800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

24 may 2011

La Estimulación Eléctrica Muscular no tiene efectos sobre la composición corporal y la apariencia física

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

Síntesis extraída del Journal of Strength and Conditioning, que pone en duda los aspectos vanagloriados por los medios de comunicación sobre los electro-estimuladores comunes….

Autor: Ricardo Segura Falcó

Desde aquellos gloriosos sesentas la Electro-Estimulación muscular (EEM) se ha empleado primordialmente en el campo de la rehabilitación, para prevenir la pérdida muscular (atrofia) de músculos denervados (disrupción total o parcial del nervio conectado al músculo) específicos. Sin embargo, la EEM últimamente está siendo fuertemente publicitada para la pérdida de peso, el aumento de la fuerza y como herramienta de tonificación. La fascinación creada por la tele y otros medios nos induce a conducir o trabajar en la mesa de oficina mientras al mismo tiempo entrenamos. Ésta parece ser una actividad más que atractiva y casi imposible de resistir. De hecho muchos han comprado los aparatos “electro-estomacales”, entre otros, abandonándose a tal tentación. (imágenes inferiores)

La EEM se compone de una unidad (y sus abalorios) que básicamente pasan una corriente eléctrica a unos músculos específicos, por medio de cables y electrodos conectados superficialmente a la piel. Mientras que en los ambientes clínicos y de rehabilitación la EEM ha demostrado servir de ayuda para desarrollar ciertos músculos, que de otra forma nunca lo hubiesen conseguido, debido los nervios dañados u otras circunstancias, los fabricantes aclaman para la población en general resultados todavía por demostrar o incluso por estudiar.

Demasiado a menudo productos en el mundo del fitness propuestos para la pérdida de peso, tonificar, o aplanar la pared abdominal, nunca pasan por el ojo clínico de la ciencia es decir, el Test clínico y en algunas otras ocasiones no pasan ni por la ‘aduana’ de la seguridad. De tal forma, una señal de precaución debe propagarse al ver o escuchar las declaraciones de ciertos fabricantes, incluso cuando ellos no lo declaran directamente (p.ej, Ellos podrían “conseguir” que significa “pagar” a otra persona popular a prometer maravillas sobre el producto)

Afortunadamente existen estudios recientes, creíbles e independientes diseñados para averiguar que esconde la caja eléctrica de Pandora y decirnos si verdaderamente funcionan, lo bien que funcionan, y si sus declaraciones publicitarias denotan exactamente lo que alardean, cuando son científicamente probadas. (Nos cabe la duda si este tipo de artículo lo leerá en otro lugar que contenga publicidad sobre aparatos para el ejercicio o el entrenamiento deportivo). Entonces, “NO”, los fabricantes de productos del fitness no tienen que testar (comprobar) la efectividad del producto y “No” tienen que demostrar que lo que están publicitando es la verdad. ¿Qué significa esto para ti? sigamos leyendo.

El estudio científico que pone el sistema EEM a prueba.

En el estudio científico que nos lleva a contestar las preguntas de varios suscritores, se establecieron dos grupos de personas, con las cuales se puso el sistema EEM a prueba. A todos los individuos que formaron parte del estudio se les hicieron pruebas de su composición corporal y de su nivel de fuerza, antes de ser “enchufados” a la EEM, y así poder comparar los resultados más tarde.

Los tests fueron los siguientes:

³ Peso Corporal.

³ Skinfolds (grosor de plieges cutáneos) para determinar la grasa corporal (imagen pag.20)

³ Medidas de circunferencia para determinar la masa corporal (imagen pag.20)

³ Tests de fuerza en varios grupos musculares, incluidos aquellos en los que se les iba a conectar los electrodos.

electro-estimulador01

electro-estimulador02

electro-estimulador03

El grupo activo entonces realizó, 3 veces por semana y durante un periodo total de 8 semanas, el entrenamiento con el EEM siguiendo las pautas establecidas por los fabricantes. El grupo control realizó “EEM sham”, el cual actúa como placebo para eliminar la fuerte componente psicológica que suponen las pruebas. Es decir que hasta el grupo control siguió el programa pensando que estaban en realidad siendo electro-estimulados (por medio de corrientes eléctricas de “menor amplitud”).  Tras las 8 semanas, los resultados de ambos grupos fueron comparados para averiguar las diferencias obtenidas entre las componentes de composición corporal y las de fuerza.

electro-estimulador04
medición de la grasa corporal por el método skinfolds medición de la grasa corporal por el método de circunferencias

Los resultados

Después de ocho semanas las diferencias obtenidas en la “terapia de Shock” o Electro Estimulación Muscular fueron nulas en todos los parámetros puestos a prueba. Teniendo en cuenta que los dos grupos eran idénticos en lo que se refiere a edad, peso, altura o porcentaje de grasa corporal, esto es lo que desgraciadamente pueden desvelar en ocasiones los estudios científicos. O sea que no hubo diferencia entre la primera y la octava semana de entrenamiento, tanto para los que utilizaron el EEM y los creían utilizar el EEM.

Conclusión

En ninguno de los dos grupos se encontraron diferencias en las circunferencias medidas en diferentes zonas del cuerpo, incluyendo la zona abdominal. Tampoco aumentaron los niveles de fuerza con el entrenamiento con la EEM. Los investigadores del estudio también concluyeron que, “no hubieron cambios significantes en la apariencia, firmeza o tonificación en ambos grupos, contrastando el antes y el después del programa de intervención”, lo que desmiente las claras afirmaciones publicitarias hechas por los fabricantes de estos productos. La moraleja de la historia obviamente desvela que no nos tenemos que creer todo lo que escuchamos, leemos o nos cuentan los fabricantes, publicistas y sus próximos asociados (aunque hayan sido campeones olímpicos hace 10 años). Muchos de ellos te dicen lo que quieres escuchar.

Fuente bibliográfica:

Porcari, J.P., K. P. McLean, C. Foster, T. Kernozek, B. Crenshaw, and C. Swenson.(Efectos de la electro-estimulación muscular en la composición corporal, fuerza muscular, y apariencia física) Effects of electrical muscle stimulation on body composition, muscle strength, and physical appearance. J. Strength Cond. Res. 16(2):165-172. 2002.

Responder

Otras colaboraciones