800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

30 may 2011

Mentalmente Activados para el 2008

/
Enviado por
/
Comentarios0
/

En lugar de este enfoque “microscópico”, este artículo abordará una perspectiva mucho más amplia. Lo que quiere decir que no nos enredaremos en los detalles de una habilidad mental determinada, más bien identificaremos las habilidades mentales o conceptos para reflexionar sobre el tema y estar contigo en este nuevo año.


Autor: Suzie Tuffey Riewald, PhD, NSCA-CPT

Suzie Tuffey Riewald se licenció en Psicología del Deporte/Ciencias del Ejercicio en la Universidad de Carolina del Norte-Greensboro. Ha trabajado para USA Swimming como Directora de Ciencias del Deporte y Psicología del Deporte, y más recientemente como Directora Adjunta de Capacitación con la USOC donde trabajó con diversas Instituciones Deportivas Nacionales (EDN) para desarrollar y mejorar el entrenamiento y la educación de los capacitadores. Suzie trabaja actualmente como consultora en psicología del deporte para varias EDN.

Dejamos el 2007 atrás y hacemos balance del año. En un abrir y cerrar de ojos nos enfrentamos a un nuevo año, nuevos retos e ilusiones. En honor al inicio de un nuevo año, vamos a tomar un enfoque ligeramente distinto al habitual. En estos artículos de psicología deportiva, generalmente analizamos detalladamente una habilidad o concepto mental específico poniendo énfasis en cómo hacer para implementar eficientemente esa habilidad mental y así mejorar el rendimiento. Se ha hablado mucho, por mencionar unos cuantos, sobre la construcción de la confianza, el uso de la imaginación, las estrategias para maximizar el rendimiento de las prácticas, y las claves para que uno mismo se prepare para el éxito competitivo.

En lugar de este enfoque “microscópico”, este artículo abordará una perspectiva mucho más amplia. Lo que quiere decir que no nos enredaremos en los detalles de una habilidad mental determinada, más bien identificaremos las habilidades mentales o conceptos para reflexionar sobre el tema y estar contigo en este nuevo año. Como ya sabes existen varias habilidades mentales, estrategias, enfoques, pudiendo todas ellas desempeñar un papel crítico en tu rendimiento atlético, pero ¿cuáles son esas habilidades que parecen ser más importantes o que tienen mayor impacto? A continuación te presentamos ocho habilidades/conceptos mentales que debes llevar contigo en el 2008 y que te ayudarán en la búsqueda de sus objetivos.

1. Aumenta el conocimiento de ti mismo

Un primer paso importante es mejorar el conocimiento de si mismo, sin importar la habilidad en cuestión (concentración, enfoque, ansiedad, motivación). Necesitas entenderte a ti mismo y saber como tiendes a actuar, responder, pensar y sentirte para poder elevar o mejorar el rendimiento. Esfuérzate en ser consciente de que estímulos te afectan en mayor y menor grado para encontrar el equilibrio tanto física, mental como emocionalmente. Sugerencia: elabora una lista de mayor a menos importancia de tus prioridades en la vida: familia, amigos, entrenamiento, competición, viajes, hacer dinero, ayudar a los demás, etc.

2. Entender hacia dónde estás yendo

Fija objetivos, objetivos y más objetivos. Probablemente hayas escuchado la siguiente frase: “Si no sabes a dónde vas, ¿como sabrás cuando llegar?”. Determina a dónde ir y qué quieres lograr en el 2008. Pero no te quedes ahí. Trabaja en lo de antes y determina qué es lo que necesitas hacer este mes, esta semana, incluso hoy para alcanzar tu objetivo a largo plazo. Sugerencia: lista de objetivos reales a corto, medio y largo plazo.

