800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

18 jun 2012

La música en la gimnasia aeróbica dentro del ámbito escolar. Directrices básicas sobre su selección y utilización

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
La educación musical es un contenido muy importante a desarrollar dentro de la educación integral del niño, así como la importancia de la actividad física con música a estas edades.
Autor(es): João Teixeira, Amândio Graça, Júlio Garganta, João Brito
Entidades(es): Universidad de Granada, Universidade de Vigo
Congreso: II Congreso Internacional de Ciencias del Deporte
Pontevedra 2008
ISBN:9788461235186
Palabras claves: Gimnasia Aeróbica, Música, Ámbito escolar

La música en la gimnasia aeróbica dentro del ámbito escolar. Directrices básicas sobre su selección y utilización

RESUMEN COMUNICACIÓN/PÓSTER

La educación musical es un contenido muy importante a desarrollar dentro de la educación integral del niño, así como la importancia de la actividad física con música a estas edades. El presente trabajo trata de facilitar las directrices básicas sobre la selección y utilización de la música en la gimnasia aeróbica, así como las orientaciones precisas mediante diferentes propuestas, acordes con la demanda actual, para la elaboración de sus sesiones, tanto a maestros de primaria, como profesores de E.S.O.

1. INTRODUCCIÓN

En la Educación Física la música está cobrando una especial relevancia, dotando a este tipo de actividades de una característica especialmente marcada y diferenciadora, respecto a otras. La música pone a flote diversas virtualidades de la persona, y a través de ella se manifiesta, se expresa individualmente y en colectividad. La utilización de la música dentro del ámbito escolar y en las Escuelas Deportivas está muy extendida según numerosos documentos y estudios revisados (Blasco y Villalba, 1994; Vernetta et al 1996; Pont, 1996; Leiva y Mates, 1998; Lisitskaya 1988; Bermell, 1996 y 2000; Cueto et al 1998; Escobar y Pérez 2003; García, Ureña y Antúnez 2004). El movimiento rítmico ayuda al niño a tomar conciencia de su cuerpo, en virtud de una actividad motora adecuadamente encauzada, que le servirá de expresión, además de proporcionarle una mayor agilidad psicofísica, que tendrá como consecuencia, el afianzamiento de la personalidad y una mejor adaptación al medio social. Vernetta et al (2008), sintetizando la bibliografía consultada, indican que el uso de la música para el desarrollo de clases relacionadas con la actividad física puede ser entendida desde diversos ángulos:

-Como contenido básico para el aprendizaje del ritmo corporal.

-Como recurso que potencia la sensibilidad y el aspecto estético del movimiento.

-Como ayuda en el aprendizaje de nuevas habilidades motrices y una mejor ejecución técnica en los gestos deportivos.

-Como elemento atractivo y motivante que acompaña al movimiento. Como bien indican Vernetta, López Bedoya y Panadero (1996), la música puede servir para crear un clima adecuado a la actividad. Con su poder evocador envuelve al alumno e inconscientemente le predispone al trabajo propuesto.

-Como medio de inspiración y guía, es decir, como estímulo del que pueden partir diferentes patrones motores.

-Como recurso organizador para los circuitos de preparación física o técnica en las clases de preparación física, aprendizaje de habilidades coordinativas, etc.

- Como estímulo para soportar mejor las cargas físicas, psíquicas y aumentar la capacidad de trabajo.

