800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

14 feb 2008

Entrenamiento en altura y rendimiento en carreras de distancia

/
Enviado por
/
Comentarios0
Diez atletas (22.4 ± 3.6 años) que practican carreras de distancia a nivel internacional (800m en 1’49”66, 1500 en 3’41”; 3000m obstáculos en 8’46”; 5000m en 14’14”) fueron evaluados en la pista mediante una prueba gradual máxima, basada en la prueba de Leger and al (1983).

 
Autor(es): IAICHE R. BOUFAROUA M.
Entidades(es): INFS/STS Dely-Brahim Alger.
Congreso: I International Symposium on Altitude Training
Granada- 14-16 de Febrero de 2008
ISBN: 978-84-612-2278-8
Palabras claves: entrenamiento, altura, carrera de distancia, rendimiento.

Resumen

Diez atletas (22.4 ± 3.6 años) que practican carreras de distancia a nivel internacional (800m en 1’49”66, 1500 en 3’41”; 3000m obstáculos en 8’46”; 5000m en 14’14”) fueron evaluados en la pista mediante una prueba gradual máxima, basada en la prueba de Leger and al (1983). La prueba fue hecha antes de pasar 4 semanas a una altura media (1800 m), y quince días después del regreso al nivel del mar. Estos atletas fueron sujetos a una prueba de sangre, en los parámetros sanguíneos usuales (antes y después de su permanencia en altura). Los resultados muestran un gasto de energía mayor para la mayoría de los niveles por encima de los 15 km / h, y una VMA más baja al regreso al nivel del mar. Inclusive la curva del ritmo cardiaco de la velocidad mostró valores más elevados una vez colocados arriba para todos los niveles mayores a los 14 km / h y una VMA km / h más baja. La hipótesis de una sobrecarga para entrenamiento en altura elevada debería explicar este estado de cansancio. Sin embargo una mejora hematológica sistemática entre todos los atletas evaluados se observa para los glóbulos rojos (GR), hematocritos (Ht) y hemoglobina (Hb). En resumen los factores sanguíneos que determinan el aumento del transporte de sangre mejoraron, lo cual debería haber tenido un efecto positivo en el rendimiento. Los resultados de estos mismos atletas en competición no fueron los mismos ni brindaron apoyo adicional a esta hipótesis, ya que ninguno de los atletas en cuestión no podía repetir los “tiempos” que fueron hechos antes de la permanencia arriba. El entrenamiento en altura parece haber desarrollado la capacidad para soportar las cargas importantes de entrenamiento de los atletas, pero no ha tenido los resultados esperados en competición. Estos resultados deberían ser confirmados y se debería pedir a los entrenadores un uso más eficaz de las permanencias de entrenamiento (la elección de los periodos de carga y el entrenamiento) en altura y confirmar de otro lado, la ausencia de impacto real y directo en el rendimiento reciente en la mitad más baja.

 
 

Responder

Otras colaboraciones