida, desde el contexto académico universitario, como deficiente, ya que existe unanimidad a la hora de opinar que adolece de asesoramiento desde el punto de vista psicológico. En el marco de propuestas psicopedagógicas para el contexto arbitral, destacamos las aportaciones realizadas por Riera (1985), Betancor (1999b) y Garcés de Los Fayos y Vives (2003), todos ellos ligados al ámbito universitario y que ofrecen su visión de cómo debería complementarse la formación del árbitro con otras materias necesarias para que desarrollen satisfactoriamente su labor sobre el terreno de juego. En nuestro contexto, la propuesta de la Universidad de Vigo es la de dar a conocer a sus alumnos los principales métodos, modelos y principios de arbitraje y juicio deportivo, ya sea a nivel de deporte base como de élite. La preparación psicológica tiene un destacado papel en esta programación, a ella se le dedica parte del contenido curricular de la asignatura. La tabla 1 muestra los objetivos y el temario de la asignatura de “arbitraje y juicio deportivo” perteneciente a la licenciatura de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Destacar que por medio de esta asignatura no se faculta a los alumnos a ser árbitros y jueces deportivos, sino que se centra en ofrecer al futuro licenciado en educación física un conocimiento más profundo de cómo se presenta el arbitraje actual a cualquier nivel competitivo y en diferentes deportes.

Tabla 1. Temario y objetivos de la asignatura de “Arbitraje y juicio deportivo” (2005-06) licenciatura en ciencias de la actividad física y el deporte

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

2) La formación del árbitro en las delegaciones arbitrales: en los últimos años hemos asistido a la firma de convenios entre estas instituciones arbitrales y universidades o empresas de formación, con la finalidad de mejorar y completar la educación de los colegiados. Para demostrar esta afirmación basta con revisar los programas de formación que ofrecen las federaciones de fútbol o las delegaciones de árbitros y comprobar cómo aspectos que apenas tenían cabida en el currículo arbitral (p.e. jurídicos o psicológicos) son materias de obligado estudio. A modo de ejemplo de cómo han irrumpido estas materias en los foros arbitrales y, en concreto, las relacionadas con la psicología deportiva, exponemos el programa de formación de árbitros del comité gallego de árbitros de fútbol de Vigo (ver tabla 2).

Tabla 2. Curso de iniciación de la delegación del comité gallego de árbitros de fútbol de Vigo.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

A pesar de que los árbitros consideran que la faceta psicológica representa un factor decisivo en su quehacer, observamos una deficiencia grave en la preparación psicológica que reciben los colegiados. Por ello, hemos propuesto un plan de formación docente para árbitros de fútbol, donde les enseñamos a reconocer sus puntos fuertes y donde suelen fallar. Tratamos de que aprendan, mediante sesiones formativas dinámicas y prácticas, las habilidades psicológicas básicas y que las utilicen cuando lo necesiten. Se trata, por tanto, de un modelo amplio y abierto, que trata de ajustarse a las diferencias individuales de los colegiados. La tabla 3 representa las sesiones de que consta nuestra propuesta.

CURSO DE ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO PARA ÁRBITROS DE FÚTBOL.

Tabla 3. Plan de trabajo psicológico para árbitros de fútbol.

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 1

CONCLUSIONES.

El psicólogo deportivo que trabaje con árbitros tiene ante sí la doble misión: entrenarles en la adquisición de las principales habilidades psicológicas y en el fomento de que efectúen una labor docente siempre que tengan oportunidad. A lo largo de este trabajo hemos ofrecido los dos grandes marcos en donde se estudia y enseña la formación del árbitro. Por un lado, la faceta académica ofrece a sus alumnos una amplia visión de cómo se presenta el arbitraje y el juicio deportivo en el concierto deportivo. Al mismo tiempo, investiga las facetas más novedosas relacionadas con el arbitraje, tratando de que sus resultados puedan extrapolarse al campo aplicado. De hecho, y por otra parte, fruto de esta investigación, hemos diseñado un modelo de formación arbitral en el que ofrecemos, paso a paso, cómo debe cumplimentarse. Dicha propuesta está basada en un modelo jerárquico que aúna las habilidades psicológicas presentes en el árbitro de fútbol en dos niveles bien diferenciados: básico y avanzado. La educación del árbitro es la base de su labor sobre el terreno de juego y como persona. Una formación de calidad, que aúne todas las facetas propias de su cometido (física, táctica, técnica y psicológica) servirá para dotarle de los instrumentos necesarios para que pueda completar su tarea con unas garantías mínimas. El esfuerzo compartido por los profesores universitarios y por los delegados arbitrales, a la par que por los alumnos y árbitros servirá para que entre todos logremos que el deporte se beneficie de una formación arbitral más completa.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

  • Betancor, M. A. (1999). El árbitro de baloncesto. Principios y bases teóricas sobre su formación [En red].
  • Lecturas de Educación Física y Deportes, 4, 17. Disponible en: www.efdeportes.com.
  • Betancor, M. A. (1999b). Bases para la formación del árbitro de baloncesto. Tesis doctoral. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, España.
  • Dosil, J. (2003). La función educativa del árbitro y juez deportivo. En F. Guillén (Dir.). Psicología del arbitraje y el juicio deportivo (pp.133-160). Barcelona: INDE.
  • Dosil, J. (2004). Psicología de la actividad física y del deporte. Madrid: McGraw-Hill.
  • Garcés de Los Fayos, E. y Vives, L. (2003). Formación en árbitros y jueces deportivos: mejora de las competencias y habilidades psicológicas del árbitro. En F. Guillén (Dir.). Psicología del arbitraje y el juicio deportivo (pp.161-186). Barcelona: INDE.
  • González-Oya, J. L. (2004). Características psicológicas en árbitros de fútbol. Tesis doctoral no publicada. Vigo: Universidad de Vigo.
  • González-Oya, J. L. (2005). Reflexiones sobre la formación del árbitro: el papel de la psicopedagogía en el sistema educativo arbitral. Revista galego-portuguesa de psicoloxía e educación, 10 (vol. 12), 187-194.
  • Riera, J. (1985). Introducción a la psicología del deporte. Barcelona: Martínez Roca.

[banner_formacion]

Responder

Otras colaboraciones