La Gimnasia Aeróbica es un contenido idóneo para la consecución de objetivos relacionados con la actividad física con música, ya que es fuente de experiencias y posibilidades creando el ambiente adecuado. La inclusión de la Gimnasia Aeróbica en el ámbito educativo se fundamenta en sus características inherentes, que potencian valores y actitudes positivas entre el alumnado, si atendemos especialmente a la modalidad de grupos, por lo que se puede definir como un deporte sociomotriz de comunicación y cooperación entre sus componentes (Vernetta, Gutierrez. y López 2003). Se trata de una modalidad gimnástica competitiva, que mide la habilidad de ejecutar una composición coreográfica con acompañamiento musical, combinando patrones de movimiento aeróbicos (de alto y bajo impacto), de forma continuada y a una alta intensidad, demostrando fuerza, resistencia, flexibilidad y una perfecta sincronización e interpretación de la música, por medio de la expresión del cuerpo y sus movimientos. Por un lado, su práctica es asequible en el medio escolar y no requiere de grandes infraestructuras, por otro lado, su aprendizaje se hace a través de propuestas lúdicas generando con ello placer, diversión y motivación, aspectos claves para el éxito del aprendizaje. Estas propuestas están dentro de una seleccionada estructura lógica, de menor a mayor dificultad. Por supuesto, nos referimos a un modelo alejado de la alta competición, y más adaptado a las necesidades reales de la población escolar. De ahí que el objetivo de esta comunicación sea dar a conocer a los profesionales de la Educación Física, unas directrices básicas sobre la selección y utilización de la música en este contenido, así como las orientaciones precisas mediante diferentes propuestas, para la elaboración de sus sesiones, tanto a maestros de primaria, como profesores de E.S.O. Nuestra aportación hace referencia, a uno de los bloques de contenidos que contiene el currículo, así como “El Cuerpo: Expresión y Comunicación” en la etapa de Educación Primaria y “Expresión Corporal” en la etapa de Educación Secundaria trabajando las siguientes habilidades:

-Habilidades psicomotores básicas: Esquema corporal, lateralidad, estructuración espacio- temporal y el ritmo.

-Cualidades motoras coordinativas (equilibrio y coordinación).

-Habilidades básicas: Desplazamientos, saltos, giros, lanzamientos, recepciones, etc.

-Habilidades genéricas: Botar, voltear, etc.

-Habilidades específicas: Gestos propios del deporte (Gimnasia Aeróbica, como modalidad competitiva).

Todo ello hasta llegar al producto final, la composición coreográfica, dejando vía libre al alumno para el desarrollo de la imaginación, la improvisación, la espontaneidad y creatividad, los cuales favorecen el crecimiento personal. Se fusionarán diferentes modalidades como el acroaeròbic, el aeróbic recreativo y diferentes tendencias actuales, las cuales proporcionarán los recursos básicos necesarios para la consecución de los objetivos propuestos.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº8.

¡Consíguelo aquí!

2. LA MÚSICA COMO PARTE CENTRAL DE LA ACTIVIDAD.

En el ámbito de la educación rítmica, el órgano fundamental lo representa la música, es el medio y el fin. En la gimnasia aeróbica la música y el movimiento están relacionados entre sí. Podemos decir que la música es parte integrante de dicha actividad presentando además las siguientes ventajas, entre otras:

-Creación de hábitos de audición.

-La diversificación de ritmos.

-La creación de una distensión ambiental.

-La concentración a través de ella.

-La comodidad de su manejo, por su fácil estructuración.

-Desarrolla la capacidad de organización, de selección de información.

-Desarrolla la memoria gestual.

-Desarrolla la creatividad.

-Desarrolla la asociación emocional entre música y movimiento.

-Desarrolla la “presencia” corporal, ligada al tiempo, al espacio, al otro y a uno mismo.

Debemos tener en cuenta que resulta muy motivante para los alumnos seleccionar parte de la música que se va a utilizar durante las sesiones, pues generalmente eligen un tipo de música con la que se identifican y les permite una mayor desinhibición y liberación de su capacidad expresiva.

3. DIRECTRICES BÁSICAS DE SU CONOCIMIENTO, UTILIZACIÓN Y SELECCIÓN

Partiendo de la base de que la música es el instrumento caracterizador e indispensable en la gimnasia aeróbica, el docente deberá conocerla y adecuarla a las diferentes propuestas. Utilizará C.D.´s preparados para la ocasión, los cuales contendrán los temas musicales apropiados. Las preguntas que nos hacemos a continuación serán: ¿qué tipo de música es el adecuado?, ¿qué temas seleccionaré?... En primer lugar seleccionaremos temas musicales acordes con el alumnado, en función de sus gustos, edad y tendencias imperantes del momento. El siguiente paso será el estudio y estructuración de la música, el cual se adaptará a nuestra propuesta, ya sea ésta la presentación de la actividad, o más concretas, aprendizaje y enseñanza de los pasos básicos, desplazamientos, figuras en el espacio o proceso coreográfico. Para ello, es importante tener en cuenta una serie de aspectos que desarrollamos a continuación:

