800 007 970 (Gratuito para españa)
658 598 996
·WhatsApp·

4 may 2006

Programación de pruebas de aptitud física en la educación escolar. El método de aplicación de los test como principal responsable de los resultados.

/
Enviado por
/
Comentarios0
/
Los resultados de este estudio se desprenden de una encuesta llevada a cabo entre el profesorado de Educación Física de Educación Secundaria. Se ha realizado un análisis estadístico teniendo en cuenta el tipo de centro, nº de habitantes de cada población, sexo y edad del profesorado.
Autor(es): Dr. Emilio J. Martínez López, Dra. Inmaculada Rodríguez Marín, D. Julio Herrador, Dra. María Luisa Zagalaz Sánchez.
Entidades(es): Departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal (UNIVERSIDAD DE JAÉN)
Congreso: I Congreso Internacional de las Ciencias Deportivas
Pontevedra- 4-6 de Mayo de 2006
ISBN: 84-611-0552-4
Palabras claves: Valoración, Test, Pruebas de aptitud física. Test pedagógico.

Resumen

Los resultados de este estudio se desprenden de una encuesta llevada a cabo entre el profesorado de Educación Física de Educación Secundaria. Se ha realizado un análisis estadístico teniendo en cuenta el tipo de centro, nº de habitantes de cada población, sexo y edad del profesorado. Tras el análisis de datos se presenta información relacionada con el: Cómo y por quién ha de realizarse el control y el registro de las marcas obtenidas tras la aplicación de cada tests. Método empleado por el profesor/a para la valoración de los resultados. Utilización de baremos de calificación.

Completa la información

Contenido disponible en el CD Colección Congresos nº1.

¡Consíguelo aquí!

Introduction

La mejora de las cualidades físicas y motrices del individuo sigue siendo determinante para el desarrollo integral del adolescente, de hecho este bloque de contenido permanece inamovible dentro del curriculum de todos los niveles educativos. Tras la lectura detenida de los contenidos y objetivos que se proponen en el área de educación física (EF) tanto en la LOGSE, como las propuestas de Ley orgánica de calidad de la educación (LOCE,10/2002 y Reales decretos 3473 y 3474 / 2000, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la educación secundaria obligatoria y bachillerato respectivamente, aparece el bloque de contenido de “condición física” (CF); y entre los 11 objetivos planteados cómo de carácter básico, en el mismo documento, podemos entresacar el número tres y cuatro, que textual y respectivamente expresan: Valorar el estado de sus capacidades físicas y habilidades específicas y planificar actividades que le permitan satisfacer sus necesidades. Realizar tareas dirigidas a la mejora de la condición física y las condiciones de salud y calidad de vida haciendo un tratamiento discriminado de cada capacidad. Queda evidenciado que en la enseñanza de la educación física no tiene por más que programar, entre otros, contenidos y procedimientos que mejoren las cualidades físicas básicas (resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad) y motrices (agilidad, coordinación y equilibrio) de los estudiantes y valorar su mejora; pero, ¿Cómo ha de llevarse a cabo esa valoración?.

Objetivos

Obtener información del profesorado con el fin de poder emitir un juicio sobre el papel actual de las pruebas de aptitud física (PAF) en el área de educación física. La información solicitada está relacionada con los siguientes variables: Elaboración de ficha del alumno, control de marcas, registro de datos, método de valoración de resultados, utilización de baremos, así como aspectos relacionados con las características personales de los ejecutantes (sexo, edad, peso corporal, talla de pie, talla sentada, envergadura, etc.).

Método

Para obtener la información se ha diseñado una encuesta con 69 ítems destinada al profesorado de educación física. Aunque inicialmente el estudio se ha llevado a cabo sobre una población de 202 profesores, finalmente han sido aceptadas para su análisis 159 encuestas, que representan una participación del 78,71 % respecto a la población total. Estos resultados ofrecen un nivel de confianza del 98,1% y un error máximo del 0,04. Los cuestionarios han sido clasificados estadísticamente, realizándose un análisis cruzado teniendo en cuenta: Tipo de Centro (institutos de educación secundaria (IES) y centros privados (CP)). Localidad (< de 10.000 habitantes y > de 10.000 habitantes). Sexo (varón y mujer). Edad (< de 31 años, de 31 años a 40, de 41 a 50 años, > de 50 años). El análisis de datos se ha realizado con el paquete estadístico SPSS v.8 de Microsoft.