3. Se tu mejor amigo

¿Sabías que las personas tienen aproximadamente 66.000 pensamientos por día y, de esos, 70-80% son negativos? Esto nos indica que debemos ser vigilantes con el manejo de nuestros pensamientos y diálogos internos porque parece ser que cuando “se descuida” la izquierda, tenemos una tendencia a la negatividad. En este nuevo año, comprométete a controlar lo que te dices a ti mismo y esfuérzate por “hablarte” como si fueras tu mejor amigo y no tu peor enemigo. Sugerencia: Haz una pequeña lista (de vez en cuando) de las palabras y frases positivas que te dices. Sin darte cuenta irás adquiriendo conciencia de poseer una actitud más positiva y motivadora.

4. Empezar a ser

Entrena y ejercita aquí y ahora. Es muy fácil quedarse en el pasado, aferrarse a los errores y en el “debería haberlo hecho, tenía que haberlo hecho, podría haberlo hecho.” Sin embargo, no se puede cambiar el pasado. Entonces aprendamos de él y sigamos hacia adelante. También es fácil caer en lo que puedes ser, “si gano este juego; qué pasa si no puedo levantar el peso; quizás haré una salida nula.” Pero no podemos predecir el futuro. Lo que puedes controlar está aquí y ahora. Dirige la energía mental y física a lo que puedes controlar e influenciar, cuáles son tus pensamientos y comportamientos ahora mismo.

5. Entrena como vayas a competir

Si esperas competir con concentración e intensidad, necesitas entrenar con concentración e intensidad. Si vas a rendir bajo presión, entrena bajo presión. Si esperas poder manejar los errores durante la competición, utiliza el entrenamiento para comprender cómo manejar física y mentalmente los errores. El mensaje, entrena la mente y el cuerpo como si ambos compitieran, no inventes cosas o pruebes cosas nuevas el día de la competición. Todo lo que podamos controlar debe estar en el guión. Sugerencia: está científicamente demostrado que entrenar con una música, indumentaria y/o compañía que nos hace sentirnos bien, nos prepara óptimamente para la competición y mejora el rendimiento. ¡Pruébalo!

6. Aprende las lecciones

Regularmente y a ser posible al finalizar el entrenamiento, la semana o después de las competiciones, evalúa y aprende de tus experiencias. Identifica lo que estás haciendo bien y comprométete a continuar haciéndolo. Identifica lo que no estás haciendo bien y comprométete a trabajar en ello. Aprende del entrenamiento bueno y malo, de los buenos rendimientos competitivos y de los no tan buenos y aplica estas lecciones a los futuros intentos. Asesorarse y consultar a expertos en el entrenamiento es una de las mejores inversiones que un deportista puede hacer. ¡Nadie lo sabe todo. Busquemos ayuda! Hacer las cosas porque lo hemos hecho siempre así o porque lo hemos visto hacer a otros, es uno de los mayores errores del entrenamiento. Las metodologías cambian con el tiempo y cada uno tenemos unas necesidades específicas. Ningún plan de entrenamiento (rutina) sirve para dos personas.

7. Registro

Registra tus sesiones de entrenamiento: duración, series, repeticiones, descansos, lesiones, dolencias. Esta herramienta es esencial, especialmente si en algún momento vas a necesitar los servicios de un preparador o un fisio. Poder comunicar qué, cómo y cuándo ha ocurrido ayudará a establecer modificaciones y ajustes en la programación.

8. Lee, lee y lee

El mundo del entrenamiento, sus técnicas y estrategias progresan de un año a otro. Por ejemplo, en la Revista Internacional online Alto Rendimiento estamos publicando constantemente artículos novedosos dentro del campo de la psicología, la nutrición, la prevención de lesiones y la recuperación post-entrenamiento, entre otros. Sugerencia: no importa que seas profesional o no. Si entrenas regularmente, no dejes que el tiempo te cace y actualiza tus conocimientos.

9. Diviértete

¿Necesito decir más?

Agradecimientos a Suzie y al National Strength and Conditioning Association (NSCA) por su contribución.

Responder

Otras colaboraciones