3.1 Velocidad de la música

La velocidad de la música determina la intensidad del ejercicio, el estilo de la misma y el tipo de movimientos que se deben emplear, siendo útil para la construcción de las coreografías. A continuación presentamos una básica clasificación de las diferentes velocidades que nos encontramos al trabajar con temas musicales con un ritmo base y recomendado en el aprendizaje en las etapas iniciales. -Ritmo base lento (110-130 pulsaciones/ minuto). Se presta a secuencias de pasos, movimientos y enlaces realizados pausadamente, lo que permite una mayor recreación del ejercicio (etapa inicial).

-Ritmo base medio (130-140 pulsaciones/ minuto). La velocidad de la música en estos casos asciende un escalón en su grado de dificultad. La sucesión de los pasos y movimientos debe ser más rápida, aumentando la complejidad del ejercicio y los niveles de coordinación.

-Ritmo base rápido (a partir de 145-150 pulsaciones/ minuto), nos referimos a niveles de complejidad superior, ya que la velocidad de la música puede llegar a ser extrema, dificultando así la correcta ejecución técnica de los ejercicios. Precisa de un alto nivel de coordinación y sincronización.

Los ejercicios o actividades que requieren más velocidad se trabajarán primero con una música que tenga menos “beats” por minuto. Es muy importante realizar los movimientos a diferentes velocidades para lograr una mejor adaptación a éstos y una vez asimilado o automatizado el ejercicio, se puede utilizar una música más rápida. La velocidad de la música es otro factor predisponente en cuanto al éxito de las actividades, la cual irá en función del objetivo planteado y nivel del alumnado. Nuestro enfoque es práctico y sencillo, por lo que debemos saber que una música rápida no implica complejidad necesariamente, sino que provoca dinamismo, al igual que una música lenta no debe ser precisamente aburrida. El componente musical debe ser el complemento indispensable y el vehículo para la consecución de nuestros objetivos, pero no debe limitar el sentido de nuestras propuestas.

3.2. Selección Musical: Según contenidos.

Atendiendo a los diferentes contenidos, trataremos el bloque llamado aeróbic recreativo, por su fácil adaptación y familiarización que tiene entre la población escolar, además de los temas musicales seleccionados para su desarrollo. Debemos saber que este tipo de material musical es fácil y accesible, ya que se adecua a las tendencias musicales del mercado, coincidiendo con las preferencias del alumnado. A continuación presentamos un pentagrama con la relación de los contenidos musicales y el nivel del alumnado:

Tabla 1. La música en la gimnasia aeróbica dentro del ámbito escolar. Directrices básicas sobre su selección y utilización

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 8

A. “Aero – base”: La música debe tener una estructura muy marcada y fácil de reconocer, ya que abordaremos los primeros pasos relacionados con estos contenidos utilizando temas musicales que nos faciliten la familiarización con éstos (ritmo, estructuración musical, pasos básicos, etc.) Si las propuestas van dirigidas a los desplazamientos y figuras en el espacio, la música debe incitarnos al movimiento, al dinamismo, a la construcción. Cuando aludimos a propuestas relacionadas con el proceso coreográfico o el producto final de las mismas, haremos un tratamiento de la música desde una perspectiva motivante, basada en tendencias actuales, para aumentar así la concentración y la atención de la actividad.

B. “Peque – Aeróbic”: Principalmente dirigido a los primeros ciclos de primaria, siendo la música en estas edades un motor indispensable. Debemos orientar al alumno para que vaya conquistando el ritmo de un modo gradual y consciente a través del movimiento, la expresión del cuerpo o los juegos musicales. El ritmo base estructurado en paquetes de ocho tiempos musicales, se puede convertir en un aspecto lúdico, (como es el hecho de contar y jugar con los números). Podemos observar cómo el niño capta el ritmo de la música desde edades muy tempranas, se identifica y lo manifiesta de modo diverso. Utilizaremos temas infantiles muy rítmicos como pueden ser los “pitufos maquineros” o versiones infantiles de temas de actualidad, grupos musicales para los más pequeños o cualquier otro interprete de un estilo similar que mantengan el ambiente caracterizador.