Resultados

Se presenta a continuación una representación gráfica y los cuadros correspondientes a 6 ítems. En cada una de ellos se concreta la frecuencia de puntuación así como los porcentajes válidos y acumulados obtenidos de las respuestas del profesorado. Así mismo se ha llevado a cabo un análisis cruzado de los resultados, elaborados según el tipo de centro, localidad, sexo y edad de los profesores encuestados. De esta última fase del estudio, y atendiendo a problemas de espacio, se especifica en cada cuestión un análisis breve que refleja los aspectos más destacados de cada ítems. Cuadro y representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 34   porcentajes Cuadro y representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 34, correspondiente a la encuesta a profesores de educación física. El 90% del profesorado coincide en utilizar una ficha de recogida de datos diseñada por el departamento de EF o creada por el mismo profesor. Sólo un 3,9% del profesorado utiliza las fichas propuestas por los libros de texto. Cuadro y representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 35, correspondiente a la encuesta a profesores de educación física.

35ª Durante la realización de las pruebas de Aptitud Físicarepresentación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 35

El 33,3% de los profesores contesta afirmativamente que el profesor debe controlar y registrar las marcas de las PAF, frente al 58,5% y 8,2% que opinan que a veces y nunca respectivamente. El 51,5% de las profesoras responde afirmativamente frente al 28,1% de los profesores. Cuadro y representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 36, correspondiente a la encuesta a profesores de educación física. 36ª Durante la realización de las pruebas de Aptitud Física representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 36 El 36,6% de los profesores contesta afirmativamente, frente al 54,9% que opina que sólo a veces, y el 8,5% que responde que los alumnos nunca deben controlar su marca durante las PAF. El 44,1% de los profesores de hasta 40 años, responde afirmativamente. Conforme avanza la edad del profesorado aumenta la respuesta "a veces" (61,1 % y 76,5%, para profesores de 41 a 50 años y mayores de 50 años respectivamente). Cuadro y representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 37, correspondiente a la encuesta a profesores de educación física.

37ª Durante la realización de las pruebas de Aptitud Física representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 37

El 57,2% del profesorado considera que sólo a veces los alumnos han de controlar y anotar sus propias marcas, frente al 19,3% que opina que siempre, y el 23,4% que afirma que nunca. Mayoritariamente, las profesoras opinan que a veces (71%). De éstas, sólo un 6,5% afirma que nunca frente al 28,1% de los profesores. Cuadro y representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 38, correspondiente a la encuesta a profesores de educación física.

38ª Tras realizar las pruebas de Aptitud Física representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 38

El 50,3% del profesorado analiza los resultados de las PAF comparándolos con baremos, y calculan el incremento de mejora del alumno de forma manual. Sólo el 12,6% del profesorado de EF analiza los resultados utilizando nuevas tecnologías. La utilización de medios informáticos para el análisis de datos es mayor en los IES que en los centros privados, obteniéndose resultados de un 15,5% y 4,7% respectivamente. El 76,5% de los profesores de entre 31 y 40 años utilizan un sistema mixto manual, (comparación con baremos y cálculo de incremento de mejora, a mano) frente al 42,1% de los profesores mayores de 50 años, que afirman emplear el análisis mixto informático (comparación con baremos y cálculo de incremento de mejora, utilizando un ordenador). El 10,1% y 14,5% de los profesores utilizan la comparación de resultados con baremos, y el cálculo de incremento de mejora respectivamente. Cuadro y representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 39, correspondiente a la encuesta a profesores de educación física.

39ª Para analizar los resultados obtenidos tras las Pruebas representación gráfica del análisis de resultados de la pregunta nº 39