C. Aeróbic con “Estilo”: Una de las peculiaridades de la música en la gimnasia aeróbica es la inclusión de un elemento motivador, simplemente variando el estilo musical, pero sin alterar el ritmo base que lo caracteriza. Se trata de los ritmos latinos, (la salsa, el merengue, etc), los ritmos de la calle o urbanos, (el “funky”, “hip – hop”, street dance, etc) y cualquier estilo musical susceptible del ritmo base marcado propio de estas actividades aeróbicas. Todos estos estilos, en ocasiones, se corresponden con las modas existentes en el contexto social, aunque en ocasiones no se correspondan con las nuestras. Estas propuestas deben tenerse en cuenta, ya que la flexibilidad del profesorado en estos casos permitirá una mayor integración y acercamiento del alumno a la actividad planteada.

D. Aeróbic - Circuitos: Tal vez sea ésta una las propuestas musicales que más se asemeja a las características musicales del aeróbic tradicional, ya que no se trata de propuestas musicales aisladas, sino de varios temas musicales enlazados, sin pausa aparente, para mantener uno de los objetivos principal de este tipo de actividades, el trabajo de la resistencia aeróbica en particular y de la condición física en general, dirigido principalmente a alumnos de bachiller y E.S.O. En este apartado el ritmo base cobra especial relevancia, ya que acompaña, acentúa y dirige a los alumnos hacia las diversas consignas planteadas, correspondientes a las diversas estaciones. Por otro lado, debemos hacer hincapié en la velocidad de la música, en los “beats” por minuto, los cuales marcarán el ritmo y desarrollo de la actividad, la cual se determinarán en función de la condición física del alumnado en estos casos.

E. Acroaeróbic: La música dentro de este contenido, tiende a generar nuevas propuestas, abriendo sus puertas a otros estilos menos marcados, proporcionando nuevos climas ricos en expresión, movimiento y comunicación entre los compañeros o participantes. Podemos utilizar desde la banda sonora de una película, (caracterizando la coreografía y el vestuario para ello), hasta la “canción del verano”, pasando por temas musicales “Chil –out” , siendo estos mucho más tranquilos o pausados pero no por ello menos existosos.

En las sesiones de este tipo de contenidos, podemos utilizar temas musicales complementarios, es decir música de fondo, mientras que los alumnos asimilan las habilidades específicas, respecto a la parte de proceso coreográfico, mantendremos las premisas que corresponden a este último apartado. Seguidamente, cuando las habilidades específicas (habilidades gimnásticas básicas, figuras humanas, etc) se sumen a una coreografía dentro de un montaje, es cuando la selección de la música recobra su importancia. Podemos decir que el acroaeróbic es el “cajón de sastre” de los temas musicales, en el cual “todo vale”, siempre y cuando mantengamos las premisas adecuadas en cuanto a selección y utilización de la música para la composición de un montaje o simplemente para el desarrollo de una sesión. Siendo igualmente útil y necesaria la estructuración musical para la composición coreográfica.

3.3. Selección Musical: Según las partes de la sesión.

La música como protagonista de nuestro trabajo y concretamente atendiendo a las diferentes partes de una sesión de gimnasia aeróbica, es significativa si prestamos atención al objetivo propuesto dentro de la parte principal de la misma y a la velocidad musical. En las propuestas del calentamiento, la música debe tener una velocidad moderada, pero a su vez debe ser dinámica para despertar el interés del alumnado de forma colectiva, si optamos por propuestas grupales. En la parte principal de la sesión, en la cual se desarrollan los contenidos principales de la sesión, la música simplemente debe mantener una velocidad acorde a las características y nivel del alumnado, además de sintonizar con los gustos y estilo de éstos, si es posible. La música seleccionada para la vuelta a la calma o la parte final de la sesión, correspondería a un tipo de música de baja velocidad, propiciando un ambiente cálido y relajado. Se debe intentar establecer un nexo de unión entre la música y el alumnado, para que la motivación se mantenga hasta la siguiente sesión, a modo de “gancho”.

4. EJEMPLO DE UNA PROPUESTA PRÁCTICA

Partiendo de experiencias propias en este ámbito, pretendemos ofrecer propuestas de trabajo que se pueden realizar dentro del proceso de enseñanza – aprendizaje de las actividades físicas con música, atendiendo a los diferentes aspectos organizativos y didácticos, además de incluir la sección musical utilizada.

Tabla 2. La música en la gimnasia aeróbica dentro del ámbito escolar. Directrices básicas sobre su selección y utilización

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 8

Tabla 3. La música en la gimnasia aeróbica dentro del ámbito escolar. Directrices básicas sobre su selección y utilización

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 8

Tabla 4. La música en la gimnasia aeróbica dentro del ámbito escolar. Directrices básicas sobre su selección y utilización

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº 8

Referencias

BERMELL, M. A. (1996). Estrategias de la música y el movimiento, Música y Educación, 27, 61-68.

BERMELL, M. A. (2000). Programa de intervención a través de la interacción de la música y el movimiento, Música y Educación, 44, 33-60

BLASCO, F. Y VILLALBA, J. (1994). El ritmo musical como coadyudante en la rehabilitación motora: una experiencia piloto, Música y Educación, 17, vol. VII, 59-63

CUETO, B.; FERNÁNDEZ, A. y DE LA CRUZ, J.C. (1998) La importancia de la música como medio de expresión y comunicación en la Educación Infantil. En Vernetta, M; López Bedoya, J y Panadero, F. (comps). Novedades en Actividades Gimnásticas. Pág 96-98. Granada. Facultad deCciencias de la Actividad Física y del deporte. Universidad de Granada

ESCOBAR, R. y PÉREZ, V. (2003). El área de Educación física y Música en educación Secundaria: tratamiento interdisciplinar. Lecturas Educación Física. Revista Digital, nº 61

GARCÍA, M. M.; UREÑA, F. y ANTÚNEZ, A. (2004). Utilización de la música en Educación Física: principales problemas Revista Internacional de Medicina y Ciencia de la Actividad física y el Deporte. Nº 16, ISSN: 1577-0354 HARO Mª, NAVARRO, E Y BERROCAL, E. (1999). Aplicación Específica. Gimnasia Rítmica I y II. Contenidos de la asignatura. Granada.

NAVARRO, E. (2004). Curso “Actividad Física con Música en el ámbito escolar. Centro de Formación del Profesorado. Málaga.

LEIVA, M.A. Y MATES, E. (1998). Importancia de la educación musical en la formación integral del hombre, Música y educación, 33, 27-40.

LISITKAJA, T (1985). Gimnasia rítmica. Societá stampa sportiva. Roma.

LITSISKAYA, T. (1995). Gimnasia Rítmica, Deporte y Entrenamiento.Barcelomna: Paidotribo

PONT, P. (1996). El material y la música como recursos en un programa de actividades físicas dirigido a personas mayores, Apunts: Educación Física y Deportes, 43, 75-88.

NAVARRO, E. (2004). La actividad física con música. Una experiencia aeróbica en los ciclos formativos. Investigación y Experimentación innovadora en el ámbito de la actividad física. Jerez. p: 325 – 335.

VERNETTA, M.; LÓPEZ BEDOYA, J. Y PANADERO, F. (1996).El Acrosport en la escuela Barcelona: Ed. Inde

VERNETTA, M. NAVARRO, E. GUTIÉRREZ A (2001). Características del Aeróbic Deportivo en grupos. Enseñanza a través del juego en Educación Física. VI Simposium de Actividades Gimnásticas celebrado en el INEF de Barcelona.

VERNETTA, M.; GUTIÉRREZ, A.; LÓPEZ BEDOYA, J. (2003). El aeróbic deportivo en la educación física. Iniciación a través del juego. Revista Digital de Educación Física. http://www.efdeportes.com Buenos Aires. Año 9, nº 59.

VERNETTA, M.; LÓPEZ BEDOYA, J. Y ROBLES, A. (2008). La utilización de la música como recurso que aumenta el tiempo de actividad motriz y el número de repeticiones en el aprendizaje de las habilidades gimnásticas. Habilidad Motriz (en prensa).

Responder

Otras colaboraciones