El 66% del profesorado de EF elabora sus propios baremos y los adapta a sus alumnos. Sólo el 5% del profesorado manifiesta utilizar baremos de otros centros o localidades. En los CP, el 23,3% contesta que no utiliza baremos, frente al 8,6% de los IES. Discusión y conclusiones Son muchos los autores que consideran necesario la aplicación de PAF para llevar a cabo esta evaluación. La aplicación de este instrumento se sustenta en la base de que se puede adaptar a la edad escolar y su utilización no está supeditada a la simple recogida de información, sino que ésta ha de servir de referencia para generar una motivación que permita mantener la adherencia del alumno a la práctica de la actividad física. Telama, (1982); Díaz Otañez, (1988); Grosser y Müller, (1992); Linares (1992); Harris, (1998); Cale, (1998); Zagalaz (2001). Por otra parte, autores como Devís y Peiró (1992), Seefeldt y Vogel (1989), Arnold (1991), Blázquez (1994) recogidos por López Pastor (2000) coinciden en que los test de aptitud física: No manifiestan el conocimiento o aprendizajes obtenidos durante un periodo de tiempo escolar (año, ciclo, o etapa); el diagnostico que revelan no coincide generalmente con la información que necesita el profesor para actuar sobre el proyecto de las clases, fomentan el espíritu competitivo, confunden capacidad medida con las capacidades reales del sujeto testado. En la actualidad el 52% del profesorado utiliza PAF para medir la CF de sus estudiantes, y sólo un 9% se manifiesta contrario a la utilización de estas prácticas. El resto manifiesta sus dudas sobre la idoneidad de las mismas y la justificación del tiempo empleado (1 – 3 semanas) en su aplicación. No hemos podido precisar si a través de la ejecución de tests de aptitud física, el profesorado obtiene una valoración definitiva de la CF del alumnado, o en qué medida se apoya en otros instrumentos de control que complementen la evaluación. Entre las respuestas del profesorado se repite con frecuencia la respuesta “a veces”. No sabemos los posibles condicionantes de esta indecisión, o si la misma está determinada por otros factores dependientes que mediatizan la misma según el caso. En este sentido creemos que esta investigación está inacabada y habría que profundizar. De forma general se puede concluir que la utilización de las nuevas tecnologías por parte del profesorado para llevar a cabo una valoración del alumno es escasa. Sólo un 12,6% de estos manifiesta realizar una evaluación informatizada. Creemos que este aspecto puede justificar un debate que ayude a aumentar la incorporación de estas nuevas tecnologías en el plan de estudios de las nuevas facultades de Ciencias de la Actividad Física y Deporte. Por otra parte los baremos que incorporan los libros de texto ofrecen una mínima influencia sobre el profesorado. De forma generalizada, los departamentos de educación física generan baremos adaptados a sus propios alumnos. Para la valoración de los resultados de las PAF el profesorado tiene en cuenta, casi de forma exclusiva, las variables de sexo y edad del alumno. Una mínima parte de estos considera otros datos como (peso, talla de pie, talla sentada, envergadura, somatotipo, etc.). No existe una respuesta clara, por parte del profesorado de educación física, sobre la forma de llevar a cabo el control de las marcas y el registro de datos tras aplicar al alumnado pruebas de aptitud física como medida de valoración de la condición física. La mayoría de éstos no definen quienes deben realizar esta actuación (profesor o alumnos). Creemos que las dudas manifestadas por el profesorado (52,8%) respecto al control de marcas llevado a cabo por el mismo alumnado cuando las pruebas lo permiten (pregunta nº 36), pueden indicar una indecisión de este colectivo, que se manifiesta incapaz de inclinarse sobre el método idóneo que garantice una mayor calidad en la aplicación de estas pruebas.

Bibliografía

  • Blázquez Sánchez, D. (1990). Evaluar en Educación Física. Barcelona, Inde.
  • Cale, L. (1998). Monitoring young people´s Physical Activity. The British Journal of Physical Education. nº 213, 28-30.
  • Dalmonte, A. (1990). Control del rendimiento deportivo. Unisport, nº 14, 3-7. Málaga.
  • Díaz Otañez, J. (1988). Evaluación y estadística aplicada a la educación física y el entrenamiento. Argentina, Jado.
  • Grosser, M., Müller, H. (1992). Desarrollo muscular. Un nuevo concepto de musculación. (Power-stretch). Barcelona, Hispano-Europea.
  • Harris, J. (1998). Monitoring Achievement in Health-Related Exercise. The British Journal of Physical Education. nº 223, 31-32.
  • Linares Girela, D. (1992). Valoración morfológica y funcional de los escolares andaluces de 14 a 17 años. Tesis doctoral. Granada.
  • López Pastor, V.M. (2000). Buscando una evaluación formativa en educación física:. Apunts. nº 62, 16-26.
  • Martínez López, E.J. (2001). La Evaluación informatizada en la Educación Física de la E.S.O. Barcelona, Paidotribo.
  • Martínez López, E.J. (2002). Pruebas de Aptitud Física. Barcelona, Paidotribo.
  • Martínez López, E.J. (2003). La evaluación de la condición física en la educación física. European Journal of Human Movement. Vol. X, 117 – 142. Granada.
  • Martínez López, E.J., (2003). Evaluación de la condición Física. Perspectiva del alumnado de educación secundaria. Stadium. nº 183, 26 – 36. Buenos Aires.
  • Martínez López, E.J. Zagalaz Sánchez, M.L., Linares Girela, D. (2003). Las pruebas de aptitud física en la evaluación de la educación física de la ESO. Apunts. nº 71, 61 – 77.
  • Zagalaz Sánchez, M L. (2001) Corrientes y tendencias de la E. F. Barcelona. Inde.
 

Responder

Otras colaboraciones